Portada » bits&bytes » Prueba portátil HP Pavillion Ryzen 7 5800H
Prueba portátil HP Pavillion Ryzen 7 5800H

Prueba portátil HP Pavillion Ryzen 7 5800H

Probamos el portátil de HP Pavilion con procesador AMD Ryzen 7 5800H y gráfica GTX 1650, un portátil muy pero que muy capaz.

El modelo que probamos en concreto es el HP Pavilion Gaming 15-ec2004ns que además de los componentes indicados suma 16 Gb de memoria RAM DDR4 a 3200 Mhz y una unidad NVMe de Kingston.

¿Qué hay de nuevo viejo?

Un conocido chasis y carcasa para muchas configuraciones

Estamos en que este de la prueba un ordenador nuevo, pero que por un lado mezcla componentes nuevos con otros no tan nuevos y por el otro que es un chasis y una carcasa que ya habíamos probado en años anteriores.

Este combo de CPU+GPU pueda resultar una combinación un tanto extraña, ya que por un lado un procesador descomunal y por el otro una gráfica bastante desfasada.

Parece que a los de HP les deben recibir grandes remesas de chips a medio caducar o caducados a unos precios increíblemente buenos o que tiran de grandes stocks antiguos en épocas de escasez, de lo contrario no lo entiendo.

Y es que es eso, juntamos un procesador de última generación de AMD, un Ryzen 7 de la serie 5000, con una gráfica de 3 generaciones más antiguas.

En este punto quiero aclarar que hasta el momento la gama de procesadores AMD para portátiles denominada series 6000 todavía no ha visto la luz, tan sólo ha sido presentada en el CES de este mes de enero

En relación a la gráfica, y en concreto a las GTX serie 16xx estas aparecieron justo antes que las primeras RTX, que eran de la serie 2000 y desde hace ya unos cuantos meses tenemos en el mercado las RTX serie 3000 para portátiles, por lo que es de tres generaciones anteriores a la actual, así que han hecho una amalgama curiosa de generaciones.

El diseño y tamaño del HP Pavilion

Es un PC con unas formas discretas pero modernas

Sus formas son las de un equipo gamer contenido concretamente de 36 x 25,7 x 2,35 cm, cuenta con algunas líneas de diseño afiladas, pero sin excesos, no dispone de grandes toberas para la evacuación de aire, en este portátil todo tiene un gran equilibrio visual.

El color es uniforme en todo el equipo, un mismo color negro mate tanto para la base como para la tapa e incluso para las teclas, aunque estas tienen un perfil blanco que generan un visual al estilo parrilla, todo un conjunto que que le confiere esa «entereza» visual que a mi tanto me gusta encontrarme en los equipos.

Sea como sea y a nivel estético a mi este equipo me gusta mucho, lo encuentro muy neutro, sin estridencias gamer, pero con algo de personalidad y con un diseño bastante acertado, claro que haría cambios, como quitarle el para mi inservible teclado numérico, que literalmente descentra el resto del teclado útil, en relación a la pantalla.

La presencia del numérico es algo habitual en equipos de 15,6″ y más en equipos gamers, pero que a mi que soy jugador de mando no me aporta nada, al revés, me molesta en demasía cuando escribo para el blog, que no son pocas veces. Pero aún con estas y en líneas generales sus formas me gustan mucho.

En cuanto a su tamaño, se trata de un portátil con una gran pantalla de 15,6″, sin embargo una vez cerrado resulta relativamente pequeño para su tamaño de pantalla.

Esto es gracias a que ni su chasis que no es nada grueso, ni su pantalla, la cual cuenta con unos marcos verdaderamente finos, hacen que la percepción sea la de un equipo más pequeño hasta que desplegas y enciendes la pantalla.

Claro que esto de los chasis relativamente delgados luego tiene la pega de la ventilación que resultará algo más ruidosa que en otros equipos que tienen una mayor altura de chasis y toberas de ventilación traseras y/o laterales.

El sistema de apertura de pantalla es el habitual en la mayoría de los portátiles, sin embargo, la parte inferior de los marcos de pantalla hace una especie de escuadra que le da una imagen moderna al no resultar del todo cuadrado como en la mayoría de equipos.

Aunque no sea algo propiamente del diseño, si que podemos mencionar en este apartado los detalles en cuanto a sus medidas físicas y peso, en esta última característica comentar que pesa «relativamente poco», para tratarse de un equipo con una gran pantalla de 15,6″ y es que es capaz de dejar la báscula en tan sólo 1,98 Kg. mientras que otros como el Dell G15 se va a los 2,4 Kg.

El sonido del HP Pavilion

Aunque cueste un poco encontrar el detalle que identifica el sistema de sonido, en la parte derecha lleva serigrafiado el logo de B&O, es decir, Bang & Olufsen.

Según tengo entendido, no es que los altavoces que incorpora o la caja de sonido interior venga fabricada por esta prestigiosa marca de audio danesa, no, lo que viene es la ecualización interna del sistema de altavoces, y oye tú, nunca mejor dicho, esto se nota y mucho.

No es ni de lejos el mejor sonido que me he encontrado en ordenadores portátiles, en lo más alto colocaría a los nuevos MacBook Air M1, MacBook Pro M1, y especialmente en el MacBook Pro de 14″, pero sin tener unos graves convincentes el resultado es bueno, tanto como para poder prescindir de auriculares en una sesión de trabajo con música puesta.

Pero del resto de portátiles, quizá el Surface Laptop me sorprendió y mostró un nivel parecido, pero por ejemplo, comparado con el Dell G15 que tenemos por la oficina y que pensábamos que sonaba bastante bien, el HP se lo repasa al completo.

Lo notamos especialmente en las frecuencias altas ya que ambos pecan de que no tienen buenos graves, pero el HP tiene más color en toda la gama de frecuencias y el sonido parece emerger del frontal, donde se ubica la rejilla para tal efecto y lo hace de una forma muy equilibrada en cuanto a capacidad estéreo.

La pantalla del Pavilion

Apertura máxima de la pantalla

La pantalla es lo peor de este otrora excelente portátil.

Amarillea blancos, destroza negros quizá debido todo a sus escaso ángulo de visión.

Por otro lado tenemos otros fallos técnicos que si bien no dejan de ser achacables al fabricante, trabajando con el portátil en un entorno normal, interior sin exceso de iluminación, no se aprecian como tal, como esos 60 Hz de refresco o los 250 nits de brillo.

Por otro lado la apertura máxima de la misma en justa, suficiente para encontrar el grado cómodo pero no permite ir más allá de una apertura de 90 grados, tal y como se puede apreciar en la foto.

Los de HP tienen una premisa, hay que ofrecer una gama para los ahorradores, y esas es la gama Pavilion, se trata de unos equipos casi tan potentes como los más altos de gama de la marca, pero que padecen de algunos materiales de bajo coste donde se puede recortar el dinero a costa de perder calidad para el usuario.

Este es el caso de la pantalla, ya había sufrido anteriormente con varios equipos HP de estos paneles tan baratos que monta, y es que no hay forma que desde HP se decidan a dar un paso adelante y aunque cobren 30 o 50 euros más ofrecer unos paneles de mejor gama.

Claro que quizá esto haría que no se vendiesen las gamas más altas de HP, los Omen, incluso los extraños Victus, esa segunda marca «blanca» de HP que un día salió al mercado y que está pasando sin pena ni gloria.

Volviendo a la pantalla y a sus calidades, ya me esperaba lo peor, recibí el equipo sobre las 16:30H y empecé a instalarle Windows 11 y toda la batería de programas para convertirlo en mi máquina principal de trabajo por unos días para desarrollar esta completa prueba. Total, que lo desenchufé de la corriente sobre las 19:00H ya de noche y en esas condiciones la pantalla no me desagradó, más bien al contrario, cierto es que casi todo lo que iba haciendo era con pantallas claras, es decir, con ausencia de colores obscuros, como el negro que es donde más peca esta pantalla.

Fue más tarde cuando me puse a ver series con el portátil cuando claramente salen a la luz su falta de calidad, para empezar, los negros que son demasiado luminosos y luego el escaso ángulo de visión óptimo que hace que cuando muevas la cabeza los colores, sobre todo esos oscuros, viren, algo que no me gusta nada.

Claro que a poco que te metas en la trama de la serie logras olvidarte de este detalle, por lo que realmente y ahora tras varios días de uso le quito importancia.

Si entramos al detalle más técnico el panel tiene una proporción típica de 16:9 y cuenta con una resolución Full HD o 1080p, como prefieras llamar a esos 1920 x 1080 píxeles.

El acabado es mate, no refleja como un espejo, su frecuencia de refresco es de 60 hz, su brillo máximo es de tan sólo 250 nits lo que resulta ridículo en un equipo a estas alturas de siglo. Desde luego con este poco brillo olvídate de trabajar en exteriores a plena luz del día, nada de parques ni tan siquiera en la terraza o balcón de tu casa podrás ver algo en esta pantalla tan poco luminosa.

En interiores, bueno, mientras no te encuentres delante de un gran ventanal no deberías tener ningún tipo de problema.

El teclado

El teclado es rápido, agradable al tacto y está muy bien retroiluminado

Es un teclado con un tacto un tanto gomoso pero con el que puedes escribir a gran velocidad sin equivocarte, ya que las teclas tienen un tamaño completo y están correctamente distanciadas.

La tipografía que contienen serigrafiadas las teclas es quizá demasiado grande y redondeada, no es excesivamente moderna, entre neutra y gorda, su es color blanco y también se iluminan con al retroiluminación, al igual que el perfil blanco que rodea cada una de las teclas y le confiere un efecto curioso y eficaz para escribir con poco a nada de luz.

La retroiluminación del teclado es en color blanco, no se puede cambiar, no es RGB, tiene dos niveles de potencia y se puede desconectar totalmente, en este aspecto me gusta, de nuevo como el resto del diseño del portátil, sin estridencias y con un gran saber hacer por parte del fabricante.

Algo que en principio no me ha gustado es que las teclas de función por defecto son teclas de función, me explico, estas teclas tienen doble funcionalidad, en lugar de subir bajar el volumen, pausar canción, modificar brillo de la pantalla o la propia retroiluminación del teclado. Esto es algo que deberían de poder dejar elegir al usuario, yo mismo, rara vez pulso las teclas de función en cambio si que subo y bajo el volumen varias veces al día.

Sin embargo este indeseado comportamiento es modificable desde la BIOS, muy bien para los informáticos y usuarios avanzados pero desde luego una pega para aquellos usuarios digamos que más normales que no se verán con el suficiente valor para acceder a la bios y realizar estas modificaciones.

Para estos usuarios he redactado un artículo al respecto sobre cómo hacer que las teclas de función suban y bajan el volumen con un paso a paso sobre que hay que hacer en la BIOS de HP para ello.

El touchpad del HP Pavilion

Junto con la pantalla, lo que menos nos ha gustado

Malo y pequeño, aunque funcional, pero aquí señalo que un par de veces al día cometo algunos fallos y clics accidentales durante mi trabajo. No es como para necesitar un ratón conectado al lado sí o sí, pero podría ser mejor.

La sensación del clic rápido no es muy agradable, suena a plástico roto, el tamaño del touchpad sin ser especialmente pequeño bien podría ser de mayor tamaño.

Otro aspecto que no me gusta mucho es que se ensucia con gran facilidad, no se yo cual es el motivo por el que los fabricantes no hacen estas superficies con algún material que no atrape la grasa de las yemas de los dedos.

Conectividad del HP Pavilion con Ryzen 7 5800H

Tiene dos puertos USB completos, uno a cada lado, además de un USB tipo C

El HP Pavilion analizado está en la media en cuanto a conectividad, dispone de 2 USB de tamaño completo, uno a cada lado, en el lado izquierdo además un USB tipo C, todos los puertos USB tienen como tope una velocidad de 5 Gbps.

Cuenta con un HDMi 2.0, el jack de auriculares y un lector de tarjetas SD además de un conector de red.

A destacar que tiene ese conector de red ethernet, RJ45, y con él conectado vuela.

Si bien pensaba que perdería tras desconectarlo y pasar a trabajar con Wifi, pero que va, este equipo dispone de Wifi 6 y todo lo hace a una velocidad endiablada. Por supuesto también tiene Bluetooth en versión 5.0.

En la parte trasera no tiene conector alguno.

La refrigeración del HP Pavilion

Es muy silencioso cuando no hacemos tareas pesadas, como navegación por internet, trabajos ofimáticos y tareas digamos que normales. Incluso puedes llegar a verte trabajando con él sobre las piernas, por ejemplo en el sofá, sin que te abrase el calor que desprende, como si ocurre en otros equipos.

En cambio cuando ejecutamos tareas pesadas, como las pruebas efectuadas con Blender el sonido de la ventilación es bastante alto, llegando a molestar, una vez acaba la tarea en cuestión, en el ejemplo el render, el equipo tarda uno o dos minutos en aflojar la velocidad de los ventiladores.

Potencia bruta del Ryzen 7

Mucha potencia y muy bruta, y es que fue instalar Windows 11 a la velocidad del rayo, una vez solucionamos unos problemillas que te cuento en el apartado de problemas con Windows, todo funcionaba a una velocidad espectacular.

Posterior a la instalación a la hora de cambiar entre programas, lanzar aplicaciones, todo se sucede ante ti a gran velocidad, sinceramente la potencia que atesora este Pavilion me está haciendo plantearme quedarme con el equipo para mi uso personal.

Hicimos pruebas tanto con el equipo conectado como desconectado y las diferencias existen, claramente descienden su poder al tirar de baterías, quizá es la única forma de preservar la la autonomía de las mismas, algo que podría cambiar próximamente con los portátiles de Intel con los denominados núcleos E, que son a priori mucho más eficientes que los núcleos normales y/o nucleos P (P de performance), si quieres saber qué son los núcleos P y E te recomiendo la lectura del artículo que escribimos al respecto en tiroriro.com

Pruebas sintéticas del HP Pavilion con Ryzen 7 de la serie 5000

Resultado de GeekBench 5

En el habitual geekbench 5.0 los resultados fueron los esperados marcando unas grandes marcas, aunque debo confesar que el ruido de ventilación en esta prueba sólo subió de forma considerable en la parte final, cuando no restaban ni dos minutos de prueba, concretamente en la parte de la prueba que realiza una carga de trabajo de procesado de imágenes HDR, hasta llegar a ese punto dudaba si Geekbench estaba apretando o no al portátil, pero vistos los resultados es evidente que sí.

Puedes ver los detalles de la prueba y los pertinentes resultados desde el siguiente >enlace<

Rendimiento en Geekbench 5 funcionando exclusivamente con baterías

Claro que por todos es sabido que los chips de AMD adolecen de mucho thermal throttling mediante el cual desconectado de la corriente eléctrica su rendimiento decae ostensiblemente, que si bien y sobre el papel yo no lo así pues el equipo no se calienta durante la prueba, ni tan siquiera he llegado a escuchar los ventiladores del mismo.

Pero con los datos de Geekbench delante, datos que puedes ver por ti mismo a través del siguiente >enlace< si que se aprecia una gran caída de potencia. Quizá sea únicamente con el pretexto de preservar autonomía de batería pues las diferencias, tal y como puedes observar en la siguiente captura, so de bulto.

Lo que no es de rigor es que un simple MacBook Air con procesador M1 obtenga unos resultados superiores en Geekbench, hablo de 1747 y 7654 puntos, que si bien es un equipo que se siente muy despierto y capaz, no está al mismo nivel que este HP que es más contundente en todo los trabajos que he probado en el mundo real.

Pero no lo es más que nada porque al MacBook Air con procesador M1 le da igual estar conectado a corriente que desconectado, es tal su eficiencia energética que rinde exactamente los mismo enchufado que desenchufado de los 220V.

Volviendo al equipo analizado y bajo el mismo Geekbench y en las pruebas relacionados con el poder de computación gráfica obtuve 40253 puntos en la prueba con el motor CUDA y 38942 bajo OpenCL, en Vulkan fueron 17623 puntos.

Tanto en OpenCL como en CUDA se le notan los años a la GTX 1650, no en cambio para el motor Vulkan, que tira más de CPU.

2951 puntos en FurMark

Siguiendo con las pruebas de rendimiento gráfico cargamos Furmark en el equipo y nos dispusimos a hacerlo sudar de lo lindo con este test.

Este test somete a la tarjeta gráfica a la generación de gráficos tridimensionales complejos con dos fines, por un lado evaluar el estado de la misma ya que eleverá su temperatura hasta el máximo, el cual deberá estar entre los definidos por el fabricante del chip gráfico y por el otro obtendrá valores de potencia.

Así que tras unos cuantos minutos de la prueba denominada prueba de estrés la temperatura de la GTX 1650 se quedó clavada en 61 grados, dentro de los parámetros establecidos por el fabricante.

El resultado de la prueba de rendimiento de Furmark en este equipo fue de 2951 puntos con un máximo de 49 fps, esto en la resolución nativa de la pantalla del portátil, es decir en 1080p.

Los resultados fueron inferiores a lo inicialmente esperado y es que debido a la gran presencia de poder en su CPU a veces nos olvidamos que en este equipo la parte gráfica queda algo coja por la elección de una tarjeta con varios años en el mercado, o al menos esto es lo que estamos extrayendo de las pruebas sintéticas, que podrá o no corresponderse con las pruebas en el mundo real que haremos más adelante en este mismo artículo.

Buen rendimiento en Cinebench R23

En Cinebench R23 obtuvimos un resultado de 11817 puntos en multinúcleo, donde realmente este equipo de 8 núcleos y 16 hilos de proceso atesora su máximo poder, y una puntuación de 1416 puntos en la prueba de un único núcleo.

Es ambos resultados es netamente superior a lo visto en el Dell G15, portátil que podríamos ubicar en un misma gama aunque uno o dos escalones por debajo en cuanto a potencia de procesador.

Según Cinebench estaría por encima de todo un i9-9880H y muy por encima de los i7-1165G7 como el que probamos anteriormente en un HP 15S con ese procesador.

La unidad NVMe es de Kingston

Llegamos a las pruebas de almacenamiento, con la suite de PassMark.

Lo primero es descubrir el modelo exacto de unidad de almacenamiento que lleva este portátil de HP, pues el mismo no aparece en las especificaciones ni en las tiendas de compra.

Como podemos apreciar en la captura y tras ejecutar CrystalDiskInfo, se trata de una unidad Kingston OM8SBP3512K-AH.

Sobre esta unidad no encontramos especificaciones técnicas en la web del fabricante, ni por supuesto actualización del firmware de la misma, tan sólo resultados de otras pruebas de otros tantos equipos mediante los programas de PassMark.

Tras identificar lo que tenemos bajo el teclado para salvaguardar nuestros datos decidimos someterlo a prueba con CrystalDiskMark en su versión 8.0.4.

Tras analizar los resultado y si bien las velocidades de lectura son excelentes, superiores a las del Dell G15 las de escritura para nuestra sorpresa caen en picado.

Excelente velocidad de lectura, no de escritura, que es mala

Volvimos a repetir el mismo y exacto test pasadas unas horas pues no veíamos un resultado consistente en dicha prueba.

Sin embargo el resultado fue tremendamente parecido al obtenido con anterioridad.

Así que finalmente determinamos que la velocidad de escritura en disco no se corresponde a lo habitual en este tipo de unidades NVMe, se encuentra claramente por debajo y muy lejana a la de lectura.

Quizá este es otro de esos puntos donde el fabricante HP decide ahorrar costes para así poder ofrecer un componente superior en cuanto a procesador.

Pruebas reales del Ryzen 7 5800H

En nuestro habitual batería de pruebas de rendimiento en mundo real comenzamos con Blender, pero esta vez lo hicimos primero con el equipo desconectado de la toma de corriente, ya que conocedores del potencial del Ryzen 7 queríamos compararlo con los datos obtenidos recientemente en un Dell G15 que estaría en la misma gama de precios.

Así como cotejar su potencia para la creación de imágenes 3D con los MacBook Pro con procesadores M1 y M1 Pro, para ver si un equipo de inferior precio, sobre los 900 euros, puede dar batalla a esos equipos que cuestan entre 200 y 1.200 euros más.

La prueba de Splash Screen con el equipo desconectado de la corriente la renderizó en 13,86 segundos, lo que es claramente inferior a por ejemplo el tiempo registrado por el Dell G15 conectado, cabe decir que la gráfica de aquel es dos generaciones superiores a la GTX 1650 de este equipo.

Con la prueba de Nishita y el fotograma 120, que es el que solemos renderizar obtuvimos con el equipo desconectado 01:30:54 segundos, lo que es el mismo tiempo que el Dell G15 conectado y un mejor tiempo que cualquiera de los Macs probados anteriormente.

Llegamos a la prueba de renderizado de Andy y Nacho, donde dejó el crono en 7:49:78, algo más que el Dell G15, si bien, reitero el HP estaba desconectado de la corriente.

Visto este resultado, que a excepción de la primera prueba parece que el resultado es muy parecido a la combinación del Dell G15 que probamos anteriormente, con la salvedad que ahora estábamos al 100% energizados por la batería decidimos repetir al día siguiente la misma prueba pero con el equipo enchufado a la corriente.

Comenzamos día, y reiniciamos prueba, esta vez con el equipo conectado a corriente y con el selector de energía en «máximo rendimiento» en la splash screen de la versión 2.83 de Blender 3D, ahora obtenemos una mejora de 5 segundos, que equivaldría a casi un 45%, parando el crono en unos buenos 08:72, aunque no los mejores obtenidos hasta la fecha que son de 07:98 obtenidos por el Dell G15 y su RTX 3050.

Este render de la splash screen se le resiste al Ryzen 7 5800 H con la GTX 1650

Se trata de la escena que requiere siempre menos tiempo de renderizado, por tanto la que consume menos memoria RAM y parece que tira más de gráfica, de ahí que se quede por detrás de un equipo como el Dell G15, que lo supera en gráfica pero no en CPU.

Volvemos a cargar la escena de Nishita del día anterior y nos vamos al fotograma 120 para ahora creemos que esta vez sí, hacer sacar los colores al Dell G15 y su tarjeta superior RTX 3050, con dos generaciones por delante de la humilde GTX 1650 que monta este HP,.

Y el resultado ha sido contundente, parando el crono en unos 01:05:75, esto representa que ha sido 30 segundos más rápido que el Dell G15, es decir, ha finalizado el render en dos terceras partes del tiempo que precisó el Dell.

En Nishita el procesador y la gráfica impuesieron su ley

Cierto es que para esta prueba de Nishita anduvimos tocando la configuración de Blender, concretamente establecimos como motor Cuda, tanto la GTX como la CPU, cuando por defecto viene marcada únicamente la GPU.

Probamos nuevamente con la splash screen y es que aunque pueda parecer que estamos obstinados en marcar los mejores tiempos con este HP creemos que el Ryzen 7 5800H tiene mucho que decir al respecto. La mejora existe aunque es bastante insignificante al parar el crono en 08:61, una mejora de escasas 12 décimas de segundo.

Con los mismos settings atacamos la escena de Andy y Nacho, esta es la escena que más tiempo de cálculo conlleva y donde a buen seguro podemos conseguir un mayor aprovechamiento de los 16 gb de memoria RAM que lleva el equipo así como de su excelente procesador Ryzen.

Tal y como esperábamos el equipo ha batido todos los récords en portátil vistos hasta la fecha parando el crono en 05:44:59, y es que con este resultado ha ganado dos minutos de tiempo respecto al mismo equipo desconectado de la corriente, estableciendo las dos mejores marca funcionando tanto desconectado como conectado de la corriente.

Andy y Nacho en Blender consiguieron la mejor nota hasta la fecha

Pruebas con Unreal Engine

Cargamos en el portátil el entorno de desarrollo de videojuegos Unreal Engine en su versión 4.27 y nos descargamos diversos tutoriales, esto lo hicimos de forma simultánea en un equipo con procesador Intel Core i5-10500H equipado con una gráfica RTX 3050, a priori superior para estos menesteres que la GTX que calza este HP.

La diferencia fue en todo momento abrumadora en el cálculo de shaders, uno de los aspectos que más tiempo lleva en este tipo de programas, mientras que el i5 tardaba 10 minutos en compilarlos el HP lo hacía en escasos 4 minutos.

Prueba en juegos del HP Pavilion con Ryzen 7 de la serie 5000

Llegamos a una de las partes que puede interesar más al lector, me refiero a la prueba de videojuegos y es que este equipo está destinado principalmente a eso, al gaming, por ello quizá se llame HP Pavilion Gaming.

Hemos probado varios juegos bajo dos escenarios, el primero utilizando la pantalla integrada en el portátil, la cual tiene una resolución de 1080p y por otro lado un escenario donde conectamos el portátil a una pantalla ultrapanorámica con una resolución de 3440 x 1440 píxeles, es decir una resolución bastante superior a la nativa y que por ende someterá al portátil y a su gráfica a un esfuerzo extra.

En todas las pruebas iniciales lo hicimos con el portátil conectado a la toma de 220V pues de lo contrario ese -30% de rendimiento observado en otras pruebas como las de Blender se replicaría también aquí y sin duda haría que la mayoría de juegos no fuesen disfrutables en modo desconectado.

En Forza Horizon 5 y a la resolución nativa del monitor de 1080p los gráficos se autodetectaron en calidad alta y la experiencia de juego fue sobresaliente, quizá existirán algunos usuarios que tengan vista de halcón y no sean tan optimistas con los resultados como el que aquí escribe, puede darse, pero a mi modo de ver no se precisa más.

Ya por la tarde conecté el equipo a mi monitor ultrawide y mi sorpresa y aceptación del equipo dio un nuevo y decidido paso al frente, con unos escasos ajustes el juego rendía espectacular a 3440 x 1440 píxeles. Quizá sea porque Forza 5 no es un título demasiado exigente, así que me lancé a juegos que a priori son más demandates.

También probamos el exigente Red Dead Deception 2, y debo confesar que el juego lo movía de forma impecable en la resolución nativa, así que no tengo peros con este juego de Rockstar y este equipo.

Probamos el temido CyberPunk 2077 y en resolución ultrawide de 3440 x 1440 tuvimos que jugar bastante con los ajustes para obtener una experiencia más o menos jugable, si bien le faltaba algo de suavidad a los movimientos. De los juegos probados Cyberpunk es quizá el más exigente a nivel de recursos y eso que ya ha sufrido innumerables mejoras. Las pruebas las hicimos bajo la versión 1.2, si bien ya corre desde hace unos cuantas meses la 1.3, así que actualizaremos para hacer la prueba a 1080p a esta v1.3 y si nos convence volveremos a medir el juego en ultrawide.

La autonomía del Pavilion con Ryzen 7 5800H

Pues no es la mejor del mundo, pero la verdad es que dependiendo del trabajo que vayamos a realizar con él podemos sobrepasar las 4 horas de uso, algo que lo deja en mejor situación que por ejemplo el Dell G15 que habíamos probado anteriormente en el canal y que muchos otros portátiles Windows.

Se que celebrar 4 horas de autonomía puede resultar hasta ridículo, pero en su defensa debo decir que en un equipo gaming y con un gran tamaño de pantalla este es el precio que deberemos pagar. Yendo más allá te diré que en este aspecto supera incluso algunos portátiles chinos con procesadores Celeron a los que no les acompaña una buena batería, como alguno de los muchos portátiles de Chuwi que habíamos probado.

La baterías es de 3 celdas y es capaz de entregar 52,5 wH, aunque según batterymon la misma se reduce a 50,2 wH

Problemas con Windows 11

El equipo venía con el sistema operativo FreeDos, un sistema que de operativo no tiene nada, así que ya teníamos previsto enchufarle Windows, fue rápido, el más rápido instalando de todos los probados, eso sí, la instalación no estuvo para nada exenta de problemas.

Para empezar Windows 11 nos decía que el PC no era compatible, esto incluso lo había leído en algunos foros, nada, mentira.

Eso sí tuvimos que entrar en la BIOS y activar tanto TPM como Secure Boot, que no entiendo yo porque no venía así de serie pues no serán pocos los usuarios que no se aventuren a acceder a la bios.

Tras instalar Windows 11, tuvimos un nuevo problema, no nos reconocía el adaptador Wifi, suerte que el equipo tiene un conector Ethernet y por ahí pudimos descargar la actualizaciones, que fueron muchas, algunas de la propia HP y que tras el reinicio hizo que todo funcionase, por fin, a la perfección.

Los rivales del HP Pavilion

Los tiene y son muchos, pero en particular nos interesa uno, un Dell G15 al que le pasa lo mismo, una extraña combinación de CPU+GPU, aunque en el caso del Dell es justo al contrario.

Este otro equipo Dell que todavía corre por la redacción, un Dell G15 5510, cuenta con un procesador Intel de generación 10, un i5-10500H con una gráfica RTX 3050 Ti, es decir, un procesador de dos generaciones anteriores con una gráfica de nueva generación.

La combinación es inversa a la que tenemos en este HP, pero el resultado bien podría estar igualado, o no, tanto es así que vamos a aprovechar esta coyuntura para en un posterior artículo enfrentarlos cara a cara bajo diferentes aspectos.

Por otro lado tenemos multitud de portátiles en el mercado donde late en su interior su hermano menor el Ryzen 5 5600 H, que cuenta con dos núcleos menos y 4 hilos de ejecución menos, y que rinde un global de un -15% menos que este Ryzen 7. Para la mayoría de la gente el Ryzen 5 será suficiente máquina, y no precisará de esa potencia extra. Pero a veces, por la poca diferencia de precio existente y el acompañamiento de otros elementos, como más memoria RAM o mayor capacidad de disco hace que las diferencias de 100 o 200 euros justifiquen totalmente la compra del equipo superior.

Conclusión sobre el HP Pavilion con Ryzen 7 series 5000

Excelente rendimiento incluso en juegos modernos a pesar de tener una «simple GTX», diseño bonito, una autonomía que sin ser excelente no será una pega, no hay que perder de vista que la potencia tiene un precio en cuanto a rendimiento energético.

Siguiendo con la portabilidad, su peso y dimensiones lo hace bastante portátil, sin llegar a extremos de portátiles compactos de 13 y 14″ con 500 gramos de peso menos pero se trata de los equipos de 15,6″ más portátiles con los que he trabajado.

Sería perfecto con un par o tres de cambios, pantalla, gráfica y touchpad a la altura, lo que quizá haría elevar su precio unos 200 euros más y ya entraría en competición con gamas altas.

Por 700-800 euros es un equipazo.