Portada » Juegos » Qué modelo de Steam Deck comprar
Qué modelo de Steam Deck comprar

Qué modelo de Steam Deck comprar

A este asunto sobre cuál de los tres modelos de la actualidad de Steam Deck me compraba es algo que lo tenía desde hace tiempo bien claro, pero al final la contradicción que albergo en mi, unida a algunos comentarios y vídeos hace que me halla replanteado de nuevo qué modelo de steam deck comprar.

Y es que si bien antes la pregunta era entre comprarme el modelo de 512 o el de 256 Gb, ahora he decidido que me compro el de 64 Gb, y te voy a explicar como he llegado hasta esta decisión.

Comprar Steam Deck de 256 o de 512 Gb

Tenía claro que la versión de 64 Gb era algo que debía pasar por alto, a día de hoy 64 Gb es una capacidad irrisoria, sólo hay que recordar que juegos como Forza Horizon 5 ya se van a los 107 Gb de espacio físico.

Y no sólo eso, si quería tener una partición con Windows y otra con Steam OS ya me dirás que espacio asignas a cada uno de ambos sistemas operativos. Pero claro al final esto de hacer convivir Windows con Steam OS, ni es fácil, ni muy práctico, por lo que creo que por el momento mi Steam Deck se va a quedar con Steam Os durante un buen tiempo.

Por si fuera poco luego ya te das cuenta que además de las diferencias de capacidad están también las que atañen a la velocidad de cada uno de los modelos y es que tenemos dos tipos de tecnologías de almacenamiento bien diferenciados.

La Steam Deck de 64 Gb, es una, perdón guarrada de memoria sólida eMMC, la cual es sensiblemente más lenta sobre el papel, en la teoría, que las memorias sólidas SSD NVMe que integran tanto el modelo de 256 Gb como el de 512 Gb.

Eso me hacía directamente decantarme por la compra de alguno de los modelos superiores del Steam Deck, es obvio que pensar que el de 512 Gb SSD era la mejor opción.

Pero según algunas pruebas, en juegos como Control, Dead Cells y Street Fighter 5 los tiempos de carga entre el modelo de 64 con eMMC y los modelos de NVMe es prácticamente el mismo, tan sólo 2 segundos de diferencia en el peor de los casos. Cierto es que en algunos juegos como Portal 2 y Ghostrunner las diferencias van algo más allá de los 10 segundos, pero es en escasos juegos y momentos.

Sin embargo los 579 euros que cuesta el modelo de 512 Gb, incumplen dos de mis promesas, y es que en su día dije que jamás me compraría una consola que superase los 500 euros, lo veo excesivo para algo que voy a utilizar de forma ocasional, no se 5 horas semanales a lo sumo y entre 10 y 15 horas al mes.

En un año eso equivale así a lo bruto unas 60-100 horas de juego, siendo la vida útil de unos dos años… voy a estar con él unas 200 horas, lo que equivale a más de 2 euros la hora.

El segundo punto que incumple es que su precio se equipara a la de un portátil gaming, y sí, no pongas cara de extrañado, he probado para tiroriro.com varios equipos gaming con procesadores Ryzen 5 en gama H con gráficas dedicadas GTX de gama baja, hablo de 1050 y 1650, por precios que van desde los 500 a los 600 euros.

Y claro comparar la Steam Deck con un portátil, pues que quieres que te diga, sale perdiendo, OjO, no porque no sea capaz, si no porque la funcionalidad de un portátil se extiende también al trabajo, a la navegación por internet, así como al consumo de contenidos de internet como películas, series, etc. Cosas que si bien quizá las puedas hacer en una Steam Deck, realmente no es lo propio.

Comprar Steam Deck de 64 o de 256

Bajo la premisa del tope de precio y tras ver varios vídeos al respecto a la velocidad de carga de diferentes juegos, mis dudas en cuanto a velocidad desaparecen, así que ahora la pregunta se ha transformado en un qué me compro el Steam Deck de 64 o el de 256 Gb.

Y poco a poco me está ganando la opción de 64 Gb.

Los motivos, pues se ve que los tiempos de carga no son una diferencia del otro mundo, en la mayoría de ocasiones ni son apreciables, mientras que un juego tarda en cargar mediante el SSD 30 segundos son 32 en la opción con eMMC, es decir, en el modelo básico de 64 Gb.

Estamos de acuerdo en que 64 Gb son escasos, pero es que podemos ampliar la capacidad de la Steam Deck mediante dos formas, una con tarjetas microSD y otra con unidades NVMe 2230.

Y de esta forma el slot M2 que tiene la máquina de 64 Gb, queda libre, para en el futuro poder poner un SSD NVMe de 1Tb o más, cuando los precios lo permitan.

Ampliar Steam Deck con tarjetas microSD

microSD de 512 Gb.

La primera opción, la de ampliar la Steam Deck con tarjetas microSD, que no dejan de tener una velocidad muy, pero que muy parecida a las eMMC, y es que en base son la misma cosa.

Obvio que una microSD de alta capacidad cuesta dinero, pero yéndonos al caso extremo a las microSD de 512 Gb. ya las tenemos por 65 euros… así que si sumamos a los 419 euros de coste del Steam Deck de 419 esos 65 euros, tenemos que por 495 euros la Steam Deck quedará con 64+512 = 576 Gb de capacidad.

Y si compramos una segunda tarjeta microSD para tener un total de 1Tb, aunque este no sería simultáneo pues la Steam Deck sólo tiene un único slot micro SD, estaríamos en 560 euros.

La opción de las microSD de 1Tb por el momento mejor ni acercarse, su precio no es que sea alto, si no que no se entiende, está claramente inflado, con el tiempo bajará.

Y que quieres que te diga, sobre tener varias tarjetas microSD, aunque tengamos la incomodidad de andar cambiándola, por el precio del modelo de 256 Gb. tendremos más de un tera, lo que es cuatro veces más que el de 256 y dos veces más que modelo de más alta gama.

Sobre si es suficientemente rápida o no una tarjeta microSD para lanzar un juego, según veo en vídeos sí, y la diferencia de hacerlo desde la unidad NVMe o de la microSD es francamente irrisoria.

Aunque no sea exactamente lo mismo he realizado la prueba de instalación y lectura de juegos en una microSD con mi portátil, estableciendo la biblioteca de juegos en una tarjeta microSD de 128 Gb que tengo, he instalado Ultra Street Fighter IV que ocupa unos 19 Gb y el resultado medido es el siguiente.

Ampliar Steam Deck con pendrive o discos USB

Ampliar Steam Deck por USB

Esta opción posible, sí, pero resulta totalmente incómodo, pues jugar con un pendrive pinchado en un puerto en una consola portátil, por pequeño que sea el pendrive molestará.

Y desde luego hacerlo cpm un cable con USB que llega hasta un disco duro de 2,5″ o más en el regazo, como que todavía peor, no lo veo como una ampliación de Steam Deck correcta en modo portátil.

Está claro que para jugar con la Steam Deck en modo desktop, es decir con la Steam Deck conectada a un monitor o TV y utilizando un mando bluetooth o USB puede ser una opción, tener los juegos menos habituales en un disco duro externo de 2, 4 o más terabytes, y los indispensables en la memoria interna.

Ampliar Steam Deck con unidades NVMe

Ampliar Steam Deck con unidad m2 2230

Esta opción es desde luego otra de las posibles, sin embargo las unidades que utiliza la Steam Deck son las más pequeñas de la actualidad, bajo el formato M.2 2230, y desde luego son las más caras y difíciles de encontrar.

Además no todas las unidades son compatibles con Steam Deck ya que tiene un sistema operativo propio y deberás encontrar aquellas que son compatibles con la consola.

La Steam Deck sólo dispone de un puerto interno que estará ocupado por la correspondiente memoria en cada modelo, en el de 64 por una eMMC pinchada en dicho slot de 64 Gb, en el resto de modelos será una unidad NVMe de 256 o 512 Gb.

Así que si queremos ampliar tendremos que quitar la memoria original y sustituirla por una mayor, pues no podremos tener las dos simultáneamente en el interior de la Steam Deck. Además precisaremos copiar el sistema operativo Steam OS de una unidad a otra, para lo que precisaremos de un PC y no será una tarea excesivamente fácil.

En cuanto a la capacidad aconsejada, mejor de 512 Gb, aunque existen unidades NVMe en formato M2 con capacidades de 1Tb, quizá la mejor opción es conformarse por el momento con la de 512 Gb. más que nada por el alto precio de los modelos de 1Tb.

El fabricante DELL tiene algún modelo de 1Tb. como el M.2 PCIe NVMe Class 35 2230 SSD PM991 , pero su precio pasa de los 400 euros en el momento de escribir este artículo.

Siendo el precio de 165 euros para el modelo de 512 Gb en el mismo fabricante, el enlace para la compra es >este<.

Claro que utilizar las rápidas NVMe representa pagar más de 2,5 veces lo que vale una tarjeta micro SD.

Así están los cálculos

Con estos cálculos a mi me el modelo de Steam Deck de 512 Gb. se descarta por completo, 679 euros por 512 Gb, es a todas luces excesivo, los extras que lleva me dan igual, no merecen tan alto precio.

Queda la elección entre el modelo de 256 y el de 64 Gb. que ha aparecido por sorpresa.

Sin embargo y sumando eMMC + microSD, la diferencia me hace quedarme con el modelo base, sí, mi decisión está tomada.

Los 419 euros del modelo de 64 Gb son realmente muy atractivos. Estamos de acuerdo que exceden el precio de cualquier otra consola portátil como por ejemplo la Nintendo Switch Oled, pero vaya, que le da un buen repaso a la consola de Nintendo en todos y cada uno de los aspectos.

Porque no sólo podrás jugar a los juegos que ya tienes en tu nutrida biblioteca de Steam, no, es que además tienes emuladores y muy pero que muy potente, tanto es así que la propia Steam Deck es capaz de emular a la mismísima Nintendo Switch, y ojo, que no sólo consigue emularla fielmente si no que puede aumentar la calidad gráfica de la consola original. Tanto es así que Nintendo ha corrido para exigir que se borrase cualquier vídeo de internet donde se viese a una Steam Deck corriendo juegos de Switch.

Si partimos de comprar el modelo base de 64 Gb, y añadimos una unidad NVMe por nosotros mismos, y cuyo precio en el momento de escribir este artículo es de 136 euros, tenemos 419 + 136 = 555 euros, lo que es casi el mismo precio que la de 256 Gb, pero en cambio tendremos el doble de almacenamiento.

Esta sería una de las opciones, pero yo de entrada no me compraría una unidad NVMe de 512 Gb para instalarla, las veo todavía caras, muy caras.

Seguro que bajarán con el paso de los meses, o quizá de aquí a un año, y por ese mismo precio que ahora puedo comprar una unidad de 512 Gb seguro que entonces podré optar a 1Tb.

Así que creo que la mejor opción a día de hoy es comprarse la Steam Deck de 64 Gb con una memoria microSD de 512 Gb. lo que te saldrá por 419 + 65 = 484 euros, y la verdad, la experiencia de juego será exactamente la misma, algo más de tiempos de carga en algunos casos, pero bueno, en el futuro le pones una NVMe de 512 Gb. y con la microSD que ya tienes, sumará 1 Tb de capacidad.

Una Steam Deck de 1 Tb. por menos de lo que te hubiese costado el modelo de Steam Deck de 512 Gb.