Restaurante japonés Kibuka en Barcelona

Este japo, el Kibuka de la calle Goya del barcelonés barrio de Gracia, es uno de los restaurantes japoneses de Barcelona que tengo anotado en la privilegiada lista de mis restaurante japoneses preferidos.

De “Kibuka”, en el barrio de Gracia, hay dos, es decir sus dueños, sus inversores o quienes sean, disponen de dos locales, uno lo encontrarás en la conocidísima y concurridísima calle Verdi, una de las arterias principales del barrio y una de las calles de indispensable recorrer cuando te encuentres por Gracia y el otro el que está ubicado en la calle Goya.

El primero de estos dos locales, el de la calle Verdi, es un japonés más tradicional, me refiero a esos de barra o mesa donde  deberás compartir mesa con otros comensales, y el Kibuka de la calle Goya es un restaurante más de los de asentarse en una mesa, una mesa no compartida, en pareja o pequeños grupos, diría que de máximo cuatro personas y así poder disfrutar de la excelente comida japonesa que sirven, bien sea durante una comida de mediodía o bien cenando en una relajada velada de tintes japoneses.

En este artículo nos vamos a centrar en el local y la carta del Kibuka ubicado en la calle Goya.

Prepara los palillos porque vamos a ello.

A modo de resumen te diré que en este restaurante japonés sirven una excelente cocina además de contar con un diseño al plato muy cuidado, y para colmo cuenta precio muy contenido para tratarse de un japonés de gama media alta, es un “japonés no chino2, y se nota que intentan ofrecerte esa alta calidad culinaria que notarás desde el primer bocado.

Obviamente su relación calidad precio nos traerá de la mano una de sus pocas y muy tolerables desventajas, me refiero a que triunfa, y podremos sufrir colas y las temibles esperas, ten en cuenta que no reservan mesa ni por teléfono ni a viva voz, con la excepción de que a menos que seáis un grupo de 8 personas o más. El sistema funciona con el sistema de llegar, te dicen tiempo de espera y te anotan, luego cada tanto salen fuera del local, y van llamando a aquellos que han reservado previamente por el nombre.

El local es pequeño y no tiene sala de espera, todo son mesas y comensales por tanto si no llegas algo pronto y tienes la suerte de sentarte al momento, te darán esa estimación de tiempo aproximada y deberás esperar en los aledaños de la calle Goya. Aunque si ese tiempo de espera es de media hora o más, a escasos metros, a lo sumo 20 metros, también tienes una plaza repleta de terrazas, la Plaça de la Vila de Gràcia, donde si hace buen tiempo puedes tomar unas cervezas sentado en la calle, admirando el ir y venir de tan concurrido barrio, la experiencia, créeme, será relajante y entretenida a partes iguales y es que el barrio de Gracia tiene tanto que contarnos.

Si tu intención es la de reponer fuerzas al mediodía y si llegas a él con algo de prisa y no quieres esperar tu turno, o todo ese tiempo y prolegómenos que implica sentarse en una mesa, piensa que siempre puedes comer en la barra del Kibuka, bueno, siempre que también exista sitio ya que también se llena.

El local tiene una decoración funcional, con unas estrechas columnas de metal que van del suelo hasta un alto techo de madera, todo decorado de forma minimalista y sobria.

Las mesas son más bien pequeñas, están ubicadas unas muy cercas de las otras y el restaurante es bastante ruidoso por lo que una cena romántica no será excesivamente privada.

Cerca de los lavabo tienes una sala privada muy bonita, muy de estilo japonés donde seguramente albergan esos grupos de 8 personas para los que aceptan reservas.

El ambiente es fundamentalmente joven, multicultural e internacional, es frecuente que en la mesa de al lados tengas una mesa de amigos donde se combinan diferentes lenguas con una gran normalidad, además también se podrás ver algunos canosos, de corte moderno que probablemente frecuentan el lugar.

Otra desventaja del Kibuka, son pocas, pero las tiene, es otro de esos puntos débiles del local que serían bien fáciles de solucionar y más teniendo en cuenta su público. Entre sus clientes te darás cuenta de que muchos de ellos son viajeros, europeos, japoneses, americanos y de cualquier parte del mundo, todos seguro que contarán con sus tarifas de datos probablemente maltrechas en su móviles, así que es la ausencia de WiFi un gran fallo, y es que…que un restaurante no pueda ofrecer WiFi gratuita a sus comensales ya bien entrado el siglo XXI lo encuentro como mínimo desacertado. Al menos yo soy de los que creo que todos los restaurante que cuenten con un nutrido público internacional deberían ofrecer esta asequible prestación a sus clientes, al menos hasta que las tarifas planas de datos móviles y el roaming sean una absoluta realidad, sin restricciones y sin peros. Algunos restaurantes se escudan en que así fomentan la comunicación hablad, mentira, pues con WiFi o sin Wifi la gente consultará sus móviles, aunque sea a costa de gastar de la tarifa de datos..

A destacar de entre su carta cualquier tipo de maki, descubrimos los makis de aguate, aguacate que deben templar o calentar mediante algún sistema porque se deshacía tan sólo acercarlo al paladar, combinando suave y en perfecta armonía con el arroz bañado en soja y el alga que lo recubre, deliciosos.

De entre el resto de platos destaco las pastas, la de las fotos es una de las más ricas que he probado.

El postre es un momento que espero con ilusión cada vez que vamos al Kibuka y es que la tarta tatín que hacen aquí está tremenda, pero tremenda.

Una comida o una cena para dos personas con un primero y un postre compartido más dos o tres segundos, regados por un par de cervezas a lo sumo te costará 50 euros. Por ese precio saldrás más que satisfecho del Kibuka.

Todo esto en cuanto a pedir a la carta, pero debes saber que el Kibuka de la calle Goya te proveé también de un menú, un menú poco habitual en cuanto a su forma pero que seguro que te ahorrará un dinero si puedes acudir a él al mediodía.

Este menú está compuesto, por un pequeño entrante a elegir entre sopa de miso y ensalada de miso, un plato principal de Sushi, al que deberás añadir el plato del día, por norma general pasta al estilo japonés, y finalmente u té verde japonés o un postre a elegir, la bebida entra, el precio que deberás pagar variará entre tres posibles precios que dependenderán de tu selección del plato de Sushi si bien la variación noe es grande pues tendrás menú por 11,50 eur., los 12,50 o los 13,50 eur.

Toma nota:

Abierto de ininterrumpidamente de 13:00 a 23:30H
No cierran ningún día.

Carrer de Goya, 9, 08012 Barcelona

Teléfono: 932 37 89 94

Abrir en >Google Maps<