Portada » bits&bytes » Intel Celeron N5100 vs J4125
Intel Celeron N5100 vs J4125

Intel Celeron N5100 vs J4125

Ponemos cara a cara dos portátiles muy parecidos, mismo fabricante Chuwi, misma RAM 8 Gb, misma capacidad de almacenamiento SSD 256Gb, misma proporción 16:10 y misma resolución de pantalla 2K, las diferencias no van más allá de su tamaño, uno con 13,3″ y el otro con 14″ y de la generación de su procesador, siendo uno un J4125 de la gama Gemini Lake y el más nuevo todo un Jasper Lake, el N5100.

Ambas CPUs cuentan con 4 núcleos físicos y 4 hilos de ejecución, la generación más nueva, Jasper Lake tiene un consumo de 6W por los 10W del Gemini Lake.

Las velocidades son bien diferentes contando en el caso del N5100 con 1,0 Ghz de base, aunque es capaz de alcanzar los 2,8 Ghz en modo turbo. En el J4125 la velocidad mínima es de 2,0 Ghz, quedánse en unos 2,7 Ghz en modo turbo.

En este punto quiero destacar que existieron unos portátiles anteriores bajo el mismo nombre que equiparon el Intel Celeron J4115 en lugar del J4125 de la prueba, se trata de una versión anterior cuyas diferencias se limitan a las frecuencias de trabajo, que son algo menores de 1,8 Ghz de base y 2,5 Ghz en turbo respectivamente.

Los portátiles en cuestión son dos modelos de Chuwi, por un lado el más nuevo, un GemiBook Pro de 14″ que monta un procesador Intel Celeron N5100 de la familia Jasper Lake, aunque su nombre de «GemiBook» quiera parecer jugar al despiste. Por el otro lado tenemos el GemiBook de 13,3″ a secas, sin el pro y de la familia Gemini Lake, lo que es una familia de una generación anterior.

En cuanto a sus unidades de almacenamiento ambas en estado sólido y de 256 Gb, si bien contaban con tecnologías diferentes NVMe por SSD del J4125, por lo que durante todos los procesos de carga el N5100 se mostraba netamente superior.

Rendimiento en Windows 11

Ambos equipos cuentan con Windows 11 actualizados a la última versión y sin paquete alguno pendiente de instalación, tampoco tiene programas residentes instalados ni nada que pueda lastrar su rendimiento, de esta forma podemos comparar peras con peras.

Todas las pruebas se hicieron con ambos ordenadores desconectados de corriente, no obstante en alguna de las pruebas hicimos una repetición con el PC alimentado, pero no se consiguieron diferencias significativas.

Lo que si que notamos ya de entrada a nivel prestacional que el N5100 arranca Windows un par de segundos antes, al igual que nos sucede en el arranque de aplicaciones pesadas, donde por ejemplo Blender arranca 1 segundo antes en el GemiBook de 14″ que el de 13,3″.

Claro que esto no es debido exclusivamente al procesador, ni mucho menos, y es que en este punto hay que señalar que el N5100 va acompañado de una unidad NVME Express 1.2 Kingston RBUSNS8154P3256GJ conectada por PCIe y el J4125 por una SSD ACS-2 Rev 3 Netac SSD 256 GB conectada al bus SATA 600.

En la prueba de rendimiento de velocidad de unidades de almacenamiento CrystalDiskMark la NVMe consiguió una cifra de lectura de 828,17 Mb/s y escritura de 693,25 por los 555,80 Mb/s con escritura de 494,48 del SSD.

No son unas grandes diferencias, y es que parece a tenor de los resultados obtenidos que el NVMe es de una gama claramente más baja que el SSD, pero claro, con una mejor tecnología es difícil luchar.

Quedándonos en Blender efectuamos nuestra habitual batería de pruebas de renderizado, está claro que ninguno de ambos equipos están pensados para tareas de creación 3D, pero de alguna forma ya te adelanto que para navegación por internet y ofimática ambos equipos funcionan la mar de bien por lo que en tiroriro.com vamos a tratarlos de exprimirlos más allá de su enfoque original.

Esto además de divertirnos también nos puede dar una idea de qué equipo se llevará mejor con el paso de los años, cuando Windows 11, o su futuro sucesor Windows 12 esté en el mercado y el equipo, como cualquier PC pasados los dos años, comience a notar cierta lentitud y degradación en el propio sistema que con el tiempo se va volviendo cada vez más y más lento.

En cuanto sistema van bastante parejas si bien en por ejemplo descompresiones de grandes archivos con ZIP donde se tarda más allá del minuto, el N5100 es hasta un 5% más rápido que el J4125.

Renderizado 3D con Intel Celeron

Comenzamos con la prueba más dura de todas las que vamos a efectuar con el programa de diseño 3D Blender, el renderizado del fotograma 5 de la pantalla de inicio de la versión de Blender donde Andy y su perro Nacho aparecen corriendo por un campo con un marcado estilo cartoon.

Cargando la escena en blender a la vez el N5100 vuelve a mostrarse claramente más rápido, lo hace hasta 5 segundos antes.

Una vez lanzamos el renderizado también aparece la primera vista previa del renderizado muchos segundos antes en el caso del N5100.

Cuando ambas pantallas entran en reposo, es decir, van a negro, si mueves el ratón para despertar la pantalla el N5100 la despierta un segundo y medio antes que el J4125

En el caso del N5100 logró completar el renderizado en 50 minutos y 46 segundos, en el caso del J4125 en 57 minutos 17 segundos, una diferencia de casi 7 minutos, lo que equivaldría a un 9% de mejora de rendimiento en esta prueba.

Uno de los equipos portátiles que hemos probado, sin tener gráfica dedicada que sumaría una potencia extra al renderizado, es con un Asus VivoBook con procesador Ryzen 5 5500U, que paró el crono en 9 minutos y 4 segundos. Sirva esta referencia que implica una potencia 5 veces superior para descartar por completo estos Celeron para el renderizado.

Pasamos a un nuevo renderizado, se trata del fotograma 120 de la animación de Nishita, el J4125 tardó en abrir la misma animación 7 segundos más que el N5100.

Los tiempos de renderizado de nuevo demostraron un mayor poder en el N5100 parando el crono en 9 minutos y 52 segundos por los 11 minutos y 31 segundos del J4125.

La máquina de referencia con el Ryzen 5 5500U paró el crono en un minuto 36 segundos.

Continuamos con la prueba de renderizado de la pantalla de carga de la versión 2.83, esta pantalla de carga destaca por tener un diseño complejo con efectos de partículas, como vapor de agua. El tiempo de carga de la escena en ambas máquinas es lento, llevando más de minuto y medio para el compilado de sombreadores. De nuevo el J4125 parecía como de costumbre más lento en todo momento.

El N5100 completo en renderizado en 1 minuto y 25 segundos por los 3 minutos y 33 segundos del J4125.

Claro que en este sentido el VivoBook lo hizo en 29 segundos.

Cinebench R23

Esta es otra prueba de renderizado 3D pero de las denominadas sintéticas, que las ejecutas y te dan una puntuación, esto es, a diferencia de las de Blender donde descargamos el programa, la escena, la cargamos y renderizamos.

En el arranque de la aplicación en sí el N5100 lo hace en unos 3 segundos menos que el J4125.

Los resultados en la prueba multi núcleo caen a favor del N5100 con un resultado no obstante muy discreto de 1580 puntos por los 1370 del J4125

En la prueba de un sólo núcleo el resultado fue de 493 puntos para el N5100

Geekbench 5

Una de nuestras pruebas sintéticas preferidas, más que nada por su habilidad de dar una puntuación tanto para equipos que corran Windows como macOS, Linux y otros sistemas.

Lo único que no nos gusta de Geekbench es que existen diferentes versiones y al final es fácil confundirse con el resultado de equipos antiguos, ya que las versiones anteriores a la 5, como el Geekbench 4, ofrece unos valores sensiblemente más altos que los de la 5.

Es decir que 1000 puntos obtenidos en un test bajo Geekbench 4 no son para nada comparables con 1000 puntos de un resultado de Geekbench 5.

En ambos equipos utilizamos la misma versión de Geekbench la 5, o más concretamente la 5.2.2 e incluso la ejecutamos al mismo tiempo.

El N5100 completó la prueba de GeekBench 5 unos 15 segundos antes que el J4125 obteniendo 617 puntos para un único núcleo y 1730 para los 4 núcleos.

Por su parte el J4125 se quedó en unos discretos 450 puntos por 1432 en multinúcleo.

La potencia gráfica para juegos

Aquí tenemos más diferencias, si bien ambas son gráficas integradas en el propio silicio del procesador y ambas son de muy baja potencia, la que incorpora el N5100 es de una generación superior, concretamente de la 11 generación mientras que la del J4125 es una muy sencilla UHD Graphics 600.

Esto sobre el papel no parece indicar mucho, pero si nos atenemos a los datos técnicos, la del N5100 incorpora el doble de unidades de cómputo y es que este es uno de los cambios más acusados entre los chips de generación 11 y 10 en Intel, los Jasper Lake dan un decidido paso al frente para no quedarse tan y tan atrás de la competencia, donde AMD con sus gráficas integradas reina a sus anchas desde hace ya muchos años.

Con esto no quiero poner a la Intel HD Graphics 11 gen del N5100 a la par con las AMD Vega, pero desde luego si que representan una clara mejora ante las gráficas que integraba Intel en sus equipos hasta ahora.

Sometimos a ambos portátiles a diferentes pruebas, desde las de pura computación que incluye el software de benchmarking Geekbench 5 a los loops de animaciones tridimensionales de la batería de pruebas Unigine.

Pruebas de computación gráfica OpenCL y Vulkan de Geekbench 5

El resultado OpenCL del N5100 es de 3636 puntos por los escasos 1695 del J4125.

En la prueba con vulkan fueron de 3413 para el Jasper Lake y unos horribles 1153 para el J4125.

Pruebas Unigine de animación tridimensional

Las pruebas Unigine nos dan información acerca de la potencia de la gráfica del sistema donde se ejecutan

El N5100 fue nuevamente superior al J4125 ya en el proceso del arracando del instalador, así como durante el proceso de instalación y durante la carga de las diferentes sub pruebas de Unigine.

En Unigine Superposition Benchmark en su versión 1.1 y con los presets de 720p low y API DirectX, tan sólo con empezar la prueba ya se adivina quien iba a ser el vencedor y con cierta diferencia; el N5100 obtuvo 2052 puntos por los 681 del J4125.

En cuanto a fotogramas por segundo el N5100 logró 15,35 fps de media por los 5,10 del J4125

A pesar de ser ambos unos resultados insuficientes en 720p subimos el listón a 1080p Medium y la API DirectX, más que nada por tener una referencia de futuro, para cuando en unos años probemos ordenadores que lleven procesadores de gama baja como estos.

El N5100 alcanzó 713 puntos y una media de 5,34 fps por los 195 puntos y 1,47 fps del J4125

Continuamos por la prueba Unigine Valley 1.0 a una resolución de 1280 x 720 píxeles, de nuevo el N5100 era netamente superior al J4125 al alcanzar unas cifras entre 16.1 fps y 672 puntos por los 7.4 fps y 310 puntos del J1425.

Con Unigine Heaven obtuvimos unos resultados muy parejos a los anteriores, con 19,1 fps y 482 puntos por los 6,8 fps. y 171 puntos del perdedor.

Se ha demostrado que la gráfica que integra el N5100 atesora entre el doble y el triple de potencia gráfica que la integrada por su predecesor, el J4125.

La batería de ambos

En cuanto al rendimiento de la batería, comenzamos con 93% y 87% en el N5100 y en el J4125 respectivamente, a los 5 minutos de renderizado en Blender la pantalla de ambos entró en reposo, tal y como está definido en el perfil de batería equilibrado de Windows 11.

Es obvio que el tamaño de la pantalla afecte al consumo de batería pues con un panel de mayor tamaño siempre tendremos un consumo energético superior.

Transcurridos 30 minutos de la prueba más árdua de renderizado a la que los sometimos, los valores de ambos ya estaban en 81% y 73%, lo que implica una pérdida del 12% para el N5100 y del 14% para el J4125.

A partir de esa primera media hora, los sometimos a un control más exhaustivo, despertando la pantalla al rato de apagarse en ambos.

Acabaron el primer renderizado que llevó casi una hora para ambos con 71% y 63% de batería respectivamente, así pues desde el minuto 30 tanto el N5100 como el J4125 consumieron un 10% de batería.

Con el segundo renderizado y sin apenas la pantalla apagada ambos bajaron a 65 y 59 respectivamente, lo que es un -6% para el N5100 y un -4% para el J4125, aquí las dimensiones de la pantalla hacen mella en el de 14″ que tiene leds de mayor tamaño que el de 13″.

Tras lanzar las pruebas de Cinebench R23 tuvimos que volver a alimentar a ambos portátiles, a partir de ahí se sucedieron diferentes pruebas gráficas de Unigine, las cuales hicieron caer al N5100 de los 100% a los 71% mientras que para las mismas pruebas el J4125 se quedó en un mucho mejor 88%.

De alguna forma la combinación de gráfica integrada más potente y la pantalla del modelo de 14″ consume bastante más energía que el mismo conjunto en la máquina de 13,3″

Diferencias térmicas

A nivel térmico ambos portátiles cuentan con disipación pasiva, es decir no cuentan con ventiladores de ningún tipo, lo que si que notamos es que el N5100 se calienta más que el J4125, sin tener un método fiable de comprobación térmica más allá de las sensaciones, en el GemiBook Pro llega a molestar al teclear en la zona izquierda, donde van ubicadas las teclas QWE.

Esto es algo que no debería ser así pues el Jasper Lake tiene a priori un consumo inferior de 6W contra los 10W del Gemini Lake además el GemiBook Pro que monta el N5100 es de 14″ y su chasis es algo mayor por lo que debería existir mayor espacio para disipación del calor.

Por otro lado en las pruebas de rendimiento e identificación de discos duros notamos que la NVMe estaba a 50 grados casi todo el rato por los 40 grados del SSD del J4125

Conclusiones entre el N5100 y el J4125

Si bien no podemos negar que esta nueva generación de procesadores Celeron representa un incremento de potencia respecto a la anterior, si que esperábamos más.

En términos de uso general, que es realmente para el uso al que van destinados estos dos procesadores y por ende los portátiles que los monten, no se nota una clara diferencia de potencia en cuanto a rendimiento, en todo caso será del 6% a favor del N5100 y quizá más por esos 300 Mb/s de su unidad NVMe que por el procesador, lo que no justifica en absoluto un cambio de equipo.

Sin embargo y si atendemos al incremento en potencia gráfica pues sí que existe, al menos a nivel numérico y siempre sin perder la referencia propia de Intel, ya que si lo comparamos con cualquier AMD, Intel en cuanto a potencia gráfica sale mal parado.

Así que si pretendemos jugar a algunos juegos antiguos, emuladores y tal y no contamos con un equipo de la generación del J4125 ya en casa, pues la opción es el N5100 siempre y cuando no nos represente sumar más de 100 euros al precio es la que aconsejaría.