Serie Una Conspiración Sueca

De nuevo tenemos la oportunidad de ver una serie que rompe el esquema habitual de las series made in USA. Se trata de Una Conspiración Sueca, una serie de investigación basada en algunos hechos tan puntuales como reales y aderezada por muchos momentos de pura comedia.

El título original de esta serie es «We got this», donde se cumple a rajatabla aquello de lo bueno si breve, dos veces bueno. Consta de tan sólo una única temporada compuesta por 6 episodios de 45 minutos de duración.

No esperes un humor inteligente, no esperes unos atractivos actores, espera lo inesperado con el límite auto impuesto de una ficción pausible.

La historia de Una Conspiración Sueca

Una Conspiración Sueca

A riesgo de cometer algún pequeño spoiler te contaré de qué va la serie Una Conspiración Sueca. Una trama que toma un relevante hecho de la historia sueca para aderezarlo con una interesante historia alrededor ¿vamos a ello?

Un migrante estadounidense en tierras suecas procastina por la ciudad, sin trabajo tras un altercado laboral en el que acabó a tortas.

Su profesión es la de director creativo en publicidad, es decir, dirige anuncios y su mala fortuna comienza cuando se enfrenta con uno de los actores al que le propina un buen golpe.

Inmediatamente es despedido del trabajo, en una sociedad tan recta y aparentemente estanca como la Sueca consigue que se le repudie en el sector, quedándose descompuesto y sin trabajo.

A este peculiar, muy peculiar personaje, el cual no se integra en absoluto en la sociedad sueca, ni siquiera le importa no hablar bien el idioma, le llega una carta de la hacienda sueca. En la carta, que a duras penas sabe leer, su excontable le dice que el fisco le está pidiendo una cantidad desorbitante de dinero y es que se ve que el americanito no cumplía con sus deberes para con la patria sueca.

Total que el pintoresco George, tras un tiempo de alienación, vuelve a buscar trabajo, dándose de bruces con la realidad, que tras su anterior altercado, nadie quiere trabajar con él.

Al final, el prota se introduce casi sin quererlo en el mundo del digamos, «Búsqueda y captura», primero buscando y encontrando aunque por casualidad un hermoso gato al que una anciana le ha puesto «recompensa», y luego hará lo mismo pero para esclarecer quién mató al primer ministro sueco Olof Palme, quien murió asesinado bajo muy extrañas circunstancias de camino entre su casa y el cine años atrás.

La particular ficción realística

Lo de la serie Una Conspiración Sueca no es ficción o al menos no lo es desde el sentido más estricto de la palabra ficción. Tiene visos reales muy a pesar de que en cada capítulo leeremos y releeremos aquello de «Basada en hechos especulativos», una frase desde luego para la meditación profunda, cada una de las seis noches que me acuesto tras visionar un sólo capítulo diario me he acostado preguntándome un… ¿Qué me querrán decir directores y guionista con tal inconclusa frase?

Aceptar que podamos crear que está basada en hechos reales, porque de alguna forma lo está, es algo que la serie casi consigue. Es capaz de generarte ciertas dudas por la extraña mezcla de la sobriedad del conjunto con la constante risa. Esa siempre ausencia de luz, de colores vivos, la entereza y rictus de sus personajes, algo que se permiten romper los guionistas a cada momento, con un humor fácil y unas hipótesis que cabalgan entre lo infantil y lo extremadamente rebuscado.

Desde la serie, y sin acudir a la prensa no queda claro en que punto de la ficción la ubicas, y puede que te engañe bajo la visión de que se trata de una historia irreal, no lo es.

Si que lo son sus personajes, con escasas excepciones, y es que sus vidas y comportamientos resultan un tanto alocados y con constantes matices estrambóticos. Más aún en el genial prota quien es el creador de la serie, sí, creador y actor unidos en una misma mente. A destacar también alguno de los personajes que lo secunda.

Volviendo a la traba y a su ficción realística, en ella subyace un hecho real, como el asesinato del primer ministro sueco Olof Palme enm 1986 y que fue esclarecido 35 años más tarde, en nuestra actualidad.

En Una Conspiración Sueca, lo rocambolesco del conjunto con tintes de realidad funciona, y es lo que me acerca a esta serie tan europea.

En definitiva se trata de un producto audiovisual de digamos, ficción realística, con tintes humorísticos tan básicos como funcionales.

Reparto de Una Conspiración Sueca

Desde luego que casi nadie es reconocible, es lo bueno, a la par que contradictorio de las series europeas, por más cerca que se produzcan, salvo los artistas españoles de las series patrias, no conocemos a casi nadie. Siento una incipiente y máxima verguenza por ello.

Schiaffino Musarra en el papel de George

El prota es Schiaffino Musarra en el papel del americano George English. Schiaffino es además el creador de la serie que interpreta. Su papel es poco menos que arrollador, te abraza y te captura con su excéntrica personalidad que ilumina la serie en todas las direcciones.

Su amigo Alex, es Alexander Karim, su esposa Anki Larsson en el papel de Eva. Todos con un contenido papel y un más que creíble trabajo.

En otros términos no interpretativos tenemos a su director Patrik Eklund, al responsable de fotografía, a quién destaco y admiro a partir de ya, Simon Rudholm.

Premios de Una Conspiración Sueca

En este otro punto también destaca esta divertida serie europea y es que no es para menos, una serie que sin mucho ruido, algo normal por no estar ni en Netflix ni Prime Video ni HBO, ha cosechado premios de bastante calado.

Ha sido premiada como la Mejor Serie en el Serializados Fest

Ha estado clasificada en el top 15 de las mejores series de 2020.

¿Dónde ver Una Conspiración Sueca?

En la plataforma Filmin. Un lugar para series diferentes, una plataforma que huye de lo puramente comercial y una plataforma a la que deberíamos cuidar por ofrecernos joyitas como esta. Frescas, diferentes y alternativas, lejos del ruido y el «clasicismo made in USA»

Recomiendo ver Una Conspiración Sueca

Si bien Una Conspiración Sueca no será una serie que te capture desde el primer momento, ni en la que quedes prendado por la belleza de sus actores, será el curioso equilibrio entre ficción y realidad la que te mantenga pegado a la pantalla. Y es que lo que construye la serie y la despampanante personalidad de u protagonista es como mínimo interesante.

A destacar, por orden de más a menos el trabajo sobre los personajes y sus personalidades, la matizada fotografía y su vestuario. Estos ingredientes suman juntos mucho más de lo que puedes imaginar, sin desmerecer lo interesante de la historia real y el gran trabajo interpretativo de los actores, donde el del protagonista convierten a esta serie en una de nuestras series recomendadas.

No te pierdas los siguientes artículos de tiroriro

Author: El editor

Share This Post On