Portada » blablablá » Prueba bici eléctrica Xiaomi
Prueba bici eléctrica Xiaomi

Prueba bici eléctrica Xiaomi

Probamos la Xiaomi Mi Smart Electric Folding Bike, una bicicleta eléctrica o e-bike que se diferencia del resto de eléctricas existentes en el mercado por diferentes motivos, tanto por su moderno diseño como en que es pequeña, plegable y de bajo peso.

Una bici muy ligera y urbana

Y es que con tan solo 14,5 Kg es con diferencia la más ligera de todas, el resto de eléctricas plegables suelen oscilar entre los 20 y los 25 Kg.

Vaya por delante que esta Xiaomi eléctrica se trata de una bicicleta puramente urbana y que está indicada para lugares bastante planos.

De alguna forma quiero destacar que la misma, no es muy amiga de las pendientes y bajados, y no lo es por varios motivos, su asistencia, incluso en el máximo nivel no es contundente y sus pequeñas ruedas te harán sudar si vives en una ciudad con cuestas.

En el momento de la bajada, la potencia del motor no será un problema, pero si la también escasa eficacia de sus sistema de frenado y es que aquí no contamos con frenos de disco, en la delantera tendremos un freno de bicicleta tradicional, con sus mordazas de goma y en la trasera un freno de tambor al que deberás apretar mucho para conseguir su efecto.

Estos dos puntos, que no son en absoluto baladí, la encierran más aún en su propio territorio, las ciudades, y las enmarca que aquellas localidades en las que no vas a encontrar grandes cuestas.

Es en esos ámbitos donde la bicicleta plegable de Xiaomi se sentirá como pez en el agua, además ocupará muy poco espacio en tu piso cuando la vayas a guardar. Incluso aunque no la pliegues, gracias a su pata de cabra lateral y lo que se puede llegar a girar su manillar no hará falta que la pliegues en tu casa.

Montaje inicial de la bicicleta eléctrica de Xiaomi

La bicicleta nos llega en esta caja

La bicicleta eléctrica de Xiaomi la recibes semimontada, y serás tú el que debas acabarla de montar.

La Xiaomi Mi Smart Folding Bike va en una enorme caja de cartón.

Dentro de la misma la bici, con sus diferentes componentes va muy bien protegida y embalada.

El proceso de montaje, sin ser difícil, puede llevarte entre 15 y 60 minutos, depende de tu pericia y maña.

No precisarás más que una llave alen y una especie de llave fija, ambas te vienen en una bolsa de plástico con la bicicleta.

Ah, y por cierto, también ten viene un manual, que está en Español y el cargador de la batería.

Tras sacarla de la caja de cartón, la cual ya cuesta un poco abrir, lo primero que deberás de hacer es cortar todas las protecciones de espuma y bridas que lleva la bicicleta de forma que esta quede liberada y lista para ser montada.

También lleva unas gomas elásticas que deberás liberar.

Ahora tan sólo deberás fijar el sillín, roscando ambos pernos antes de cerrar la mordaza que las condena, ojo con esto, pues en los comentarios que he encontrado más de uno a acabado por bajársele el sillín en marcha por no apretar debidamente ambos pernos.

También deberás collar los pedales, que vienen desmontados y como curiosidad son también desmontables, si tienes a mano algo de grasa no estaría de más untarlos de grasa antes de proceder a roscarlos, de esa forma te asegurarás que su interior no se oxida con la humedad y la posible entrada de agua en las juntas de los pedales tras un chaparrón.

Antes lanzarte a rodar deberás cargar la batería por completo.

Plegado de la bicicleta de Xiaomi

Esto de proceder al plegado de la misma no es precisamente algo fácil y que te salga de forma natural, aunque debo reconocer que lo hace de una forma ingeniosa.

Para manejarte con soltura deberás practicar los pasos que debes hacer varias veces sin miedo a equivocarte, una vez lo tengas por la mano será prácticamente cuestión de escasos minutos.

El truco, es acordarse de que deberás soltar las dos pinzas que sujetan la barra del sillín y subir el sillín hasta que veas una raya horizontal indicadora, en ese momento deberás cerrar la pinza superior de forma que el sillín quede bien cogido. Ahora levantas el sillín con una mano mientras con la otra coges el manillar y la bicicleta iniciará el movimiento de plegado. Una vez quede plegada podrás liberar la pinza que sujeta el manillar y así plegarlo para que no ocupe espacio.

Aunque te advierto que su plegado no quedará precisamente robusto, firme, y que a la mínima se te puede abrir, sobre todo porque los imanes que incorpora para unir ambas ruedas son insuficientes.

Los imanes están ubicados en una inteligente posición pero son excesivamente débiles y a poco que la muevas se abrirán.

El motor eléctrico de la bicicleta de Mi Smart Folding Bike

El motor eléctrico va en la llanta de la rueda delantera, esto conseguirá un óptimo reparto de pesos y una especie de «tracción integral».

Se trata de un motor eléctrico sin escobillas de 250 W y 36 voltios 15 amperios, que tiene tres niveles de asistencia controlados por un medido de potencia en los pedales.

Aunque los dos primeros niveles serán meramente presenciales pues es tan poco su aporte que casi siempre circularás en el máximo nivel de asistencia, el 3.

Como no podría ser de otra manera, debido a las regulaciones actuales, para que el motor te asista deberás ir pedaleando, no existiendo forma alguna, a menos que procedas a hackear la bicicleta Xiaomi, de poder usar el motor sin pedalear.

El «gas» del motor, o mejor dicho el acelerador del motor, no existe como tal, será un sensor modelo TMM4 en la parte trasera la que se encargará de compensar la fuerza mecánica que tu hagas con la fuerza del motor.

No te esperes encontrarte con una especie de moto eléctrica o patinete eléctrico en esta bici, ya que el motor, en este caso sólo aporta una ayuda, que no es excesiva en la motricidad, reduciendo el trabajo físico que debes hacer en tus desplazamiento aproximadamente a la mitad.

El motor eléctrico ayuda en las subidas, pero menos de lo esperado por lo que dependiendo de la pendiente que tengas deberás trabajar bastante para superar rampas con inclinaciones mayores del 5%.

Compañeros de la redacción me preguntan si con el uso de esta bicicleta evitarán sudar en los desplazamientos veraniegos, la respuesta es no, pues en verano al sol, es fácil sudar incluso en parado.

Aquí además tendrás que añadir al sol y calor, el correspondiente ejercicio físico del pedaleo, pues aunque pedalees con escasa fuerza e intensidad el movimiento de tus piernas va a continuar ahí.

Sin embargo, con la Xiaomi se podrá circular sin prisas y controlando el esfuerzo hasta el punto de reducir casi totalmente la sudoración siempre y cuando el terreno sea totalmente plano.

Asistencia eléctrica de la bici plegable de Xiaomi

Dispones de tres niveles de asistencia, los niveles 1 2 y 3, debo decir que es una asistencia realmente poco potente, una ayuda que quizá haga que en llano tengas que hacer la mitad de fuerza para avanzar por la ciudad, pero que en el momento de tener que afrontar una cuesta incluso al nivel 3, que es el máximo, deberás hacer mucho esfuerzo, y más con las ruedas tan pequeñas y la relación de cambio que tiene.

Por otro lado creo que esa asistencia es óptima en cuanto a que se trata de una bici y no de un patinete o ni muchos menos de una moto eléctrica, y por ende, implica pedaleo.

Velocidad máxima de la bici de Xiaomi

Según la normativa europea actual las bicicletas eléctricas deben estar limitadas a un máximo de 25 Km/h, si bien esto es así en esta bicicleta, puedes sumarle el empuje de tus piernas, yo en momentos puntuales he alcanzado sin problemas los 40 Km/h

Si bien debo confesar que la sensación de aplomo de la misma a partir de 30 Km/h, en cualquier bajada, decae y uno no la siente como tan segura.

La batería de la bici eléctrica

La batería está fabricada por Samsung, el número de modelo de la misma 18650, dicen que es la misma tecnología utilizada en los coches de Tesla, su capacidad es de 5800 mAh y es capaz de entregar 208.8Wh.

Según el fabricante cargar la batería desde cero llevará unas tres horas de tiempo, la carga la deberás realizar con el transformador que te lleva la bicicleta, el cual es de generoso tamaño, el conector es propietario, es decir, único para esta Xiaomi por lo que no podrás cargar la batería con otro cargador que tengas por casa.

La carga puede hacerse sin desmontar la batería de la bicicleta o desmontándola, eso dependerá del espacio y la cercanía que tengas entre la bici y el enchufe.

Para extraer la batería tan sólo deberás, quitar primero el sillín completamente, ya que la batería tiene un hueco en medio que es atravesado por la barra del sillín, y luego apretar un pulsador que tiene la misma batería y que la libera de su punto de sujección.

Puede sonar algo complejo, pero créeme que será fácil de extraer, tanto que ahí tendremos una pega, pues podrán robarnos la batería en cuestión de segundos si dejamos la bicicleta aparcada en la ciudad y sin extraer la misma. No existe una forma eficiente de anclarla bajo llave, candado o cadena. Una lástima que los chicos de Xiaomi no hayan contemplado esta posibilidad.

Volviendo a la carga de la batería, y en la primera que realices, como recomendación yo dejaría que cargase por unas 4 o 5 horas, no más pues con ello sería perjudicial.

A partir de ese momento deberás saber que siempre es mejor poner la bici a cargar antes de que descienda del 30%, y nunca antes de que lo haga por debajo del 40% de su carga total.

Claro que esto no siempre será posible, imagina que vas a salir de ruta y calculas que entre ida y vuelta vas a hacer 50 Km, y tienes la batería al 70%, deberás cargarla sí o sí a menos que quieras quedarte sin batería.

Autonomía de la bici de Xiaomi

Según el propio fabricante una carga completa da para recorrer 45 Km con la bici, si bien y tras mis propias pruebas rebajaría esta optimista cifra a una bastante menor, sobre los 30 Km de media, más aún si no haces los kilómetros de un tirón.

En cuanto a su consumo en standby, es decir, con la batería cargada o medio cargada y sin uso, en este sentido debo confesar que apenas drena la batería conforme pasan los días.

En este sentido, cabe destacar que el tipo de baterías utilizado en esta bicicleta es el mismo que el utilizado por los coches eléctricos Tesla, lo que debería ser ya de por si una garantía de calidad.

Aunque en este punto tendremos un aliado, y es que la Xiaomi es capaz de funcionar sin baterías, pedaleando, y es una de las bicicletas eléctricas urbanas que lo hará mejor, sobre todo porque deberemos arrastrar poco peso ya que es tremendamente ligera con sus 14,5 Kg de peso.

El control de la bicicleta de Xiaomi

El panel de controla de la bici de Xiaomi

Toda la electrónica de la bicicleta, así como el sistema de ayuda al pedaleado se comanda desde su ordenador central, una pequeña pantalla a color de 1,8 pulgadas que se alimenta de la batería central y donde te figurarán datos muy sencillos.

Los datos que podremos ver en la pantalla es un icono donde nos indicará la carga actual de la batería, los kilómetros recorridos desde la última vez que se ha encendido y el tiempo de uso de la bicicleta.

También dispone del indicador del nivel de ayuda seleccionado, que tiene un valor de 1 2 o 3, siendo tres el nivel máximo.

El manejo del panel se realiza mediante tres botones, el botón de encedido del panel, para el que deberás de mantener el botón pulsado durante unos segundos, y los botones de arriba y abajo ubicados en la parte frontal del panel.

Por defecto la asistencia al pedaleado no estará activado y para hacerlo deberemos hacer una pulsación corta sobre el botón de encendido, acto seguido en la pantalla veremos un gráfico de un cohete indicándonos que la ayuda está activada, ahora podremos seleccionar con las «flechas» de arriba y abajo el nivel que deseemos.

Si queremos desactivar la ayuda una breve pulsación de nuevo sobre el botón de encendido desactivará la ayuda.

La app que conecta con la bici Xiaomi

Para apagar el panel del todo y con ello la ayuda deberemos de dejar pulsado el botón de encendido durante unos segundos.

Si queremos encender las luces, tiene luz delantera y trasera bastará con dejar presionado durante un par de segundo alguno de los botones de subir y bajar del panel frontal, si repetimos esta operación las apagaremos.

Una vez apagado podremos continuar pedaleando de forma normal y no asistida con la bicicleta.

Cabe destacar que esta pantalla dispone de conectividad con el teléfono móvil mediante bluetooth, para emparejar la bici con el móvil deberás utilizar la app Xiaomi Home en en tu teléfono, una vez instalada y con la pantalla panel de la bici encendida deberás emparejarlos la primera vez.

Gracias al enlazado se transmitirán desde la bici hasta el móvil los datos de uso de la bicicleta, a nivel de kilómetros recorridos así como el nivel de batería. Por otro lado también te ofrece la posibilidad de actualizar el firmware de la bicicleta desde el móvil.

En la prueba nosotros hemos encontrado una actualización y hemos procedido a actualizar la bicicleta, en cuestión de unos 25 segundos ya estaba actualizada.

La parte ciclo de la eléctrica de Xiaomi

Repasamos la parte ciclo de la eléctrica de Xiaomi, sin tener en cuenta su motor, salvo por la excepción de su influencia en la parte ciclo debido al reparto de pesos que provoca.

Este motor, a diferencia de otras muchas bicis eléctricas se encuentra en la rueda delantera, lo que de alguna forma hace que su centro de gravedad se encuentre más centrado y por ende la bicicleta, una vez en marcha, se muestre todavía más neutra al ofrecer empuje eléctrico en la delantera y empuje mecánico por pedales en la trasera, digamos que sería como una especie de tracción integral.

En relación al cuadro, este está construido enteramente en aluminio, lo que le aportará una gran robustez al conjunto además de una gran ligereza y es que es la bicicleta eléctrica más ligera del mercado con sus solo 14,5 Kg.

La bici de Mi cuenta con dos pedales que accionan una cadena sin mantenimiento, con lo cual evitarás el incómodo engrase de la misma.

La transmisión de potencia es por cadena, unida a un cambio modelo Nexus fabricado por Shimano, este cambio es de 3 velocidades y funciona increíblemente bien, puedes engranar las marchas incluso en parado.

Las ruedas cuentan con llantas de radios y un tamaño pequeño, de solamente 16″, lo que influirá totalmente en su comportamiento.

Los frenos son algo escasos, no siendo el delantero un freno de disco si no un freno de bicicleta normal, con sus zapatillas y mordaza, lo que en definitiva no será de gran ayuda en frenada de emergencia. Como tampoco lo será el freno de tambor trasero un IM31, con el que vamos a poder «derrapar» a gusto.

En cuanto a las suspensiones de la Xiaomi Mi, cero, nada, y este es quizá uno de sus puntos débiles, todo bache lo amortiguarás tú, así que procura levantar las posadoras del sillín en cuanto veas un bache, sea este artificial o natural.

El peso del conjunto es realmente reducido, quedándose por debajo de los 15 Kg, claro que esta reducción de peso la consigue con un cuadro mínimo y ligero, la ausencia total de sistema de amortiguación de guardabarros y unas ruedas reducidas, de 16 pulgadas delante y atrás.

Experiencia de uso

Con sus cotas y medidas la bicicleta se nos mostrará especialmente ágil en ciudad, fácil de mover, rápida en las arrancadas pero por el contrario corta en cuanto a subidas y a velocidades punta, yo he conseguido 40 Km por hora entre el motor eléctrico y mis piernas, eso sí, de buenas a primeras y sin ir a buscar el máximo aunque me da a mi que por los desarrollos del cambio no conseguirá mucho más.

En el uso diario la bicicleta se mueve francamente bien, parece de mayor tamaño que el que tiene.

Cierto es que he notado algunos derrapes en la rueda delantera, sobre todo en subida, aunque esta sea mínima, justo en el momento cuando el cuerpo tiende a irse hacia atrás para realizar la primera y más contundente pedaleada, momento en que el centro de gravedad del conjunto formado por la propia bicicleta y el ciclista se desplaza hacia atrás y al no efectuar tanta presión sobre el neumático delantero, que es el neumático motriz de la parte eléctrica, el que tiene el motor, en esos casos podrás derrapar. También me ha derrapado en otoño, tras arrancar la marcha en una zona cubierta de hojarasca.

No me gusta las posibilidades que brinda a la hora de dejarla atada y es que no tendrás una forma segura de que no te birlen, batería, sillín, o la bicicleta entera, ya que o bien andas con un sistema combinado de candado donde por ejemplo una U coja el chasis y un grueso cable de acero o una cadena pase por ambas ruegas y sillín o estarás expuesto al robo.

Por cierto, la batería se podrá extraer, y con ello, te la podrán robar siempre que se pueda elevar el sillín tras aflojar las bridas. El sillín hace de pasador por el interior de la batería.

A la hora de subirla a casa por las escaleras, no necesitarás mucho esfuerzo, pero algo sí, digamos que puedes subirla cómodamente hasta un tercera planta, más se hará notar. Una vez en casa ocupa poco lugar, algo menos si la plegas,

El precio de la bici eléctrica de Xiaomi

El precio de esta bicicleta eléctrica oscila entre los 450 euros y los 950 euros, siendo lo más habitual encontrarla por unos 750 euros.

Tras haberla probado a conciencia creo que su correcto precio estaría más cerca de los 500 euros que de los 1000, más que nada porque aunque su calidad es excelente, es una bicicleta de ámbito exclusivamente urbano.

Puedes conseguir la bicicleta eléctrica de Xiaomi al mejor precio a través de la siguiente dirección online.