Portada » Juegos » Prueba Razer Kraken Tournament Ed
Prueba Razer Kraken Tournament Ed

Prueba Razer Kraken Tournament Ed

En nuestro incombustible afán por encontrar los mejores auriculares gamer del mercado nos hemos lanzado a probar unos espectaculares Razer Kraken Tournament Edition.

Ya te adelanto que me han gustado tanto que a partir de hoy mismo van a convertirse en mis auriculares de juego habituales.

Estos aurticulares sin duda ascienden un par de escalones más por encima de los anteriormente analizados en tiroriro.com como los Kraken X, también de la misma casa Razer y algunos de Logitech que resultan incluso más caros, y con una estética más discutible que los aquí presentes.

Así que si quieres estar al día en auriculares consulta nuestras otras pruebas y análisis de auriculares.

La estética de los Razer Kraken Tournament Edition

Auriculares y controlador de sonido USB

Aunque siendo sinceros al final hemos aparcado las espectacularidades del modelo más conocido en verde, en verde como nuestro logo tiroriro.com, escogiendo los de color negro.

Y es que los verdes aunque sean muy guapos y cuenten con ese look tan «xboxero» se que acabaría cansándome de ellos en cuestión de poco tiempo. En esto debo confesar que la solución fácil siempre es tirar a por el color negro.

La construcción de los auriculares Kraken Tournament Edition

La marca Razer está grabada en la diadema

Anteriormente en el canal había probado otros auriculares de la marca y sinceramente, no me había quedado nunca satisfecho, con estos sin embargo me está pasando al contrario.

Casi la totalidad de los Kraken Tournament Edition están fabricados en materiales plásticos, sin embargo la diadema que recoge cada cazoleta y el pilar extensible que los une es de metal, y al tocarlos y recibir el frío del mital te dan una apariencia de calidad superior a la vista hasta ahora en otros auriculares de Razer.

Los auriculares cuentan con dos tramos de cable, uno el habitual de cualquier auricular que acaba en un jack de 3,5 mm el cual es compatible con cualquier dispositivo de audio que tenga este tipo de salida habitual, su longitud, sin ser excesiva es correcta, sin haberlo medido te diría que son de 1,30 de longitud, a unos 40 cm del auricular izquierdo, dos palmos, y en el propio cable tendremos un pequeño control de volumen giratorio así como un cancelador de micrófono.

El segundo cable es USB de tamaño grande por un lado y por el otro tiene una pequeña cajetilla plástica que a su vez tiene un jack de 3,5 para conectar el cable proveniente de los auriculares consiguiendo sumar en total unos 3m de cable.

En esta pequeña caja o dispositivo USB nos encontraremos con cuatro botones, tres de gran tamaño y accesibilidad en el frontal dos de volumen, uno de cancelación de micrófono y otro para activar o desactivar el sonido THX.

En este mismo dispositivo USB tendremos una rueda giratoria para poder nivelar el volumen de sonido en juegos cooperativos que proviene de los micrófonos de compañeros con el del propio juego.

El cable está recubierto por una tela que hace las funciones de cable anti-enredos y la verdad que lo hace muy bien, mostrando un detalle de acabado superior a lo visto hasta ahora en gamas de auriculares gaming.

En relación a este cable en la redacción tenemos varios auriculares con cables de supuesta buena calidad y con sistemas anti-enredos, la función la cumple pero un par de ellos tienes el problema que sin audio sonando, el roce del propio cable con cualquier superficie produce unos indeseables ruidos en los auriculares, me refiero a ruidos físicos y no electrónicos, ruidos que se transmite a través del cable hasta llegar a los auriculares, algo parecido a rasgar las cuerdas de una guitarra eléctrica sin que esta esté enchufada.

Las orejeras de los Kraken

Plástico y algo de metal

Se trata de una orejeras que te aislan de forma destacada del mundo exterior, si bien cabe decir que son unos auriculares bastante sonoros, es decir, que desde fuera van a escuchar el tipo de música o contenido que estés escuchando con estos grandes auriculares.

En este sentido, el de grandes, quiero destacar que las orejeras son grandes y eso es algo que me encata.

Mis orejas son entre medianas y grandes y están algo despegadas, efecto soplillo vaya, y con los Kraken Tournament Edition me caben por completo dentro de la orejera, sin complicaciones ni roces ni presiones en ningún lugar de la oreja, así que en este sentido también debo de darles muy nota a estos auriculares.

Si bien, sus orejeras son tan voluminosas que separan el auricular de tí, tanto que las puedes llegar a ver, a menos que tengas los ojos demasiado juntos.

Sin ir más lejos y durante el primer día de la prueba me llevé un buen susto cuando me pareció ver pasar a alguien detrás de mi mientras escuchaba música a todo trapo, y es que tanto el micro aún abatido como las orejeras las puedes llegar a ver.

Es tal el tamaño de sus «cazoletas» que se ven lateralmente, y la izquierda con el micrófono plegado me produjo un efecto de alguien pasando tras de mi.

Más allá de este detalle su gran tamaño irá en favor de la calidad sonora y sobre todo de la comodidad.

El micrófono de los Kraken Tournament Edition

Se trata de un micrófodo abatible en el interior del propio auricular izquierdo, por lo tanto no es desconectable físicamente del auricular, como si que son otros.

El tacto del brazo es de calidad, muy flexible, no es de gran tamaño no llegando en mi caso hasta la mitad de los labios, aún con estas puedes adaptarlo de forma increíble a tus necesidades para que interceda lo mínimo con tu campo de visión.

Puedes desconectar el micrófono rápidamente desde el mismo cable a unos 40 cm de la oreja encontrarás un modulito, donde además de la rueda de volumen tienes un interruptor para cancelar el audio del micrófono.

Comodidad de los Kraken Tournament Ed

Son unos auriculares que por su tamaño resultan bastante cómodos, no son los mejores que he probado en este aspecto pero mejoran sustancialmente , puedo llegar a estar con ellos durante algo más de una hora sin apreciar fatiga.

Uno de los elementos que he notado en pro de la comodidad es el denominado gel que integran en su interior las almohadillas y que en teoría hacen que se retrase el «recalentamiento» en los paneles auditivos, y debo confesar que sin resultar ser maravillosos si que ahora puedo pasar de la hora de juego sin que se me enciendan las orejas por lo tanto en este aspecto si que mejoran otros auriculares que hemos probado anteriormente en la revista.

El software de los auriculares Kraken Tournament Edition

Cada vez estoy más cansado de que cualquier cosa requiera un registro de usuario, eso incluye a Razer, es como si los fabricantes quieran tener a toda costa alguno de tus datos.

Los fabricantes intentan captar tu atención a toda costa, en lugar de darte herramientas sencillas y directas para configurar algo que a priori debería ser sencillo, por no decir que funcionar de forma totalmente autónoma.

Aunque claro, algo debe de ofrecernos de bueno esto de dar datos todos los fabricantes del planeta, ¿no? en este caso es que todas las configuraciones y perfiles de audio que tengas configurados quedarán también respaldadas en la nube, de forma que si utilizas los mismos auriculares en diferentes equipos, tras dar tus credenciales de acceso al software de Razer este se descargará los perfiles para que tengas los mismo parámetros de los auriculares configurados.

El software que llevan estos auriculares, de Razer es Synapse, desde donde podremos cambiar la ecualización, añadir o quitar el efecto THX e incluso configurar diferentes perfiles para un mismo usuario.

Luego está la posibilidad de configurar el tipo de sonido entre estéreo, envolvente o espacial (THX) a cada aplicación. Por ejemplo, en las pruebas realizadas para este artículo hemos asignado al Red Dead Deception esta funcionalidad al mostrarnos Synapse que el juego es compatible con ella.

Dentro del software veremos que tenemos diferentes modos de sonido, estéreo, sonido envolvente, modo ambiental THX y el modo competitivo THX.

Dependiendo del juego te ofrecerá uno o más de un sistema, no todos los juegos serán compatibles con THX.

El software está regulín regulán, la verdad es que no tiene mucho orden ni concierto, tampoco es visualmente atractivo más allá de que el color se parece mucho al de logo de tiroriro 🙂

El sonido de los Kraken Tournament Edition

Estos auriculares tienen un aspecto muy pro, sin estridencias.

Tras la pequeña odisea que supone darse de alta e instalar el correspondiente software en el PC nos ponemos a escuchar algunas canciones repletas de matices y sin tocar la ecualización los auriculares y con el THX desactivado.

Llegamos a la parte más importante de este análisis, la que atañe al sonido, su calidad, su pegada etc, dentro del análisis este se desvía en como mínimo tres escenarios, nunca mejor dicho.

El primero es el que hace referencia a su sonido en videojuegos, para luego pasar a sus capacidades para ver películas y finalmente a escuchar música.

El micrófono totalmente desplegado.

Aunque en estos dos últimos puntos podemos dividirlos en otros dos, ya que haremos la prueba primero mediante la conexión USB y posteriormente gracias la conexión directa de jack de 3,5″ que también dispone para aquellos dispositivos que no sean compatibles con audio USB, como puede ser una consola Nintendo Switch, un equipo de música o incluso un teléfono móvil.

Estos auriculares cuentan con el denominado THX Spatial Audio, un sistema que según el fabricante Razer va más allá del sistema de sonido posicional de 7 canales de altavoces, si bien esto puede inducir a error, los auriculares tienen únicamente 2 altavoces, es un software el que a base de retrasar una fracción ínfima de tiempo determinados sonidos, jugar con el posicionamiento estéreo y la ecualización ofrece una ilusión posicional al usuario.

Incluso la propia Razer vende su software licenciado por THX de forma separada y en su misma publicidad reza que es compatible con cualquier auricular estéreo.

Sobre si el posicionamiento se consigue o no, bueno, te diría que no, o que tan sólo un poco más allá del estéreo, peor ciertamente y en determinados juegos he girado la cabeza hacia atrás, supongo porque en ciertas ocasiones si que consigue la ilusión de que el sonido parezca provenir de la parte trasera.

Sin embargo, y fuera del THX propiamente dicho, lo que si que es destacable es la gran calidad sonora que atesoran estos auriculares al tratarse ya de una gama alta en cuanto a calidad de sonido.

Los Kraken Razer Tournament Ed con videojuegos

Sonido THX en videojuegos

Los Tournament Edition son unos auténticos auriculares de gaming, y es que de alguna forma estos auriculares están diseñados con precisión, para videojuegos. Aunque como veremos más adelante también destacan sobremanera para escuchar música.

Esto queda patente ya en las propias características de los auriculares, con su sonido THX.

Sin embargo, ni muchos menos todos los juegos están preparados para exprimir al máximo esto auriculares de Razer, ya que el THX no es soportado por la mayoría de los juegos.

Nos encontraremos con algunos videojuegos que son compatibles y otros que no aun siendo ambos de la misma compañía y estando ambos desarrollados en un mismo año.

Empezamos con Red Dead Deception donde hemos conseguido un punto más de inmersión en la historia al poder activar THX en él, los efectos atmosféricos de nieve, viento y los disparos suenan fenomenal con los Kraken Tournament Edition.

Bajo Halo Infinite la experiencia ha sido tan notable que pienso hacerme con unos, el juego es totalmente compatible con THX y desde luego tienes una experiencia cercana al cine.

Con Forza Horizon 5 el sonido se convierte en embriagador pero sólo es «envolvente», es decir, este juego no soporta el denominado sonido THX Spatial Audio, una pena pues hubiera añadido más información respecto al posicionamiento de los coches una vez metido en carrera.

En Battlefield 5, juego que sí que es compatible con el tipo de sonido THX la experiencia es como no podría ser de otra manera, espectacular, puedes elegir cualquier modo de sonido, ofreciendo dos tipos de THX uno el modo normal, para la campaña y otro en el modo competitivo que de alguna forma destaca sonidos provenientes de los enemigos por encima de otros sonidos ambientales, llegando a rebajar los sonidos graves propios de las explosiones que llenan los canales de audio ocultando otros sonidos que son más determinantes para el combate. De este modo te pueden proporcionar al jugador que lleva estos auriculares, cierta ventaja competitiva a nivel de audio.

Con Horizon Zero Down el sonido estuvo a la altura de los esperado, increíblemente rico en matices.

Escuchar música en el PC por USB

Conectados así al natural sin tocar parámetros, suenan sin coloreados artificiales, demasiado planos, vale que de esta forma se escucha la música sin sombras ni excesos de luz, pero quizá porque esté o estemos demasiado acostumbrado a algo de color al principio parecen bastante pobres en cuanto a calidad sonora.

Así que con todo al 100%, me refiero tanto el volumen de Windows como la ruedecita de volumen que integran los propios altavoces te das cuenta de que son demasiado discretos y no impresionan en nada.

Claro que la solución, para aquellos que nos gusta la música con color la teníamos bien cerquita, y esta no es otra que utilizar el ecualizador que integra el software Synapse, este tiene varios valores predeterminado o presets, como el de Música, y es ahí en el momento de pulsar sobre alguno de estos perfiles cuando los Tournament Edition cobran sentido.

Se trata de unos auriculares que responden de forma francamente bien a las ecualizaciones, es decir, su capacidad de salida es plana pero su capacidad de adaptación a diferentes parámetros por rango de frecuencias es desde luego sobresaliente.

Partiendo de la ecualización que nos propone Razer vamos a ir jugando con diferentes parámetros, lo primero, darle más chicha al conjunto exigiendo +4db más a la franja más aguda de 16 kHz y guau! Esos agudos, esas escobillas, platillos, como lucen ahora como brillan, y el bajo… parece querer quedarse atrás así que vamos a subirlo unos dbs en las franja más baja de los 31 Hz y 63 Hz… ahora debo compensar pero hacia bajo, así que dejo el anterior +4dB a +3dB en la banda de los 16 kHz y de nuevo un wow! el equilibrio me lleva a un espacio sonoro lleno de matices.

Ahora nos vamos al móvil, prescidiendo de la mochilita USB que no podemos conectar a nuestro dispositivo, y ahí vuelve a perder brillo y demostrarse demasiado plano, lo mismo nos sucederá con un equipo de música, y deberemos trabajar sobre explotando la ecualización del mismo, eso si la tiene, y es ahí donde vemos la debilidad de estos Kraken Tournament Edition, cuando están lejos de ese dispositivo USB son tan planos en su sonido como poco eficaces para los tiempos que corren de gruesos bajos.

Llega el momento de activar el THX, tras haber leído que empastaban demasiado la música con unos bajos sobre pasados, sin embargo y escuchando Cold Play en esos momentos me doy cuenta de que es cuando suenan francamente bien, me erizan el bello con su «envoltura» y es que debo tener unos oídos quizá demandantes de potencia, bajo y discotequeo, así que no me tomes demasiado en serio, esto suena increíble.

Tras dar el do de pecho en el peor momento esperado ya comienzan a dejar constancia de que su calidad de sonido nos va a convencer.

Si bien en este punto he de comentar que el volumen máximo que te ofrecen no es en absoluto excesivo y probablemente puede resultar algo bajo para algunos usuarios que gozan destrozándose los tímpanos o para aquellos típico escenario musicales, como pasajes de clásica donde el volumen de los instrumentos baja y se precisa un mayor empaque sonoro.

Escuchar música con los Kraken Tournament sin USB

Ahora toca conectar los auriculares Kraken a un dispositivo estándar al 100%, sin conectividad USB, únicamente mediante el conector de jack 3,5mm y aquí es donde definitivamente estos auriculares me están cautivando, producen inclusio escalofríos con canciones

Sonando A Sunday Kind Of Love de Etta James la calidad vocal si no excelente es destacable, como tener a la majestuosa Etta susurrándote al oído esta bella canción. Cuando su voz sube y sube de octavas los auriculares Kraken Tournament dejan de ser unos auriculares de videojuegos para convertirse en un aliado reproduciendo con una fidelidad sin igual.

Los bajos no saturan, están, en su justa medida, los agudos son puro cristal.

La música suena tal y como la crearon estos grandes genios.

Los Kraken Razer Tournament Edition con películas

Me puse a ver Eternals con los Kraken y debo de decir que con el ecualizador en modo película el THX activado la experiencia es francamente buena, rica en matices, con potentes graves y un sonido bastante envolvente.

Compatibilidad de los Razer Kraken Tournament Edition con Mac

Pues no va Synapse, el software imprescindible para sacarle el máximo rendimiento a estos auriculares, el soft está, lo puedes descargar pero parece que para mac con procesadores Apple Silicon, es decir, procesadores M1, M1 Pro y M1 Max, no funciona a fecha de hoy, mediados de enero de 2022.

Synapse se deja instalar, más o menos pero al final lanza un error raro, el cual tirando del hilo he visto que viene por problemas de compatibilidad con los nuevos chips, así que mejor no pierdo tiempo con ellos y los dedico en exclusiva al PC.

Así que si quieres utilizarlos en tu MacBook deberás conectar los auriculares directamente a la toma de 3,5″ y claro ahí pierden claramente calidad, nada de THX y nada de una ecualización potente, suenan demasiado planos.