Portada » Series Películas y TV » Crítica serie Quién es Anna
Crítica serie Quién es Anna

Crítica serie Quién es Anna

La serie ¿Quién es Anna? es una de nuestras recomendadas.

Si bien su título original es mucho más apropiado y descriptivo sobre lo que nos vamos a encontrar en la serie es «Inventing Anna» es decir, inventando a Anna.

Está compuesta por 9 capítulos con una duración excesiva, algunos superando la hora y cuarenta minutos, por lo que a más de uno, entre los que me incluyo, puede producir cierto rechazo de buenas a primeras y es que para mi una serie debe tener capítulos de a lo sumo 45 minutos, ya que a partir de ese momento decae mi interés por la acción en pantalla.

Sin embargo y aunque en algún episodio si que mi atención decayó, las excelentes interpretaciones y el querer saber que pasa me ha llevado a mantenerme en vilo durante todo el metraje.

La historia real de la serie Quién es Anna

Serie ¿Quién es Anna?

Esta serie está basada en un artículo que la periodista Jessica Pressler sacó a la luz en New York Magazine, señalando a Anna Delvey como una falsa, pues el personaje real, cuyo nombre era Anna Sorekin, se hacía pasar por una rica heredera alemana, cuando la realidad distaba mucho de lo que nos quería hacer creer.

En sí el concepto que transmite la serie no es ni mucho menos nuevo, aunque como mínimo es curioso, si bien lo que más sorprende, hasta cierto punto es esa necesidad de querer aparentar lo que uno no es, y además hacerlo desde el desprecio y el despecho.

Cabe recordar que en lo local o nacional hemos tenido algún caso parecido como el del pequeño Nicolás, quizá es que existen personas como Anna en nuestros mundos reales, aunque sin llevarlo a tales extremos como lo hace ello, pero que con ello nos engañen aparentando lo que no son.

El concepto no es otro que el de una persona que se auto-insufla poder y rango social hasta límites que van más allá de la enfermedad del ego, y que con ello consigue generar un evidente respeto, magnetismo y pompa en el mundo que le rodea para poder cometer timos de altos vuelos.

Un mundo que debería de dedicar algo de tiempo en revisar los valores que nos guían porque desde el punto de vista crítico sobre lo que sucede en la serie no puedo ocultar por mucho tiempo mi rechazo y es que a mi, como a muchos otros ciudadanos de a pie, esto del poder, de la fama y del ego, pues está de más, y es que en el fondo, lo que nos ocupa y nos basta en nuestras vulgares cabecitas es preocuparnos por llegar a fin de mes.

¿Quién es Anna?

Anna es una niña pija de origen alemán, nacida en el seno de la familia Delvey, ella es alguien acostumbrada al dinero y sobre todo alquien que siempre quiere más, una pija de esas con actitud irreverente, provocativa y de rechazo por aquellos que no están en su falso rango social.

Se comporta como una multimillonaria cuando realmente no lo es, promoviendo así unos valores donde señala al que no tiene como algo o alguien de total desinterés, actitudes que al menos en mi me provocan un todavía mayor interés por dicha persona.

Aunque visto lo visto, Anna no es como la estábamos describiendo, al menos la real, así que volvemos a empezar.

Anna nacida en 1991 es una niña pobre, su familia es la familia Sorokin, una familia rusa que tuvo que emigrar a Colonia, ciudad Alemana, donde no encajó en absoluto. Finalmente marchó ella sóla a Londres, con el apoyo económico inicial de sus padres, para poder desarrollar la carera de Arte.

No lo consiguió y Anna se trasladó al poco a Paris, comenzó a trabajar en una revista de moda local, llamada Purple y fue cuando comenzó a trazar su plan y realizó el cambio de nombre.

Posteriormente la revista la emplazó en Nueva York como corresponsal de moda, y tras dejar el trabajo, poco a poco fue inventándose a ella misma, haciendo crecer su gran mentira y abonar su desprecio hacia el resto de humanos que no estaban en línea o por arriba de su falso status social.

Y claro, toda esta carga, este desprecio que siento por un personaje falsamente elevado, y con claro desprecio a los que no son como ella debería colorear un poco mi crítica sobre la serie y es que pienso que de quedarme al margen sería tan profesional como imbécil, así que vamos a ello.

Sus engaños llegaron a un nivel inédito, incluso engañó a Gabriel Calatrava, hijo del famoso arquitecto español, pero no se quedó ahí, hizo lo propio con Aby Rosen un crack de la inmobiliaria, el chef Daniel Rose y otras muchas más personas, famosas y no tan famosas.

Finalmente fue arrestada en el año 2017 por un fraude que ascendía a un mínimo de 275.000 dólares USA, siendo condenada entre 4 y 12 años. Finalmente estuvo hasta 3 años en la prisión de Rikers, obteniendo la libertad condicional en febrero del 2021, aunque al poco volvió a la cárcel por tener la tarjeta de crédito caducada, se cree que está en espera de ser deportada a Rusia.

Julia Garner está de 10

Lo primero de esta serie, es su protagonista, Julia Garner, me encanta, brilla desde el odio, desde mi más profunda indiferencia por este tipo de personas debo reconocer que Julia clava el papel, consigue ser la más siendo la menos, se eleva como ente superior sin alas, la sientes guapa sin serlo. Enorme.

No se si la vamos a encasillarla en estos papeles, aunque alto, en Ozark era todo un polo opuesto, casi una sin techo, una garrula simpática y ahora es una pija despechada, así que la variedad es evidente que la hace crecer.

Si bien, en ambos papeles brilla su inteligencia, y es ahí donde podríamos encasillarla por que quizá ese encasillamiento viene dado porque sus actuaciones son tan buenas y a la par tan simple y bien medida que se apodera de la atención en la pantalla con una naturalidad inusitada.No se si estos dos, el de Ozark y el de Inventing Anna son papeles tan acertados para sus dotes interpretativas que directamente uno piensa que está no ya con una joven promesa del cine contemporáneo, si no que asiste al nacimiento de una nueva leyenda.

El resto del reparto de ¿Quién es Anna?

Luego están los diferentes papeles que vemos en la serie, pero que no pueden medirse ni de lejos con el papel de Anna, y no por ello quiero señalarlos como malos, grises, o mediocres, no.

Y es que incluso, hay ciertos papeles muy destacables, pero claro, la distancia con la Garner es enorme y es que tan sólo Jason Bateman en Ozark parece seguirle los pasos, aunque quizá es porque él es el prota y el que más presencia tiene en pantalla.

Si bien en este párrafo no quería volver a destacar a Julia Garner, parece que no lo he conseguido y es que su enormidad y tan patente que cuesta.

A lo que íbamos, Anna Chlumsky lo hace muy bien en el papel de la periodista Vivian Kent, también me ha gustado mucho el papel de Kacy Duke, interpretado por Laverne Cox.

¿Dónde ver Inventing Anna?

En Netflix.

Conclusión sobre la serie

La realidad supera a la ficción, la enfermedad del ego y la sublime interpretación de Julia Garner es motivo para ver y recomendar esta serie, además el hecho de que que sea una serie real, no hace más que acrecentar mi gusto por ella, la narración es excelente, larga, pero de nivel.