Portada » Tecnología » PC de escritorio o Portátil

PC de escritorio o Portátil

PC de escritorio o Portátil

Desde hará ya unos 15 años he trabajado de forma casi exclusiva con una combinación de ordenador portátil y sobremesa, he combinado un portátil de batalla de gama media con el que moverme además de un equipo de sobremesa potente con el que trabajar en el despacho.

Pero en los últimos 5 años no he renovado mi PC de escritorio y sí mi portátil, y la potencia creciente de los portátiles hacía que cada vez utilizase menos el sobremesa, las diferencias apenas existen, sobre todo en gamas medias, incluso he estado trabajando en el despacho con el portátil conectacto al monitor, teclado y ratón externo.

Sin encender el PC de sobremesa más que una o dos veces a la semana para hecharme alguna partida..

Recientemente el PC de sobremesa murió sin previo aviso, cierto que algo antiguo, contaba ya con 6 años, era un i5 de generación 6, una gráfica dedicada RTX 2060 y 16 Gb de RAM, se fundió con la llegada del verano, aparentemente se frió la fuente y junto con ella y en cadena, la placa base y posiblemente CPU.

Reparar o comprar uno nuevo

Al tratarse de un PC de escritorio clónico, si es que todavía alguien les llama así, siempre tienes como opción la reparación del mismo, haciendo una sustitución selectiva de los componentes dañados, esto, junto con las posibilidades de ampliación son de alguna forma las razones de peso para que mi equipo más potente fuese un sobremesa.

Sin embargo, los componentes afectados, sobre todo placa y CPU son de alguna forma casi un PC nuevo y es que más que repararlo cambiar placa y procesador es en sí una renovación en toda regla que incluso no podrá aprovechar la caja, pues muchos de los conectores USB de la caja fallaban ya de tanto uso.

La suma del precio de dichos componentes hace que el coste total de la «reparación» se dispare hasta como mínimo los 500 euros, total que me puse a hacer números y siempre acababa en las mismas encrucijadas, si gastar un poco más e ir a por un portátil, que si un PC de escritorio nuevo al completo, o, sorpresa que si un Mini PC.

Ordenador de sobremesa o portátil

Renovar un PC a estos niveles ya es caro. Tanto que al final los precios de placa 110 eur + cpu 200 eur + fuente 70 eur + caja 70 eur no van a bajar de los 450 eur yendo a por más o menos lo mismo que tenía pero de generaciones más actuales, además de conservar RAM, discos y gráfica de mi viejo PC.

Total que parcheando los precios se acercan en exceso a los precios de oferta de un portátil gaming de gama de entrada, hablo de 550-600 euros, que los hay.

Piensas que por 100-200 eur más tengo un portátil, con su pantalla, su unidad interna, más rápida que mis viejos discos SATA, una memoria más rápida, y quedando por debajo en una gráfica de gama de entrada, pues por esos precios de 500-600 siempre será inferior a la RTX 2060, aunque no por mucho.

Así que la principal encrucijada y que da título a este artículo era, PC de sobremesa o portátil.

Y es que al final la diferencia de precio no es tanta y luego transcurridos dos o tres años la reventa de un portátil siempre es mayor y por supuesto más fácil que la de un PC de escritorio.

Vale que el portátil no es tan ampliable aunque luego, en la práctica tampoco necesitas tanto, mientras permita ampliar RAM y la unidad de almacenamiento suele ser bastante.

Ampliar la CPU casi nunca se puede pues los sockets cambian cada dos o tres años y los procesadores de entonces no serán compatibles, en cuanto a la gráfica, pues sí, es quizá lo único que se salve y puedas ir pasando de equipo a equipo, aunque tampoco le des más de 5 años de vida.

Pero bueno en mi caso podría reaprovechar una RTX 2060 la cual no anda nada mal, 16 Gb de RAM y toda una plétora de discos duros internos de 2,5, 3,5″ e incluso un M2 SATA.

CPU actual o de generación pasada

Así que si decidía renovar el sobremesa entonces te surgen dudas ir a por una potente CPU actual o por una de la generación anterior.

Esa es una decisión que probablemente se me antojaba fácil tiempo atrás, iría por precio hacia una CPU de gama media o media alta de generación anterior, lo más nuevo siempre sale mucho más caro y no justifica la inversión.

Sin embargo el problema es que en la actualidad, al menos en la plataforma AMD, la cual es de mi predilección por diferentes motivos ha pasado de utilizar DDR4 a DDR5 sin ofrecer retrocompatibilidad, así que si quería aprovechar la memoria de mi PC defenestrado debía ir hacia un equipo de generación antigua o hacia una CPU Intel que si soporta tanto DDR4 como DDR5, el cual es más caro.

Pero alto, eso sería renovar a medias o renovar más caro y con un equipo Intel de nueva generación pero con memorias DDR4, total que la inversión ya subía 550 euros y hacía perder atractivo a la renovación/reparación del PC.

Pero entonces algo sucedió.

Los MiniPC

A medio camino entre ambos conceptos, sobremesa y portátil, nos encontramos con los MiniPC. Los cuales cuentan con unos precios sorprendentemente ajustados.

Un MiniPC es por definición un ordenador de escritorio pequeño, es decir, es una torre o microtorre pequeñita a la que deberás conectar un teclado, un ratón, y un monitor, además de tenerlo siempre enchufado a corriente al no disponer de baterías, como si que tiene un ordenador portátil.

Hasta ahí las similitudes con los sobremesa, pues en su interior el hardware es de portátil, su CPU es una CPU de ordenador portátil, su memoria es en formato SODimm, como las de portátiles y su consumo es más o menos el de un portátil.

Las ventajas de estos MiniPCs son las inherentes a su tamaño, ocupan muy poco espacio en nuestra mesa de trabajo, inclusive se pueden ocultar, colgándolos de la parte trasera del monitor o TV ya que son compatibles con los sistemas de montaje VESA.

Otras ventajas son su reducido consumo el cual podríamos estipular entre los 15 y los 100 W máximos puntuales. Un PC de sobremesa siempre consume más.

Es importante destacar que los MiniPC se pueden ampliar en cuanto a memoria RAM, disponen de 2 slots, como muchos de los PC de escritorio y suelen disponer de una unidad o unidades de almacenamiento intercambiables, no son pocos los Mini PC que disponen de dos ranuras M2 e incluso algunos cuenta con una M2 NVMe y una de 2,5″.

Precios Mini PC

Sin embargo de todas ellas, la mayor ventaja de un MiniPC frente a los sobremesa tradicionales y los portátiles es que su precio es casi siempre inferior. El mismo suele oscilar entre los 200 y los 700 euros, dependiendo de la potencia del mismo.

Un equipo con un discreto procesador Intel N100 o equivalente será suficiente para casi todos los usuarios, pudiendo realizar tareas ofimáticas y navegación por la red sin problema alguno, eso cuesta sobre los 200 euros.

Por el medio encontraremos Mini PC con procesadores Ryzen 7 5700 U y 5800 H equipados con 32 Gb de RAM y discos sólidos de 512 Gb por 350 euros. Llevan una gráfica integrada Radeon Vega 7 u 8 que no da para mucho, aunque algún juego con un par de años de antiguedad siempre se dejará jugar a 1080p con los settings en medio o bajo.

En este aspecto los procesadores de Intel no sirven para jugar, aunque sean de la generación 13, sus integradas son basura, con los que si bien podrás hacer todas las tareas diarias con sobrada solvencia, olvídate de jugar.

Claro que la opción para jugar con garantías y que te va a permitir jugar a muchos juegos, sería un procesador Ryzen 7 3345 HS que ya integra una iGPU Radeon 680 M

Un paso más que mejoraría su rendimiento en juegos en un 15% y en general alrededor de un 20% sería comprar un Mini PC con un mucho más potente Ryzen 7 7840 HS que nos va a permitir incluso jugar como si de una consola se tratase, nos costará alrededor de 600 euros, eso sí, contará con 32 Gb de RAMN y 1 Tb de almacenamiento.

Por encima quedan los Ryzen 7940HS pero a escasa distancia de los anteriores, a lo sumo un +3%.

Enfrentamos a un MiniPC contra un portátil

Vamos a comparar un Mini PC equipado con un Ryzen 7 7840 HS con gráfica integrada Radeon 780M y 32 Gb de RAM contra un portátil con un Ryzen 7 5800H y una RTX 3050 ti con los mismos 32 Gb de RAM.

Son equipos de generaciones diferentes pero que en el momento de escribir este artículo cuestan el mismo dinero.

El denominado Modo de energía de Windows determina en gran medida el rendimiento del equipo, esto es algo que es especialmente así cuando la máquina cuenta conuna CPU de portátil, como es el caso de lados máquinas que vamos a enfrentar, un Mini PC con un Ryzen 7 7840 HS contra un portátil con un procesador Ryzen 7 5800H.

Ambos equipos están inicialmente configurados en el Modo Equilibrado de forma que el sistema decida el consumo permitido.

Arranque de Windows y programas

Con ambos equipos actualizados y las mismas y exactas versiones del sistema operativo, con las mismas aplicaciones abiertas en inicio iniciamos las pruebas de velocidad de arranque tanto del propio sistema operativo como de diferentes programas.

Arranque de Windows

El portátil Omen conseguía completar el arranca 5 segundos antes que el MiniPC, algo inaudito cuando su unidad NVMe es claramente más lenta.

El motivo, el arranque de bios del mini PC, que es mucho más lento de lo esperado y consume un tiempo extra que luego tanto la rápida unidad NVMe y el capaz procesador del Mini PC no les da tiempo a contrarrestar.

Arranque de GiMP

Nuestro programa clásico y favorito por excelencia para el retoque fotográfico en su versión 2.10.34 revisión 2 comenzaba a poner los puntos sobre las íes, y es que tras el arranque del sistema obstaculizado por la bio del MiniPC este comenzó a demostrar su mayor velocidad, aunque las diferencias no son tantas.

El MiniPC abría GiMP en10 segundos mientras que el portátil lo hacía 1 segundo más tarde, tardando esos 11 segundos totales, una diferencia que realmente es inapreciable por nadie.

Arranque de Photoshop

Con el famoso programa de retoque fotográfico, al que GiMP apenas tiene nada que envidiarle no se dio diferencia alguna, ambos, tanto el MiniPC como el portátil precisaron de 15 segundos para el arranque.

En este punto no debo dejar de señalar que GiMP, un rival para Photoshop, se muestra un 50% más rápido en la apertura que Photoshop, yo ahí lo dejo.

Arranque de Docker

Docker es sistema que permite virtualizar containers de aplicaciones y servicios especializados, es comunmenete utilizado para el desarrollo de apps, webs y aplicaciones.

Docker Desktop es la aplicación de escritorio que permite descargar imágenes y levantar containers de todo tipo, el MiniPC tardó 13 segundos en arrancar la aplicación por los 16 segundos del portátil.

Arranque de Unity 3D

Unity se arranca desde el Unity Hub y la diferencia entre ambos era de escasamente un segundo a favor del MiniPC, sin embargo, las diferencias fueron más ostensibles en la carga y el posterior compilado del proyecto aunque con más de una sorpresa a favor del portátil.

Uso de programas

Para ambos equipos, el Mini PC y el portátil, el uso de programas ligeros como navegadores de internet, programas de ofimática como Office o la versión gratuita LibreOffice es literalmente un «me aburro», pueden con mucho mucho más, con esto ni se inmutan.

El siguiente escalón de programas, los de retoque fotográfico como los anteriormente mencionados GiMP o Photoshop, más de lo mismo, los procesadores de estos equipos están sobrados para ello. Da igual si usas Inkscape, Adobe Illustrator, etc.

Al final debes ponerlos a trabajar de lo lindo para notar reales diferencias, me refiero a cosas como edición de vídeo, renderizado de gráficos en 3D o compilado de programas y videojuegos.

Es en este último donde me voy a centrar en lñas siguientes pruebas ya que ando dandole vueltas a publicar un videojuego y la plataforma de desarrollo va a ser Unity 3D.

Rendimiento Unity 3D

Crear un proyecto nuevo en 2D

Creamos un proyecto en blanco en 2D bajo el editor de Unity 3D en su versión 2023.1.16f1, el MiniPC fue 20 segundos más rápido, lo que si que es una diferencia sustancial.

Los tiempos concretos fuero en el caso del MiniPC de 01:27 minutos mientras que los del portátil 01:47 minutos.

Cargar un mismo proyecto

También bajo el editor 2022.3.11f1 nos pusimos a cargar diversos proyectos previamente creados, siendo también las diferencias siempre a favor del MiniPC

En uno de los casos típicos el MiniPC precisó de 36 segundos por los 41 segundos del portátyil.

Importación de assets

Importando un conjunto de Assets 2D, pertenecientes al paquete 2D RogueLike, el miniPC tardó 13 segundos por los 16 segundos del portátil

Exportar ese proyecto para Windows

El proyecto 2D Rogue Like tardó 36 segundos en el MiniPC y 52 segundos en el portátil

MiniPC 1:36 minutos Portátil 2:19 minutos, una diferencia de 45 segundos

Cambio de plataforma destino

Un cambio de plataforma destino en Unity 3D, pasando de exportación de Windows a exportación para Android, es algo que requiere la reimportación del proyecto, compresión y otros procesos automatizados que consumen mucho tiempo, con el proyecto 2D Rogue like

Tardaron el MiniPC 35 segundos por los 51 que precisó el portátil.

El cambio menos esperado fue el resultado con un proyecto de mucha más envergadura y en 3D, bajo el ·D Game Kit que se encuentra en la Asset Store, los tiempos fueron escandalosos en cuanto a diferencia y duración.

MiniPC 16:15 minutos Portátil 08:00 minutos, una diferencia estratosférica a favor del portátil, ese proyecto dispone de un universo 3D, quizá ahí es donde ayuda la RTX 3050 Ti para el proceso de compilado de texturas, no se cómo trabaja Unity 3D internamente pero el resultado es inesperado.

En otra prueba, también con entornos 3D aunque no tan grandes, los resultados se invertían siendo más rápido el MiniPC con un tiempo de cambio de plataforma de 35 segundos contra 46 por el portátil.

Las temperaturas subieron durante el proceso a un máximo de 73 y 100 grados respectivamente.

MiniPC vs portátil en juegos

Como no todo es trabajar, veamos también el rendimiento de uno y otro sistema para su uso como videojuegos, ya sé que el mini PC no cuenta con gráfica dedicada, pero ojo, su iGPU da mucho de sí, quizá por ello es la que monta la consola Asus Rog Ally.

Esa Radeon 780M con 12 núcleos RDNA 3 es una gráfica que puede compararse de tú a tú con las tarjetas dedicadas de Nvidia GTX 1060 y GTX 1650, quedándose tan sólo un escalon por debajo contra la RTX 3050 Ti con la que la medimos, y que tras nuestras pruebas y cálculos podemos estipuilar que es superior en un 20%.

El portátil tiene una gráfica dedicada de Nvidia, de gama de entrada de la serie 3000, las hay muy superiores pero entonces los precios entre el MiniPC y el portátil serían ya demasiado dispares.

Ambas cuentan con 4 Gb de memoria RAM DDR5, las del Mini PC son cogidas de los 32 Gb de memoria RAM que tiene el sistema.

Tras las pruebas y a modo de resumen te diré que uno ve que ya puedes jugar de forma casual con una gráfica integrada si no eres demasiado exigente en los settings, y puestos a pensar uno confía en que con la futura generación Ryzen 8000 que integren gráficas iGPU de AMD que sean bajo RDNA 3,5 porque a las RDNA 4 no se las espera todavía, ya será del todo cuestionable la necesidad de una gráfica dedicada para el gamer medio que se conforma con 1080p.

Rendimiento Forza Motorsport

En un juego tan mal optimizado como el Forza Motorsport lanzado en el año 2023 no hay forma de tener una configuración jugable en ninguno de los dos equipos.

En el MiniPC obteníamos un máximo de 30 fps con todas las triquiñuelas de AMD activadas, esto es AMD FSR 2.2, los settings abajo, por supuesto el ray tracing desactivado, el juego lucía pésimo y a trompicones pues era fácil verlo descender a los infiernos, esos que están por debajo de los 20 FPS.

Con la RTX 3050 Ti del portátil conseguíamos más pero no suficiente y eso que a 1920 x 1080p vimos un máximo de 38 fps, pero con una calidad pésima y de una forma bastante inestable, ya que en momentos puntuales llegaban a bajar hasta los 24 FPS es decir unas bajadas de unos -14 FPS, y eso que teníamos DLSS en modo Rendimiento, el Raytracing desactivado, las sombras los reflejos y prácticamente todo seteado como «bajo».

Menuda porquería, viendo como rinden Forza Horizon no se entiende.

Rendimiento Forza Horizon

En Forza Horizon todo cambia y es que siendo dos juegos que parten de lo mismo, este Horizon y el Motorsport, aunque con un tono ciertamente diferente, el Horizon, siendo de mundo abierto consigue correr en ambos equipos con una calidad más que suficiente, cercana a los 60 fps ocasionalmente, además en resoluciones incluso que van más allá de los 1920 x 1080 píxeles, hablo de ultrapanorámicas de 2560 x 1080 o 3440 x 1440 píxeles lo hace muy bien y sin una pérdida de calidad realmente apreciable.

En el MiniPC bajo una resolución ultrapanorámica de 3024 x 1296 píxeles y AMD FSR 2.2 activado el juego es perfectamente jugable con una variación constante entre los 52-60 FPS, teniendo configurados algunos detalles gráficos en medio y otros en bajo.

En el portátil incluso conseguíamos más, es lógico, la RTX 3050 Ti está un escalón por encima de la Radeon 780M, a 3440 x 1440 píxeles que es la resolución nativa del monitor y con DLSS AI Super Resolution activa el juego oscilaba entre los 61 y los 75 FPS con una calidad de imagen tremenda.

Rendimiento Horizon Zero Dawn

WoW! como luce este juegazo en el MiniPC bajo resolución ultrapanorámica en nuestro monitor de 34″, a 3024 x 1296 píxeles con la tecnología Fidelity FX Super Resolution activada y en modo «calidad», con settings mitad en medio mitad en bajos el juego era muy pero que muy disfrutable a unos 42 FPS.

Con la RTX 3050 Ti del portátil conseguía mejorar lo visto en el Mini PC al estar entre las 60 y los 72 FPS aunque con una resolución algo inferior, supongo que debido a la configuración o los controladores de Nvidia siendo la resolución de 2924 x 1224 píxeles y también el Fidelity Super Resolution activada en modo «calidad».

Rendimiento en Ride 5

El Mini PC conseguía 60 FPS estables a 1920 x 1080 con ADM FSR 1.0 activado en calidad a mayores resoluciones como 3440 x 1440 se quedaba en 37 FPS.

El portátil conseguía tasas entre 60 y 75 FPSa 2560 x 1080 píxeles por lo que de nuevo también gana la RTX 3050 Ti a la Radeon 780 M del Mini PC.

Temperaturas del sistema

A todo esto hay algo a lo que le doy especial importancia a la hora de adquirir y valorar un nuevo equipo, la temperatura y el ruido generado por mis equipos, mi despacho es pequeño, estoy en él muchas horas trabajando con el PC y la temperatura que emanan los ventiladores en verano pueden convertir mi espacio en una sauna, por otro lado amo el silencio, menos cuando escucho música o juego, para trabajar quiero el máximo silencio.

Y claro cuando los equipos los sometes a estas pruebas llega un momento en que los acabamos poniendo al 100% de sus posibilidades, generan calor y hacen girar sus ventiladores a gran velocidad, generando ruido.

Esto resulta algo fácil cuando utilizas la exportación de Unity 3D o simplemente cuando juegas a títulos exigentes, como los quemos probado.

Veamos pues temperaturas y ruido generado.

Con poco tiempo de uso

Ambos equipos llevando funcionando 20 minutos, en reposo pero con dos navegadores abierto, Edge y Chrome que suman muchas ventanas en conjunto, como 200, sí estoy muy mal, en cada equipo, las temperaturas según el programa Core Temp 1.18.1 son para el MiniPC una temperatura media de 40 grados, que ha oscilado entre un mínimo de 37 y un máximo de 54 grados. El indicador de consumo de potencia de la CPU es de 11,6W

El portátil es claramente más caliente marcando en ese mismo momento 55 grados y habiendo registrado un mínimo de 45 y un máximo de 85 grados, en cambio la potencia consumida es menor, de tan sólo 6,0W.

Ambos equipos no generan ruido, si que sus ventiladores giran pero debes acercar mucho el oído para oir cierto rumor.

Tras trabajo intenso

Tras varias horas de uso y ya con tareas pesadas es curioso observar cómo ambas CPUs se comportan de forma diferente en cuanto a consumo y temperaturas, resultando que bajo el mismo modo equilibrado el MiniPC consumía entre los 27 y los 38W, mientras que el portátil se movía entre los 36 y los 41 W generando 100 grados centígrados el portátil por los 68 del MiniPC.

Quizá si vas a dedicar muchas horas al día a trabajo intenso es mejor opción el MiniPC pues 100 grados, o 90, mantenidos no son buenos, y el portátil estará sufriendo durante demasiadas horas y días.

Está claro que la solución de refrigeración del MiniPC, el cual dispone de lo que el fabricante denomina cámara de vapor es muy superior a la implementada en el portátil Omen ya que logra una reducción de unos 30 grados respecto al portátil de temperatura en los momentos de máximo trabajo.

Ordenadores ociosos

Después de todo ese esfuerzo con los PCs encendidos, tal cual con Unity activo pero sin ejecutar nada nuevo el portátil se mantenía en todo momento en unos 7 W de consumo y unos 50-54 grados mientras que el miniPC consumía entre 10 y 15 W y mantenía la temperatura en 45 grados.

Conclusión sobre temperaturas

De nuevo el MiniPC demuestra que a nivel térmico es muy superior al portátil. Algo que también se traduce en un mucho menor ruido de ventilación y es que prácticamente durante todo el día no parece ni estar encendido, cuando el portátil en cambio sí que hace ruido de ventilación en muchas ocasiones.

¿Qué hago?

Pues me quedo con el portátil, al contrario a lo que había pensado inicialmente y durante casi todo el mes que he tenido en prueba el Mini PC, no me lo voy a quedar para sustituir a mi sobremesa caído, tiraré únicamente con mi portátil.

Si bien el MiniPC me ha sorprendido y mucho, al final ciertos problemas de estabilidad que reiniciaron el MiniPC en no menos de 7 u 8 ocasiones provocadas por algunos juegos o tareas pesadas, reinicios que yo achaco a un transformador de 100 W, escaso en potencia, y que probablemente no soporte el conjunto de MiniPC, un concentrador conectado a él con un teclado y ratón retroiluminado y sobretodo la presencia de una o más unidades de disco externas o pendrives.

En un año o dos cuando tengamos los nuevos procesadores Ryzen Series 8000 con gráficas RDNA 3.5, quizá si que sea el momento para tener ese segundo PC en mi despacho, por el momento estiraremos el Ryzen 7 5800H y la RTX 3050 Ti unos años más.