Portada » bits&bytes » Prueba macOS Monterey
Prueba macOS Monterey

Prueba macOS Monterey

Ponemos a prueba la últimísima versión del sistema operativos de los ordenadores de Apple, el macOS Monterey.

La versión 12.0.1 de macOS

Vaya por delante que la ciudad californiana de Monterrey se escribe en español con doble erre, pero que en el caso del sistema operativo de Apple, que es un nombre propio que hace referencia a dicha ciudad, lo escriben con una única letra erre.

Pues bien, ortografías a parte, resulta que hace escasos días nos hemos puesto manos a la obra con el nuevo sistema operativo de Apple para ordenadores, nos referimos al sucesor de BigSur, macOS Monterey, tras estos días de uso estas son nuestras impresiones.

El sistema operativo no se encuentra pulido del todo, ni mucho menos, algo que no era habitual en Apple pero que parece estar convirtiéndose en una molestia habitual.

Y es un sistema con fallos, algunos graves, incluso con el primer update de calado del sistema ya instalado, el 12.0.1, que apareció a los dos días del lanzamiento sigue con fallos preocupantes.

Cierto es que cada día me vuelvo más exigente con el hardware y el software, pero es que creo que ya tenemos una madurez digital que debería evitar algunos fallos reiterativos y el precio que Apple nos exige por sus productos es como para ponerse serios con ellos, así que vamos a darle un fuerte repaso a macOS, sin contemplaciones.

Novedades de macOS Monterey

Para muestra de un primer fallo, la frugalidad de los sistemas que a veces parace parida desde la diosa de la aleatoriedad, mi estimada diosa Random.

Resulta que tras el segundo o tercer arranque del equipo macOS me abrió una pantalla diciendo si quería conocer los cambios de Monterey.

Aunque le dije que sí, no le hice caso en ese momento pues estava sometiendo a pruebas el equipo y entonces llegó un momento que se colgó, pues bien de ahí su frugalidad, desde entonces no he podido recuperar esas pantalla para tratar de enterarme que hay de nuevo en este s.o.

Este pequeño fallo de Monterey, se me repite con otras pequeñas cosas y es que al final no sabes a veces donde están la cosas, ni utilizando Spotlight a través de la invocación con el command+space, ni con las notificaciones, que si no hay, no te deja ver el historial de notificaciones, de alertas, de avisos, etc.

Lo mismo me pasa en el momento de querer dejar el equipo de pruebas limpito para devolver a Apple, no se cómo restaurar el sistema a cero, como limpiar todo lo que he descargado, mis archivos personales.

Según había leído una de las cosas que busca esta nueva actualización de macOS es acercar e integrar más iPad e iPhone con los Mac, como no soy usuario del teléfono de Apple ni de su tablet, no puedo sacarle partido a estas novedades, ni tan siquiera poder ver cuales son en primera persona.

También nos viene con nuevo Safari, con el que Apple sigue erre que erre con su sistema, cuando casi todos acabamos por instalar Chrome y Edge en nuestros Macs pues funcionan mejor con todo, sobre todo si vives en el ecosistema Google.

Diferencias con BigSur en sensaciones

La verdad es que no se ver muchas diferencias con macOS BigSur, cierto es que con BigSur no trabajé por mucho tiempo ya que me vendí el portátil antes de la salida de los M1, así que entre mi viejo MacBook Pro de 13″ de 2015 y el AIR que estuve probando con procesador M1 a lo sumo me pasé mes o mes y medio con BigSur.

BigSur siempre me gustó, a excepción del launcher de todas las aplicaciones, llamado launchpad cuyos iconos me parecen infantiles por grandes que son, aprecié otras muchas cosas como que adoptó el modo oscuro que tanto usaba en equipos Windows y lo hizo de una manera ejemplar.

Pero en este Monterey no estoy viendo nada realmente nuevo, seguro que lo tendrá pero no lo sé ver por el momento.

Time Machine en macOS Monterey

Como siempre que estrenamos mac o que lo sometemos a prueba recurrimos a una copia de Time Machine para restaurar aplicaciones y archivos y así nos ahorramos la tediosa instalación de programas.

Si bien Time Machine al final resulta más o menos equivalente en tiempo, algo menos, al ir por tu cuenta descargando e instalando aplicaciones. En nuestro caso recurrimos a un disco duro mecánico externo conectado a uno de los puertos ThunderBolt mediante un adaptador USB/type C y la restauración conllevó unas 5 horas.

El dock, sin ponernos a configurarlo, ocupa demasiado espacio, le sobra altura, cierto es que siempre me ha gustado disponer de grandes iconos, pero con el tiempo creo que me he vuelto más práctico y prefiero ganar espacio de pantalla, sobre todo en la redacción de artículos para tiroriro.com que es algo que es lo que más tiempo me ocupa del día.

La gestión del dock permite muchas cosas, quizá demasiadas para ser Apple

Pero en el momento que entramos en configuración del dock las posibilidades son tremendas, podremos ajustar el tamaño, optar porque esté fijo, porque se amplíen al pasar sobre él, que se oculte, etc.

El cambio entre aplicaciones cuando a la que te diriges está maximizada no me gusta en absoluto, por un lado ganas mucho en cuanto a tamaño de pantalla libre para la redacción de artículos, pero por otro lado ese desplazamiento animado de toda la pantalla hacia tu izquierda, sobra, te hace perder tiempo y te marea. Se puede solucionar sin maximizarla, mediante doble clic en la barra superior de la aplicación, sin pulsar en el botón verde de maximizar, pero así perderás unos cuantos píxeles de altura. A mejorar señores de Apple.

La captura de pantalla, algo para mi indispensable en un ordenador que utilizo para la redacción de artículos, en Monterey ofrece las posibilidades de siempre, aunque no se yo, si la opción de captura con sombra era algo que en BigSur ya teníamos, sea como sea, me encanta, le da esa dimensión extra.

Fallos en Monterey

Los fallos más grandes son dos, primero el lanzar al mercado un sistema operativo con evidentes problemas, nunca un mac se me había colgado tanto y había tonteado tanto durante el proceso de puesta en marcha, luego está el que el lanzamiento de esta nueva versión, que no trae casi nada nuevo, deje fuera a un montón de Macs.

El abandono que ejerce Apple a sus antiguos usuarios con este Monterey no es de recibo y no está justificado.

Inicio lento

Tras ponerlo en marcha por primera vez y configurarlo, me ha sorprendido que el arranque del sistema desde cero no resulte especialmente rápido.

En total son unos 13-15 segundos hasta que puedes estar trabajando, ojo, lento no es, pero no es rápido comparado con Windows 11.

El sistema de Microsoft es mucho más ágil en el arranque y eso que los equipos que tenemos con Windows 11 no tienen unidades tan rápidas ni un hardware a la par con el de este potente MacBook Pro M1 Pro.

Apagado con preguntas

Problemas al reiniciar o apagar el Mac

En el proceso de apagado también nos hemos encontrado con una desagradable sorpresa.

Me reifero a extraños problemas con varias aplicaciones para Mac, en la captura Edge, pero esto también nos ha pasado con Chrome y Transmission.

Me refiero a cosas como que no se apague o reinicie el mac porque algún programa tiene algún problema.

En su lugar nos muestra un diálogo que nos despista y hace revisar la aplicación cuando desde mi punto de vista la orden de Apagar o Reiniciar un ordenador debería ser mandatoria, sin más preguntas, si algo queda abierto se fuerza su cierre y punto.

El notch no está bien implementado

La implementación del notch en pantalla es pésima, si no sabes qué es el notch por aquí te lo contamos.

El notch, un agujero negro en una bonita pantalla

En este sentido macOS Monterey parece que o bien no sabe que está ahí o no lo tiene claro, observa la captura, existe un espacio que es el que ocupa el notch, hasta ahí bien, pero el problema es que si pasas el puntero del ratón por esa zona «negra» este se mete en la parte interior de notch, quedando oculto.

Esto probablemente lo hace porque macOS cree que ahí hay píxeles y lo único que está adaptando en estos macs es un mero salto de espacio en los menús a partir de determinada resolución, creando ese agujero negro en pantalla.

Gestión del puntero del sistema

La gestión del puntero del sistema falla de forma increíble, a veces, cuando estoy tratando de arrastrar un icono para copiarlo en otra carpeta me muestra el icono de agrandar una ventana lateralmente.

Arrastrar y soltar con el touchpad falla

Otras veces cuando hago una selección múltiple y trato de mover los archivos, los mismos comienzan a mostrar la ventana de propiedades en lugar de moverse.

Gestión de ventanas no intuitiva

Algo que no me ha gustado en absoluto es la gestión del maximizado de pantallas, una locura si quieres ganar el máximo espacio.

Son varias las situaciones en que no entiendo al sistema operativo Monterey que me deja un espacio perdido en la parte superior o inferior de la pantalla, sobre todo arriba con la barra de menús.

Por ejemplo si una ventana de una aplicación la has minimizado, por ejemplo el navegador, para por ejemplo retocar una fotografía capturada con GiMP, si realizas un Comando + TAB para ir de nuevo al navegador, esta no aparece en pantalla, verás que el menú superior se corresponde al del navegador, pero no la pantalla en sí, que en mi caso ha quedado en GiMP, esto es así porque previamente la habías minimizado, pero el sistema debería entender que si cambio a ella mediante el uso de Comando + TAB debería maximizarse, ponerse al frente.

Si en una aplicación maximizada agarro la barra superior de menús de esa aplicación y la arrastro hacia abajo y el menú se queda arriba, no acompaña a la ventana, se ve como roto, y justo… no me deja!

Mira esta captura de Safari, donde menú y ventana están «rotos», separados y entre ellos se ven otras apps como la aplicación de gestión de batería., a mi esto me genera confusión

Entre la barra de títulos «Safari» y la ventana de Safari se nos cuelan otras aplicaciones

Continuando con los problemas de la gestión de ventanas, aunque en este caso ya mezclamos con la gestión multipantalla, no podemos dejar una ventana, por ejemplo del finder, a mitad entre ambas pantallas, o está en una o está en dos… a veces conviene dejar una a la mitad, para así poder mover archivos hacia ella desde ambos lados de la pantalla sin tener que desplazar el dedo por el touchpap demasiado. Pues no, no te deja.

El spotlight ya no es lo que era

Donde digo mac digo iphone, oiga? oiga? póngame tres

Luego tenemos la falta de una buena búsqueda por todo el sistema, el famoso spotlight ya no es tan bueno, y desde luego su integración con internet resulta pésima, por ejemplo si buscas «horario el corte ingles» como mucho te ofrece enlaces a páginas web, no siendo capaz de extraer y mostrarte la información directamente en pantalla como si que te hace Windows 11.

Siri no tiene A.I.

El buscador dentro del sistema operativo macOS

Siri es una inútil integral. Le pido que me informe sobre las novedades del propio sistema y me ofrece dos opciones, ambas recortes de prensa online, pero no me deja abrirlas pulsando sobre ellas, menudo despropósito, y eso ya es mucho para este asistente virtual, porque en su mayoría lo que me ofrecerá serán meros enlaces a páginas web, tal y como hace el propio Spotlight anteriormente citado.

Asociación de archivos pésima

La asociación de extensión de archivos con un programa en concreto falla, pero falla de forma escandalosa, supongo que cualquier día estará arreglado, pero es que tener que ir buscando una y otra vez con que aplicación abrir determinados tipos de archivos de uso común, como ficheros .avi, ficheros .torrent y otros acaba desesperando.

Quicktime es pesadito

La forzada sobrevivencia a la que Apple somete a su QuickTime Player me preocupa, Apple siempre erre que erre con sus bazofias, Quicktime Player es un programa demostradamente incapaz, a años luz de programas gratuitos como VLC, me parece un nuevo desencuentro con el usuario por parte de Apple. Incapaz de abrir archivos AVI entre muchos otros.

La gestión de la cuenta Apple es complicada

Fuera del entorno propio del sistema operativo y de la gestión del hardware desde el software también encontramos que el ecosistema Apple tiene cosillas que no convencen, como la gestión de la cuenta de Apple.

Tu cuenta de Apple se ha vuelto mucho más farragosa, me ha supuesto todo tipo de small frictions, desde la identificación mediante otros dispositivos que ya no tengo y que Apple no debería intentar utilizar para dejarme acceder a mi cuenta enviándome notificaciones a estos dispositivos. Más que nada cuando sabe por sus logs de conexión a la app store o a la propia cuenta de usuario que no he utilizado dicho dispositivo desde hace más de un año.

La no unificación de las diferentes contraseñas para la gestión de Apple me hace que me sea difícil de gestionar el ecosistema, además el sistema te hace preguntas que inquietan, más aún cuando hablamos de la seguridad del dispositivo, un despropósito.

La App Store es tan insulsa como mala

En esa misma línea la App Store para macOS es una aplicación demasiado sencilla, tanto minimalismo me produce dolor de cabeza, llega un momento que se exceden quitando opciones, no puedes filtrar por gratis, demo, de pago, no puedes ordenar por precios y es que parece que Apple lo que quiere es que seas tonto y sin criterio.

No se puede apagar la pantalla del portátil sin bajar la tapa

La gestión de pantallas es mala, pero esta vez relegando el comentario al propio hardware comentar que el sistema multipantalla no se encuentra bien optimizado y libre de errores.

Tras conectar una segunda pantalla al ordenador mediante el puerto HDMi que incorporan los nuevos MacBooks de 14″ en escasos segundos la reconoció y configuró a su resolución y refresco de pantalla nativos, genial.

Rápidamente pudimos cambiar la pantalla externa como pantalla principal, pero no vimos la opción de apagar la pantalla interna del portátil, macOS Monterey no te da esa opción. Claro que puedes recurrir a cerrar la tapa y ya está, pero no, si no tienes dispositivos conectados de teclado y ratón externos, aunque sea por bluetooth, macOS Monterey entra en reposo.

De alguna forma tiene su lógica, ya que lo normal sería trabajar con el ordenador en modo clamshell, cerrado y con perifericos externos, pero no se, a veces puedes tener el portátil en la parte inferior y un gran monitor en la parte superior, y querer apagar el monitor interno, aunque tan sólo sea para preservar la batería del portátil si no vas a utilizar esa «pequeña pantalla», ya que la externa en nuestro caso era de 34″.

Incompatibilidades de hardware

Tampoco me han gustado los fallos con dispositivos para juegos, no se si atribuir el fallo al sistema operativo o al hardware o a la combinación entre ambos pero sinceramente, me da no se que no poder utilizar mis mandos de juego habituales en este mac, me refiero al Steam Controller, del que me hace instalar cositas y más cositas, me habla de scripts y cosas raras, total para que al final me lance un mero… que no, que no es compatible, y bueno con el mando de Xbox tampoco, es que no se entera tras conectarlo.

Conclusiones sobre macOS Monterey

En resumen, a macOS Monterey le urge una revisión en profundidad y desde la base, falla en cosas tan nimias como esenciales, no poder mover archivos de forma cómoda, errores en la asociación de tipos de archivo con extensión, no gestionar las ventanas correctamente, un despropósito.

Qué es mejor macOS Monterey o Windows 11

La proximidad de lanzamiento entre ambas actualizaciones de ambos sistemas operativos es tal que me doy cuenta que este artículo tiene varias referencias al sistema operativo de Microsoft así que incluso antes de acabar la redacción de este artículo escribí uno centrándome en las diferencias entre ambos para acabar por sentenciar cual de los dos sistemas operativos me parecen a mi mejores.

Puedes leer dicho artículo sobre qué es mejor Windows 11 o macOS aquí.