¿Qué es el Yogilates?

El yogilates es una innovadora práctica deportiva cuya premisa fundamental consiste en buscar el equilibrio entre la mente y el cuerpo.

Esta nueva práctica deportiva, -como supongo habréis podido deducir gracias a la construcción de su nombre-, procede de la combinación de las dos técnicas deportivas, o mejor dicho, de la unión de dos disciplinas mundialmente conocidas por todos como son el yoga y el pilates. Ahora ya sabéis por qué el yogilates recibe este peculiar nombre.

El yogilates nació como práctica deportiva allá por el 1997 de la mano de Jonathan Urla, instructor de yoga y pilates. Urla pensó que la combinación de estas dos disciplinas deportivas podría encajar perfectamente entre aquellas personas que querían obtener los beneficios que estas dos técnicas podían ofrecer.

Jonathan Urla reunió los atributos más significativos del yoga y del pilates, creando así una nueva práctica deportiva con la que ofrecer una opción más “holística” (si aún cabe), a todas aquellas personas que no se conforman sólo con practicar yoga o pilates, sino que además necesitan practicar ambas a la vez.

A continuación, antes de introduciros en el yogilates, explicaremos de forma escueta algunas de las peculiaridades que definen tanto el yoga como el pilates.

Un poco de Yoga y Pilates

Antes de empezar, queremos resaltar que el yoga está considerado más como una disciplina que no un deporte. El factor determinante del yoga es conseguir controlar la respiración, ya que mediante este dominio se consigue una buena relajación llegando incluso a la meditación.

Mente, cuerpo y alma es la tríada que compone esta disciplina de origen indú, el cual está compuesto por nueve tipos diferentes de yoga, aunque todos ellos derivan del que se conoce como “el árbol del yoga” con sus nueve ramas. Cada uno de estos tipos trabaja diferentes posturas con las que conseguir el equilibrio y la concentración necesaria mediante el uso de una respiración adecuada.

En cuanto al pilates, al igual que sucede con el yoga, es una disciplina que intenta buscar el equilibrio mente-cuerpo mediante la sucesión de varios ejercicios físicos desde una concentración mental.

El pilates es más dinámico que el yoga, combina ejercicios más físicos donde se persigue obtener una buena  fuerza muscular pero sin llegar a “engrosar” el músculo. Gracias al control mental, la respiración y la relajación se logra conseguir un cuerpo equilibrado.

Para la práctica del pilates se utilizan colchonetas, pelotas de goma y otros utensilios ideados para llevar a la práctica los ejercicios específicos de esta disciplina. Del mismo modo, la práctica del pilates es ideal como terapia de rehabilitación para personas que padecen problemas tanto de tipo óseo como de articulaciones.

¿Cómo se practica el Yogilates?

El yogilates, tal y como hemos comentado, es una práctica deportiva que aúna en una misma disciplina las técnicas utilizadas tanto en el yoga como en pilates. En otras palabras, el yogilates, prácticamente, combina las posturas y métodos del yoga con los ejercicios del pilates.

A diferencia del yoga, el yogilates añade un plus en tanto es más dinámico. Incorpora ejercicios de fuerza, estiramientos y abdominales junto la combinación de pautas de respiración y relajación.

Básicamente las diferencias que existen entre el yogilates y las disciplinas de las que se nutre, el yoga y el pilates, radica en la respiración. En la práctica del yoga la respiración se realiza inspirando y expirando aire por la nariz. Mientras que en pilates se inhala por la nariz y se exhala por la boca, exactamente igual que con el yogilates.

Con la práctica del yogilates se consigue trabajar la musculatura de forma relajada. Además, con el yogilates trabajarás ejercicios parecidos al pilates pero sin necesidad de utilizar las pelotas de goma típicas del pilates, sólo practicarás con las técnicas de relajación del yoga pero de forma más dinámica.

Los objetivos principales que persigue el yogilates consisten en lograr una buena elasticidad y  conseguir tono muscular reforzando la zona del abdomen mediante técnicas que combinan tanto la respiración como la relajación. Por ese motivo, el yogilates intenta poner foco en la respiración profunda y controlada con el afán de conseguir estos objetivos.

El famoso dicho “mens sana in corpore sano” es ideal para describir la idea principal que subyace con esta nueva disciplina deportiva. Se trata de conseguir un equilibrio corporal y mental al unísono.

Beneficios del Yogilates

En cuanto a los beneficios que proporciona el yogilates son múltiples y variados. Entre ellos podríamos destacar tanto la mejora que se produce en la fuerza muscular como la flexibilidad de las articulaciones.

Además está el componente desestresante: mediante la práctica del yogilates reducimos estrés y ansiedad, fruto de un mayor aprendizaje en el control de la respiración.

Por otro lado, el yogilates ayuda a las personas en su higiene postural, aliviando dolores postulares mientras mitiga las inflamaciones ocasionadas por enfermedades como la artritis.

En definitiva

A modo de conclusión y como habréis podido observar, tanto el yoga como el pilates y el yogilates persiguen objetivos bastante parecidos entre sí. Podríamos destacar que la unión o equilibrio entre cuerpo-mente-alma es un nexo común de las tres disciplinas.

Todas intentan conseguir el equilibrio perfecto entre estos tres componentes que conforman el ser humano (bueno, el tema del alma es algo que para algunos será más discutible, pero ya me entienden, ¿sí?)

Lo dicho, practicar cualquiera de estas disciplinas no puede ser algo banal, sino muy al contrario, y por lo que hemos visto, bastante beneficioso para nuestra salud, sea corporal o anímica. O sea que, si queremos vivir hasta los 100 años (o más), ya va siendo hora de empezar, ¿sí?