Timos e iPhones

El iPhone X ha provocado una más que justificada controversia en todos los niveles, desde los medios del sector, a conversaciones entre tecnófilos, amigos, foros y chats.

Hasta hace bien poquito la recepción del nuevo teléfono de la empresa americana era pareja, igualada entre los amantes y  detractores del producto estrella de Apple. Pero hoy, transcurridos ya unos días desde su presentación en el Steve Jobs Theather de California, ese equilibrio parece que empieza a decantarse hacia mayor número de detractores, o al menos eso es lo que me parece.

El ¿por qué Apple y su iPhone pierde adeptos? fácil, su precio, su alto precio. Y es que 1.250 euros es una cifra fuera de toda lógica.

Esto de los precios de lanzamiento absolutamente prohibitivos no es sólo una táctica exclusiva de la empresa de la manzana, pues cada vez que Apple o Samsung han lanzado un tope de gama nuevo al mercado suben el listón de precios 300 euros por encima del lanzamiento anterior, así que cuando un iPhone 6 salió por 600-700, el iPhone 7 lo hacía por 900-1000, mientras tanto Samsung hacía lo propio con sus Galaxy aunque un par de escalones más abajo de precio, así teníamos el S6  por 400-600, el S7 por  600-700 y el nuevo S8 ya en los 1000 euros, 400 más abajo que el de Apple.

Con el paso de los meses Samsung siempre abarata el precio de lanzamiento significativamente, hoy puedes adquirir un Samsung S8 por unos 550-675 eur. Y si te conformas con uno de la anterior hornada, el Galaxy S7 en Amazon lo tienes por 400 euros en cambio el iPhone 7 continua costando 690 euros, casi lo mismo que su precio de lanzamiento, Apple no rebaja, Apple siempre es más caro.

Analicemos antes el concepto en sí. Para mi un teléfono móvil más allá de sus funciones es un aparato delicado, construido externamente con metales y cristales y repleto de sensores que con el menor impacto contra el suelo puede estropearse. Dicho teléfono lo exponemos constantemente al movimiento, ya que lo llevamos encima desde que nos levantamos, revisando correos y WhatsApp mientras desayunamos, luego camino hacia nuestros respectivos trabajos o escuelas mientras probablemente vamos escuchando música, leyendo noticias e incluso jugando con él, lo manipulamos constantemente, a veces incluso mientras andamos por la calle, desviando la vista del duro asfalto, tropezón y móvil a volar.

Tras recogerlo del suelo, inservible y indispensable pienso que deberíamos entonces tener la posibilidad de reemplazarlo ese mismo día, sin que ese gasto extra e inesperado nos suponga dedicar el sueldo entero de uno o dos meses de trabajo completo. Por eso soy un usuario de un telefono de gama media, de no más de 200 eur. Llamarme raro, rata o cutre pero un teléfono de 1.400 pavos, yaciendo roto, en el frío suelo podría provocarme  una parada cardio respiratoria.

Quizá es que el sueldo medio ha subido en los últimos tiempos de forma astronómica y yo no me he enterado, y los 1200 euros que piden por un iPhone es asequible para muchos y merece dedicarle el esfuerzo de 160 a 300 horas de trabajo, la verdad es que puede ser, me ha parecido ver muy sonriente en la prensa y la TV a esa, nuestra ministra de empleo, Fátima Bañez, en fin, poco o nada me fío de lo que los políticos promulgan, así que ni la escucho, la realidad es otra.

Así que tras el cacareado anuncio del iPhone X estos días han aparecido multitud de memés atacando ese desmesurado precio.

Ah, que es Apple, ahhh. entonces lo vale. Y un cuerno!

Señores de Apple. sepan que no todos somos millonarios, aunque quizá si que somos estúpidos y ustedes lo saben y se aprovechan de ello. Y venderán muchos iPhone X.

No soy un hater de la marca de la manzana, he usado durante muchos años sus productos y siempre han estado a la altura, sus acabados por encima del resto su funcionalidad no, Windows es más versátil que OSX, Android también, y punto. Quien no lo quiera ver que circule a otros blogs de Apple fanboys donde se vanaglorian hasta de los pedos de la manzana. Hace sa  unos años, quizá desde la muerte de Steve, Apple ha dejado de lado la innovación en favor de la distinción, ofreciéndonos productos más y más delgados y caros en lugar de más sorprendentes.

Triunfarán con su nuevo Apple iPhone X, su nuevo buque insignia porque Apple cuenta con una legión de seguidores que ven en esa marca la distinción social traída de la mano del ámbito tecnológico, personas a las que posiblemente les importa poco meterse en un nuevo crédito mensual, sea bajo la fórmula que sea, con sus, es que no es un crédito del banco le pago a Vodafone, Movistar, Orange, etc 100 eur. al mes y en 2 años lo pago sin darme cuenta… en fin yo pago 35 eur./mes total se gastan 2400 eur. en dos años línea por lucir ese nuevo iPhone X entre sus amistades.

A mi me daría auténtica vergüenza sacar de mi bolsillo un teléfono que vale 1.400 pavos cuando al lado puedo tener algunos amigos o familiares desempleados o que sobreviven mes a mes en base a ajustarse más de lo deseado y lamentablemente mi entorno será algo más que habitual en familias españolas. Apple con su iPhone X pretende dirigirse casi de forma exclusiva a la clase alta, y quizá exprimir un poco también a la clase media bobalicona y crediticia. A la clase tecnológica con el razocinio intacto o más allá de lo presuntuoso Apple no nos convence, su producto es ramplón aunque caro.

OjO, ramplón porque no destaca mucho más allá del resto en cuanto a lo tecnológico. Realmente las primeras 500 palabras de este artículo hablan de su precio, es decir, destaca por su altísimo precio. Porque si empezamos a  hablar de su tecnología… es la misma que la de un S8 que cuesta la mitad.

Además nos viene Apple vacilando con la nueva pantalla de 5,8″ sin apenas marcos del iPhone X, pero a algunos ya no nos engañan pues no es en absoluto innovadora. Fue Xiaomi con su primer Mi Mix la que lanzó ese concepto hace años bajo el nombre de “infinity display” incluso hoy, Xiaomi ya tienen en el mercado su segunda generación El Xiaomi Mix 2 por escasos 400 euros, el Samsung con su Galaxy 8 también nos presentó hace unos meses su pantalla casi sin marcos por unos 675 eur. e incluso LG con su nuevo V30 del que aún se desconoce el precio. Además la ejecución de Apple en el diseño de su pantalla no me convence, esa gran muesca para dar cobijo a la cámara y altavoz está pésimamente resuelta.

Pantalla iPhone X

El nuevo Xiaomi Mi 2, guau! esto si que es bonito. Y ojo, 400 pavos.

Ahora admiremos los marcos de LG V30, ¿no son más estrechos y bonitos que los de iPhone X?

LG V30

Y los marcos del S8 con su característicos bordes con la pantalla redondeada, ¿no

Galaxy S8

Mientras el nuevo Apple iPhone X ofrece una resolución de 2436 x 1125 píxeles los ya existentes previamente Galaxy S8 y V30 superan ya de lejos dicha resolución siendo 2960 x 1440 pixeles para el modelo de Samsung y 2.880 x 1440 pixeles la del LG. Apple, nuevamente ¿dónde está la innovación?

Pantalla del iPhone X con su extraña muesca superior:

iPhone XPodríamos entrar a debatir todos y cada uno de los detalles técnicos del iPhone X comparándolos con la gama alta de otros fabricantes, pero no, este no es el objetivo de este artículo, el objetivo es señalar la innecesaria y loca carrera por lanzar el telefono más caro al mercado. Apple  ahora mismo parece liderar esta carrera hacia a lo absurdo elevando el precio nuevamente desde los 1000 euros del Galaxy 8 a los 1400 del iPhone X.

Antes de cerrar el artículo quiero preguntar al aire que va a pasar con el iPhone 9, ya que Apple  ha cometido un error de peso, lanzando simultáneamente el iPhone 8 que ha pasado un poco desapercibido y el iPhone X. El error es que X es en números romanos 10, esto significa que el próximo iPhone será el 9? un paso atrás, o pasaremos al iPhone X v2 o como en su sistema operativo, apellidándolo en cada versió, por ejemplo iPhone X Leopard, iPhone X Tiger, etc…