¿Qué son los aceites esenciales?

Árboles, arbustos, hojas, flores, cortezas y raíces son los responsables de los aceites esenciales.

Dicho de otra manera: los aceites esenciales son el fruto que se obtiene de la esencia de los productos que te acabo de mostrar. Una vez extraída esa esencia, se utilizará para elaborar el perfume, ya sabes, ese delicioso elixir que a tantos nos gusta, aunque también hay que reconocer que no es del agrado de todos, ¿verdad?

Probablemente habías pensado que la mayoría de los perfumes provenían únicamente de las flores y algunas plantas aromáticas, pero ya ves que en realidad, el origen de estos ricos olores es múltiple y variado.

Si por ejemplo nos remitimos al antiguo oriente, sabemos que Egipto fue uno de los grandes imperios donde se adoraba este exquisito elixir en forma de esencia. En este caso, el perfume, además de usarse como ungüento personal,  se solía utilizar con frecuencia en los ritos religiosos, bien para perfumar el aire bien para ofrendar a los dioses.

Del mismo modo, los egipcios también empleaban el uso de perfumes como regalo póstumo de los muertos depositando en sus tumbas frascos de aceites esenciales para que de esta manera, los difuntos entraran perfumados en el más allá. Eso sí, normalmente esta práctica estaba reservada a las grandes familias, debido, principalmente, al elevado coste de su producción. Es decir, y en otras palabras, la realeza era la única casta que podía permitirse tales lujos.

Por otro lado, hay que señalar que los perfumes creados por los egipcios eran de menor intensidad en cuanto a fragancias que los perfumes actuales. Esto era debido al desconocimiento de la técnica de destilación que más tarde caracterizaría a la poderosa industria de la perfumería.

¿De dónde se obtienen los aceites esenciales?

Tenéis que saber que los egipcios, normalmente, obtenían sus aceites esenciales mediante el procedimiento conocido como expresión, el cual consistía en el método de prensar las plantas hasta llegar a obtener el aceite esencial. Aunque, otra de las formas por las que obtenían el preciado perfume era sumergiendo en líquidos y grasas, durante un tiempo considerable, las diferentes plantas y flores de las que extraían los aceites esenciales.

Recordemos, como hemos comentado anteriormente, que el origen de los aceites esenciales proviene de los árboles, arbustos, hojas, flores, cortezas y raíces que encontramos en la naturaleza.

Además, los aceites esenciales pueden variar en función de su textura, color u olor. Son líquidos concentrados de aromas diversos y diferentes que pueden cambiar también de aspecto dependiendo del tipo de método utilizado para su extracción.

Por otro lado, la extracción de los aceites esenciales podrá variar también dependiendo de la fuente que se extraiga, es decir, de la flor o la planta utilizada. Una vez extraídos se podrá por fin elaborar los diferentes perfumes, los cuales estarán formados por la combinación de varios aceites esenciales. La maestría de saber combinarlos bien es todo un arte.

¿Cómo se obtienen los aceites esenciales?

En concreto podríamos decir que los aceites esenciales se obtienen, básicamente, gracias a  tres métodos: la destilación por vapor, la extracción vía absoluto y la expresión.

Destilación por vapor

Para llevar a cabo la destilación por vapor se necesita un recipiente, agua y el ingrediente (planta, flor, raíz…) que queremos destilar.

Acto seguido se coloca el recipiente con el agua y el ingrediente encima de una fuente de calor para que la planta vaya liberando el aroma en forma de vapor de agua. Una vez obtenido el aroma, este se condensa después en un tubo hasta que se enfría. Posteriormente, el líquido condensado obtenido se mete en otro recipiente donde el agua y el aceite se acaban separando.

Extracción vía absoluto

Este método se utiliza cuando los ingredientes de donde se extrae el aceite esencial no soportan el calor. En este caso, ya no serán necesarios ni el agua ni el calor, sino que gracias a la acción de disolventes como el etanol podrá liberarse el aroma de la planta utilizada.

El resultado de la extracción vía absoluto será una especie de mezcla concentrada (una vez se elimina el disolvente) mucho más olorosa que los acetites esenciales extraídos por destilación. Este procedimiento suele emplearse cuando la naturaleza del propio producto impide que su extracción sea de otra manera.

Expresión

Finalmente, el tercer método conocido como el de expresión se basa en la acción de prensar el producto hasta que este libere el preciado aceite esencial. Si os acordáis es el que habíamos mencionado al principio cuando hablábamos del método utilizado por los egipcios.

Las formas de expresión, o dicho de otra forma, la manera en cómo se obtienen los aceites esenciales mediante prensión, se puede realizar de forma artesanal, a mano, o bien con prensas mecánicas. Todo dependerá del volumen de ingredientes del que dispongamos.

 

Y ya está. Con estos métodos de extracción obtendremos los codiciados aceites esenciales. Las fragancias extraídas de estos aceites esenciales podrán ser aplicadas a tantos perfumes como productos diversos queramos.

También habría que añadir que, al margen de estos métodos de extracción de los compuestos aromáticos de los productos naturales, sabed que las fragancias también pueden ser creadas artificialmente en laboratorios de forma sintética.