¿Qué es un Graffiti?

Si te pregunto si sabes qué es un graffiti, lo más probable, supongo, es que me respondas que son esas pintadas que te encuentras a menudo en las paredes, muros o fachadas de tu ciudad.

Aunque, por supuesto, también te encontrarás pintadas de este tipo en otros lugares diferentes como son en trenes o en vías ferroviarias, en metros, en buses…, en fin, en general se puede decir que podrás ver graffitis en cualquier medio del transporte público de pequeñas y grandes ciudades.

Si además te pregunto, ¿cuántas clases de graffiti existen?, también  lo más probable es que me respondas (a no ser que seas un experto en la materia), que hay una gran variedad, desde “pintadas” sencillas, como son las firmas o los garabatos que te encuentras en cualquier lugar, hasta fantásticas obras de arte que en muchos casos cubren toda una pared (¡o más!).

 

Origen de los Graffitis

Los graffitis aparecieron por primera vez entre los años 60 y principios de los 70 del siglo pasado. El lugar donde tuvo su aparición fue en Estados Unidos, y más concretamente en la ciudad de Nueva York.

Repasando la historia de este singular “arte”, nos encontramos que uno de los mayores representantes de aquel entonces se dio a conocer como Taki 183. Este personaje era un joven que trabajaba como mensajero y pasaba todo el día viajando en metro. Entre trayecto y trayecto se dedicaba (entre otras cosas) a estampar su firma por los diferentes vagones.

Así, de esta manera, aparecieron los primeros graffiteros de la era moderna creando su estilo mediante la difusión de sus firmas o “tags”. El propósito principal consistía en extender lo máximo posible la firma de cada uno de ellos en un mayor número de lugares. La proliferación o la cantidad de firmas era suficiente distintivo como para conseguir el reconocimiento entre los propios miembros del colectivo.

Antes he mencionado graffiteros de la era moderna por contraste con los primeros graffitis que aparecieron en la historia de la humanidad. Parece ser que estos primeros graffitis tuvieron lugar durante el Imperio romano, es decir, hace ya unos cuantos siglos. Aunque cueste un poco creerlo, estos graffitis “romanos” también tenían un carácter crítico y satírico de la sociedad del momento.

Por otro lado, en cuanto al término “graffiti” comentar que es un vocablo italiano que procede de la palabra griega “graphein” que significa escribir. No obstante, graffiti no deja de ser el plural de “graffito”, aunque la palabra que se ha extendido universalmente por todo el mundo es “graffiti” y de ahí se construye su plural como “graffitis”.

Como curiosidades indicar, que el graffiti inicial también se conoce como “writing” en Estados Unidos, y en español se recogería con el término de “grafiti”. Dicho esto, mejor, si os parece, seguimos hablando del “graffiti”.

 

Hip-Hop y el auge del Graffiti

Desde que surgió el graffiti a finales de los sesenta hasta la irrupción del Hip-Hop  a mediados de los ochenta, el graffiti había ido perdiendo “fuelle” como causa, por un lado de las restricciones “institucionales”, y por otro también como consecuencia de la aparición de las drogas duras como el crack, cosa que no benefició en absoluto a este tipo particular de arte urbano, puesto que algunas calles neoyorquinas no eran un buen sitio por donde transitar, y el gobierno norteamericano prohibió la venta de pinturas dirigidas a los jóvenes.

Pues, como íbamos diciendo, el Hip-Hop ayudó enormemente al resurgimiento del graffiti. El break-dance y el rap fueron grandes aliados de este peculiar arte callejero. El graffiti empezó a revivir de nuevo, y se extendió más allá de las fronteras americanas instalándose por toda Europa.

Desde entonces el graffiti ha ido evolucionando a lo largo del tiempo y ha pasado a ser desde un arte callejero, ilegal e incluso vandálico, a convertirse en un oficio -ya que existen empresas que pintan por encargo comercial-,  o incluso también una obra de arte expuesta en museos.

 

Controversia sobre el reconocimiento artístico del Graffiti

Por definición el graffiti es un arte callejero, nacido en las calles hace ya varias décadas, y desde entonces ha ido evolucionando hasta nuestros días.

Si se le pregunta a un graffitero si está de acuerdo en que sus pintadas o sus creaciones sean expuestas en una galería de arte o en un museo, la verdad es que nos encontramos respuestas de todo tipo o incluso contradictorias.

La idea básica es que algunos opinan que el graffiti al ser un arte urbano y callejero debería permanecer al aire libre, allí donde se creó, en la calle. Sin embargo hay otros graffiteros que opinan que el graffiti expuesto en galerías ayudaría a difundirlo como un tipo más de arte. E incluso, hay graffiteros que opinan ambas cosas, que por un lado el graffiti es callejero, pero que no les importaría ganarse la vida pintando graffitis y exponiéndolos  a su vez en galerías.

Sea como fuere, el graffiti hoy en día sigue estando bajo los influjos de la ilegalidad, de ser algo subversivo y crítico. También se le considera como un acto vandálico (y es que muchos ayuntamientos dedican una partida económica de sus presupuestos a eliminar de sus paredes estas muestras artísticas).

Aunque, paradójicamente, también el graffiti se ha elevado a categoría de arte, con lo que, francamente, podemos pensar: ¿cómo se sostiene que algo considerado ilegal y vandálico, esté por otro lado permitido e incluso expuesto en empresas o instituciones públicas? En fin, ahí va eso…

 

Tipos de Graffiti

La verdad es que existe una gran variedad de graffitis;  a continuación detallaremos unos cuantos para que de esa manera quede recogida algo así como una especie de clasificación.

  • “Tag”: es la fima del graffitero.
  • “Tag” con “outline”, o firma con borde.
  • “Bubble Letters”, o letras pompa.
  • “Throw ups”, o vomitados o potas.
  • “Block letters”: son letras gruesas y de trazado sencillo.
  • “Wild Style” o estilo salvaje: encontraréis diferentes tipos.
  • “Model pastel”: son estilo 3D y también hay unos cuantos modelos.
  • “Dirty”, o estilo basura.

Y para ir acabando, también os encontraréis con otros graffitis que crean desde personajes variopintos hasta temas abstractos o icónicos.

Por otro lado, queremos finalizar este artículo referenciando una fuente que nos ha sido de gran ayuda a la hora de confeccionar este escrito. Si estáis interesados en saber algo más de este apasionante tema, os recomiendo que echéis un vistazo al siguiente link: http://www.valladolidwebmusical.org