¿Qué tipo de estufa es mejor?

Hace días que el calor amenaza con marchar, y como cada año, nos extrañamos de lo mucho que tarda en dejarnos el calor, pero bueno, quizá no deberíamos extrañarnos porque estoy seguro que si anotásemos en el calendario que día o que semana del año comenzamos a dejar de lado los pantalones cortos y las camisetas para comenzar a cambiarlos gradualmente por las chaquetas y abrigos en nuestros armarios las diferencias serán a lo sumo de una o dos semanas.

Pero la percepción siempre nos engaña, sobretodo por la gran cantidad de horas solares que tenemos hasta que la noche se cierra, muchas. Eso sí hasta que un día a finales de octubre deciden retrasar la hora y acaban con nuestros largo y calurosos días.

Sea como fuese, la verdad es que hace ya unos días que nos llegó el frío, no me refiero a ese frío crudo de enero o febrero, no, me refiero a eso de tener fresquito incluso con pantalón y camisa largas y todos o casi todos en estas épocas del año estamos ya preparando en mayor o menor medida para afrontar el invierno.

Y entonces se acerca el momento de que pronto, muy pronto necesitemos una calefacción en nuestros hogares.

Winter is coming como dirían…


Comparativa de estufas eléctricas para el hogar

En nuestros preparativos para afrontar el invierno siempre empezamos con lo básico, sacando desde ropa de abrigo como polares, gruesos calcetines prácticamente antibalas y demás enseres para combatir las gélidas temperaturas para seguir por las mantas y colchas, pero aún así llega un momento que esto no es suficiente.

El momento de sacar las estufas o calefacciones.

Por ello en este artículo que debería servir para afrontar el invierno que se nos hecha encima con unas mayores garantías vamos a centrarnos en comparar las diferentes tipos de calefacciones, pero únicamente hablaremos de las estufas eléctricas, dejándonos las estufas de gas, gasoil y otras para otro artículo posterior, pues bien, hemos elegido los tres tipos de estufas eléctricas que mejor se adaptarán a nuestras necesidades para calentar nuestro hogar, estas son las estufas catalíticas, las estufas de aceite y las típicas de resistencias.

Vamos comparar pues este tipo de estufas para ver cual es la mejor de ambas.

Las estufas catalíticas

Este tipo de calefacciones catalíticas, son estufas eléctricas que se conectan a la red 220 V, son unas estufas que se caracterizan porque tienen un consumo generalmente superior a las estufas de aceite o a las estufas de resistencias.

Aunque por otro lado se benefician de que en la actualidad son las estufas eléctricas más rápidas en caldear una habitación. Por este motivo resultarán óptimas por dicha rápida capacidad para el baño eso sí, cuidado, no se pueden mojar por lo que hay que alejarlas un metro y medio o más de las zonas donde puede llegar a ser alcanzadas por salpicaduras de agua de la ducha o bañera.

Otra característica que puede representar una ventaja o desventaja, según como se mire, es que además de calor, estas estufas catalíticas producen luz, mucha luz, sus tubos toman rápidamente un intenso color amarillo naranja como si fuesen pequeños tubos fluorescentes. Este detalle puede molestar por ejemplo por la noche cuando estamos viendo una buena película y queremos estar con muy poca luz.

Las estufas de aceite

Son un sistema de calefacción que se caracteriza porque tienen un consumo más comedido de entre todas las estufas eléctricas, no llegan a mejorar a otras opciones que no vamos a comparar en este artículo, como las estufas de gas, pero consumen relativamente poca energía eléctrica.

Las estufas de aceite no calientan de forma tan intensa como el resto de las estufas analizadas en este artículo y precisan de estar una espacio de tiempo encendidas para calentar una habitación, a su favor te diré que estas son probablemente las más seguras de todas, pues carecen de llama, resistencias o elementos no impermeables. Pesan lo suyo al estar construidas en una especie de hierro colado y por ello casi todas disponen de ruedas para poderse mover.

¿Qué es mejor una estufa de aceite o una estufa catalítica?

Pues dependerá mucho de cada necesidad y momento aunque a nivel general si sólo pudiese disponer de una me quedaría con la de aceite, ya que son las más seguras de todas y su consumo es menor y su eficacia en las largas tardes de invierno no está nada mal.

Las estufas de resistencias

Estas son un tipo de estufas que se caracterizan por ser las más económicas, también quizá las que menos duren en el tiempo pues sus resistencias, que son unos elementos conductores que convierten la energía eléctrica en calor están trabajando siempre.

El principio de funcionamiento de este tipo de estufas está basado en que la resistencia eléctrica al paso de la electricidad produce digamos que un constante y fuerte roce de los electrones entre sí, y como todos habremos experimentado en más de una ocasión, rozar dos superficies y con ello sus moléculas y electrones produce calor, y si no prueba a frotar las manos palma contra palma, verás como se te calientan ambas manos en un momento a poco que las roces con decisión.

Es este roce constante de los electrones el que a la larga hace que sus componentes internos sufran más y se acaben fastidiando antes, si bien su económico precio hará que su reposición no sea tan dolorosa.

En cuanto al nivel de consumo de dichas resistencias, es alto, no tanto como las catalíticas, pero si por encima de las que utilizan radiadores de aceite, se trata de unas estufas a diferencia de las de aceite, que una vez apagadas no conservan el calor por lo que están consumiendo siempre, el termostato a su vez trabaja mucho más, por esa no conservación de calor y nuevamente se estropearán antes.

En que también destacan positivamente este tipo de estufas es además de en su reducido precio, que cuando la estufa de resistencias es del tipo de convección, que esto no es nada más que un diseño interior específico para que el aire circule y con ello se caliente, es la velocidad en la que pueden hacer cómoda una estancia de unos 3 x 2 metros. Resultando claramente mejores en este aspecto del tiempo necesario para quitar el fríao, que las estufas de aceite, las cuales precisan de un mayor tiempo.

Las estufas de resistencias con ventilador

Este tipo de estufas, comunmente llamadas «calefactores eléctricos» son unas estufas que combinan una resistencia en espiral con un ventilador en su interior cuyas aspas son de tamaño mediano, de entre 15 y 25 cm, son unas estufas que quizá sólo resulten aptas para momentos puntuales como el baño o ducha ya que producen un ruido considerable además de un elevado consumo al combinar resistencias y motores.

Es raro ver una estufita de este tipo que consuma menos de 2.000 W/h y eso amigo, ya es bastante. Pero para el momento de la ducha resultarán idóneas, no va a estar encendida más de 20 minutos y podrás desnudarte a poco de encenderla porque en breves minutos, a lo sumo 4 o 5 ya se notará y mucho el calor que generan.

¿Qué es mejor una estufa de resistencias o una estufa de radiador de aceite?

Nuevamente dependerá del uso, pero si este es el más habitual, calentar una estancia durante muchos días, o mejor dicho, tardes de invierno, la mejor opción por disfrutar de un menor consumo eléctrico y de ser más segura es la estufa de radiador de aceite.

¿Cuál es el mejor tipo de estufa?

El vencedor de esta comparativa de estufas eléctricas es aunque por poco la estufa con radiador de aceite, si bien la opción más inteligente es disponer de dos modelos de estufa de forma que podamos elegir si queremos una habitación caldeada durante un buen rato, porque vamos a pasar toda la tarde de un domingo viendo series en el sofá o si bien se trata de quitar el helor en una casa de campo al llegar a ella un fin de semana en una cruda y fría tarde de otoño.

Obviamente nos faltaría comparar la vencedora de esta comparativa contra estufas de gas o gasoil, incluso con algunas de leña, pero eso permíteme que lo dejemos para otro artículo de comparativas.

No te pierdas: