Viajar al Algarve: Sagres

Faro del Cabo de San Vicente

Sagres, escrito así sin acento por lo que se debería pronunciar como «Ságres» está ubicada en el punto más alejado de la península ibérica en relación a Barcelona, esto no lo digo de forma casual ya que es el lugar de donde partimos. Para llegar hasta Sagres por métodos terrestres deberás cruzar toda la península ibérica.

Sagres es la población lusa que cobijada por el conocido Cabo de San Vicente, siendo este faro uno de los reconocidos como «Fines del mundo» durante la antigüedad, ante él, se abre el inmenso y poderoso océano Atlántico.

El pueblo de Sagres, en la actualidad cuenta con algo menos de 2.000 habitantes censados en él, por lo que no resultará especialmente populoso y disfruta sobretodo durante los meses estivales de un ambiente fundamentalmente surfero.

Realmente en la población de Sagres, no hay mucho que visitar así que más allá de sus acantilados y playas poco tienes que hacer. Así que en cuanto a interés histórico o cultural no hay mucho por visitar más allá de su fortaleza y un par de estatuas que encontrarás en las inmediaciones.

Tampoco, este pueblo disfruta de un largo paseo marítimo al uso, me refiero a esos con comercios o terrazas, esto puede ser debido a que el pueblo queda en lo alto de un acantilado y el mar, bastante metros más abajo.

Si embargo, cuenta, con una belleza exhuberante, un verdadero monumento natural que configura una bonita vista de su línea costera con acantilados bañados por el Atlántico, estos son superiores a los 20 metros de altura. Además, dispone de muchos puntos de acceso para bajar hasta la playa a nivel del mar, tanto andando como incluso en coche y así poder disfrutar de un refrescante baño.

La población  de Sagres en el Algarve Portugués

Cerámica en Sagres

El en el pueblo de Sagres hay a tu disposición un par de supermercados, así como un par de gasolineras, poca cosa, aunque eso sí, hay muchos restaurantes.

Entre ellos encontrarás un amplia oferta de restaurantes italianos, alguno especializado en pescado y varios de comida más «ligera», esto es, tapeo y bocadillos. En los restaurantes verás que te sirven una cerveza que comparte el mismo nombre que el pueblo, la cerveza Sagres, todo un clásico en Portugal.

De camino al faro encontrarás una interesante tienda de cerámicas y objetos de recuerdo, párate en ella, relájate y disfruta con la cerámica local, muy trabajada. La cerámica es algo que en Portugal cuidan y cuidan mucho. La reconocerás rápidamente, su fachada está plagada de platos y bandejas de cerámica de todas las formas posibles y colores.

Como punto de interés cultural destacado tienes la fortaleza de Sagres, un edificio truncado plano, que es coronado por el faro de San Vicente. De camino al faro tienes una gran explanada que está ocupada por numerosas auto-caravanas, así que aún desconociendo el sector caravanista creo que Sagrés debe ser un destino con cierto renombre para la práctica de esta forma de viajar y recorrer el mundo.

Línea costera de Sagres

En Sagres hay como mínimo dos playas grandes, disponen de anchos y largos arenales donde podrás tomar el sol sin tener a otros bañistas excesivamente cerca, a diferencia de otras playas del Algarve. Así que si eres un amante de la intimidad quizá esta sea la mejor población para pernoctar en el Algarve.

Las olas son bastante más pronunciadas que las que solemos tener en el mediterráneo así que anda con especial ojo, más aún si viajas con críos.

Ten presente también que deberás alejar tu toalla más de lo normal pues la diferencia entre una olas y otras puede ser de 3 a 4 metros durante una misma hora. Luego, al atardecer, el mar se aleja de la costa disfrutando de un mayor arenal, donde poder practicar algún deporte sin generar excesivas molestias a otros bañistas más tranquilos.

Tienes también, para aprovechar ese oleaje varias escuelas de surf así que si quieres aprender este deporte estás en el lugar adecuado. No era raro ver entrar y salir del pueblo coches de todas las nacionalidades de aparentes expertos en el surfeo, ataviados con sus trajes de neopreno y sus tablas en lo alto de sus vehículos dispuestos a disfrutar y mucho en este pueblo surfero.

Así que, en resumen, Sagres es un pueblo aparentemente tranquilo, con una variada oferta gastronómica pero a su vez se trata de un pueblo con no mucho por ver además de sus playas, probablemente en un par de días a lo sumo querrás ver más Algarve, y es ahí donde para desplazarte a otras playas y poblaciones la condición de Sagres de ser el punto más alejado del propio Algarve lo penaliza como posible «base de operaciones» pues por ejemplo tardarás cerca de una hora en llegar a la bonita ciudad de Lagos o casi dos en llegar a la todavía más lejana Portimão .

 

Nuestra puntuación

Escrito por: Sandro

Sandro es lo que se dice un "desarrollador", es realmente un tipo bastante majo aún siendo informático, se pasa todo el día probando nuevos cacharros y trasteando PCs mientras nos quema día sí y día también los fusibles de la redacción

Compartir en