¿Qué es una Carta Astral?

Normalmente una carta astral sirve para interpretar las influencias que los planetas ejercen sobre nuestras vidas tomando como referencia el momento exacto de nuestro nacimiento.

Dicho de otra manera, una carta astral sería como una fotografía del cielo justo en el preciso instante en el que nacemos, por ese motivo, es de vital importancia saber, además del día de nacimiento, la hora exacta y el lugar geográfico del mismo, es decir, el lugar de la Tierra donde nacemos.

Los aspectos fundamentales que utiliza una carta astral son, básicamente, las relaciones que se establecen entre los diferentes planetas en base a la posición que ocupa cada uno de ellos. Es decir, una carta astral estudia las posiciones del sol, la luna y el resto de los planetas en relación con la bóveda celeste y con el horizonte del lugar de nacimiento de cada individuo.

La interpretación de una carta astral consiste en averiguar la forma en que las posiciones de los distintos planetas influyen, condicionan y determinan las características personales y sociales de una persona.

Estos rasgos personales (astrológicamente hablando) que nos convierten en seres únicos son producidos gracias a la “interacción” de los planetas justo en el mismo instante en que nacemos. Debido a esta posición astral se puede definir nuestra personalidad, el tipo de relaciones que estableceremos con el mundo y, hasta nuestro propio destino.

Si estás interesad@ en conocer las diferentes características que definen las doce casas de una carta astral, te invito a que sigas con nosotros y de esa manera descubrirás los misterios que se esconden en cada una de ellas.

Además, podrás comprobar la relación que existe entre cada casa astral con su signo zodiacal correspondiente.

Las doce casas de la carta astral

Casa I

La casa I representa la personalidad, el talante, la salud, el temperamento y hasta el aspecto físico de la persona. En esencia, esta casa representa al sujeto tal y como aparece ante los demás. Los influjos que esta casa aporta afectan las formas y el comportamiento externo. Un planeta que se encuentre en la casa I poseerá una fuerte influencia. Su rasgo más característico es la personalidad.

La casa I se asocia al signo zodiacal de Aries.

Casa II

La casa II designa todo tipo de posiciones y la actitud individual hacia ellas. También representa los recursos materiales que sostienen al individuo en el plano físico y terrenal. El signo en que cae la cúspide de la casa puede indicar los recursos económicos lucrativos. Esta segunda casa también se relaciona con la afectividad,  especialmente unida al planeta que se sitúe en esta casa. Los rasgos más característicos que se asocian a esta casa son el dinero, las posesiones y la autoestima.

La casa II se asocia al signo zodiacal de Tauro.

Casa III

En este caso tanto las relaciones familiares como las intelectuales son propias de esta tercera casa. Los lazos familiares, la vida escolar, la educación, las comunicaciones, el lenguaje, las cartas, los libros, los desplazamientos cortos, los diferentes tipos de transportes…, todas estas características definen a los planetas y signos que caen en esta tercera casa. Del mismo modo, la mente posee una asociación muy profunda con esta casa, así como el tipo de relación que establece el individuo con su medio ambiente y su forma de vida cotidiana. Los rasgos más característicos que se asocian a esta casa son la escuela, la comunicación, los viajes cortos y las relaciones familiares.

La casa III se asocia al signo zodiacal de Géminis.

Casa IV

La casa IV rige el principio y el final de la vida junto con la importancia del hogar como piedra angular de la persona. Esta casa unida a las características que definen la décima casa, están fuertemente relacionadas con los padres, sus actividades y la capacidad para cumplir el cometido que les caracteriza como garantes del hogar familiar. Del mismo modo, las propiedades personales como la propia residencia, la tierra y la vida privada pertenecen a la cuarta casa. De esta manera podríamos resumir que los rasgos principales se fundamentan en el hogar, la familia, las raíces y los padres.

La casa IV se asocia al signo zodiacal de Cáncer.

Casa V

En el caso de la quinta casa los rasgos que sobresalen tienen relación con la creatividad, los hijos, los placeres, las vacaciones, los deportes, los proyectos e iniciativas en general. Aunque, por otro lado, esta casa también está relacionada con los juegos de azar, la especulación, los noviazgos, los compañeros de juego y las mascotas. No obstante, si hay un planeta seriamente afligido, es decir, que recibe aspectos negativos, es muy posible que exista irresponsabilidad y falta de moderación. Los rasgos más característicos que se asocian a esta casa son los niños, los noviazgos, la creatividad, el ocio, los amantes y la especulación.

La casa V se asocia al signo zodiacal de Leo.

Casa VI

La casa VI posee rasgos moderados. La influencia de esta casa rige aspectos como el trabajo, además de influir en la actitud hacia los subordinados (dependientes, asistentas, etc). Por otro lado, esta casa también está relacionada con la salud, aunque no siempre desde el aspecto del bienestar físico.  Podríamos indicar que los rasgos característicos de la casa sexta so aquellos que controlan el trabajo y la salud en cuanto a servicio a los otros.

La casa VI se asocia al signo zodiacal de Virgo.

Casa VII

La séptima casa se caracteriza porque es aquella que indica la forma en que las personas se hallan estrechamente ligadas a otros individuos mediante vínculos afectivos o comerciales. El signo en la cúspide de esta casa ofrece, a menudo, buenas indicaciones sobre las características del cónyuge, tal y como éstas aparece en el horóscopo de la pareja. Los rasgos más característicos que se asocian a la séptima casa están directamente ligados al matrimonio y las asociaciones íntimas.

La casa VII se asocia al signo zodiacal de Libra.

Casa VIII

La octava casa representa aspectos como el dinero proveniente de legados o herencias. También está vinculada a los sentimientos compartidos, los impulsos sexuales, el nacimiento y la muerte junto con la actitud que adopta la persona ante estos temas profundos de la vida y del más allá. Por otro lado, esta casa rige temas más terrenales como son la bolsa de valores o las aseguradoras. Además, la octava casa también está relacionada con el crimen. En definitiva, los rasgos más característicos serían aquellos vinculados al sexo, la muerte, el renacimiento, lo oculto y el dinero.

La casa VIII se asocia al signo zodiacal de Escorpio.

Casa IX

Esta casa está muy relacionada con la tercera casa. Si aquélla regía los vínculos con la educación inicial de los individuos, la casa IX los amplía y los extiende a la educación superior. La novena casa es la responsable de los estudios serios sobre materias trascendentes y de exploración mental. Además, también influye sobre los viajes largos y el aprendizaje de los idiomas. Por otro lado, un rasgo característico relacionado con la novena casa recae en aspectos como la conciencia y los ideales morales. En resumen, la educación superior, los viajes largos, las creencias, la ley o la religión, todos ellos son elementos que pertenecen claramente a esta casa astral.

La casa IX se asocia al signo zodiacal de Sagitario.

Casa X

La décima casa rige las aspiraciones, las ambiciones y la imagen pública del individuo. También controla los aspectos como la carrera o la situación profesional a través de los logros conseguidos en estos ámbitos.  La posición social, las responsabilidades, el sentido de la disciplina y los asuntos que afecten la apariencia exterior junto con la imagen personal son característicos de esta casa. Resumiendo, estos serían los rasgos más característicos: carrera profesional y estatus público.

La casa X se asocia al signo zodiacal de Capricornio.

Casa XI

La onceava casa se encuentra fuertemente influida por las relaciones de amistad, los clubs y las asociaciones varias.  También la casa XI se vincula con los objetivos de la vida y con los contactos diarios cotidianos que se producen entre los individuos. Por otro lado, las personas bajo esta influencia prefieren los placeres intelectuales en contra de las prácticas y entretenimientos de carácter físico o deportivo. Los rasgos más característicos que se asocian a esta casa son los contactos sociales, los deseos y las esperanzas generales.

La casa XI se asocia al signo zodiacal de Acuario.

Casa XII

Finalmente, la duodécima casa está vinculada a la necesidad de aislamiento, la evasión y el inconsciente. También se relaciona con los servicios al prójimo, tal como atender a los más necesitados. Del mismo modo también se vincula a la abnegación, con frecuencia como resultado de la enfermedad de la pareja. Hay que señalar que la presencia de varios planetas en la duodécima casa puede indicar un escapismo de la realidad, que podría derivar en un uso abusivo de sustancias como el alcohol y las drogas. De esta manera podríamos resumir que los rasgos principales que caracterizan esta casa se fundamentan en una necesidad de privacidad, soledad, inconsciente, además de ser proclives a practicar negocios ocultos y secretos.

La casa XII se asocia al signo zodiacal de Piscis.

 

Si os lo habéis leído todo habréis podido comprobar que cada una de las casas astrales está compuesta de elementos diferentes entre sí, pero sin embargo se complementan entre ellas. Vuestra vida será una suma de todos estos elementos; variará en función del orden y la relación en que los planetas estén situados en las diferentes casas astrales.

Por supuesto, aquí os hemos mostrado una pequeña parte de la carta astral, solo os hemos comentado la forma de interpretación de cada casa astral. Pensad que la confección de una carta astral es un método complejo, ya que se tienen que analizar un número elevado de datos, es decir, todos aquellos que proceden de cada uno de los planetas y de cada uno de los signos zodiacales.

Si os ha interesado el tema, me alegro, ya que más adelante iremos introduciendo algunos otros conceptos que podrán complementar algo más los que hasta aquí hemos expuestos.

¿Quién se anima a confeccionar su carta astral?