Valentino contra Marc (Argentina 2018)

En Termas de Río Hondo (Argentina) se ha celebrado la segunda carrera del Mundial de MotoGP de esta temporada 2018, el ganador ha sido Cal Crutchlow con su Honda no oficial del equipo Team LCR, seguido por un impresionante Johann Zarco del Monster Yamaha Tech 3 que con su Yamaha no oficial está cosechando mejores resultados que los pilotos oficiales Maverick Viñales y Valentino Rossi desde mediados del año pasado, por último Alex Rins piloto oficial de Suzuki.

Todos ellos han conformado un cajón nada habitual, el ¿por qué? de un podio tan atípico, pues por muchos y diferentes motivos, aunque el más obvio no es otro que estos grandes pilotos pilotaron a un nivel superior al del resto de pilotos de la parrilla.

Si bien el motivo de este artículo no es comentar dicha carrera, para ello dispones de otros muchos medios donde encontrarás un detallado el avance de la carrera, en tiroriro.com lo que queremos tratar es uno de los hechos secundarios que finalmente ha resultado ser de los más relevantes de esta carrera y este es la revalidad feroz que reaviva el piloto con más victorias de la historia en MotoGP, Valentino Rossi y Marc Márquez el actual mejor piloto de la parrilla, le pese a quien le pese.

Marc Márquez desde pequeño idolatraba a Valentino Rossi y cuando el español llegó a MotoGP todo eran guiños y complicidades entre ellos dos. Si bien Rossi tardó poco en darse cuenta que ese chaval, tan risueño y amigable era una amenaza más que real a sus intenciones de perpetuarse como el mejor piloto de todos los tiempos, pasados y futuros. El irreverente Márquez había llegado para desplazarlo de su olimpo a golpes de genialidad y sonrisas y es que fue llegar a MotoGP y comenzar a ganar con un descaro inclusive superior al que jamás se había visto en el piloto italiano.

Marc llegó y ganó el mundial, así de primeras, se midió con él una y otra vez temporada tras temporada con unas luchas cuerpo a cuerpo épicas. Fue en el 2015 y curiosamente en ese mismo circuito argentino donde esa relación amigable que mantuvieron los primeros años con Marc ya en MotoGP acabó en un zasquido de dedos y es que en Termas de Río Hondo Marc Márquez acabó por el suelo tras un toque en una pugna con Valentino Rossi, siendo el italiano quien se hizo con la victoria en esa carrera tras la caída del piloto español. A partir de ese momento las cosas comenzaron a cambiar y se convirtieron en eternos rivales.

El paso del tiempo y otros infortunios de terceros pilotos como la pérdida de Luis Salom acabaron por relajar la tensión, pero Marc siguió ganando mundiales y Valentino no, erraba una y otra vez, entró en esa deriva o declive que aunque cueste reconocer suele traer los años, su estilo hoy ya no triunfa. En cambio Marc estaba y está cambiando el como hacer las cosas en este apasionante deporte, alcanzado cotas de fama y reconocimiento aún lejanas a las de Valentino, pero este boom del español parece no ser del agrado de Rossi y tras esta última carrera parece buscar cualquier ocasión para intentar criminalizar a su rival, cuando por triunfos ya no lo es.

Podría recordar y escribir sobre las numerosas ocasiones que el piloto de Tavuglia utilizó malas maneras para apear a sus rivales de la lucha por el mundial, toques y estrategemas de todo tipo que acabaron por pilotos de la talla de Sete Guibernau por los suelos, un Rossi enfrentado sistemáticamente contra todo aquel que pudiese hacerla la más mínima sombra, incluido su compatriota Max Biaggi, el bueno de Max.

En esta todavía “caliente” carrera Marc Marquez, nuestro piloto oficial de Honda con el dorsal número 93, entró en pugna directa a cuatro vueltas antes del final de la carrera con Valentino Rossi. Marc tenía un ritmo brutal en mojado, muy superior al de cualquier otro piloto en pista, aún teniendo que recuperar desde la posición 19 hasta el 5 lugar y tras dos sanciones previas, primero un justo Ride Through y luego una pérdida de posición por otro adelantamiento inapropiado, el de piloto de Cervera llegaba a rodar hasta casi 1,5 segundos más rápido que cualquier otro piloto en pista, y ese diferencial en MotoGP es sideral, más aún si tenemos en cuenta que debía realizar adelantamiento tras adelantamiento en una pista a tramos húmedas a tramos secas, con la consiguiente pérdida de tiempo que ello suponía.

Esta carrera de MotoGP celebrada en el circuito de Termas de Rihondo fue una ya de por si accidentada carrera, desde su inicio, hasta el final, Marc tras recuperar no menos de 13 puestos llegó a dar alcance al italiano y justo en el ápice de la curva un palmo después de que Rossi voluntaria o involuntariamente parecía haber dejado la puerta entreabierta, recordemos que Rossi es un perro viejo, confundió a Marc, quien con su ritmo mucho más alto no dudó en meter la rueda y tras ella su moto. Marc impactó con la moto del italiano o el italiano se le hechó encima, esto último ni lo había pensado en el directo, pero ahora con la secuencia aquí reflejada, me saltan las dudas.

Quizá era un espacio demasiado pequeño para tan gran piloto, no lo creo, pero ya no hubo vuelta atrás, en el momento en el que Valentino parecía corregir su trazada se topan en el ápice y uno acaba por lo suelos… el italiano, pero quizá ya estoy juzgando lo que yo interpreto en las imágenes, así que me apeo momentáneamente y te dejo ante tí algunas de las imágenes que pueden darte más pistas para formarte tu propia idea sobre lo sucedido, en ellas cada uno podrá ver una u otra cosa, así que aquí va ese fotograma a fotograma:

En otros vídeos también podemos observar la misma secuencia pero desde otros ángulos, obviamente hay que tener en cuenta que desde puntos de vista más laterales ese espacio por el que intenta pasar Marc puede resultar francamente inexistente, aún así lo que queda patente es lo lejos del ápice en el que se encontraba la Yamaha antes de afrontar la curva, así como la increíble diferencia de ritmo con la Honda, y es que Marc repito, contaba con más de un segundo en su bolsillo.

En el siguiente vídeo puedes ver como Marc se tira al hueco justo después de pisar un reguero de agua, el lo menciona en sus declaraciones aunque no creo que esto importe, y es que en lo que si me mojo es en dar mi apoyo a la toma de decisión que realiza Marc, y es que esto, a diferencia de lo que puedes hacer fuera de la competición, es una carrera al más alto nivel y es que cuando Márquez se decide a efectuar el adelantamiento, probablemente el evalua tanto la referencia de posición del rival a superar, algo lejano al ápice de la curva, como su propio ritmo, muy superior. Y es que si sumas ambas cosas en una carrera del mundial digo yo que te hacen asumir riesgos, en definitiva ese es tu trabajo, aún sabiendo que estos te van a llevar al límite. Y es que Marc casi consigue pasar de forma limpia, pero el rival, algo que parece que se le escapó en la ecuación a Marc, evaluar a su archirival, es Valentino que es conocido por ser uno de los pilotos que vende más cara la posición.

Siguiendo el análisis, en la siguiente captura realizada sobre el vídeo de YouTube te muestro el detalle del momento previo al encontronazo, escasos metros antes del ápice de la curva, aquí Valentino Rossi se ve claro que no estaba en la trazada ideal, iba algo por el exterior, un piloto de su experiencia a sabiendas de que era perfectamente conocedor del ritmo de Marc, o va por la trazada, o se va a dejar pasar, o algo está tramando o yo no sirvo para analizar estos fotogramas, que también puede ser.

De ser otro piloto al italiano otra cosa hubiese sucedido, recuerdo que el 46 en ese momento de la carrera, iba quinto y era tan sólo la segunda carrera, y que por tanto Valentino ni se jugaba el podio, ni el campeonato, y por tanto quizá debería haber dejado la puerta más abierta, Rossi sabía de sobras que no podía aguantar a Marc mucho tiempo ahí detrás, Márquez tenía mucho, pero que mucho más ritmo que él.

En definitiva, Marc superó una vez más a Vale, en carrera y en el cuerpo a cuerpo, Marc quedó en quinto puesto pero los jueces decantaron la balanza como en anteriores ocasiones a favor de Rossi, el intocable, que acabó por los suelos pero se levantó para llegar en la posición 19, Un Rossi que parece que tampoco hace gran cosa por mantener la moto en el asfalto tras el impacto.

Marc recibió una nueva sanción que lo sacaba de los puntos, por un adelantamiento inapropiado, un adelantamiento muy en la línea de lo que nos tiene acostumbrados un tal Valentino Rossi, el dueño del merchandising de MotoGP.

Al término de la carrera Marc fue a excusarse al box del italiano, de donde fue expulsado con muy malos modos por Uccio Salucci, un amigo íntimo de Rossi. A partir de ese momento y hasta día de hoy son muchos los que han cargado las tintas contra Marc Márquez, medios y periodistas españoles, y por supuesto toda la legión de rossistas de medio mundo, así como la prensa italiana y el propio Rossi, que se le ha ido la mano sacando punta al tema acusando al 93 hasta casi criminalizarlo, cuando él, no mucho tiempo atrás utilizaba, utiliza y seguirá utilizando esas mismas armas, carrera tras carrera, sin importarle apenas las consecuencias, pues de todas esas maniobras al límite o más allá, Valentino siempre parece poder salir impune, sin sanción ni escarnio público de por medio, porque MotoGP parece ser casi de su propiedad.

En otro orden de cosas comentar un dato con el que hemos fantaseado en la redacción, este no es otro que el dorsal que luce Marc, el 93, un dorsal que refleja el año de nacimiento del campeón de Cervera, pero puestos a elucubrar como no hemos parado de hacer en este artículo con mayor o menor acierto… nos damos cuenta de Valentino no le llega a ese dorsal ni multiplicando por dos el suyo 46*2=92, justo uno por detrás, siempre por detrás. El motivo por el que Valentino luce el 46 no es claro, como no podría ser de otra manera, por un lado Rossi contó que era en honor a la primera carrera que disputó su padre Graziano Rossi donde lucía un 46 sin embargo el mismo Valentino contó en otra ocasión que ese 46 era por un piloto nipón que lo lucía en una antigua carrera en Suzuka cuando el participaba en minimotos, como otras veces, el 46 nos oculta la realidad.

Go go go MM93!