Portada » Tecnología » Retroprueba MacBook Pro 2014

Retroprueba MacBook Pro 2014

Retroprueba MacBook Pro 2014

Dentro de unos meses este MacBook Pro desde el que estoy escribiendo este artículo cumplirá nada más y nada menos que 10 añitos, por ello quiero hacerle una retroprueba para rendirle homenaje, y no, no es porque se acabe su tiempo de vida, ya que hoy, una década después sigue siendo un Mac totalmente funcional y creo que un año o dos más todavía aguantará.

¿Llegará este MacBook a tener la friolera de 12 años y a seguir utilizándose si no a diario casi?

Versión del sistema macOS

image 11
Acerca de este Mac

Para comenzar ya a concretar un poco sobre mi Mac, te diré que el mismo se encuentra hackeado con Open Core para poder instalar cualquier versión del sistema macOS, incluyendo la última en el momento de escribir este artículo, macOS Sonoma 14.3.1

Es decir, que mi Mac, gracias al hackeo no está únicamente limitado a lo que Apple permite para este modelo, que si no me equivoco es Big Sur.

Tener Sonoma instalado en él, hace que las diferencias con un equipo reciente, del 2020 hacia aquí, puedan pasar más o menos desapercibidas ya que en tareas cotidianas no necesitamos más potencia que la de hace esos 10 años.

El sistema, o, mejor dicho, la versión del sistema es un aspecto se nota y te da esa sensación viejuna, pero más que nada en lo estético que en la rapidez o la funcionalidad, en este modelo de 2014 si lo dejamos con la versión máxima oficial de macOS que nos permite Apple, Big Sur, se sentiría ya como algo viejuno.

Es la maldita obsolescencia programada a la que nos avocan los fabricantes, Apple entre ellos, aunque no el que más.

Una vez actualizado a Sonoma, este MacBook está a la altura de lo que la mayoría de usuarios pueden necesitar.

Y es que para la mayoría de usuarios que realmente sólo requieren consumo de contenidos multimedia, sea en plataformas de streaming, internet o de forma local, además de la gestión de redes sociales, el procesador de textos, hojas de cálculo y correo electrónico irán suficientemente bien con él.

El hardware de este MacBook de 2014

image 23
Precioso MacBook

Se trata de un MacBook Pro de 13″ de mediados del 2014, equipado con un procesador Intel Core i5 de 2 núcleos y 4 hilos con una frecuencia base de 2.6 GHz y una capacidad turbo capaz de alcanzar momentáneamente los 3.1 GHz con una gráfica integrada Intel Iris y 8 Gb de memoria RAM DDR3 corriendo a 1600 MHz además de 256 Gb de almacenamiento SSD.

La memoria RAM no es ampliable está soldada a la placa base, sí que lo es la unidad interna, pero para ello precisarás un pequeño adaptador que puedes encontrar en lAiexpress o Amazon por menos de 10 euros y que te permitirá utilizar una unidad NVMe estándar, de forma que por escasos 50-70 euros podrás contar con 512 o incluso 1 Tb de capacidad.

Lo de la memoria, y lo de la capacidad es algo que, en su año de lanzamiento, 2014, estaba muy bien, pero hoy, 10 años después, me resulta muy mezquino que Apple siga con esa configuración base, cuando cualquier equipo con Windows de 350 euros hacia arriba, probablemente tenga el doble de almacenamiento, y la RAM sea ampliable a 16 Gb, por escasos 30 euros.

La pantalla es una pantalla retina, y eso se nota, la calidad de imagen es excelente, superior a FullHD que es la que montan muchos portátiles con Windows en la actualidad, cuando Mac montaba pantallas superiores en resolución y brillo. Sí que tiene unos marcos más anchos que los actuales, pero tampoco mucho, digamos que estéticamente aguanta el tipo.

Quedándonos un poco más en el comentario sobre la pantalla y tras haber estado trabajando toda la mañana con mi otro Mac más actual, una pantalla retina de 15″ de 2018 debo confesar que la calidad de imagen de esta pantalla es netamente superior, o al menos así lo percibo con su uso. Menos reflectante y quizá por el menor tamaño junto con una combinación de ampliación de cuerpos de letra me parece estar disfrutando de una densidad de pixeles mayor.

El touchpad o TrackPad, como lo llaman en Apple, es otra de esas cosas donde los Mac que destacan son excelentes, no hay touchpad en PC que se le acerque, el de este Mac se aprecia más viejo que el de los Mac más actuales, más que nada por su tamaño, mucho más reducido que actualmente donde ocupan quizá un espacio ya desmesurado.

Con el teclado más o menos igual que con la pantalla, la calidad de la escritura me resulta superior a la de mi Mac de 2018, quizá porque el sistema de teclas en tijeras que monta mi Mac más moderno es un auténtico fracaso, de hecho, en modelos posteriores lo descartaron. El teclado es retroiluminado en varias intensidades, quizá sin el automatismo que lo nivela como en los nuevos Mac, pero vaya, eso es un detalle que tampoco aprecio en exceso.

La batería, bueno, aquí se nota que en aquellas épocas no estaban tan enfocados en la eficiencia, puedes aguantar a lo sumo 3 o 3 horas y media trabajando antes de que se agote por completo,

Rendimiento MacBook 2014 hoy

En cuanto a su rendimiento, a nivel de una exigencia de usuario digamos que normal cumple, me refiero a algo así como el que realiza consumo de contenidos online, como ver vídeos en YouTube, películas y series en Netflix, Prime Vídeo, actualiza o chafardea redes sociales como Instagram, FaceBook, gestiona su correo electrónico con Mail de Apple, Outlook o Gmail, así como las fotografías de su móvil, navega por la red, compra online en tiendas, controla sus cuentas bancarias, realiza tareas ofimáticas con Pages, Numbers o presentaciones con Keynote.

A nivel de un uso más avanzado, le falta, y es que son únicamente 8 Gb. de RAM y un procesador de dos núcleos, aun así, y para que tengas una referencia, sirve para trabajar, ahora mismo tengo el navegador de Internet Microsoft Edge con 52 pestañas abiertas sumadas en dos ventanas, otro navegador Opera GX con 10 pestañas abiertas, Gimp donde estoy retocando alguna de las capturas de pantalla para este artículo, haciendo lo típico borrando los números de serie de las capturas y otras cosas menores, y no es el equipo más responsivo del mundo, pero me vale.

En cuanto a ese uso avanzado donde vemos que claramente no está indicado un Mac de 2014 en 2024 sería el dado para por ejemplo la edición de vídeo, ya que, si excedemos de intentar crear producciones cortitas, de menos de un minuto, con dos o tres pistas de vídeo como mucho, otras tantas de audio, sin excesivas correcciones de colores ni estabilizaciones, pues bueno, el flujo de trabajo todavía podría más o menos aguantar, aunque repito, no será óptimo y la exportación se alargaría en exceso.

Si en lugar de edición de vídeo hacemos retoque fotográfico, las limitaciones serán menores, pero con 8 Gb de RAM no podremos trabajar con archivos de gran tamaño, con resoluciones de cámaras digitales con formatos en crudo, los RAW, y ni mucho menos comenzar a aplicar muchas capas o efectos.

Tampoco nos va a servir para el modelado 3D con programas como Blender ni nada por el estilo.

image 21
Rendimiento MacBook Pro 2014 en 2024

En cuanto a sus prestaciones sintéticas, es decir a los resultados de rendimiento que ofrece bajo programas que miden de forma sintética la potencia del Mac tenemos una puntuación de GeekBench, en la versión 6.2.2, el famoso programa para medir el rendimiento de Mac y PC, de 943 puntos en un único núcleo y de 1909 en la de múltiples núcleos.

Interpretando estos datos tenemos que el rendimiento de un único núcleo, sin ser excelente ni comparable con los equipos más actuales que sobrepasan los 2000 puntos, pues no está mal, y es sin duda el que va proporcionar esa agilidad en el manejo del sistema, ya que para las tareas de Finder y apertura de programas se utiliza por norma general un único núcleo del procesador, quedando el uso multinúcleo para esos programas más pesados que realmente no rinden tan bien como un querría en este viejo Mac, aunque ojo, rinden mejor de lo esperado.

En el GeekBench browser, que permite navegar por diferentes resultados de equipos Mac, conseguí llegar hasta una gráfica inquietante, donde los MacBook Pro de 2018 rinden menos bajo un único núcleo que los de 2014.

Esto es algo que me cuadra, pues dispongo también de un equipo de 2018, aunque con un procesador i7 HQ de más núcleos, pero que en lo que es el sistema diría que se encuentra algo menos suelto y más dubitativo cuando le exijo mover muchos archivos de gran tamaño al unísono.

image 22
Rinde más en mono núcleo un 2014 que un 2018

Programando en un Mac viejo

En cuanto a un desempeño con destino profesional orientado a la programación, bueno, pues dependerá un poco del lenguaje y del entorno de programación en sí, depende de lo pesado que sea este.

Por ejemplo, con algo habitual como el uso del editor o IDE Visual Code y como lenguaje HTML y Javascript no tendremos ningún problema, incluso con PHP y corriendo un servidor local como MAMP, desde donde hacer nuestros pinitos con el desarrollo web.

Eso sí, en el momento en que nos metamos con lenguajes algo más interpretados, como puede ser el desarrollo en Python, Rust, veremos como al MacBook le cuesta más. Si estamos pensando en utilizar un entorno de programación como Xcode o Android Studio, pues mejor lo vamos olvidando, ambos son entornos que consumen mucha RAM y aunque lleguen a abrir, el margen libre de memoria que nos quedará con estos escuetos 8Gb no dará para mucho y no será indicado para ello.

Videojuegos en un Mac viejo

Por supuesto en relación a un uso con videojuegos tampoco podremos utilizarlo, se trata de una arquitectura Intel, que cuenta con una gráfica integrada de muy escasa potencia, lo que combinada con macOS lo convierten en no apto para su uso con videojuegos, y es que en ese punto vuelvo a repetir lo que en otros artículos he escrito hasta la saciedad, los Mac no son ordenadores indicados para juegos, siempre será mucho mejor un Windows con una gráfica dedicada de media o alta gama para poder disfrutar a las resoluciones actuales, o si no quieres un PC estrictamente dicho, siempre puedes optar por un PC consolizado, como una Rog Ally o una Steam Deck.

En conclusión

Fuera de estos entornos exigentes este Mac es capaz de rendir como cualquier otro PC actual, Apple antes hacía las cosas bien, además puedes ampliar su disco duro con un adaptador, incluye puertos USB de tamaño normal, dos, además de otros dos Thunderbolt y de un lector de tarjetas USB.

Este MacBook de 2014 en 2024 funciona de forma muy decente y creo que todavía le pueden quedar un par de años más antes de que los nuevos sistemas operativos con IA se conviertan en monstruos más demandantes de recursos y de alguna forman ya lo conviertan en un Mac poco funcional.

Scroll al inicio