Northern Exposure o Doctor en Alaska

Northern Exposure es una mítica serie televisiva de los años 90, la cual tuvo un éxito considerable entre la audiencia española de aquella época.  Aunque, eso sí, si le preguntáis a cualquiera de entonces, es decir, a los jóvenes de antaño que en la actualidad rondan los cuarenta, seguramente la mayoría de ellos os responderán que no les suena para nada el nombre de esta serie.

Entonces, pensaréis: ¡no lo entiendo!, pero ¿no me estás diciendo que esta serie tuvo mucho éxito cuando se emitía en aquella época?

Sí, sí, la verdad es que triunfó. Recuerdo que esperábamos ansiosos a que llegara el día que estaba programada su emisión para estar todos delante del televisor, y no perdernos ni una pizca de esta genial y audaz serie televisiva. Lo que pasa, es que en España, como muchas otras veces cuando se traduce algo…, pues eso, que pasa que no lo traducen, sino que se inventan el título y ya está, y así se quedan tan anchos.

Pues sí, la serie Northern Exposure fue traducida como Doctor en Alaska. Y, bajo este título,- que tampoco está mal porque precisamente va de eso, de un doctor que ejerce como tal en Alaska-la mayoría de nosotros esperábamos ilusionados, semana tras semana, ver los nuevos episodios de esta genial serie.

Así que si queréis conocer un poco más Northern Exposure o Doctor en Alaska, seguid leyendo y os contaremos de qué va la serie.

Datos técnicos

La serie americana Doctor en Alaska se dio a conocer en 1990. Está compuesta por seis temporadas, la última de las cuales acabó de rodarse en 1995 y en total suman 110 episodios (ya sé que es una serie vieja, pero “really”, vale la pena verla, créeme!)

Los creadores de la serie fueron los creativos Joshua Brand y John Falsey. En cuanto a sus protagonistas principales te los detallamos a continuación:

Rob Morrow (Dr. Joel Fleischman), Janine Turner (Maggie O’Connell), Barry Corbin (Maurice J. Minnifield), John Corbett (Chris Stevens), Darren E. Burrows (Ed Chigliak), John Cullun (Holling Vincoeur), Cynthia Geary (Shelly Marie Tambo), Elaine Miles (Marilyn Whirlwind), Peg Phillips (Ruth-Anne Miller), más una serie larga de protagonistas secundarios que van interviniendo a largo de las seis temporadas.

Northern Exposure ganó dos Globos de Oro, junto con otros veinticinco premios más, además de estar nominada a otros galardones unas ochenta y nueve veces (tela manirena!)

Y os preguntaréis, ¿cuál es el argumento de la serie?

Pues veréis, Joel Fleishman es un doctor que acaba de salir de una de las facultades de medicina de Nueva York. Pudo estudiar esta carrera gracias a una beca concedida por el condado de Alaska. Pero lo que no supo ver en su momento fue la letra pequeña de su beca en donde se detallaba que debería pasar sus primeros cuatro años de carrera profesional en un remoto pueblecito situado en las lejanas tierras salvajes de Alaska.

Dicho pueblo recibe el nombre de Cicely y se caracteriza, entre otras cosas, por sus peculiares habitantes. Os encontraréis desde un astronauta de la NASA retirado, Maurice Minnifield, el cual es casi dueño de medio pueblo y ejerce algo así como una especie de “autoridad” sobre el resto de sus vecinos.

Por otro lado está la atractiva piloto de avionetas, Maggie O’Connell.  A lo largo de los capítulos podréis comprobar cómo la “extraña”, poderosa o kármica relación que establece con el doctor Fleishman es uno de los ejes vertebradores de la serie.

También encontraréis al carismático y atractivo locutor de radio, Chris Stevens, ex-presidiario, filósofo, seductor nato, lleno de sorpresas…

El ingenuo Ed Chigliak, joven medio indio, huérfano, acogido por el resto de la comunidad, es algo así como un hijo compartido por todos. Idealista empedernido, se caracteriza por su generosidad en el trato con todo el mundo y su irremediable naturaleza crédula e ingenua.

Luego está el matrimonio compuesto por Holling Vincoeur y Shelly Marie Tambo, que son todo un “no” referente en cuanto a parejas convencionales. Ambos regentan el único bar-restaurante de la población, que hace las veces de centro comunitario y social de todos sus habitantes. Holling es un rudo lugareño que ronda los sesenta y pico años, mientras que Shelly es una joven de dieciocho años, que había sido miss “algo” de un pueblo también desconocido. La verdad es que esta pareja es tan peculiar que realmente vale la pena ver la serie sólo por verlos actuar a ellos dos mientras comparten sus singulares vidas.

Al margen de todos estos protagonistas, que seguro me estoy dejando unos cuantos en el tintero, aparecen un montón de artistas secundarios que acaban de armonizar totalmente la serie. Además, como los hechos suceden en Alaska, la mayoría de sus habitantes son de origen indio americano, y las relaciones que se establecen entre la población autóctona y el resto de sus habitantes se caracterizan por el buen hacer de toda la comunidad. En la actualidad diríamos que existe una perfecta cohesión social.

Pensad que el argumento principal de la serie trata sobre la deriva vital de un doctor urbanita, procedente de la cosmopolita ciudad de Nueva York, que acaba de “caer” en un pueblo perdido de Alaska, con poquísimos habitantes. Desde luego no es el sueño que el doctor Fleischman esperaba, con lo que el pobre Joel acaba recibiendo un impacto totalmente increíble de aceptar.

Sinceramente, es una de esas series que te deja un buen sabor de boca cuando acabas de ver cada uno de sus capítulos. Y te lo comento de esta manera porque podrás comprobar que las historias que se van desarrollando a lo largo de la serie, para nada son convencionales. Escapan de la normalidad que nos tiene acostumbrados la vida real. Son historias incluso irreales, algo místicas y transcendentales (quizás se me va un poco…), pero totalmente genuinas y con un toque sutil de humor.

En otras palabras, podría definir que la sensación que te produce esta serie es de un “buen rollo” total.  Es más, es que te produce un estado de relax.

Esta serie es ideal para contemplarla al final del día, después de cenar, sentado en tu sofá, y dejándote llevar por los acontecimientos que van desarrollándose en ese plácido y fantástico lugar  llamado Cicely, Alaska!

Que no os deje engañar los años que tiene la serie, de verdad, aunque haya pasado tiempo, realmente vale la pena echarle un ojo. Y si no sabéis dónde conseguir los capítulos, os recuerdo que en un artículo publicado en este mismo blog, podréis encontrar información de cómo poder verla mediante Kodi.