Portada » Tecnología » Análisis auriculares Sony WF-C500
image 103

Análisis auriculares Sony WF-C500

Probamos en la redacción de tiroriro.com los auriculares Sony WF-C500, se trata de unos auriculares in-ear sin cables mediante conectividad bluetooth.

Incorporan una muy poco usable funcionalidad de sonido envolvente denominada 360 Reality Audio, una funcionalidad que es de pago y no compatible con los sistemas más habituales con los que escuchamos música.

A diferencia de otros modelos cada auricular puede funcionar de forma autónoma, es decir, no es como otros donde uno es el que enlaza con el dispositivo, generalmente el móvil y el otro auricular enlaza con el primer auricular, aquí ambos enlazan directamente con el dispositivo.

De esta forma puedes utilizar cualquiera de ambos auriculares para atender llamadas sin necesidad de tener que colocarte ambos.

Nuestras impresiones han sido muy buenas aunque como no podía ser de otra manera con pequeños matices y enfoques determinados para algunos tipos de usos ya que no serán unos auriculares destinados a todos los oídos y edades.

La estética de los Sony WF-C500

La estética es correcta, aunque en otros colores ganan

Si bien la parte estética de unos auriculares debería ser lo de menos, esto no es así en la actualidad, importa y mucho que su diseño combine de alguna forma con nuestro estilo.

No son pocos los que ven y usan los auriculares como un complemento más en su outfit y donde esa parte estética es casi tan importante como la propia calidad del sonido.

Más aún cuando muchos fabricantes y modelos son capaces de aunar en perfecta armonía, nunca mejor dicho, calidad auditiva y estética.

Quizá me he alargado demasiado para tratarse de unos auriculares in-ear y es que por su tipología serán y pasarán casi siempre de una forma más que discreta por las miradas de aquellos que nos rodean en los transportes públicos o por la calles.

Los Sony WF-C500 se encuentran disponibles en cuatro colores, negros, blancos, verdes y naranjas. Mi predilección por el color negro siempre ha sido mi perdición y es que me gusta tanto su elegancia como su máxima discreción.

En color verde son preciosos (Foto original de Sony)

Puestos se ven, su tamaño es netamente superior al de otros auriculares in-ear, aunque al ser negros quedarán integrados de forma muy discreta en las orejas.

La caja de recarga de los auriculares es también otro elemento donde el diseño aplica y que curiosamente sin llegar a ser una caja estridente por diseño es bonita y diferente parece una pastilla de grandes dimensiones, una especie de cilindro moderno. Destaca la cubierta de la misma, ya que es translúcida aunque sólo lo justo para dejar entrever los leds de carga de los auriculares sin tener que abrir la tapa.

Aislamiento del sonido exterior

El aislamiento que consigues del mundo exterior el muy alto, como en casi todos los auriculares in-ear con almohadilla flexible de silicona, pero quizá un poco más debido a su forma y tamaño que es algo superior a la de otros auriculares de esta gama de precios y que cubren casi toda la entrada del pabellón auditivo.

En este mismo sentido cabe dejar claro que estos auriculares no disponen de sistema de reducción de ruidos exteriores activo, si no que el mismo es pasivo al taponar con su propia membrana de silicona y cuerpo cualquier entrada de sonido.

Calidad de audio de los auriculares Sony

Confieso que siempre me es complicado sentenciar en algo que puede ser del todo personal como la calidad de sonido de unos auriculares.

Suenan algo diferente a lo habitual me explico, tienen una gran pegada en las frecuencias bajas y una nitidez muy alta en las frecuencia medias, quizá el único problema de estos auriculares son sus agudos, que chasquean en exceso sin conseguir la nitidez esperada.

Globalmente me han entregado un sonido que me gusta, como supongo que a la mayoría de la humanidad, no es de extrañar viniendo de Sony, una compañía acostumbrada a grandes volúmenes de ventas.

Con todo esto una entrada como la canción de Money for Nothing de Dire Straits, con la colaboración de Sting se siente de una forma tan buena como especial. Sin llegar a erizarme el bello, como algunos otros si que han conseguido, ha estado en ello, rozando ese mágico momento.

Luego cambié el registro por completo al ponerme con música disco, un house muy pero que muy cargado de bajos y debo decir que el sonido era tremendo directamente me transportaba a las noches de discoteca bailando pegadito a los grandes woofers de aquellos tiempos.

Creo que la dirección y adecuación de estos auriculares va más bien enfocada a este tipo de usuario que gusta de la música dance coloreada donde siempre se busca un bajo de gran pegada. En ese aspecto, sin llegar a ser descomunal, a tope casi lo es.

El sistema 360 Reality Audio

Se trata de un sistema de sonido envolvente muy mal desplegado por Sony, no por su calidad, ya que no he podido llegar a poderla probar si no porque que no es compatible con las aplicaciones de audio más utilizadas, como por ejemplo con Spotify.

Este sistema, según Sony funciona con Tidal, Artist Connection, nugs.net y Deezer.

Tidal junto con Deezer son quizá la app más conocida de las que Sony te ofrece para sacarle brillo a su sistema de sonido envolvente, sin embargo esta es una app para escuchar música en alta calidad que es de pago, es decir tiene una suscripción a su servicio, sí otra más.

Nugs.net por su parte, al principio parece que te ofrece 7 días gratuitos de prueba, claro que una vez iniciado nugs comienza un proceso de optimización para luego decirte que para escuchar bajo este sistema precisas de dicha suscripción de pago activa, asíq eu no habrá forma de probar ese 360 Reality Audio sin dejar tu tarjeta bancaria, por este motivo, porque no pienso pagar suscripción alguna más desistí de probar finalmente este sistema.

Sobre Deezer en su app 360 by Deezer tras instalarla y abrirla te informan de que la misma dejará de estar disponible en las tiendas en breves, así que mejor la vamos desinstalando.

Un soporte a sus propias tecnologías que realmente deja mucho que desear, quizá por este motivo, por la ausencia de soporte a su sistema 360 Reality Audio es por el que puedes encontrar estos auriculares a la mitad de su precio original de salida.

Volumen de los Sony inalámbricos

La presión sonora a la que te someten es alta, sobre todo porque rara vez notarás distorsión alguna, algo que sin lugar a dudas te invitará a subir y subir cada vez un poquito más el volumen de los mismos.

No te vas a quedar sordo con ellos, a menos que te expongas durante mucho tiempo continuado y muchas veces a un volumen absoluto, pero créeme que va a ser suficiente para casi todos los escenarios.

Conectividad de los auriculares Sony

Se conectan mediante bluetooth, y bueno tras andar con ellos por casa, en la oficina, cafeterías así como en el transporte público debo confesar que nunca se me han desconectado.

Ni tan siquiera ese desagradable efecto que muchos auriculares sufren que hace que en determinadas ocasiones al girar la cabeza hacia un lado desaparezca el audio por completo de la oreja que en ese momento queda más alejada del dispositivo que emite, en este caso un teléfono.

El emparejamiento puede hacer uso además del propio bluetooth del GPS del móvil, no sé exactamente con que fines, si bien al principio que pensé que era para ver qué auriculares tenían una ubicación más cercana al teléfono luego reflexioné y me dije que no, que eso implicaría que los propios auriculares tuviesen un GPS en su interior, cosa que no creo, ya por una simple y directa reducción en los costes.

Los he estado probando con diferentes equipos, móvil, tableta, ordenador, ordenador y consola Steam Deck, y lo más destacable es que jugando no notas lag alguno en la llegada de los sonidos cuando se producen disparos, explosiones, aceleraciones, frenazos y otros eventos jugando.

Controles en los Sony WF-C500

Para controlar cosas como el volumen, la pausa, el salto de canción podrás hacerlo desde los auriculares, aunque esto es más complejo de lo inicialmente deseado, me explico.

Se trata de unos controles no táctiles si no de botón mecánico, por lo que tienen clic y habrá que hacer cierta fuerza sobre ellos, algo que no gusta a muchas personas pues si lo haces en repetidas ocasiones vas hundiendo ese auricular cada vez más dentro de tu pabellón auditivo.

Sin embargo eso no presentará grandes problemas en esto auriculares Sony ya que los botones funcionan muy bien sin necesitar apenas ejercer fuerza sobre ellos.

Lo que sí que puede entrañar ciertos problemas es que deberás memorizar que controles están en cada uno de los dos auriculares ya que el control no es unificado, así que si por ejemplo quieres hacer una pausa en la audición deberás de hacer un único toque en auricular derecho, si lo haces dos veces saltarás hasta la siguiente canción.

Si son tres toques rápidos cortos sobre el auricular derecho irás a la canción anterior, si es un único toque largo activarás el asistente de voz de tu teléfono, por cierto son compatibles tanto con Google como con Siri.

Si quieres subir el volumen deberás hacer varios toques rápidos y cortos en auricular izquierdo y uno largo continuado si quieres bajar el volumen.

En cuanto al volumen los auriculares emitirán un doble tono rápido para indicarte que has alcanzado el volumen máximo.

Autonomía de los auriculares bluetooth Sony

La caja de carga es algo grande y pesada

Los auriculares ofrecen hasta 10 horas de autonomía sin pasar por el estuche cuando está completamente cargados.

Además según el propio fabricante japonés los WF-C500 se le añaden otras 10 horas más con la carga en el estuche, carga que se realiza mediante un cable USB de tipo A a USB de tipo C incluido, aunque este es muy corto y acabas utilizando el del móvil, no incluye cargador de pared.

Resumiendo y haciendo cuentas, es decir, que el conjunto ofrece hasta 20 horas de autonomía, lo que lo sitúa como uno de los auriculares bluetooth con mayor autonomía.

Esto es que si sales de casa a las 08:00 podrías estar sin cargar el estuche durante casi las siguientes 24 horas. Pero claro, todos dormimos un mínimo de 6 horas y además no podemos estar escuchando música a todas horas, así que esta gran capacidad hará que los auriculares, aunque los uses a diario por ejemplo en el transporte de casa al trabajo o de casa a la uni o el insti, podrás estar días y días sin tener que cargarlos.

Además cuentan con carga rápida, sin haberlo comprobado de una forma empírica esta estaría alrededor de 1 hora de reproducción por cada 10 minutos de carga, increíbles en este aspecto.

Comodidad de los Sony WF-C500

Tras tenerlos en las orejas durante varios días y durante varias horas, tanto escuchando música proveniente de mi teléfono móvil como jugando con ellos conectado a mi consola Steam Deck, puedo decir que son más cómodos que otros in-ear probados anteriormente.

Lo comentado anteriormente lo reconfirmo tras haber estado con ellos puestos sin sonido alguno no menos de 2 horas en una cafetería, cuando otros me los hubiera quitado casi tan pronto como acabase de escuchar música o algún podcast.

En cuanto a su peso, cada auricular pesa 27 gramos, no sintiéndose en absoluto pesados, y el conjunto de estuche de carga y auriculares suma 87 gramos de peso. Sin lugar a dudas, en su suma no son los más ligeros del mercado y es que existen otras muchas opciones por debajo de los 70 gramos de peso. Claro que un menor peso suele ir acompañado de una menor autonomía de recarga.

Si nos enfocamos a su comodidad y conveniencia para hacer deporte pues sin ser los mejores auriculares in-ear para este tipo de prácticas son perfectamente aptos para ello; lo único achacable podría ser que por su tamaño me parece a mí que no disponen de suficiente sujeción mientras por ejemplo corres campo a través.

Con lo que sí que cuentan es con protección IPX4 por lo que pequeñas gotas de lluvia o el propio sudor mientras hace deporte no afectarán a los auriculares.

Calidad de construcción de los Sony WF-C500

La selección de materiales es correcta pero no son premium, no dejan de ser plásticos aunque su tacto inspira cierta calidad Sony, no debes olvidar que son la gama de entrada de Sony para este tipo de dispositivos y eso hace mella en la selección de materiales.

Quizá es en el embalaje de cartón donde Sony ha realizado especial hincapié y es que desembalar los mismos sin ser una proeza es algo complejo y sorpresivo, se han tomado su tiempo en diseñar el packaging del mismo, un empaquetado que por cierto está realizado con materiales reciclados algo que desde tiroriro.com agradecemos y aplaudimos sin reparo alguno, hay que cuidar la bola azul.

La App de sonido de Sony

Aparentemente una alucinante app de Sony para Android, desconozco la propia de iOS pero en Android me ha parecido innovadora en lo relativo a la puesta en marcha del sistema 360 Reality Audio; luego es cierto que no sirve para nada, y ese tipo de audio y que al resto de la app le falta bastante trabajo y mimo, total que tendremos una interfaz es algo tosca para ser un producto de Sony.

Personalmente me irrita mucho comprobar como este 360 Reality Audio con el que se les llena la boca a los de marketing al final es una completa farsa, que además es de pago, sólo funciona con determinadas apps que son poco usadas en España y en definitiva requieres suscripciones de pago, eso sin decir que tras probarlas uno no es capaz de observar

Desconozco hasta qué punto toda la parafernalia por la que te hacen pasar en la app durante el setup de los auriculares con su modo 360 Reality Audio tiene una clara utilidad para la personalización en la audición de estos auriculares.

Aunque confieso que la misma me ha hecho emocionarme hasta llegar a reír bajo una extraña mezcla de sorpresa, asombro y extravagancia que me ha producido el proceso de setup.

Y es que la app te hace tomar varias fotos de tu rostro y especialmente de cada una de tus orejas, en mi caso dos, aunque grandes, para conseguir una mejor interacción entre auriculares y oreja, digo yo.

El ecualizador o sistema de ecualizador que incorpora la app de Sony para Android dispone de diferentes presets de sonido además de ajustes manuales.

Los ajustes manuales los puedes hacer en el momento o dejarlos grabados como predefinido 1 y predefinido 2.

En cuanto a los presets que ya lleva configurados de fábrica observas que algunos de ellos están bajo nombres que poco o nada te informan de lo que te vas a encontrar a nivel auditivo pues observarás cosas como una ecualización bajo el nombre de «alegre» y otra «emocionado».

Desconozco que rango de frecuencias pueden aplicarse a cada caso, sea como sea también puedes acceder a una especia de ecualizador tradicional.

Widget de control para Android

Tras los primeros días de uso, destaco el preset llamado Emocionado como el que mejor saca partido a estos auriculares de Sony.

El ecualizador tradicional dispone de 5 franjas de frecuencia más el denominado Clear Bass, estas franjas son las que se corresponden a 400 Hz, 1K 2,5K 6,3K y 16K las cuales las puedes mover de -10 a +10, supongo que son decibelios sin bien no he encontrado la especificación por parte del fabricante.

En cuanto a su uso con Android la app te permite utilizar un widget para poder acceder rápidamente a los presets de ecualización sin tener que abrir la app de los auriculares y perder tiempo con ello.

Competencia de los Sony WF-C500 True Wireless

Como cualquier producto en el mercado tiene su competencia, y en este sector concreto de los auriculares in-ear la misma es fuerte, sus rivales más directos son los Samsung Galaxy Buds 2 y los Huawei Freebuds.