Yo te sigo si tú me sigues

A todos nos impresionan los numerotes, cuanto más grandes mejor. Esto aplicado a los perfiles sociales sucede cuando descubrimos a alguien interesante perdiéndonos por Twitter, Instagram o Facebook. vValoramos más al personaje y su contenido en cuanto vemos que este disfruta de fosfocientos mil seguidores, además de otro número impresionante de amigos y publicaciones.

Esto nos pasa a todos, pero deberíamos de ir un poco más allá y valorar la ratio de esa cuenta, me refiero a la proporción entre seguidores y seguidos e incluso el de publicaciones y seguidores con el objetivo de darle un mérito más real al valor de su contenido ya que muchos consiguen gran cantidad de followers bajo el método del “Yo te sigo si tú me sigues”

Precio: EUR 18,95
Precio recomendado: EUR 19,95
Primero vamos a proceder a clasificar los usuarios de las redes sociales entre cuatro grandes grupos, comenzaremos con los creadores de contenidos pasando por los seleccionadores de contenido creado por otros, las empresas que ven un método “barato” para llegar a sus clientes potenciales y por último la gran masa que sólo busca un efecto puramente socializador. Desde luego no pretendo ser exhaustivo, ni mucho menos, es sólo un punto de vista que me he ido creando con el devenir de los últimos años.

Tipos de usuarios de redes sociales

Los creadores de contenidos

Son aquellos que crean, desde un fotógrafo cuando publica una foto en Instagram o 500px, un diseñador cuando crea un nuevo logotipo y lo publica en su cuenta de Behance, un diseñador web que publica una idea en Dribble o un ilustrador que cuelga sus dibujos en Abduzedo pasando por lo escrito, cuando un periodista redacta un artículo en un medio digital y lo publica en su Twitter, pasando por un cocinero que crea una receta con su propio estilo en un vídeo en YouTube. Existen infinidad de creadores y posibilidades.

Por norma general los creadores que habitan las redes sociales publican pocos contenidos, pues lo que publican deben crearlo y eso conlleva un tiempo. Esa es quizá su pega, deberás seguir a muchos para poder tener una lectura diaria.

Los seleccionadores

Este es otro gran grupo de seres que habitan las redes sociales, conozco mucha gente que publica contenidos de otros, algunos refríen las noticias haciéndolas suyas, otros simplemente se limitan a retweetear cosas de otros, no crean, sólo hacen eco de lo que leen, algunos, muchos de ellos, filtran y hacen un trabajo de optimización que les conlleva un tiempo o como mínimo un buen criterio o un criterio acorde con su target.

Realmente resultan prácticos y yo sigo algunos ya que su filtrado está más o menos acorde con el mío y el tiempo que dedico a leer sus publicaciones realmente me aporta algo de valor.

Los que ven un altavoz para sus negocios

Las empresas, que ven a la redes sociales como un medio muy económico para dar a conocer sus productos y servicios. Se emocionan con ello al ver que no puede ser considerados como spam, como antes cuando enviaban toneladas de emails no solicitados por minutos pero que podían verse amenazados por multas. Ahora publicar contenidos les insufla o autoinsufla un aire de “merecidad” modernidad.

Las que son medianas o ya grandes recurren a los denominados “Community managers” chavales “expertos” en la red con un montón de seguidores que pretenden que su receta valga en todo y para todo.

Al final muchas empresas llegan a publicar como metralletas todo lo que ven por la red, lo hacen para generar ruido y porqué piensan que así es fácil conseguir una mayor visibilidad en la redes sociales mediante métodos como, oferta del día, acompañado con su correspondiente canal de noticias refritas de otros muchos, craso error. Señores empresarios, creen contenido.

Los que sólo socializan

Este, creo que es el grupo más numeroso en la actualidad de las redes sociales, el que está ahí por básicamente dos objetivos, conseguir reconocimiento social y por tanto socializar o conseguir “vender o venderse más”.

Aquí hay un gran saco de usuarios de Facebook una red donde puedes leer desde noticias a reirte a carcajada limpia con las chorradas que muchos tienen a bien publicar en dicha red.

Muchos particulares retweetean contenidos para sentirse “de lo más in” cosas del ego supongo, a veces creo que lo hacen por llenar o publican cosas de forma y contenido desinteresantes, altamente vacías y que no importan absolutamente a nadie.

Valores reales desde el sentido común

Estos dos últimos grupos son sin lugar a dudas el grupo que más cae en el “yo te sigo si tú me sigues”. Gente que con un contenido de bastante irrelevante cuentan con cientos y cientos de amigos en Facebook, seguidores en Twitter e Instagram. Seguidores que siendo del mismo grupo poco tiempo prestarán para leer sus contenidos. Algunos hacen oleadas de “te sigo” y al tiempo hacen oleadas de “te dejo de seguirte”, los usuarios que hacen el cambio por el cambio y no prestan atención más allá del incremento o decremento de sus números a veces no se dan cuentan de que esta práctica sucia en realidad no lleva más lejos de la propia irrelevancia.

Yo al ver tales numerotes y siendo perfectamente consciente de que al menos yo, no puedo seguir a muchas personas en las redes, más aún si estas son mínimamente activas con sus publicaciones. De lo contrario debería pasarme todas las horas del día leyendo sus publicaciones. Si bien es cierto que el volumen de personas que puedo seguir variará dependiendo de la red pero en cuestión diría que seguir a 100 personas ya es un número mayúsculo.

Vamos a hacer algo de matemática básica, por un momento imagina seguir a 100 personas en Instagram, si cada una publica 50 fotos al año, de las cuales 30 durante sus vacaciones y el resto, es decir 20 repartidas durante el año obtengo que son 100*50 = 5.000 fotos al año, lo que vendrían a obligarme a contemplar 13 fotos al día en Instagram.

Pero debo decir que algunos de estos 100 publican 3 o más fotos al día, probablemente no son suyas y las republican pero es que entonces hablamos de más de 1.000 fotografías al año por cada una de estas cuentas. Si estos “grandes” publicadores son más de 20 de las 100 cuentas que sigo, estaremos hablando de 1000*20=20.000 a las que deberemos añadir el resto de cuentas hasta 100, 80 que publican cada uno unas 50 fotos al año, así que sumamos 4.000 instantáneas más y finalmente tenemos 24.000 fotos a revisar.

¿Puedo dedicarle a Instagram el tiempo necesario para visualizar mínimamente bien 65 fotografías diarias?

Ummm… una cosa es ver, otra contemplar, otra analizar y otra aún más lenta, leer y comprender, así que vamos a sumar el tiempo que le dedicamos a Facebook a ese tiempo que dedicamos a Instagram, después le sumaremos el de Instagram y venga porqué no, el que le dedicamos Whatsapp y algunos también a Twitter.

La relevancia real de una cuenta en una red social

Existen muchas técnicas para evaluar a que y a quien seguir, la más sencilla es la técnica de la intuición, por llamarla técnica, pero es la que suele funcionar mejor, aunque en mi caso sólo hasta cierto punto.

Por eso antes de seguir a alguien en una red social lo que yo hago es ver denominada:

ratio de seguidos/me siguen

No valor si un usuario tiene pocos o muchos seguidores (los patitos de la foto que encabeza este artículo) si no que a partir de una cantidad digamos que de 100 seguidores y unas 50 publicaciones en adelante lo que reviso es su ratio. Es decir los seguidores que tienen divididos entre las cuentas que ellos siguen.

Hay creadores y seleccionadores de contenido que tienen una ratio muy alta, es decir por cada uno que siguen ellos tienen cientos de seguidores.

Pero mejor veamos unos ejemplos de usuarios de Twitter, no los comparo entre sí de una forma eficaz pues pertenecen a sectores de interés diferentes:

El primero Miquel Silvestre, aventurero con programa en TV disfruta de un espectacular ratio de: 11.000/14 = 1:785 por cada persona que Miquel Silvestre sigue en Twitter Miquel tiene 785 seguidores.

CSS-Tricks que es una web con temas relativos a diseño web, 321,000/1927 (la K significa que hay que multiplicar por 1.000) 1:165 es decir no es ni 4 veces más importante que  Miquel Silvestre aunque los numerotes parecen así declararlo

Jesse M es un artista digital y cuenta con 1156/419 es decir un ratio de 1:2 por cada persona que sigue le siguen dos.

Si quieres anímate a comparar por ti mismo algunos usuarios de cualquier red social pero que tengan intereses comunes y verás cual tiene más ratio de seguidores y por ende una mayor relevancia. A mi me han contado que por aquí un compañero está ya comparando varios “aventureros moteros” para ver que y quien tiene mayor relevancia en la redes sociales.

El intercambio de cromos

De ahí el título de este artículo, el “yo te sigo si tú me sigues…” al final esto de las redes sociales se convierte en un intercambio de cromos sin sentido, o quizá esté equivocado y ese es su verdadero uso, el socializarse aunque para ello perdamos gran parte de la relevancia, soy yo el raro, el que quiero optimizar mi tiempo de pantalla al máximo de forma absurda por su relevancia. Seguro, pero a cada cual, su estrategia social.