¿Qué es el fútbol?

Pues el fútbol es un deporte de masas en el que intervienen once jugadores. Lo puede jugar todo el mundo, desde los más peques de la familia hasta los más mayores.

Aunque históricamente ha sido un deporte de hombres (cómo no, masculino), desde hace ya bastantes años las mujeres están “dándole fuerte”.

El fútbol, como ya he comentado, es un deporte de masas practicado en todo el mundo; en algunas partes más que otras, como es el caso de Europa, lugar donde tuvo su inicio, y más concretamente en Gran Bretaña (aunque allí recibe otro nombre). No obstante, también está muy extendido “cruzando el charco”, allá por tierras americanas, y cómo no, lo mismo ocurre en Asia o en África donde también se juega a este universal deporte.

Conclusión: “everywhere” se juega al fútbol.

Por otro lado, existen diferentes categorías, desde el fútbol aficionado, jugado en las calles, plazas, patios de los coles, playas, campo, montañas, etc, hasta cómo no, el fútbol profesional, pero éste ya es un mundo aparte.

¿Y por qué es un mundo aparte?, pues porque el fútbol profesional está en otra “liga”, y es que realmente el fútbol profesional se juega en ligas profesionales, y además está formado por categorías y divisiones. Para entendernos, son los que normalmente vemos en la “tele”, los cuales pertenecen a la primera división o categoría, aunque también a veces podemos ver los partidos de segunda división.

Hay aficionados y verdaderos seguidores, y luego están los “hinchas” que lo dan y hacen todo por el fútbol (a veces en exceso).

El fútbol es mucho más

Seguramente estés pensando que lo que he escrito hasta ahora es bastante obvio y no aporta ninguna información extra a lo ya conocido. Y te doy totalmente la razón. Es verdad, sólo he querido hacer una pequeña introducción sobre el fútbol, aunque en realidad sabes (al igual que yo) que el fútbol es mucho más, ¡y tanto que es mucho más!

Bueno, antes de proseguir quiero dejar claro que, una (la que escribe), es una profana en el tema, vamos, que sabe lo que sabe (como la mayoría de los aficionados) gracias a la sabiduría popular: es decir, de lo que ves, de lo que se dice, de lo que cuentan… En fin, que mi experiencia práctica con este deporte se traslada a mi infancia cuando jugaba con los amigos del barrio o en el cole.

No obstante, considero interesante hacer un artículo sobre el fútbol, porque creo que se “juega” mucho en y con el tema, y no sólo en el terreno de juego. Y es que el fútbol da mucho de sí.

Se mueven muchos negocios, mucho dinero, mucha fama, espectáculo, alegría, miedo, ilusión, decepción, violencia…y cómo no, una total sublimación de aquellos anhelos que subyacen en los deseos más profundos (o no tanto) de los espectadores, tanto de los más “rasos”, como de los verdaderos hinchas profesionales.

El fútbol es así

El fútbol es así”, o como muchos otros dicen, “er furbo e así”.  No obstante, nos podemos encontrar con otras frases geniales del fútbol, como por ejemplo, “el fútbol es el fútbol”, o frases parecidas, pero que en realidad todas ellas sirven para definir qué es el fútbol, independientemente de cuál sea la pregunta en cuestión.

“Really”, de verdad, “el fútbol es el fútbol”  o “el fútbol es así”, son dos respuestas tipo o comodín que sirven para todo. A veces no deja de sorprenderme escuchar estas respuestas, incluso por parte de los profesionales, jugadores o entrenadores, cuando tienen que justificar según qué jugada o el resultado obtenido al final de un partido.

Pero al margen de que el fútbol es un deporte, y por lo tanto, se supone que es una actividad sana que nos ayuda a mejorar la salud y además a disfrutar del juego, también es un negocio, o mejor dicho, un “peazo” negocio!

Nota: justo en relación a lo que acabo de decir, sobre que es una actividad sana y demás, sé de buena fuente, que a más de uno le ha dado casi un ataque al corazón o se ha llevado más de un disgusto simplemente siendo testigo de tan venerable juego.

Bueno, dicho esto, como íbamos comentando, el fútbol es una panacea para jugadores, managers y todas las empresas de distribución y comercialización de productos deportivos futboleros. Además de todos los otros negocios que pueden vincularse directamente o indirectamente con dicho deporte.

Profundizar en este aspecto nos llevaría mucho tiempo, del cual no disponemos en estos momentos. Sólo quería matizar que en este caso, cuando hablamos del fútbol como un deporte, no debemos olvidar todos los componentes que están en “juego”, o todos aquellos elementos que orbitan sobre el universo del fútbol. Sin contar, claro, con los sentimientos que despierta este noble juego.

Y es que el fútbol nos ayuda a sublimar nuestros deseos, nuestra competitividad, nuestra identidad si lo que queremos es definirlo en términos absolutos. Sí, sí, identidad es lo que sienten muchas personas cuando ven a “sus” jugadores en el terreno de juego.

¿Cuántas veces hemos escuchado, “hemos ganado”? ¿Quiénes?, “nosotros”, pero en realidad, nosotros no hemos jugado, han sido los futbolistas. Nosotros hemos sido meros espectadores, entonces yo preguntaría, pero, ¿seguro?

¿Seguro?… Pues claro que no, nosotros aparte de espectadores, también somos los jugadores, porque nos sentimos identificados, somos parte de ellos, queremos que ellos ganen para hacerlo nosotros, y si pierden, también nos afecta porque en cierta medida somos ellos.

Entonces, yo me pregunto, pero, este sentimiento de identidad que sienten tantas personas alrededor del mundo con sus jugadores, no responde en cierta medida a un “vacío” que hay que rellenar. Es decir, si se analiza fríamente, sin que intervengan las emociones, el fútbol no deja de ser un deporte como cualquier otro, en el que intervienen una serie de jugadores que se dedican a pasear una pelota de una portería a la otra. Vale, es cierto, que durante este paseo lo que cuenta es la destreza o virtuosismo de los jugadores en el poder que demuestran con la esfera, pero es eso, es cuestión de darle a una pelota para que vaya de un lado a otro.

No hay ninguna intención de banalizar este deporte, porque si te detienes a observar otros tipos de deportes sucede lo mismo, en la mayoría de los casos se sigue una técnica y procedimiento sencillo, y sólo consiste en repetirlo. Pero en el caso del fútbol, parece ser diferente, porque los sentimientos, sensaciones y palpitaciones que despiertan son simplemente sorprendentes.

En fin, que se podría hablar eternamente de este deporte; aunque lo que realmente queremos destacar, es que sí algo ha quedado claro, es que sentencias como “el fútbol es así” o  “el fútbol es el fútbol”, realmente son un mundo aparte, y esconden mucho más de lo que en “apariencia” significan.