Trucar un patinete eléctrico

Trucar un patinete eléctrico

En un futuro cercano creo que casi todos nos «pasearemos» a caballo de patinetes, ruedines autoimpulsados, y otros inventos eléctricos de uso exclusivamente personal, es decir, por una única persona.

Bien sea ese patinete uno de tu propiedad o sea mediante uno de alquiler.

En definitiva se convertirá en el sustituto de la bicicleta, ya que al igual que hoy puedes ir al trabajo o a la uni o el insti en bicicleta, en el mismo espacio caben más, muchos más patinentes.

Imagina por un momento que a la oficina todos bajamos en bici, con poco que juntes unas cuantas no quedará espacio para aparcar más, en cambio el patinete eléctrico, de tamaño mucho más reducido, podrá solucionar esta posible falta de espacio.

Y claro, como todo dispositivo electrónico… el patín eléctrico lo podemos trucar o hackear.

¡Sí hackear! ¿Quiéres saber cómo trucar tu patinete eléctrico? pues sigue leyendo!

¿Para qué trucar un patinete eléctrico?

Bueno, pues para empezar uno de los motivos por los que hackear o trucar un patinete eléctrico es tan sólo por conseguirlo hacer, porque somos muchos aquellos a los que nos encanta trastear y hacer modificaciones a nuestros vehículos podremos disfrutar con ello.

A todos nos gusta con conseguir la hazaña de poder modificar un producto para que se comporte de una forma digamos que mejor, o como mínimo más adaptada a nuestras necesidades.

Si bien, quizá uno de los motivos principales por los que se suele trucar un patinete es para conseguir una mayor velocidad punta, y es que aunque pueda parecer de locos, los 25 Km/h que alcanzan la mayoría de los patinetes acabarán siendo pocos en cuanto pasen unos meses a nuestros mandos y ya los dominemos.

Por otro lado está también conseguir mediante el trucaje un posible incremento de par motor o potencia disponible con el cual podemos afrontar mayores cuestas y subidas a las que posiblemente nos encontremos en nuestros desplazamientos. Esto aunque pueda parecer una tontería sería quizá la argumentación más defendible por la que se puede hackear un patinete, y es que para aquellos cuyo peso pasa de los 90 Kg. el patinete no podrá en algunas rampas, y deberás acabar bajándote para acabarla de subir a pie. Esto no es algo baladí, ya que además de perder tiempo te puede hacer sentir «gordo», y si con esta pequeña modificación conseguimos ese extra de potencia, que me costa que si que se consigue, pues nada, a trucar el patinete se ha dicho y a subir las cuestas como un señor, sin apearse.

¿Cómo trucar un patinete eléctrico?

Bueno, lo primero es adelantarte que trucar un patinete no es algo sencillo, para empezar quédate con que el hackeo del patinete eléctrico se hace casi como cualquier otro tipo de hackeo a un dispositivo eléctrico.

Es decir, te bajas un software modificado con el que sustituirás el software que lleva el patinete.

Todos los patinetes eléctricos llevan dentro un software, llamado firmware, que permite hacer que lo conduzcas con cierta seguridad así como para controlar diferentes aspectos como la iluminación, el frenado, y la carga del dispositivo, este firmware es lo que vamos a modificar hackeándolos.

Cada patinete eléctrico dispone de un firmware propio, incluso aunque sean dos patinetes del mismo fabricante si son de diferente modelo tendrás firmwares diferentes.

Por ello para trucar tu patinete deberás asegurarte conocer del modelo exacto que dispones, marca y modelo, no vale eso de «el de la marca tal» no, cada patinete tendrá su correspondiente hack y para buscarlo por la red deberás saber que buscas.

Para conseguir llegar a hackear tu modelo de patinete deberás encontrar dos cosas en la red que te permitan generar el correspondiente firmware modificado. Por un lado una app para tu teléfono móvil que te permita subir al patinete el firmware modificado y por el otro lado el modificador de firmware.

Para conseguirlos tendrás utilizar Google con una búsqueda del tipo «hackear modelo de patinete», por ejemplo «hackear patinete xiaomi m365″o «trucar patiente xiaomi»

Cuando vayas a descargarte el firmware probablemente la web desde donde los descargas te pedirá que introduzcas diferentes valores o parámetros para configurar tu firmware personalizado. Esos diferentes parámetros que te puede pedir, son por ejemplo datos referentes a la velocidad máxima en modo normal o en modo eco. Entre otros.

Recuerda que el modo eco es el que suele entrar cuando la batería está baja y que reduce considerablemente la velocidad punta de tu patinete. Si te pasas poniendo los valores al máximo al final harás que la ya de por si escasa autonomía que tienen estos patines se vea excesivamente mermada.

La app la descargarás en el móvil, y luego la ejecutarás, aunque lo más probable es que debas modificar la configuración de seguridad de tu móvil para poder instalar aplicaciones con el formato .apk en tu dispositivo ya que la mayoría tienen deshabilitado el hecho de poder instalar apps de fuera de la tienda de apps de Google.

Ahora deberás flashear tu patinente con el firmware modificado.

Esto del firmware, es el software o programa que controla el patinete, y esto del «flasheo» es lo que harás mediante la app instalada en tu móvil, desde donde leerás el archivo con el firmware y se lo enviará al patinete para modificarlo.

Recuerda que la capacidad de la batería, cuando el patinete es nuevo y tras varias cargas, alcanza su valor máximo, un valor que suele ser de unos 30 Km. Si jugueteamos con la velocidad máxima muy por encima de los valores por defecto, pues claro, estos 30 Km, a poco que lo usemos durante un año se puede reducir considerablemente y nadie quiere un patinete con una autonomía escasa de 10 Km.

Mi consejo es que no excedas los incrementos en más de unos 3Km hora, que bien puede ser un 10% más sobre el valor base y que a la postre hará que pierdas unos 5 Km de autonomía como mínimo.

Si bien todos los valores aquí comentados serán siempre relativos, ya que la autonomía dependerá mucho de tu forma de conducir, de las pendientes que afrontes en tu traslado, e incluso de tu propio peso, siendo una autonomía inferior a mayor velocidad media, a mayor número de rampas o peso de tu cuerpo.

Riesgos de trucar un patinete eléctrico

Si bien el trucaje de patinetes no es algo del todo recomendable o mejor dicho no lo es a menos que quieras asumir ciertos riesgos, pues para empezar al trucar un patinete hace que pierdas la garantía, y claro los patinetes son en principio productos caros, y cuenta con  un alto coste mantenimiento, un recambio de baterías vale casi igual que un patín nuevo.

Probablemente pienses que siempre puedes volver al firmware de serie, el que llevaba el patinete instalado de fábrica y que de esta forma no lo noten en el servicio técnico y cuele en garantía. Pero esto no creas que será siempre así, pues existen detalles, como que al reinstalar el firmware de fábrica quedarán borrados datos de registro de actividad del patinete, el denominado «log», y puede no resultar creíble que dicho patinente no ha sido trucado para el servicio técnico tras comprobar que un patinete que no funciona cuenta con un registro de actividad a 0 o con pocos datos y por ejemplo unas ruedas desgastadas o unos rodamientos internos con claros signos de uso.

Comentados los riesgos iniciales, en cuanto a la garantía añadimos el previamente comentado de la pérdida de autonomía, la cual se puede reducir considerablemente y estos modelos, por su reducido espacio ya van bastante cortos en cuanto a autonomía.

Ahora y asolo faltaría comentar los riesgos derivados de incrementar la velocidad y su correspondiente facilidad de conducción. ¿Vamos a ello?

Este incremento de velocidad, conseguido mediante la descarga de un programa específico en el móvil que se conecta mediante bluetooth al patinete para conseguir modificar dichos parámetros de velocidad y consumo de energía nunca irá acompañado de una modificación en por ejemplo, la calidad de las ruedas, y sobretodo en los frenos del vehículo, y claro, a mayor velocidad se suele precisar mayor potencia de frenada.

Si este binomio, velocidad/frenada no es nivelado el patinete trucado o hackeado recorrerá más metros en una frenada de emergencia que el patinete no modificado o de serie, con el también incremento de peligro en cuanto a tu seguridad y la del tráfico.

Por otro lado están los riesgos indirectos, los que atañen a la salud ya que el uso de estos sistemas de desplazamiento harán que la poca actividad física que hacemos, aunque sea escasa,  me refiero a la que nos representa andar de casa al trabajo, o de casa a la universidad quede drásticamente reducida. Así que para no perder salud, la actividad física deberemos hacerla en  el gimnasio o saliendo a correr dos o tres veces por semana ya que a menos que estés a más de 20 o 30 minutos del trabajo, si prueba unos de estos patinetes, seguro que te acabarás desplazándote a diario con tu propio patinete eléctrico por aquello de ganarle 10 minutos al día.

Los riesgos de los patinetes eléctricos en la ciudad

En los centros comerciales puedes ver estanterías repletas de ellos, están de absoluta moda. Diferentes modelos y más o menos unas parecidas prestaciones.

Tan de moda que plagan las ciudades y si bien hoy podemos disfrutar casi libremente de rodar en ellos en todas nuestras ciudades o mejor dicho en casi todas, pronto muy pronto se va a legislar sobre el uso de estos elementos para el transporte.

Si buceamos un poco al respecto, el número de accidentes en los que participan los patinetes es bajo, pero existen y se producen cada cierto tiempo a lo largo y ancho de nuestro país.

Y claro, ante un accidente además de preocuparse por los posibles heridos, me gustaría a mi saber quién cubre los posibles daños, tanto los personales, sufridos por el piloto del patín y algún posible transeúnte, así como los materiales si este estampa el patín o su cuerpo contra un elemento urbano, como puede ser una jardinera, o inclusive el escaparate de un comercio.

Estos vehículos a día de hoy no cuentan con la obligatoriedad de circular con seguro, ni tan siquiera con una regulación a nivel de la seguridad del vehículo, es decir, no cuentan con la correspondiente ITV, se encuentran realmente en un limbo legal, como las bicicletas, pero en este caso, cuentan con motor, son más reducidos y por ello tienden a realizar un mayor número de acrobacias por nuestras aceras con el correspondiente peligro que pueden generar.

Respecto a la posible exigencia sobre regulación mediante inspección técnica de vehículos o ITV, algunos compañeros me tildan de exagerado, y bueno, algo sí, pero en ese momento les recuerdo que más de unos y más de dos. tal y como os he comentado en este artículo conseguimos literalmente hackear el sistema del patinete para conseguir por ejemplo una mayor potencia o velocidad punta en detrimento de la duración de las baterías, es decir de su autonomía. Ir más rápido pero durante menos tiempo.

Aunque debo reconocer que esto de trucar un patinete es algo que me suena apasionante, poder modificar tu vehículo de uso personal a tu antojo, consiguiendo adaptar sus prestaciones a tus necesidades reales.