Portada » blablablá » Muros de pago en páginas web
Muros de pago en páginas web

Muros de pago en páginas web

Los muros de pago o cookie walls se han puesto de moda en la actualidad, unos cambios legislativos a nivel europeo tienen que ver con la aparición de muros de pago por doquier.

El muro en la prensa

Si no sabes a lo que me refiero es probablemente porque no navegas mucho por la red, cosa extraña, de lo contrario no estarías leyendo este texto, porque amigo, esto es la web, o al menos tiroriro.com es una ínfima parte de ella, aunque también podría ser porque no lees los avisos que puedes recibir al visitar una página web, esos recuadros emergentes que apenas te dejan intuir el contenido que hay detrás de ello y que te hablan de cookies, privacidad y esas cosas.

image 81
Un muro de pago típico

Pues bien, un paywall o muro de pago es un método por el que o pagas o te comes la publicidad de la página web que estás intentando visitar, vaya, como hasta ahora, pero si bien antes podías negarte al tema de aceptar las cookies y la publicidad personalizada ahora ya no puedes, o pagas o la publicidad que verás será personalizada en relación a tu perfil como navegante.

Tu perfil en la red

Probablemente tampoco sepas que tenías un perfil como navegante y que alguien controlaba que publicidad es más adecuada o no para ti. Sin embargo, lo tienes, eso es seguro.

image 82
Tu perfil digital de Internet

Cada vez que accedes a Internet mediante el navegador de tu dispositivo, por norma general tu teléfono móvil, este sabe quién eres, toda tu actividad con el teléfono está asociada a una cuenta personal de Gmail.

Si realizas una búsqueda de algo de tu interés con tu teléfono, esta quedará anotada en una lista de lo que resulta de interés para ti, no sé, por ejemplo, si estás pensando en comprarte un coche, y has buscador diferentes modelos y marcas, pues se te perfilará como potencial comprador de vehículos, además dependiendo de los modelos y el tiempo que te pases en cada página de características de ellos se establecerá una horquilla de precios.

Si ves vídeos sobre algunos modelos de coches, se incrementará más las certezas de tu interés sobre dicho coche.

Y es que tu cuenta de Gmail sabe muchas cosas de ti, como tu nombre, aunque quizá diste un apodo o un nombre falso cuando creaste la cuenta, aunque no creo, de todas formas sabe dónde vives, bueno vale, se puede equivocar de un metro, o un par de metros, pero no más, y es que tu móvil tiene un GPS que envía las coordenadas al servidor donde está tu cuenta, y claro, al final sabe de ti muchas cosas ya que dichas coordenadas coinciden con la de otros usuarios de Gmail, tu familia, donde cada uno tiene un móvil, tus vecinos, ocasionalmente los sábados algún familiar de segundo orden, como tus cuñados, tus suegros, o tus amigos.

Establecerá también por la zona de tu vivienda, de tu trabajo y por analogía y medias estadísticas con el resto de usuarios de ubicaciones próximas o parecidas, el presupuesto medio que podrías tener para adquirir tu vehículo, también sabrá donde tienes aparcado el tuyo, ahora, esta noche y en cualquier momento, sabrá si tienes parquin o incluso si está en el taller mecánico.

Al final el propietario de Gmail, que no es otro que Google ha tejido una red de contactos y certezas para configurar un perfil al que ofrecer anuncios personalizados.

A que ahora sí que sabes qué tipo de anuncios te va a mostrar Google en tu móvil, en tu PC, cuándo veas un vídeo de YouTube o cuando estés leyendo el Marca. ¿No?

Pues bien… Marca, la prensa deportiva por excelencia de nuestro país, tiene una especie de acuerdo con Google, como casi todas las páginas web, mediante las que remite a Google un identificador de usuario y este le devuelve un anuncio personalizado.

Esto puede molestar a muchos usuarios, el que sepan sobre tus intereses sobre una posible compra cuando por ejemplo estés consultando la prensa deportiva, así que si no quieres ver anuncios personalizados te dan varias opciones, que son las que han cambiado respecto al año pasado.

Negarte a ver anuncios personalizados

El año pasado te negabas a ver anuncios personalizados y nada, podías seguir leyendo la prensa online como si nada, veías anuncios insertados en las páginas web que a ti ni plin, pues no eran de tu interés, claro que esto al medio digital, a ese Marca o el que sea, le redundaba en unos anuncios que no recibían tantos clics, y la publicidad en internet suele basarse en el clic, si el usuario no hace clic en un anuncio el anunciante no paga nada y por ende el medio, ese Marca, no recibe nada por mostrar el anuncio.

Por si fuera poco, el descenso de clics lógico al ser una publicidad un tanto aleatoria y que no tiene que ver con los intereses de tu perfil, hacía que el denominado pago por clic, que es de una cifra variable, se viese reducido por Google pues a ellos, a Google, que se llevan una parte de lo que paga el anunciante por cada clic, no le interesa mostrar anuncios en un lugar que no recibe clic.

Total, que ahora ya no existe esa posibilidad de negarse a ver anuncios personalizados de una forma gratuita, o los ves relacionados con tu perfil o pagas por no ver anuncios.

El pago por no ver anuncios en una web

En el año que estamos ya, en 2024 todos en mayor o menor medida estamos sumidos en un mundo repleto de suscripciones, si décadas atrás únicamente pagábamos por los servicios básicos y esenciales como luz, agua, gas luego llegó Internet, más tarde la necesidad de renovar el antivirus, luego comenzaron las suscripciones al entretenimiento en streaming, que si Netflix, que sin Disney, luego el espacio para nuestras fotografías tomadas con el móvil se comenzó a cobrar, que si Google One, que si espacio en OneDrive, y ahora tenemos los muros de pago mediante los cuales o cedemos nuestro perfil publicitario o pagamos por no ver publicidad.

Un movimiento justo, se mire por donde se mire, crear contenidos, mantener un medio digital, sea de la envegardura que sea, tiene un coste, y este coste con la inflación y los requisitos cada vez más duros para poder mantenerse online deben ser sufragados por aquellos que leen dichos medios, que le dan uso.

Si bien la publicidad había servido como «pagador» de dichos servicios, por diferentes causas ha ido mermando los ingresos, reduciéndose en algunos casos hasta 5 o más veces sus momentos de máximo cobro, lo que al final ha redundado en la búsqueda de nuevas formas de pago, como los muros de pago.

Saltarse los muros de pago

Algunos usuarios llegan a este medio o cualquier otro con la intención de conseguir formas para saltarse los muros de pago impuestos por los medios de prensa online.

Y claro, desde la enorme dificultad de no poder mentir, aunque sea algo que vaya en contra nuestro debemos decir que sí, que realmente existen formas de saltarse los muros de pago de las suscripciones de prensa, hace ya algún tiempo escribimos sobre ellos un artículo, si quieres puedes darle un ojo a cómo saltarse las suscripciones de prensa.