Restaurante Celeste en Cadaqués

El restaurante Celeste de Cadaqués es un cuco restaurante italiano, OjO, es un italiano sin pizzas en el que sirven pasta y algo de carnes, creo que únicamente pollo, de carta limitada pero con un no se que del bueno.

Así que si pasas unos días en Cadaqués y quieres comer o cenar bien, más que bien y a un precio correcto este es sin ligar a dudas uno de esos lugares a los que tienes que ir,  tiene un algo, un algo muy de Cadaqués.

No lo dudes, si vas a Cadaqués, pásate a cenar o a comer al Celeste, pero te aconsejamos telefonear o pasarte antes y reservar de lo contrario puede que no encuentre lugar.

El Restaurante Celete cuenta con una pequeña estancia que resulta muy acogedora. La sala principal o comedor cuenta con dos niveles, esta vez nos tocó comer por primera vez en la parte superior, en el palco, con vistas a todo el comedor. Su techo con viejas vigas y sus blancas e imperfectas paredes quieren transmitirte que está escavado en la roca, el lugar es sin duda alguna muy auténtico y con un punto de romanticismo.

La cocina, que es muy pequeña y se encuentra en la estancia de al lado, donde también está la barra y creo recordar que hay una mesa más, porqué recuerda, el lugar es muy pequeño, contará con 10 mesas a lo sumo y espacio para unos 40 comensales. Los camareros son simpáticos y totalmente dispuestos, se nota que cuidan, y mucho, al cliente, algo que hoy en día a veces falta en muchos lugares.

El Restaurante Celeste de Cadaqués no tienen menú, sólo carta, así que pagarás lo mismo un mediodía que una noche. Por lo que

Llegamos al Celeste a cosa de las 13:30H, no con mucha hambre pues de camino a el, habíamos picado algo así que decidimos pedir un primero a compartir, un sottolio que estaría en la categoría de platos que ellos denominan antipasti. No hay ensaladas en su carta, un fallo pues viniendo de la playa es fácil que no tengas mucha hambre y el cuerpo te pida verde.

De segundo plato mi pareja tomó un tagliatelle al pesto con nueces y pasta que en mi opinión, aunque al dente, le faltaba un algo, quizá un simple toque de sal o de pimienta, pero resultaba algo seco en paladar. Por mi parte me pedí penne con salsa de salmón y pesto, me pareció un plato excelente aunque debo reconocer que muy dulce.

No tomamos postre ninguno de los dos pues decidimos comer un sabroso helado mirando al mar, ya quedaba poco tiempo para volver y Cadaqués se merece contemplar.

Eso sí, el café no lo perdonamos, y cabe destacarlo sobremanera ya que está preparado con mucho mimo, con dibujo incluido y que está “tirado” con una capa espumosa de bastante grosor que tiene un sabor exquisito.

Al poco rato, no eran mucho más de las 14:00H el restaurante, en un día soleado de mediados de Abril, ya estaba a rebosar, y nos pareció oir gente que entraba y era amablemente despachada por sus simpáticos camareros con un “Tienen reserva? lo sientoooo, todo está reservado” Sin ir más lejos, el día anterior bajamos a cenar sobre las 21:00H y nos marchamos porqué estaba lleno y no contábamos con reserva.

Para cenar, si es en sábado, lo mejor será reservar pues es muy frecuentado por clientes locales y habituales, de los que como nosotros, si vamos a Cadaqués por más de un día acabaremos en el Celeste.

El coste, pues cerca de 30 euros, la dirección: Carrer Nou, 1, 17488 Cadaqués, Girona
Teléfono: 972 15 94 20