Portada » bits&bytes » ¿Qué es la web3?
¿Qué es la web3?

¿Qué es la web3?

Quizá no tengas todavía por la mano esto de la web3, bien porque no te interese mucho la web, o porque no eres especialmente ducho en ello.

Logo de la web3 Foundation

Pues bien, este breve artículo voy a tratar de explicarte qué es exactamente esto de la web3, hablaré de las historia general de la web en sus diferentes versiones hasta llegar a la futura web3.

También del concepto en el que se basa y el motivo por el creo que va a ser un éxito, quizá no sustituya a la web tal y como la conocemos, pero a buen seguro será una red alternativa.

Aunque para los más impacientes y con algo de conocimiento al respecto, adelanto el concepto básico, la web3 es una web descentralizada donde la información es contenida en la blockchain, sin las figuras únicas de cliente servidor.

¿Qué es la web3?

Gavin Wood

La web3 o web 3.0 es la sucesora de la web 2.0, aunque seguro que eso ya te lo debías estar imaginando, pero déjame que te ponga en contexto.

El término web3 salió a la luz de forma relevante en 2017, lo hizo de la mano de Gavin Wood, uno de los creadores de la criptomoneda Ethereum. Dicha moneda está basada en blockchain lo que permite descentralizar aquella información que contiene y transporta la cadena de bloques (blockchain).

Teniendo en cuenta que la web3 está ideada para funcionar sobre blockchain lo que se busca es la descentralización de la web, de forma que la información que las webs contienen no estén emplazadas en un único punto, por lo general en un servidor o conjunto de servidores, si no en todos los ordenadores que comparten la block chain de la web3.

De esta forma la información, y el acceso a ella no estará controlado por las grandes empresas, organizaciones y gobiernos de todo el mundo, la información será de todos los usuarios.

Claro que esta libertad de la información puede ser un lastre a su propia evolución, ya que no habrá fuertes inversiones y empuje sin que pertenezca a grandes organizaciones como ahora mismo es la web 2.0 cuya información es controlada por unos pocos, como Amazon como centro de compras, Facebook o Meta donde socializamos y nos comunicamos a través de sus diferentes productos, Google, con su buscador y su servicio de correo electrónico gmail al cual diría que la inmensa mayoría de humanos que habitamos el planeta estamos sometidos.

En total un grupo reducido de unas 100 empresas controlan la web actual, y no creo que les resulte atractivo perder ese control, y en este sentido más de alguna voz relevante ya se ha pronunciado al respecto, más adelante os contaré quién, tal es así que quizá la web3 no sea la sucesora de las web 2.0 si no más bien una alternativa a esta, coexistiendo las dos en el planeta, el tiempo lo dirá.

Si bien también puedes visitar la web de la fundación que promueve esta nueva web3, a través de la siguiente dirección online. Esta fundación ha invertido 500 millones de dólares durante 2021 en 40 empresas estrechamente relacionadas con el desarrollo de la web3 para fomentar el avance del concepto hacia una realidad nueva, entre ellas está Polkadot, el nuevo protocolo de blockchain, mucho más rápido que los actuales que podría ser la base para el despliegue de la web3.

Estas es la base de la web3, pero antes veamos un poco como la evolución de internet nos ha llevado ante la nueva web3.

Historia de las diferentes versiones de la web

La web inicial, la primeriza, o la web 1.0 era una web que fundamentalmente estaba basada en texto, aunque al poco se comenzaron a usar también imágenes, aunque con cierta medida pues las conexiones a internet de aquellos tiempos iniciales de internet eran bien lentas, nada de fibra, ni tan siquiera ADSL, se utilizaba la línea normal de teléfono analógico interconectando lo que se denominaba módem que convertía datos a sonido, a lo sumo alcanzabas velocidades de 300-1200 baudios por segundo, algo muy pero que muy lento.

Posteriormente, y hasta nuestros días, se puso de moda la web 2.0, en la web 2.0 la gran novedad fue que se contaba más con el usuario, de alguna forma se intentaba convertirlo a él en el protagonista, de ahí el éxito de redes sociales como facebook, twitter y tantas otras, donde los usuarios podían interactuar con otros usuarios de la misma página web.

Los detalles y las evoluciones completas de la web 2.0 fueron muchas, se unificó un poco el lenguaje de diseño y la forma de interactuar con diferentes servicios en pro a un uso más claro y fácil para el que visitaba una web por primera vez.

Concepto técnico cliente – servidor de la web 1.0 y la web 2.0

Conectividad de la información

Tanto en la web 1.0 como en la 2.0 la forma técnica de funcionar es la misma, un usuario se conecta a una dirección de internet o url, con las www delante o sin ellas y el navegador va a buscar una IP única en internet que se corresponde con un servidor web, que es desde donde llegan los textos, imágenes y diseños que contiene la web.

Esto está muy bien, pero un día, ese servidor web tiene un problema y tú, como usuario te quedas sin poder llegar a esa web.

El problema puede ser de cualquier índole, imagina por ejemplo una web de descarga de series, o películas, o videojuegos, llega un juez, la prohíbe y te quedas sin poder visitar dicha web, para ello el juez remite un comunicado a la empresa que gestiona ese servidor, cortando su acceso.

Esto te podrá parecer más o menos bien, esos contenidos pueden ser ilegales y por tanto moralmente debería eliminar el acceso a ellos, pero vamos a darle una vuelta de tuerca, imagina que tu estás en contra de tu gobierno, por el motivo que sea, y en una web te expresas en contra de lo que te está sucediendo, si ese juez decide que no le gusta tu contenido, de una forma simple y rápida puede dejarte sin la web de un plumazo, del día a la noche.

Esto por ejemplo puede ser especialmente delicado en países donde la libertad de expresión está controlada por el gobierno, no son pocos los estados que ejercen un control absoluto sobre lo que se dice y lo que no en la web, teniendo la potestad para desconectar webs, servidores e información.

Sin embargo, existen un tipo de redes, más actuales que las antiguas redes donde sólo existe un servidor y muchos clientes, que se denominan redes Peer to Peer, donde cada usuario conectado hace tanto de cliente como de servidor de forma simultánea y transparente para el.

Conectividad en la blockchain

Pues eso, lo de compartir la información entre todos los usuarios, es el fundamento de la web3, una web que resida en una red redistribuida por todos los usuarios, de forma que dichos datos estén replicados en un montón de ordenadores del mundo y que además esté protegida y verificada su integridad por el resto de nodos activos de la red.

Bajo estas condiciones se consigue que la información esté presente siempre, ya que será imposible un fallo a nivel planetario en todos los ordenadores, y que la información sea auténtica, ya que sólo pueda alterarla su propietario.

Vetando así el control de empresas, organizaciones y gobiernos sobre los datos. Y es que de esta forma los gobiernos no tienen potestad para actuar sobre todos los usuarios, primero porque no tienen jurisdicción alguna sobre aquellos usuarios de otros países, millones de usuarios, y porque no pueden dar una orden del estilo: corta el acceso a millones de IPs simultáneamente, es sería una tarea inabarcable por ninguna compañía.

Desventajas de la web3

Hemos hablado brevemente sobre la integridad y verficado de los datos, que no implica que el significado de la información sea veraz.

Por este motivo, la información contenida en la web3 no deberemos tomarla a pie de la letra, hablamos de veracidad no en cuanto al significado de esos datos, si no en cuanto a su contenido. Aunque mejor veamos un ejemplo:

En una web contenida en la web3 se muestra una frase que dice: Esta imagen muestra una esfera de sólo cuatro caras.

Pues bien, la web3 va a replicar por todos los nodos dicho contenido, verificando y garantizado que esa información no se modifique en ningún momento, un control de integridad, sin embargo su contenido aunque esté verificado no tiene que ser veraz, una esfera no tiene caras.

Esto puede convertir bulos en realidades, y al final parece que el concepto de verdad trasciende de su significado antiguo a un concepto más moderno, la verdad es lo que cree la gente por encima de la realidad demostrable.

Famosos en contra de la web3

Aunque el fundamento de la web3 es bueno, sobre todo para el usuario final de a pie, quizá no lo es tanto para determinados personajes y mandamases de la red, pues de alguna manera ceden el control de la información a la sociedad, al conjunto de usuarios, con el apoyo a la web3.

Entre estos detractores destacan algunos de gran calaje, como Elon Musk, el propietario de Tesla, quien ya ha dejado ir a través de Twitter algunos memés y comentarios algo despectivos sobre la web3.

También tenemos Jack Dorsey, uno de los fundadores de la red social Twitter que recientemente abandonó su puesto en dicha empresa y a quien no le gusta el concepto.

El motivo por el que no les parece bien manifestar su apoyo a algo que a priori resulta fabuloso, es diverso, aunque la verdad poco creíble, por ello no voy a hacer mayor eco de sus necedades.