¿Qué es el running?

¿Qué es el running?
Valora este artículo

No sé si os habéis dado cuenta de la aparición de un fenómeno bastante sorprendente que se lleva repitiendo de forma regular, desde hace ya varios años, en cualquier parte del mundo.

Sí, sí, en cualquier parte donde vayas ocurre dicho fenómeno. Además, no importa si lo ves por la mañana, por la tarde, por la noche, o incluso al mediodía, la cosa es que, a pesar del calor que normalmente suele hacer a esas horas intempestivas, dicho fenómeno aparece una y otra vez.

Ya puede ser verano, invierno, primavera u otoño, no importa, el susodicho fenómeno que os estoy comentando emerge impertérrito, como si las inclemencias del tiempo no afectaran en absoluto en la dinámica de este sorprendente y cada vez más, sostenible fenómeno.

Por otro lado, también me sorprende enormemente comprobar el grado de adicción que dicho fenómeno es capaz de provocar entre miles y miles y miles de personas. En este caso, también hay que señalar que no importa la edad que tengas para “engancharte”.

Cuántas veces habré podido observar la variabilidad, en cuanto a la franja de edad, de personas que día a día, se mantienen fieles y constantes en su práctica diaria de dicho fenómeno.

Supongo que después de todo esto, y siendo coherente con el título del artículo, 😉 habréis adivinado cuál es el fenómeno que tiene enganchado a grandes masas de la población mundial, ¿verdad?

Que sí, que de verdad, que el running es así. Te atrapa, te engancha y no te suelta. Ya sabéis, si a partir de ahora alguien os pregunta ¿qué es el running?, entonces, decidme,  ¿qué le vais a contar?

¿Cuáles son los beneficios del running?

Los beneficios del running son muchos y variados. Te mantiene en forma, te desestresa, te ayuda a perder peso, a mantenerte joven y ágil… Perooo, mejor si vamos por “pasos”, ¿no?

Pues como íbamos diciendo, la práctica de este sano deporte se ha extendido mundialmente por los grandes beneficios que aporta al ser humano. Beneficios que afectan tanto al cuerpo como a la mente;  como se suele decir, es un deporte “holístico”.

Del mismo modo, la práctica de este deporte se asocia básicamente a la necesidad de perder peso, aunque luego, parece ser, crea tanta adicción que con el tiempo no puedes dejar de practicarlo. La gente se acaba enganchando.

El running es beneficioso para perder peso

El running es una práctica deportiva que como muchas otras se caracteriza porque ayuda a las personas a perder peso de forma más rápida. Además, al tratarse de un ejercicio aeróbico te ayudará a controlar mejor tu peso. Piensa que correr quema calorías, por lo que si además acompañas este ejercicio con la práctica de una buena dieta, los resultados sobre tu cuerpo serán más que evidentes.

El running es beneficioso para tu sistema cardiorespiratorio

Correr con regularidad ayuda a reducir el riesgo de tener problemas de corazón. Cuanto más se corre mejoramos el flujo sanguíneo, la sangre se reparte mejor y nos ayuda a mantener la tensión arterial. De la misma manera aumentamos nuestra capacidad pulmonar al tener que graduar el oxígeno que se reparte por todos los músculos del cuerpo, con lo cual, también beneficia nuestra masa muscular.

El running es beneficioso para tus músculos

Como íbamos contando, la práctica de este deporte beneficia tu masa muscular, hace que tus músculos se endurezcan y mantengan firmes. Los músculos de las piernas, glúteos, abdomen y brazos se benefician por igual al mantener el cuerpo constantemente en movimiento. Además también mejora positivamente los huesos y articulaciones.

El running es beneficioso para tus huesos y articulaciones

Lo dicho, mediante la práctica de este deporte se fortalecen huesos y articulaciones. Con el running aumenta la densidad ósea, se protegen mejor los cartílagos, tendones y ligamentos. Además, una de las recomendaciones por las que se aconseja hacer running es para reducir el riesgo de fracturas óseas, ya que se fortalecen los huesos. Del mismo modo, también se aconseja el running para enfrentar, lo máximo posible, las lesiones producidas por la osteoporosis.

El running es beneficioso para combatir el estrés

Aunque es cierto que la práctica del running se puede ejercitar durante todo el día, normalmente la mayoría de las personas suelen hacerlo a primera hora de la mañana, o bien a última hora del día, después del trabajo.

Se ha demostrado, o al menos así lo avalan varios estudios científicos, que correr alivia la tensión y por ende, ayuda a desestresarse. La verdad es que si te paras a pensar, tiene su lógica. Sobre todo si lo practicas después de un día duro de trabajo o de ritmo acelerado.

Ponerte a correr, escuchando música o no, hace que tu mente entre en un estado, digámoslo neutral, donde empiezan a fluir pensamientos, ideas, y demás cosas, que te ayudan a relejarte mientras vas corriendo.

Aunque, si lo practicas por la mañana también te puede servir como método preparatorio para poder programar mejor las actividades diarias. Ya sabes, los hay de mañana y los hay de tarde. 🙂 Sea como fuere, correr de mañanas o de tarde, o de cualquier otra franja horaria te libera del estrés.

Por otro lado, también se ha demostrado que correr segrega endorfinas, por ese motivo se dice que hacer running te prepara para ser feliz. Se supone que mientras corremos se van liberando estas hormonas, las endorfinas, también conocidas como las hormonas de la felicidad, con lo que correr se puede convertir en todo un placer.

Así que, ya sabes, si quieres perder peso, respirar bien, que tu corazón funcione mejor, aumentar tu masa muscular, proteger tus huesos y articulaciones, y, además liberar estrés y ser feliz, tu destino será hacer running. Hala, pues ya sabes, ¡a correr se ha dicho! 😉

¿Cuál es el origen del running?

Pues se cuenta que el origen del running, como suele suceder con la mayoría de los orígenes de cualquier cosa, se remonta a tiempos lejanos y remotos. En concreto se sitúa en la época clásica de los griegos, ya sabéis, los que inventaron las Olimpiadas.

Por aquel entonces correr no era solo una práctica deportiva, sino más bien una forma de vida. Quien la practicaba adquiría un reconocimiento público en tanto se convertía en un atleta profesional, con una serie de ventajas económicas y obsequios personales varios.

Aunque, por otro lado, si somos algo más estrictos, podríamos decir que el origen actual del running, tiene una fecha más próxima a nosotros. De hecho, el origen del running “moderno” está asociado a la persona de Bill Bowerman.

El running tuvo su inicio en Estados Unidos a partir de la década de 1960 de la mano de un entrenador de atletismo llamado Bill Bowerman. Se comenta que tuvo esta idea fruto de un viaje que realizó a Nueva Zelanda, donde allí tuvo la ocasión de conocer a un grupo de personas que tenían como práctica salir por la montaña a correr todos juntos por la mañana.

Después de una semana practicando esta rutina comprobó que había perdido unos cuantos kilos, con lo que cuando regresó a su país inició lo que ahora conocemos todos con el nombre de running.

Pues eso, ¿corremos?