Artículos de ropa para el frío

Gorros, bufandas, guantes, orejeras, fulares, bragas de cuello…Todos estos accesorios son ideales además de necesarios para cuando llega la esperada (para muchos), estación invernal.

El invierno es lo que tiene, frío y más frío. Sí quieres estar en igualdad de condiciones que él, el invierno, en ese caso deberás estar preparado y hacerte con todo lo necesario para ello, ¿no crees? Ya sabéis lo que dicen: el invierno “is coming”, motivo más que suficiente para estar preparado.

No es preciso que tu fondo de armario esté repleto de ropa de abrigar, tampoco pretendemos eso, pero al menos tendrás que tener una pequeña representación de ropa de invierno, ¿no?, digo yo.

Pues claro, necesitarás tener alguna bufanda, o algo similar con lo que taparte el cuello, ya sabes: un fular, una braga de cuello, un cubrecuellos… Además, también sería conveniente que te comprarás un gorro, o dos o tres, o los que tú quieras, pero un gorro.  Y no te digo nada de las orejeras, esos fantásticos accesorios pensados para todos aquellos que, como yo, se les hiela esas pequeñas extremidades que se sitúan a cada lado de tu cabeza. 🙂

Dicen que el frío entra por la cabeza, aunque yo soy de la opinión de que entra por todos lados, ¡la verdad! Pero es cierto que cuando hace un frío de narices y te colocas un buen gorro, al poco tiempo empiezas a notar ese agradable calorcito del bueno que calienta tu “cubrecerebro”, y entonces te sientes tan agustito…

Y no nos olvidemos de los guantes; qué podríamos hacer sin esos útiles y prácticos accesorios invernales como son los guantes, pues nada, creedme, las manos se te congelarían y ya no habría nada que hacer. Se te caerían las cosas de las manos, no podrías escribir ni a mano ni con teclado, no podrías coger lo que fuera, pufff, y es que si sigo no acabo… 🙂

Gorros de invierno

A continuación podréis escoger entre una gran variedad de gorros de invierno para que podáis cuidar y calentar vuestra “preciosa” cabecita. Pensad que es la “cosa”, la cabeza, más preciada que tenemos, aunque algunos de nosotros a veces nos la dejamos en cualquier sitio…, ya sabes, es que a veces uno no para de pensar, y pensar…, total, que a veces no sabes ni dónde la tienes. Sí, sí, seguro que a ti también te ha pasado alguna vez, sí, lo de dejarte la cabeza en algún lugar insospechado, ¿no?

Y, si todavía te has quedado con las ganas, ahí van unos cuantos más para que te deleites y disfrutes con ellos:

Bufandas y más bufandas

Cómo no hablar de las bufandas, sobre todo en invierno, en la estación del frío. Vamos, que estaríamos locos si no habláramos de las bufandas. Quizás éste sea uno de los complementos o accesorios de invierno más utilizados por todos. Y, cómo no lo iba a ser, si no, ¿cómo nos podríamos calentar nuestro sensible cuello si no fuera por estas preciadas prendas de vestir?

Bragas para el cuello

Aunque, hay que reconocer que posiblemente una de las mejores opciones para tener protegido el cuello durante el invierno, es, sin duda, la braga para el cuello. Supongo que ello es así porque tiene relación con el diseño tan ergonómico que esta prenda de vestir nos proporciona.

Además de eso, no olvidemos que las bragas para el cuello también cuentan con un diseño muy atractivo de llevar. Vamos, que hoy en día es muy “cool” llevar puesto una braga en el cuello. Y es que las hay de todo tipo, y para muestra…

Guantes de invierno

En cuanto a los guantes de invierno, qué podemos decir. Pues, a ver, aparte de que sirven para calentarnos las manos (que no es poco), y de esa manera tener protegidas nuestros valiosos instrumentos prensiles, sin los cuales el ser humano no hubiera evolucionado tal y como en la actualidad somos, pues, aparte de eso, es uno de los accesorios mejor preparados para protegernos del frío. Sólo eso, qué os parece.

Además de lo útiles que son, existe una infinidad de modelos para todos los gustos. Los encontrarás disponibles en diferentes acabados (ropa, lana, piel)  y múltiples tallas.

Orejeras para el invierno

Y las orejeras, qué haríamos sin nuestras orejeras. ¿Qué pasaría si nuestras preciadas orejas no estuvieran protegidas del rudo frío?, pues yo os lo diré, que nos quedaríamos sin ellas. Bueno, nos quedaríamos sin ellas temporalmente, claro, me refiero que iríamos perdiendo el “tacto” de las orejas poco a poco. ¿Verdad que eso no lo podemos permitir?, pues por ese motivo a continuación os mostraré unas cuantas orejeras para que podáis proteger a vuestras queridas orejas.

Pues lo dicho, ¿qué llega el invierno?, no pasa nada, nosotros ya estamos preparados para todo el frío que quiera venir. Sólo es cuestión de abrigarse y ponerse un gorro, una bufanda, una orejera y unos guantes, es decir, el pack completo. Así qué, que venga el frío cuando quiera!