Gafas de realidad virtual para tu móvil

Las gafas de realidad virtual para teléfonos móviles se han popularizado en este último año. Cada vez son más y más baratas y como muchos quizá creas que te van a dar una experiencia 3D impresionante, cuidado, podrías llevarte un chasco, estas gafas económicas no aportan mucho a la experiencia audiovisual que te puede dar tu móvil.

Hay que valorarlas como lo que son, un accesorio económico que te puede ofrecer una experiencia algo diferente, pero que no van a resultar la panacea ni te vayan a hacer descubrir nuevos mundos 3D. Lo más probable es que pasados unos días de uso pueden quedar en el olvido.

Cabe destacar que además de las gafas 3D económicas, que era a las que nos referíamos en cuanto a que su experiencia era limitada, existen soluciones mucho más caras que si que aportan una experiencia 3D real, pero estas son gafas 3D mucho más caras, por encima de los 200 euros y que van conectadas al PC y no al teléfono móvil, en este artículo vamos a hablar tan sólo sobre lo que unas gafas económicas nos pueden ofrecer.

Para centrarnos y no llevarnos por los caminos de confusión quiero aclarar que hablo exclusivamente de las gafas de realidad virtual que tienen un precio comprendido entre 10 y 30 euros, dejando a un lado modelos más caros que superan los 100 euros aunque tampoco estos modelos son realmente muy diferenciales en cuanto a la experiencia que te van a ofrecer.

¿Qué es la VR o realidad virtual?

La realidad virtual o VR siglas de la frase inglesa Virtual Reality es el nombre que le damos a las tecnologías o conjunto de tecnologías que se desarrollan para intentar recrear mediante dispositivos generalmente electrónicos diferentes entornos y situaciones no reales con los que poder interactuar.

Con el paso de los años la realidad virtual va alcanzando un mayor parecido a la realidad que intentan emular y en el futuro cada vez nos será más difícil diferenciar ambas experiencias, la real y la recreada o virtual.

Desde luego la realidad virtual ha llegado para quedarse.

¿Qué son realmente estas gafas VR de bajo coste?

A pesar de su apariencia ultramoderna no dejan de ser un soporte de móviles que te colocas en tu cabeza, algunas incluyen dos auriculares en los laterales para coincidir con nuestras orejas y darnos además de visión un sonido estereoscópico.

No aportan mayores avances que unas lentes regulables que nos permiten hacer más grande o más pequeña al separarse o acercarse de la pantalla de nuestro móvil, es decir, no incorporan sensores ni mecanismos electrónicos para mejorar la experiencia. Estas gafas utilizan las tecnologías y la electrónica ya existentes en tu móvil para ofrecerte la experiencia virtual.

Existen en diferentes precios, a mayor precio o mayor relevancia del fabricante, como lo puede ser Samsung con sus Gear VR, las lentes serán mejores, deformarán menos la imagen y precisarán menos brillo de pantalla.

¿Qué experiencias virtuales puedo esperar al utilizar unas gafas de realidad virtual de bajo coste?

La experiencia será sencilla, podrás ver los vídeos de YouTube y series en Netflix, previo pago de la cuota, como si tuvieses una gran pantalla delante tuyo, esto es el equivalente a una pantalla de 60″ aproximadamente, si bien aquí estarás limitado por la calidad del vídeo en cuestión y sobretodo por la calidad de la pantalla de tu teléfono móvil, debiendo ser esta como mínimo de resolución FullHD, es decir de 1920 x 1080 píxeles ya que al tenerla tan cerca de tus ojos apreciarás más los píxeles que en un uso normal que la tienes a una mayor distancia, entre tres o cuatro veces más lejos.

Además de imágenes estáticas o de vídeo en 2D también podrás ver imágenes en una especie de pseudo 3D que es generado por el móvil. Para generar esta experiencia 3D el programa en cuestión que deberás descargar de la PlayStore hace que tu móvil emita dos imágenes diferentes, una en cada lado de la pantalla y que las lentes de la cámara posteriormente juntan para ofrecerte dos profundidades recreando así un efecto 3D.

Si recuerdas de pequeño haber usado gafas de cartón con un papel transparente de color rojo y azul para ver sencillas imágenes impresas en cromos 3D más o menos sabrás de lo que hablo. El teléfono por tanto debe estar ejecutando una aplicación preparada para el 3D no sirve cualquier aplicación.

Normalmente las aplicaciones y juegos aprovechan los sensores de movimiento que ya incorporan los teléfonos desde hace años y que se denominan acelerómetros para que interactues con el entorno por ejemplo si detectan que giras la cabeza el escenario o imagen que tienes delante se moverá en relación a tu movimiento. Esta funcionalidad es utilizada por bastantes juegos VR si bien la experiencia es bastante limitada y en ocasiones debe ser compensada con un pequeño mando a distancia para hacer otras acciones como disparar o saltar.

Y como no, podrás ver vídeos pornos en 3D con tus nuevas gafas, eso es algo vital, la industria del porno es una de las primeras en adoptar nuevas tecnologías, para llegar a esos vídeos tan sólo deberás buscar en cualquiera de los buscadores Google o Bing algo así como “vídeo porn VR”

Inconvenientes de las gafas de realidad virtual

Sólo te ofrecerán experiencia 3D determinadas aplicaciones, para buscarlas dirígete a Google Play y busca “VR”, te mostrarán las aplicaciones y juegos disponibles.

El teléfono se calienta y mucho, está ubicado en un pequeño habitáculo cerrado, las gafas y con la pantalla encendida durante todo el tiempo de uso, si a esto le unimos que debe procesar el doble de imágenes por segundo para recrear la escena 3D notarás el calor generado, al menos yo en mi experiencia personal así lo noté, no aguantaba una película entera o más de un episodio de mis series favoritas.

Las gafas pesan, el móvil a lo poco sumará unos 150 gr. esto en una sesión, larga, como ver una película entera, cargará tus cervicales, acabárás usándolas recostado o tumbado, lo que limitará los movimientos y la interactuación lo que visiones.

No es una experiencia compartible, no se puede ver el mismo contenido por dos personas a la vez como hacemos casi todas las noches viendo películas o series. Es una experiencia solitaria.

La experiencia al principio te hace pensar que es una pasada, que es el futuro, pero luego ves que la aportación que hace en tu día a día es nula y dejas de utilizarla, es un poco como las TVs en 3D hoy ya totalmente en desuso así como el cine en 3D que es más caro y la verdad no ofrece un diferencial por el que pagar más.

Conclusión ¿Merece la pena comprar unas gafas VR?

Sinceramente no, aún les falta por mejorar, tanto a las gafas como a los móviles y sobretodo a las aplicaciones y contenidos disponibles en la actualidad, aunque si el precio es inferior a 20 euros puede ser un regalo perfecto para regalar a algún amigo geek.