Vender pedos en internet

Ni tú estás mal de la vista, ni tienes problemas en tu capacidad lectora ni yo tengo síntomas febriles, el título es correcto, y he descubierto un nuevo negocio que me tiene anonadado.

La vendedora de pedos de internet

La sorpresa es mayúscula en cuanto a que el ser humano es capaz de negociar con todo y que existen compradores para cualquier cosa, por muy imbécil, efímera y vulgar que sea esa cosa.

Creo que a poco que nos esforcemos un poco todos no extinguiremos y bajo justa causa.

La productificación del pedo

Generador de pedos manual

Entiéndase pedo, como flatulencia, ventosidad y no como «pedo» de ir borracho, de eso ya hicimos un artículo con las mejores borracheras de películas.

La verdad es que siempre he sido un apasionado del marketing y su capacidad para convertir en producto cualquier cosa, de la índoles que sea, lo que se llamaría la «productificación de las cosas».

Una vez tenemos el producto, en este caso el pedo, tan sólo hay que crear la necesidad de compra, y ahí es donde me deja anonadado el cómo hay gente capaz de comprar según que cosas.

Así que con el caso del pedo, la necesidad de compra fue el divertimento, la broma.

Y es que sin más recuerdo que antaño existía unos tipos de artilugios que tras ser apretados soltaban generosos sonidos de pedo y bien que lo comprábamos para hacer reír a los compañeros de clase, familiares y amigos.

Máquina de broma de pedos

Los había de diferentes tamaños, algunos planos como un globo a medio inflar, artilugios que podías dejar ocultos bajo el sofá, y cuando alguien se sentaba se oía el sonido de pedo.

Otros eran electrónico y funcionaban bajo control remoto. Inclusive llegó la minuaturización y apareciero generadores de pedo en forma de llavero.

Posteriormente y ya en la era digital las apps para reproducir sonidos de pedos fueron todo un éxito, la mayoría de ellas gratuitas, pero también existían las versiones premium o pro donde tenías funcionalidades como programar secuencias de pedo en el calendario con su hora y minutos justos.

Tras esta pequeña reflexión y mirada al pasado, creo que el pedo bien pensado ya estaba productificado tiempo atrás y es que además no pasa de moda, incluso hoy es friki, y atesora un poder mucho mayor del que inicialmente podemos pensar, tanto que hay gente que se está haciendo de oro vendiendo pedos en internet.

El pedo real como producto embotellado

Si bien el pedo que vende nuestra vendedora no es un artilugio si no un pedo real.

El caso es que la usuaria de Tik Tok debe andar siempre con algún recipiente vacío a medio abrir y con ropa ligera y lista para cazar a toda velocidad los efluvios que emanan de su sonoro ojete.

Es de suponer que en este caso la necesidad de compra no es la misma que la de los artilugios anteriormente comentados y que no se llega a querer comprar un pedo embotellado porque sí, ni por las risas que provoca, y es que me atrevo a decir que algunos quizá lo harán por fetichismo.

Aunque creo que el producto que recibes tras un pedido, y por mucho que sea un pedo real, dista del original, porque si este no fue mudo ¿no crees que le faltará algo?

La vendedora de pedos en internet

Vender pedos en internet

Por fin pasamos a conocer a la bella Stephanie Matto, la chica de la foto de la cabecera, es una tiktoker y habitual de programas de TV del tipo reality show y quien saltó a la fama en noviembre del año pasado por su novedoso modelo de negocio conforme vendía sus pedos reales embotellados.

Lejos de andar a la espera y caza de este tipo de efluvios Steph, que es como se la conoce, se sometía a un entrenamiento particular.

Ella no dejaba todo al azar, porque un pedo a veces es cuestión de suerte.

La tiktoker lleva un estricta dieta para poder generar más gases y con ello disfrutar de tener un mayor stock de su producto.

Esta dieta y su exceso de gases, que le llevaron a ganar una importantísima suma de dinero, le provocaron problemas gástricos hasta el punto de tener que ser ingresada, suponemos que durante ese tiempo ideó la transformación de su negocio desde lo natural a lo puramente más artificial, como veremos más adelante.

¿Cuánto se puede ganar vendiendo pedos?

Las ganancias variarán mucho, lo más probable es que tus pedos no le interesen a nadie y esto de Stephanie sea un caso puntual, conseguido por ser quién es, una famosa que además es guapa y a la que la locura colectiva parece haberle sonreído.

No obstante, es destacable los más de 200.000 dólares americanos que ganó Stephanie con la venta de sus pedos.

Además de las ganancias monetarias también ha conseguido una gran fama en redes sociales, en Instagram por ejemplo atesora más de 300.000 seguidores.

Qué es y que no es un NFT

No quiero dar una charla sobre lo que es y no es un NFT, para eso ya escribimo otro artículo en tiroriro.com, usa el buscador, lo que si que voy a hacer es dar una rápida definición.

La vendedora ahora se ha apuntado a la moda de los NFT para garantizar así la exclusividad de sus pedos y con ello tratar de garantizar su autenticidad.

Claro que esto lo ha hecho con cierta polémica por eso, y no me refiero al producto, que en sí es un éxito de venta, si no al venderlo como NFT.

La polémica surge tras analizar que según el concepto NFT este debería aplicarse a bienes digitales, aunque siendo sinceros su traducción no dice realmente eso pues la frase Non fungible Tokens, hace referencia a bienes no tangibles.

Son bienes los pedos

Un bien es una posesión, algo que tenemos y de la que nos podemos desprender, tirándolo al suelo o a cualquier otro lugar o comerciando con ello.

El pedo o los pedos en plural son un bien y lo son al igual que son tus uñas cuando crecen y te las cortan, el echo de que este se efímero no afecta a que este deje de ser un bien.

Además en el momento que Stephanie vendió su primer pedo claramente existió una transacción comercial que directamente le da el valor de bien al pedo.

Así que aclarado que un pedo es un bien, la polémica la traslado sobre la tangibilidad del pedo, del cuesco.

Es un pedo tangible

Podría decantarme rápidamente porque es tangible, y sería tras llegar a una fácil deducción comprobando que realmente algo parecido y que tenemos a mano, el aire y sobre todo el viento es tangible, pues lo podemos tocar, y una ventosidad lo es más pues se puede tocar, sentir el aire tus poros acariciar, lo podemos oir, cual música anal, e incluso podemos apreciar su temperatura casi siempre por encima de la ambiente y lo mejor de todo tendremos la tangibilidad aunque muy efímera de su aroma.

Quizá ahí es donde está esa exclusividad absoluta en todo ese conjunto de atributos que podemos percibir de un simple pedo, y quizá por ello se merezca de alguna forma ese certificado NFT, aunque no se yo si es necesario para algo tan

Los pedos NFT de Stephanie

Conocedora la tiktoker de lo que es y no es un NFT y de las dudas que podía sembrar al respecto, además de que lo efímero podía ser un problema para su éxito se ha inventado un concepto a medio camino.

Se trata de unos gráficos de frascos contenedores de pedos con un diseño único, ojo gráficos, no frascos reales, llamados Fart Jar NFT jugando con que te imagines atendiendo a su diseño el olor del pedo que los ha inspirado.

Pues bien, cada uno de estos gráficos los ha puesto a la venta como NFT por 0,05 ethereums, lo que al cambio actual es aproximadamente unos 180 euros, pues bien, uno de los primeros que vendió fue revendido posteriormente a las dos horas superando los 800 euros en la reventa.

Si quieres husmear, nunca mejor dicho, un poquito en los pedos NFT de Steph puedes hacerlo a través de la siguiente dirección online.

No te pierdas los siguientes artículos de tiroriro

Author: El editor

Share This Post On