¿Es seguro comprar productos reacondicionados?

Los productos reacondicionados permiten comprar un mismo producto a un menor precio. Si bien están algo de moda entre los usuarios más geek los denominados productos reacondicionados no los conoce todo el mundo.

Vender productos reacondicionados es una práctica que se implantó en nuestro país hace ya algunos años y que aún cuenta con cierta aura de misterio y “trapicheo”, vamos a desvelarte su esencia, el motivo por el que existe y aquellos vendedores de productos reacondicionados en los que puedes confiar prácticamente a ciegas y ahorrarte algún dinero.

¿Qué es un producto reacondicionado?

Un producto reacondicionado es un producto que ha sido usado en un corto espacio de tiempo, por norma general un máximo de 15 días, no siendo nuevo pero casi. La principal ventaja es que su precio será inferior al del producto no usado, sus posibles desventajas, pues que ha sido usado.

Por norma general el usuario que lo ha usado previamente a ti puede ser tanto un comprador como tu o incluso la propia empresa vendedora que lo ha abierto para mostrar a algún otro comprador.

También dentro de los reacondicionados estarán aquellos que aún sin uso presentan algún problema, por normal general estético y que atañe a partes no funcionales del producto como puede ser la caja.

En un párrafo más avanzado te detallamos las posibles categoría de productos reacondicionados que variarán antendiendo al tipo de uso que se le ha dado.

¿Pueden tener otro nombre los productos reacondicionados?

Sí, a veces en un alarde de internacionalidad puedes encontrártelos bajo el nombre de “refurbished”, que significa reacondicionado en lengua anglosajona así como también puede ser llamado “producto demo” o “producto de exposición” e incluso “outlet”.

En sectores de la automoción estos suelen ser llamados “Km. 0” que de 0 en ocasiones no tienen nada o incluso “vehículos de gerencia”, como si los jefes, la gerencia diese un trato mejor a los vehículos. Personalmente en vehículos evitaría reacondicionados pues por ejemplo los típicos coches o motocicletas que tienen los concesionarios para que sean probados sufren en ocasiones la conducción de conductores noveles o de aquellos que quieren “comprobar” la total potencia o agarre de los mismos, no siendo cuidadosos con ellos, esperando a que se caliente el aceite que lubrica el motor o inclusive pasándolo de la zona roja del cuentavueltas aún a sabiendas que el vehículo está en rodaje.

Ejemplo de productos reacondicionados

Un usuario compra un producto en la tienda online Amazon.es tras leer la descripción y basarse en la fotos piensa que ese producto puede ser idóneo para el uso que le quiere dar, por ejemplo una calculadora científica, al recibirla el cliente observa que la pantalla es demasiado pequeña para su vista cansada y que le va dar un poco uso, finalmente decide desistir de la compra acogiéndose a la política de devolución gratuita. El producto es recibido por Amazon y esta al observar que el embalaje ha sido abierto y el producto desprecintado decide poner dicho producto en la sección de reacondicionados.

El comentado en un párrafo anterior sobre coches. Imaginemos que Renault lanza al mercado un nuevo vehículo y nuestro concesionario de confianza dispone de una unidad de pruebas para clientes potenciales, transcurrido un tiempo decide promocionar otro producto poniendo a la venta la unidad bajo el concepto de Kilómetro 0.

Tiempo de garantía de los productos reacondicionados

La media nos dice que el producto reacondicionado tendrá 1 año mínimo de garantía pues la ley de venta de empresas de segunda mano así lo exije si bien algunos vendedores la extenderán para igualarla con la del producto nuevo.

Esta garantía debería tener las mismas coberturas que la garantía del producto original. Por ejemplo no contemplará casos en los que se evidencia que el producto está roto por algún uso inadecuado por parte del comprador o que presente marcas evidentes de uso como caídas, roces y otros desperfectos que no hagan posible nuevamente su puesta a la venta.

¿Puedo devolver un producto reacondicionado?

Sí, siempre y cuando estés dentro del periodo establecido por la ley del derecho de desistimiento de compra. Además deberás saber que dicha ley sólo protege las compras de usuario final. Es decir si en tu caso compraste el producto o los productos con precio de distribución como hacen los revendores quedarás desamparado por esta ley y no podrás devolver el producto si bien esto es un caso poco común.

Tipología del producto reacondicionado

Son varios los tipos de reacondicionados que nos vamos a encontrar si bien no los encontraremos clasificados por esta tipología podemos preguntar al vendedor, con suerte si el vendedor conoce el origen del reacondicionado nos dirá la verdad o nos dará una orientación. Ahora bien, en la mayoría de las ocasiones compraremos reacondicionados mediante internet y no tendremos un vendedor al que preguntar.

El reacondicionado puro y duro

Este es el que hemos comentado con anterioridad, un producto con escasos días de uso, su embalaje perfecto y todos sus accesorios. Digamos que ha sido abierto, probado y devuelto dentro del marco de 14 días que exige la léy de cambios y devoluciones.

Puede tratarse de un producto que fue pedido por el comprador X y devuelto dentro de periodo de devolución gratuita que exige la ley (Derecho de desistimiento de compra) al darse cuenta que se había equivocado en la elección del producto y este no cubría sus expectativas o puede tratarse de un producto de exposición con muchas horas de uso.

El outlet

La diferencia entre un producto de outlet y un producto reacondicionado puede incluso no existir si bien el concepto de “outlet” es más para aquellos productos fuera de temporada, por ejemplo unos guantes de invierno que se pusieron de moda el invierno anterior y que se pretenden liquidar en verano antes de que lleguen los de la nueva temporada de invierno,.

El producto de exposición

Son estos los del tipo producto de exposición, los menos aconsejados para su compra. Anteriormente se vendía como tal, como “Producto de exposición” pero ahora han perdido esa más exacta calificación en favor del más de moda y rimbombante “reacondicionado”. En este tipo encontraremos productos que han tenido en la tienda, abiertos, fuera de su embalaje para que los compradores lo puedan ver y a veces toquetear, toquetear demasiado. Esto por ejemplo si que puede ser un problema pues si por ejemplo se trata de un producto electrónico con pantalla, como puede ser un tablet, un ordenador portátil o una TV de pantalla plana nos podrá indicar que el producto ha estado en uso, es decir encendido tantos días a razón de 10 horas diarias. Recordemos que las pantallas digitales como cualquier tecnología de iluminación, aunque esta sea luz led disponen de un número máximo de horas de uso, a partir de ellas pueden comenzarse a fundir o no trabajar bien ciertas partes del pantalla.

Producto sin uso pero con embalaje dañado

Algunos de estos productos también pueden venir directamente de almacen sin uso alguno, por ejemplo aquellos a los que el embalaje está parcialmente roto, o que han venido sin instrucciones o las mismas se encuentra en otro idioma.

Los embalajes al ser la parte más externa de un producto y cumplir la función de proteger su interior son ocasionalmente dañados, desde caerse de un toro o palet y doblar alguna de sus esquinas de cartón hasta caerse a un pequeño charco de agua o que una gotera o filtración moje su envoltorio siempre sin dañar absolutamente nada su interior.

Esto de los envoltorios dañados para algunos será un factor limitante en la compra de dicho producto pues por ejemplo para aquellos compradores que desean revender su producto a través de algunas de las plataforma de segunda mano pasado un tiempo o aquellos que tienen un aire de coleccionismo la caja impecable es una de las partes más fundamentales del producto.

Producto con alguna parte estética dañada

A veces se tratará de un producto enteramente funcional si bien presenta algún pequeño golpe rasguño o rayada. Este golpe puede ser producido por el transporte o porqué al usuario se le ha caído, deberás tener especial atención a este tipo de daños y el descuento deberá ser considerable ya que digamos te la juegas a que algún componente interno pueda estar dañado.

Obviamente no es lo mismo un golpe o rayada en un teléfono móvil que un compresor para inflar ruedas, si bien en el primer producto puede ser motivo para desestimar la compra en el segundo te dará exactamente igual.

Cuidado de los reacondicionados

Existen vendedores como Apple que partiendo de un producto reacondicionado lo limpian con esmero y cambian cualquier elemento con signos evidentes de uso incluida la caja del producto y cualquier accesorio, siendo el resultado un producto prácticamente idéntico a comprar el producto nuevo.

¿Dónde comprar productos reacondicionados?

En Amazon que podremos comprar reacondicionados de prácticamente cualquier índole, no sólo productos de electrónica si no menaje de cocina, recambios para el automóvil, etc. Sin ir más lejos yo he comprado recientemente un teléfono móvil, el descuento sobre el precio normal ha  sido de 100 euros, bajando de los 350 a los 250 euro, me han dado un derecho a devolución de hasta 30 días, llevo con él una semana escasa y puedo decir que estoy muy contento, presentaba algunas pequeñas marcas en sus esquinas, pero nada alarmante y el envoltorio del teléfono que es totalmente blanco se encontraba algo sucio; sin lugar a dudas a mi me ha parecido una buena compra.

Algunos ejemplos reales si bien quizá los mismos sólo estarán disponibles durante un tiempo ya que recordamos el stock de productos reacondicionados es siempre muy limitado.

En Apple, si bien no disponen de muchas unidades ni de todos los modelos podremos encontrar algún tablet iPad o algún iMac o portátil Macbook a un precio algo más interesante que comprándolo nuevo aunque tengo que decir que incluso así me parecen productos realmente caros para lo que nos ofrecen.

EDITO 21/Mayo/2017

Añado a este artículo un descubrimiento de finales del mes de mayo, se trata de la web de Backmarket.es un marketplace para que las empresas publiquen sus productos reacondicionados y donde puedes encontrar excelentes oportunidades en la compra de un smartphone, un ordenador portátil e incluso productos de Apple, drones, TVs y productos de belleza.