Teleobjetivos

¿Qué es un “teleobjetivo”?

objetivo-teleobjetivo

El principal cometido u “objetivo” de los teleobjetivos consiste en acercar los objetos fotografiados. Estos objetivos nos permiten hacer  aquellas fotografías de personas u objetos que se encuentran a gran distancia de la cámara.

Por otro lado, hay una gran y extensa variedad de teleobjetivos en el mercado, de diferentes tamaños y distancias focales. Normalmente el valor cualitativo de un teleobjetivo se mide tanto en la cantidad de lentes que componen el objetivo y la calidad de esas lentes.

En principio, desde una visión clásica y conservadora, cuantas más lentes lleve un teleobjetivo menor será su calidad, pero claro, la técnica avanza considerablemente, y en la actualidad este criterio no tiene por qué ser del todo cierto.

A continuación te mostraremos algunas características para que vayas conociendo un poco de qué te estamos hablando.

Las fotografías tomadas con teleobjetivos en ocasiones producen un efecto de ilusión óptica, es decir, los objetos distantes que normalmente deberían aparecer más pequeños, se nos muestran incluso de más tamaño que los más cercanos.

Esta ilusión óptica se produce a consecuencia del encuadre que realizamos, debido a que aislamos aquella porción de la escena que queremos destacar, por eso motivo tenemos esa sensación de cercanía que nos provoca el objeto fotografiado.

Otra característica propia de los teleobjetivos se debe a su gran distancia focal, ya que ésta reduce considerablemente la profundidad de campo centrándose en aquellos objetos o personas que queremos fotografiar.

Este efecto es útil si lo que pretendemos es destacar esa parte de la escena que estamos a punto de fotografiar, ya sea porque hemos visto algo singular o diferente que nos ha llamado la atención y queremos capturarlo, o simplemente, hemos encontrado algo auténtico, ya sea debido a su belleza, singularidad o especificidad concreta.

Como ya hemos dicho, la gran característica de los teleobjetivos consiste en aumentar el tamaño de la imagen; debido a ello, conseguimos acercar mucho más  los objetos fotografiados.

Esto nos permite fotografiar aquellos objetos a distancia que nos interesa resaltar, que por otro lado hubieran quedado desapercibidos si no hubiéramos detectado esa particularidad que nos ha llamado tanto la atención.

De esa manera, la fotografía realizada con teleobjetivos nos permite fijarnos más en los detalles. Podemos extraer aquellas partes de la imagen o de la escena que queremos fotografiar y resaltarlas para hacerlas visibles.

Aunque, en otra línea, podemos decir que los teleobjetivos también tienen un lado, como decirlo, pues sí, eso, algo “cotilla”.

El hecho de disponer de un dispositivo que nos hace accesible, en cierta manera, a aquellos objetos o personas deseadas, y que se encuentran a una distancia mayor de lo que quisiéramos, pues nos hace sentirnos, de alguna manera, algo más cerca de ellos, más próximos, ¿no?

Además, capturar esos momentos, y recordarlos más tarde nos puede producir una sensación placentera o de bienestar, que nos ayuda en definitiva a sentirnos mejor. Aunque claro, como no, todo depende del uso que hagamos, ya sabes… hay que portarse bien!