Subida de precio de componentes

No son pocos los amigos que no siendo informáticos me preguntan asiduamente que componentes comprar para su ordenador, para ampliar su PC, o cuando quieren comprar un portátil o teléfono móvil nuevo. Me preguntan si están bien de precio, si van a subir los precios de los componentes, o si por el contrario va a venir una bajada de precio.

Subida de precio de componentes

Más aún últimamente cuando parece que el precio de los componentes o sube o se ha estancado, es decir que no baja como es habitual.

Aquí cabe señalar que si necesitas cambiar un componente a tu PC y te esperas un año u optas por un modelo que lleva más de un año en el mercado, siempre consigues o bien una rebaja sustancial en el precio de ese componente concreto o bien en consigues un modelo superior, más potente, con más memoria y por el mismo precio.

La verdad es que da mucha rabia el comprar un componente, una ampliación de memoria, un disco SSD nuevo, o dos módulos de memoria y ver que a las pocas semanas el precio de los componentes baje. Aunque en algunas ocasiones, muchas más de las que te puedes llegar a pensar los precios incluso suben.

¿Cuándo suelen subir los precios de los componentes?

Pues es relativamente fácil saber cuando pueden subir los precios de los componentes, atendiendo a los siguientes factores.

Los precios de los componentes suben cuando existe una gran demanda de los mismos o la demanda es superior a la oferta. Sobre todo si dicha demanda llega a romper stocks. En ese momento se disparan.

También los precios suben en los nuevos componentes, hasta que no pasan unos meses de su salida al mercado los precios son más altos de lo habitual, la novedad se paga. Luego los mismos bajan.

Dependiendo del tipo de producto, si es un producto de gran demanda, como un nuevo iPhone, una nueva consola, o una nueva tarjeta gráfica Nvidia, puede suceder un efecto de sobre compra, donde los compradores se stockan para dejar a los distribuidores sin stock y a las fábricas sin capacidad de respuesta para posteriormente vender los productos que han stockado a un precio por encima del precio recomendado de venta.

También, los precios de los componentes suelen subir o mejor dicho no suelen bajar cuando no tienen una competencia o alternativa de un fabricante. Si por ejemplo AMD lanza un procesador con un equilibrio potencia/precio al que Intel no puede hacer frente, el precio de dicho componente de AMD no bajará.

Por último aunque sea sólo en determinados tipos de chips, como los procesadores gráficos y las cpu tenemos la subida de precio debido a la alta demanda de estos chips para el minado de monedas digitales, las cuáles han alcanzado durante este 2021 sus precios al cambio más altos de la historia. El minado de monedas digitales es muy dependiente de la potencia de la tarjeta gráfica por lo que se han agotado en su salida, y el precio de las mismas se ha visto lastrado por la escasa oferta existente, los nuevos modelos llegan a cuentagotas, eso si llegan.

Atendiendo a la demanda podríamos trazar un calendario de fechas donde las ventas se incrementan y por tanto los precios suben.

¿Cuándo suelen bajar los precios de los componentes?

Podríamos resumir este párrafo señalando a que los precios bajan en los momentos en que no suben. Aunque esto sería algo tan vago como impreciso y prefiero argumentarte los casos en que suelen bajar los precios de los componentes.

Suelen bajar en periodos de venta floja, esto es durante el verano, comenzando el descenso en mayo y prolongándose hasta agosto. También y con el calendario en la mano, a finales de enero suele ser un buen momento para comprar componentes a bajo precio.

Otro de los momentos para comprar componentes a bajo precio, sobre todo en lo relativo a procesadores y tarjetas gráficas es cuando se anuncia que en poco tiempo tendremos nueva generación. Ojo, el precio baja cuando se filtran nuevos modelos o el fabricante anuncia que en el futuro tendrá esa nueva generación. En el momento de la salida al mercado y durante las siguientes semanas el precio de la generación anterior parece equilibrarse nuevamente.

¿Por qué suben ahora los precios de los componentes?

La causa por la que el precio sube en la mayoría de componentes para PC, como tarjetas gráficas, memorias, procesadores y unidades de almacenamiento parece haberse estancado en el último año ya la conocemos un poco todos, y la conocemos porque la noticia ha salido incluso en los noticiarios generalistas. Se trata de una escasez de chips a nivel mundial.

Los motivos de esta escasez de chips son varios, para empezar tenemos la pandemia de afectación mundial que hizo que durante varios meses los trabajadores que conforman la cadena de producción de chips se tuviese que quedar en casa.

Y eso afecta a personas que trabajan desde la extracción de la materia prima que es necesaria para los chips, a los transportes de mercancías, los trabajadores de las empresas que crean los chips, los fabricantes de las máquinas que sirven para crear chips, y la posterior distribución de los mismos.

A todo esto hay que sumar que el resto de trabajadores también estaban en casa, y claro, pasar tanto tiempo entre cuatro paredes hizo que se disparasen las ventas de videoconsolas, de nuevos teléfonos móviles y sobretodo de ordenadores portátiles para poder seguir trabajando desde casa.

Total que el sistema parece haberse colapsado y los precios de las gráficas, cpus y memorias parecen no querer dejar de subir.

La noticia de la escasez de chips en los medios

Esta aparición de la noticia en todos los medios digitales y no digitales era algo que muchos sabía que iba a llegar, pues la afectación no es ni mucho menos aislada a los PCs, móviles y dispositivos digamos que de carácter más tecnológico, si no que influye en casi todas las industrias.

En este aspecto, una de las más afectadas es la industria de la automóvil y es que los coches cada día son más tecnológicos, más aún cuando estamos ante un cambio de modelo de motor hacia los híbridos y eléctricos.

Los coches de hoy en día incorporan más chips y por ende, la falta de los mismos ha acabado afectando negativamente a las cadenas de montaje.

Si antes, un modelo de coche nuevo podía llegar a tardar en llegarte tras la reserva y el pedido 3 meses, en la actualidad los plazos de entrega se han triplicado y algunos fabricantes, han anunciando que ciertas fábricas o modelos de coches se paran.

Obviamente esto hará que los pocos chips para automóviles existentes en el mercado estén buscadísimos por todos los fabricantes de coches y por ende, que los mismos suban de precio y esta subida se vea reflejado en el precio del automóvil.

Más allá de los vehículos también tenemos otros elementos a medio camino, como los electrodomésticos, y n o sólo me refiero a las TVs que cada día son más inteligentes y precisan de más chips, si no también a lavadoras, frigoríficos y un sin fin de aparatos.

El problema de fondo de la escasez de chip

Como problema tenemos el no poder disfrutar de nuevos chips, pero eso será algo que se solucionará con el tiempo, la producción irá poco a poco cogiendo su ritmo más normal.

Sin embargo, para mi, y para muchos, subyace un problema de fondo, y es que dependemos en exceso de la gran fábrica del mundo, de China.

Si China nos falla, nos falla todo.

Esto es algo realmente peligroso y algo por lo que merece la pena perder el tiempo a analizar y a mediar soluciones sobre ello. Y es que si dependemos tanto de un sólo país podemos colapsar nuevamente en menos de lo que imaginamos.

A todo esto no debemos olvidar quién es China, un país totalitario, incluso permíteme el término abusón y que se cree que puede hacer lo que le venga en gana.

Así que la solución pasa por hacer que otros países sean capaz de fabricar chips y así no depender únicamente de China.

¿Quiénes son los grandes fabricantes de chips?

Aunque esta información la quiero reservar para un artículo en profundidad, quiero entrar ya a señalar alguno de los que en la actualidad son los mayores fabricantes de chips del mundo.

Por un lado tenemos los fabricantes de chips genéricos, que no tienen tanta fama y no son tan conocidos como los fabricantes de microprocesadores, tales como Intel, AMD, Qualcom, TSMC o de tarjetas gráficas como Nvidia. Por el otro lado tenemos los fabricantes de chips que no son procesadores de equipos de alto rendimiento. Me refiero a chips para el procesado de datos de sensores, chips para las comunicaciones, chips controladores de almacenamiento y otros tantos chips genéricos,

Así, lejos de las cámaras tenemos a SMIC, que fabrica chips de carácter general, con una densidad de 28 nM muy alejada de los tan cacareados 7 nM con los que TSMC fabrica sus CPUs y que recientemente han anunciado que van a bajar a 5 nM y 3nM, pero que desde luego son más necesarios que las CPUs de última generación.

GlobalFoundries es otro de los grandes fabricantes mundiales de chips, recientemente han anunciado la construcción de una nueva fábrica en Singapur con lo que de alguna forma parece seguir la tendencia de intentar deslocalizar la fabricación en China.

En ese mismo sentido, en Europa Bosch también ha anunciado que va a abrir una fábrica para producir chips en Dresden, Alemania.

Y los coreanos de Samsung han hecho lo propio al anunciar que van a abrir una fábrica en Estados Unidos.

¿Cuánto va a durar la escasez de chips actual?

Esta escasez actual, parece que no va a ser corta, pues empezó hace ya casi un año y según nos dicen la misma puede extenderse incluso durante todo el próximo año 2022.

Desde el punto de vista del consumidor este es un dato francamente malo ya que los precios de los nuevos procesadores están por las nubes, al igual que el de las tarjetas gráficas de última generación.

No te pierdas los siguientes artículos de tiroriro

Author: El editor

Share This Post On