Prueba tablet Chuwi Hi10 Go

Nos ha llegado ya el Chuwi Hi10 Go, teníamos tantas expectativas como dudas sobre este económico tablet chino con sistema operativo Windows.

Prueba tablet Chuwi Hi10 Go

Las expectativas altas venían tras ver la publicidad donde luce un atractivo tablet con un tamaño reducido y unos marcos convertían a esta tablet en una tablet visualmente muy atractiva. Por si fuera poco, sus opciones de conectividad, su pantalla, y el hecho de venir con un sistema operativo a priori completo, como es o debería ser Windows.

Las dudas eran varias, sobre todo saber si el mismo disponía de compatibilidad con Windows 11, sobre el papel si que lo es, y es que la experiencia en modo tablet que hemos experimentado en otros dispositivos como una Surface Pro 3 con unos cuantos años a sus espaldas, ha mejorado tanto con respecto a Windows 10 que ahora se me hace del todo indispensable que cualquier tablet que compre ahora sea directamente actualizable hacia la nueva versión del sistema operativo de Microsoft.

Por otro lado tenemos la presencia de un procesador de doble núcleo, sí un Intel Celeron N4500 que pertenece a la nueva familia Jasper Lake, y que a priori podría ser visto como un claro paso hacia atrás en cuanto a sus predecesores de la familia Gemini Lake, como el N4100 que tan bien había rendido y que era, a diferencia de este, todo un cuatro núcleos.

Durante años hemos tenido un par de equipos del mismo fabricante Chuwi con ese Celeron N4100 comentado y con 4 Gb de RAM, así que este tablet que nos viene con 6 Gb de RAM firma otro detalle que nos hacía mantener unas expectativas de mejora en cuanto a su rendimiento.

Sin más, vamos con la prueba de este tablet chino.

Unboxing del Chuwi Hi10 Go

Aunque no me gusta enrollarme mucho con el tema del unboxing, ya que abrir cajas sólo tiene atractivo personal, comentar que la tablet viene en una caja de cartón barato y sobre todo que nos viene sin teclado, sin funda y sin lápiz óptico, estos accesorios deberás comprarlos a parte.

Si que trae el cargado USB del tipo C, lo único que nos trae, el cual es algo más grande y pesado que lo típicos y más habituales cargadores de móviles con conector de USB tipo C. Si te interesa saber si carga con un cargador de móvil normal, te emplazo a la sección de autonomía y batería del Chuwi Hi10 Go.

La experiencia de desempaquetado no es la mejor que he tenido, incluso dentro de la propia Chuwi, tiempo atrás otros equipos más antiguos ofrecían una sensación algo más premium.

No obstante se nota que de alguna forma quieren copiar a Apple, aunque de un modo un tanto cutre.

Primeras impresiones con el Chuwi Hi10 Go

La parte trasera es metálica, muy fría hasta que el equipo se calienta.

Los acabados son de un producto de rango superior, lo redondeado de sus bordes, sus marcos de pantalla, la carcasa trasera metálica.

El tablet es pequeño, es un 10,1″, pero la pantalla se ve de lujo, los ángulos de visión son excelentes, aunque peca en negros y escenas oscuras donde ves claramente la retroiluminación de la misma, no es una OLED ni una miniLED, desde luego.

La resolución es un Full HD adaptado a la proporción 16:10, es decir de 1920 x 1200 píxeles también es óptima. A decir verdad, en 10,1″ considero que más puntos, más píxeles, son innecesarios en un equipo de tan contenido tamaño. Incluso podría ser algo inferior, pues el zoom del sistema lo debes dejar por defecto al 125% para manejarte bien con botones y leer con claridad.

Durante el proceso de instalación de Windows 11, observé que la carcasa del tablet, que en su trasera es metálica, se calentaba bastante, resultando molesto. Cierto es que mientras la estaba cargando por primera vez, y a su vez tenía conectado un hub externo de USB tipo C a dos USB de tipo A para poder tener conectados los indispensables teclado y ratón necesarios durante la actualización.

El sistema operativo Windows que lleva el Chuwi Hi 10 Go

Los problemas del tablet son varios, el primero es la licencia de Windows que viene con el dispositivo, la cual es un Windows 10 Pro Education, una licencia que no permite actualizarse libremente.

La licencia de Windows que Chuwi te trae cuelga de un sistema de sistema multilicencia.

Actualizar a Windows 11 este tablet es un poco una odisea, no por el equipo en sí, si no por su idiosincrasia, es un tablet y como tal no tiene teclado físico ni ratón, tampoco tiene los habituales puertos para conectarlos ya que no dispone de puertos USB del tipo A.

La pantalla del Chuwi Hi 10 Go

Manejable con una sola mano, grande

Los marcos no son los más finos del mundo, no es un iPad Pro de última generación ni un Xiaomi Mi Pad 5, no, pero se ha mejorado mucho respecto a los modelos anteriores.

De alguna forma te puedo decir que los marcos son como en las fotos de tiendas como Amazon, no de los que puedes ver en Aliexpress, donde los vendedores mienten como bellacos, o incluso en la propia web corporativa de Chuwi donde los productos pasan casi siempre por un pequeño o gran retoque en Photoshop antes de ser publicados.

Aunque tanto rollo para decirte que los mismo son de 11 milímetros y 14 mm en las esquinas, se podría ganar un poco más, sí, pero realmente así ya está bien.

Tiene dos leds ubicados en la parte superior si lo tenemos en formato apaisado, en el marco donde también se encuentra la cámara frontal para videoconferencias, uno rojo para indicar que el tablet está cargando y otro azul para indicar que está en funcionamiento.

Está claro que la pantalla es pequeña demasiado para trabajar con el como un equipo de uso no ocasional, es decir, como ordenador principal o incluso portátil de trabajo en el que escribir, ya que deberás forzar en exceso la vista pasadas unas horas de trabajo.

Su uso está destinado a ser usado como tablet de forma habitual y de forma ocasional como ordenador, así que lo de adquirir la funda/teclado puede ser realmente una opción, por un lado ganarás que puedas ponerlo en modo inclinado para ver películas y series, pero también añadirás peso y tamaño al equipo.

Aunque no es algo estrictamente de la pantalla, cabe destacar que este tablet no tiene ningún tipo de soporte o sujeción extraíble en su parte trasera para por ejemplo poderlo poner inclinado, así que deberás utilizarlo de forma totalmente plana o asido con una mano, aunque siempre puedes recurrir a comprar una funda que haga las veces de soporte, como la oficial que lo convierte en una especie de Microsoft Surface.

Por otro lado en cuanto a su sensibilidad táctil, que es de 10 puntos simultáneos, fue correcta aunque cabe señalar que es una pantalla que retiene mucho la grasa dactilar y se ve más sucia que otras tablets y móviles.

En ese punto cabe señalar que la experiencia táctil sólo fue buena durante el breve rato que la tuvimos en Windows 10, ya que tras actualizarla a Windows 11 el tablet dejó de ser táctil y debimos continuar las pruebas con un teclado y ratón conectados a la tablet.

El rendimiento con Windows 11 instalado

Nuestra impaciencia por probar Windows 10 en el tablet no nos permitió esperarnos a ejecutar las pruebas de rendimiento habituales bajo este sistema operativo, y es que fue salir de la caja, comprobar que el tablet arrancaba y procedimos a actualizarlo a Windows 11.

Claro que dicha actualización, aunque finalmente fue una instalación de 0, no ha funcionado todo lo bien que esperábamos, pues por ejemplo, no nos ha reconocido la tarjeta de sonido ni la tactibilidad de pantalla, así que deberás tomarte los resultados que te ofrecemos con cierto recelo.

Todas las pruebas de rendimiento, tanto reales como sintéticas las hemos realizado en dos fases, la primera con el tablet conectado a la corriente para posteriormente y tras un reinicio del sistema repetir la prueba con el tablet desconectado, para así poder evaluar la potencia con y sin ahorro energético.

Cabe también señalar que con Windows 11 recien instalado y teniendo el portátil totalmente cargado el sistema activa el modo de rendimiento en «Equilibrado», en lugar de «Máximo rendimiento», así que en la primera prueba, GeekBench hicimos una primera prueba con esta opción por defecto, para posteriormente subir el sistema a «Máximo rendimiento»

Pruebas sintéticas del tablet Hi10 Go

En las pruebas sintéticas nos ha arrojado los siguientes resultados en GeekBench 5 una puntuación de 582 puntos en mononúcleo y 1089 en multinúcleo

Tras activar el equipo en «máximo rendimiento» los resultados de GeekBench 5 ascendieron a 595 y 1131 respectivamente, un incremento bastante mínimo que parece indicar que o bien Windows 11 está muy bien diseñado y ante una exigencia máxima, como es una prueba sintética, sube sin contemplaciones el gasto energético, o por el contrario, que la activación de los diferentes modos de energía es tan superfluo que ni se nota.

Para acabar de complicar la cosa volveremos a repetir la prueba pero esta vez desconectando el equipo de la toma de corriente, trabajando únicamente con baterías.

Rendimiento del tablet Chuwi Hi10 Go tras desconectarlo

Tras desconectarlo apreciamos una inexplicable aunque tímida subida en el rendimiento del equipo en la prueba mono núcleo, quedando la puntuación en 607 y 1108 puntos respectivamente. Puedes consultar el detalle de este test en la siguiente dirección online.

Con CPU-Z obtuvimos unos resultados en la prueba de CPU de 212,7 para la prueba de un sólo nucleo y 449,4 para la multinúcleo.

En cuanto al resultado de la prueba de computación gráfica, la misma no está disponible para este dispositivo ya que tal y como GeekBench dice, el dispositivo no es compatible con este tipo de pruebas.

Unidad muy lenta

Sometimos a la unidad de almacenamiento interna del Hi10 Go, una SSD de 128 Gb al examen de CrystalDiskMark en su versión 8.0.4 lo hicimos con tamaños de ficheros de 1 Gb y con tamaños de 4 Gb.

Los resultados fueron por debajo de lo esperado, si bien no pensábamos obtener el rendimiento de una unidad NVMe de última generación si que nos esperábamos cifras típicas de un SSD de gama media, entre los 400 y 530 MB/s, sin embargo los resultados, en el mejor de los casos se quedaban a escasos 300 Mb por segundo con archivos de 4 Gb.

En la prueba con archivos de 1 Gb no superamos los 200 Gb por segundo ni en lectura ni en escritura.

A todas luces aquí Chuwi tiene un punto de mejora obligado en sus productos, son terriblemente lentos en sus accesos a disco.

Pruebas reales del tablet Hi10 Go

En las pruebas en el mundo real nos ha sorprendido muy gratamente el rendimiento de este pequeño, aunque su batería debería ser mejor la velocidad del sistema es buena.

Durante el setup del equipo, algunos programas como GiMP e Inkscape se mostraron incluso más ágiles de lo habitual en su proceso de instalación. A pesar de que la unidad de almacenamiento parecía que en las pruebas sintéticas iba a lastrar al equipo en este aspecto no ha sido así, ya que ha funcionado mejor de lo esperado para un equipo a priori tan limitado. Desde luego en rendimiento convence, aunque no te esperes un equipo gaming.

Con tareas livianas, ofimáticas como estar funcionando con el navegador Microsoft Edge y aplicaciones de apoyo para la redacción de artículos para tiroriro.com el sistema trabaja suelto, en todo momento.

Al final del día de test contaba con unas 20 pestañas abiertas además de GiMP y algún que otro programa como Inkscape.

En cuanto a su rendimiento en juegos, con algunos juegos como Grand Prix o The Art of Rally el equipo prácticamente ni se movía, desde luego no es un tablet enfocado al gaming. Podrá con algunos juegos antiguos de más de 5 o 6 años y que no resulten especialmente pesados.

Si que lo es en cambio, apto para emulación, pudiendo emular gracias a su procesador hasta DreamCast, Nintendo 64 e incluso PSP, aunque en esta última ha demostrado algún lag que otro.

De alguna forma, y debido al tipo de dispositivo que se trata, de un tablet, el rendimiento desconectado debería ser la referencia, y en este caso tambié chapó para el Hi10 Go ya que mantiene el rendimiento.

Obviamente estos resultados son con la batería por encima del 20%, al traspasar el umbral del 20% de batería el rendimiento baja para preservar la vida de la misma.

Conectividad del Chuwi Hi10 Go

Toda la conectividad se encuentra en el mismo lado

La conectividad del Hi 10 Go son conector de auriculares, salida de microHDMI, slot para tarjetas microSD y dos puertos USB del tipo C.

Esto de los USB de tipo C ha venido para quedarse, eso lo tengo claro, sin embargo creo que ese tipo de conexión es más complejo que los anteriores, no en su conexionado, donde gana por goleada ya que da igual que uno lo ponga del derecho o de del revés, porque no tiene tales posiciones, si no más bien por que dentro de ese tipo de conector existen diferentes datos que es vital conocer. Sin más te voy a explicar el porque.

Los conectores del tipo USB del tipo C no son de un único tipo, aunque en su aspecto sí lo son, los mismos varían y mucho dependiendo de sus capacidades.

Hay USB Tipo C que tan sólo permiten transferencia de archivos, lo que nos servirá para conectar una unidad externa de almacenamiento, un pendrive, un lector de tarjetas microSD, etc.

Otros USB Tipo C, además de datos permiten enviar imagen a través del puerto, para por ejemplo mediante un adaptador externo o concentrador de puertos disponer de una salida de vídeo HDMi o DisplayPort

Por último, el USB Tipo C de puerto completo permite, además de lo anterior, la carga del dispositivo, es decir, que puedes cargar un aparato que tenga USB Tipo C con especificación completa.

En este tablet Chuwi Hi10 los puertos USB del Tipo C, ambos, permiten la carga del dispositivo, si bien no hemos podido cargarlo conectándolo a un cargador de móvil normal, y tampoco hemos podido extraer la señal HDMI mediante el puerto.

Hablando de HDMI, el tablet Hi 10 tiene una salida microHDMi a la que podremos conectar un cable para llevar la señal a un monitor externo, no lo hemos podido probar por falta del cable microHDMI a HDMI o adaptador, ninguno de ellos nos viene con el equipo.

La autonomía y batería del tablet Chuwi Hi10 Go

La batería de este pequeño Windows no es nada del otro mundo, bajo un uso normal conseguirás unas 4 horas de autonomía, que podrían llegar a sobrepasar la 5 si no eres muy exigente con el brillo y con el navegador.

En algunas de las pruebas, instalando un repack de un videojuego desde una unidad externa, un disco mecánico WD_ BLACK de 5Tb conectado mediante un adaptador a USB Tipo C, y simultáneamente instalando y ejecutando GiMP, en unos 10 minutos el equipo bajó hasta un 8% la carga, eso sí, con la pantalla siempre encendida, así que si somos exigentes, podríamos agotar el tablet en unas escasas 2 horas.

Algunas cosas que nos han vuelto loco

La ausencia de un puerto USB Tipo A, normal, donde conectar teclado y unidades USB para la instalación de Windows 11.

A y en relativo a esto apunto que para acceder a BIOS en el Chuwi Hi10 Go se debe pulsar la tecla F7 durante el encendido, y que es la que permite cambiar la unidad de boot, necesaria para instalar desde el pendrive con la ISO de Windows.

En lo relativo al soporte, hemos podido contactar con el servicio post venta de Chuwi

También disponemos de la ayuda del foro de Chuwi, aunque en el momento de escribir este artículo, todavía no existe el modelo Hi10 Go, al menos no existe en el momento de escribir este artículo, puedes ir ha este forum a través de la siguiente dirección online.

El software CrystalDiskInfo en su versión 8.12.12 y, que habitualmente utilizamos para reconocer e identificar el tipo y modelo de unidad de almacenamiento que lleva cualquier dispositivo con Windows, no detecta el disco en el tablet, nos lanza un «disco no encontrado»

Conclusión sobre el Chuwi Hi10 Go

Se trata de un tablet del que no aconsejaría su compra a nadie que no tenga experiencia trasteando con equipos, instalando sistemas operativos, conectando hardware a tablets etc.

Un excelente producto a nivel precio/prestaciones aunque no exento de problemas, casi todos achacables al software, sistema operativo o controladores disponibles.

En la parte buena contar que cuenta con unos acabados más que correctos y una calidad bastante alta.

Aunque no por ello deberíamos obviar que el equipo desmerece por completo su compra por la errónea decisión por parte del fabricante de instalar una versión limitada de Windows 10.

Por un lado podríamos pensar que se puede solucionar si el usuario si decide cambiarla, asumiendo el coste de una licencia, que todos sabemos que las hay por escasos 15 euros, pero es que ahí no acabará todo ya que además tendrá unas tremendas dificultades para conseguir tener este tablet con Windows 11, la nueva versión del sistema operativo de Microsoft que funciona también en modo tablet.

Así no Chuwi, así no.

No te pierdas los siguientes artículos de tiroriro

Author: El editor

Share This Post On