¿Qué zapatos me compro?

Si realmente os gusta vestir vuestros pies, y nos importa tener que gastaros una fortuna para poder mantener vuestra estimada colección de calzado, entonces, estaréis de acuerdo conmigo cuando afirmo que en el caso que nos ocupa- el calzado- hablar sobre él es una misión inagotable.

Hablar sobre zapatos, sandalias, zapatillas, zuecos…  puede llegar a convertirse en una ardua y difícil tarea sobre todo por la gran variedad de productos diferentes que afloran ante nuestros ojos.

Realmente, el mundo del calzado es un “mundo” aparte, es como un universo paralelo construido por grandes hileras de estanterías repletas de pares y pares de minúsculos, medianos y grandes artículos con los que calzar y adornar nuestros pies.

Ya sé que algunos de vosotros diréis que estoy exagerando, que tampoco hay para tanto, que no sé lo que digo, que siempre ha sido así… ¡Pues no, queridos amigos! Siempre no ha sido así, nunca hemos tenido tanta variedad, estilos y modelos diferentes con los que calzarnos.

Sí, sí, y si no, ya lo veréis a continuación cuando empiece a mostraros la retahíla de zapatos y más zapatos y más zapatos que os vais a encontrar.

Por poner un ejemplo, si yo os preguntara sobre cuántos tipos de zapatos existen para hacer deporte, decidme, ¿vosotros qué diríais?  Lo más probable es que me responderíais que existen muchas marcas de calzado deportivo y una gran variedad de artículos en el mercado. Sí, vale, yo estaría de acuerdo con la respuesta, pero lo que os estoy preguntando es sobre la cantidad de tipos de calzado deportivo que existen. Pues, no os preocupéis que en un momento desvelaré vuestras dudas.

Entonces, ante la pregunta, ¿qué calzado me compro?, seguidme y decidid vosotras mismas. ¡Ah! se me había olvidado, este artículo va de calzado femenino, en breve haremos otro dedicado al masculino, ¿fale?

Calzado deportivo

Bueno, pues en relación al calzado deportivo, la verdad es que está clasificado en función del tipo de deporte que practiques. De esa manera podrás encontrar aquel artículo que mejor se ajuste a la actividad física que tengas “entre pies”.

Por ejemplo, aquí podrás encontrar calzado para la práctica de los siguientes deportes: baloncesto, ciclismo, escalada, escarpines, fútbol, running, tenis, senderismo, skateboarding, voleibol, hándbol, deportes de exterior y de interior, sandalias deportivas e incluso para hacer danza. Probablemente me deje alguno en el tintero, pero creo que como representación es suficiente, ¿no?

Todos estos artículos los podéis encontrar fabricados con materiales sintéticos, de piel o de lona. Además podréis escoger entre los hechos con cordones, sin cordones o con velcro, y por supuesto, entre una amplia gama de colores.

Por otro lado, éstas serán algunas de las marcas con las que os encontraréis: Nike, Reebok, Salomon, Merrell, adidas, Asics y Mizuno. Así qué, seguid mirando!

Sandalias y zapatos de vestir

En cuanto a las sandalias y zapatos de vestir, francamente, existe tanta variedad que te faltarían días para ponértelos todos. 🙂 Bueno, en realidad tampoco es así, pero ya me entendéis

Verás que te puedes encontrar tanto sandalias y zapatos planos como con tacones, más o menos altos. También podrás escoger entre una amplia gama de materiales compuestos de piel, lona, sintético, caucho, terciopelo y satén. No te podrás quejar, tienes de todo un poco.

Bailarinas, Merceditas y Mocasines

Las Bailarinas, las Merceditas y los Mocasines son de ese tipo de calzado que además de quedar bien, son prácticos y útiles de llevar. En el caso de las Bailarinas, podrás escoger entre materiales hechos de piel, sintético, lona o caucho. Además, el tipo de cierre estará compuesto por cremalleras, hebillas o velcro.

Las Merceditas, a diferencia de las Bailarinas, las podrás adquirir planas o con tacones. En cuando a la fabricación, están hechas de piel o sintético. Por otro lado, con los Mocasines se amplía el tipo de material, y además de encontrar mocasines fabricados en piel o sintético, también se hacen en lona o caucho. Hay que admitir que los Mocasines al ser un estilo más clásico que el resto quizá no sean tan “cool” como sus compañeros, pero de todo tiene que haber, ¿no?

Zuecos y Alpargatas

Con los Zuecos y las Alpargatas nos sucede lo mismo que con las Merceditas o las Bailarinas, y es que son muy prácticos de llevar y además visten divinamente “informal”. Las hay de marcas y estilos diferentes tal y como comprobaréis en estos mismos instantes.

En relación a los Zuecos los podréis comprar fabricados en piel, sintético, fieltro, lona o terciopelo. Con cierres en forma de hebilla, velcro o simplemente sin cordones. En cuanto a las Alpargatas sucede tres cuartos de lo mismo; veréis que están hechas en piel, sintético, lona o satén. Las encontraréis de diferentes colores, planas o con un “taconazo” enorme. Ya sabéis, todo es cuestión de gustos.

Botas y botines

Y llegaron las botas y los botines, esto sí que es un mundo aparte. Recuerdo que en el pasado, las botas era un artículo que solo podías llevar en otoño o invierno, es decir, con la llegada de los primeros fríos. Sin embargo, en la actualidad  y desde hace un tiempo, esta prenda de vestir también se usa con frecuencia en todas las estaciones del año. Primavera o verano no son ningún inconveniente para poder llevarlas.

Las botas y botines de verano tienen un diseño muy atractivo y, francamente, existe una variedad tan grande (ya sé que soy un poco como el ajo de tanto repetirme, pero es que es verdad, la oferta de productos es considerable) que será muy difícil que te acabes decidiendo solo por un par de ellas.

Chanclas y zapatillas de estar por casa

Y, por último, no podíamos olvidarnos de nuestras queridísimas zapatillas de estar por casa, o las típicas chanclas para ir a la playa, el campo, el cine, a bailar…  En fin, para ir donde quieras con ellas, cómo no!

Al igual que sucede con todos los demás zapatos, sandalias, zuecos y demás tipos de calzado  que hemos estado viendo hasta ahora, os pasará lo mismo con la colección de chanclas y zapatillas de estar por casa que veréis a continuación.

El hecho de que sean zapatos “menores” tampoco tiene porqué significar que se escatime tanto en el diseño como en su variedad. Todo lo contrario, ya veréis que os costará decidiros sobre cuál de ellos quedaros. Hacedme caso, yo siempre digo que mejor quedarse con un par de cada, ya sabéis “más vale que sobre que no que falte” 🙂