Portada » Series Películas y TV » Crítica serie Mr. Inbetween
Crítica serie Mr. Inbetween

Crítica serie Mr. Inbetween

Es inevitable al hablar de la excelente serie australiana Mr. Inbetween no recurrir a otra en la que, de alguna forma, aunque lejana, se inspira, me refiero a una de mis series preferidas, nada más y nada menos que Dexter.

Mr. Inbetween vs Dexter

Lo bueno es que Mr. Inbetween es diferente a Dexter, aunque casi es tan buena como aquella, y es que tiene unos ingredientes que si bien no destacan en su primer episodio si lo hacen en el momento que dejas llevar por su historia.

¿Qué me ha parecido la serie Mr. Inbetween?

Empiezo a escribir esta crítica tras acabar al completo la segunda temporada, algo triste y ya esperando contento a que se acerque la noche para comenzar la tercera temporada de Mr. Inbetween.

Su autor, su creador y escritor no es otro que el propio actor principal, Scott Ryan. Algo que no te esperas por la actitud de su personaje, si bien tras investigar ves que Scott ya en 2005 dirigió y guionizó la película de The Magician.

Desde luego esta es una de las series que más puedo recomendar de todas las que he podido ver este año, sorprende y gusta a pesar de lo violenta que puede resultar.

¿De qué va Mr. Inbetween?

Es una serie donde la violencia está a la orden del día, al igual que los asesinatos por encargo, las redes de drogas y el poder más visceral.

Ray, diminutivo de Raymond es el protagonista de la serie, un sicario, un asesino a sueldo, en lo físico resulta un hombre algo enjuto, aunque con una barriga cervecera algo prominente, en la ficción probablemente Ray cuenta ya más de cuarenta y cinco años, ya calvo, y con una fea dentadura que moverá de forma tan inconsciente como extraña y constante pese a que lo envilece todavía un poco más, pero que con todo y en suma el personaje disfruta de cierto atractivo.

Es una evidencia de que el mal en sus variadas formas, puede llegarnos a atraer, como lo hizo Dexter, aunque en su caso tanto actor como personaje era significativamente más guapos.

Reparto de Mr. Inbetween

image 41
El prota, creador y guionista de Mr. Inbetween

Esta serie cuenta con un reparto desconocido para occidente, al menos en su mayoría.

Pero no por ello va a ser mediocre, todo lo contrario, excelente en casi todos sus personajes.

Ray lo borda, además son destacables los pequeños papeles aunque cuenten con poca presencia en pantalla, en cuanto a tiempo, pues interpretativamente el papel de su hermano es enorme.

Un personaje con movilidad reducida que te seduce a cada minutio del metraje, su invalidez es debida probablemente por a ictus, y es alguien por el que nuestro despiadado sicario destila un amor profundo, un personaje el del hermano que trata de forma ejemplar su enfermedad y su capacidad y fuerza para seguir adelante, contando con un humor digno de todo elogio. Nicholas Cassim firma este impecable papel.

Por supuesto su hija, tras quien está la pequeña actriz Chika Yasumura, que la veremos crecer a lo largo de esas tres temporadas y que humaniza sin exceso alguno al implacable asesino que Ray lleva en su interior.

Otros personajes como sus novietas y sobretodo algunos de sus amigos, donde Justin Rosniak aporta un humor muy fresco a una serie con alta carga dramática y tampoco nos olvidamos de su «jefe» interpretado por Damon Herriman quieen también tienen un marcado y trabajado papel.

En esta serie toda acción es creíble, nada es predecible, o al menos no lo es en su totalidad y con ello consigue mantenerte enganchado a la pantalla sin más a través de sus cortos capítulos.

Duración y temporadas de Mr. Inbetween

La ficción que nos plantea esta serie la desplega durante los 26 cortos episodios algunos de escasa media hora, capítulos que están divididos en tres temporadas y que puedes ver en streaming en Disney.

No está anunciada una cuarta temporada, aunque es evidente que la serie da para más y realmente en algunos aspectos puede quedar totalmente abierta, o no, ya me contarás tras visionarla tu impresión, al menos yo quiero una cuarta, ya, y si luego viene una quinta, pues mejor.