El mejor merengue del mundo

El mejor merengue del mundo
4.4 (88.2%) 317 votos

En la foto un gigante y apetecible merengue
El merengue de La Colmena

En este artículo te voy a intentar endulzar algo la vida, hablando de un postre, una pasta, tentempié o pequeño premio que puedes saborear a casi cualquier hora del día si andas por el centro de Barcelona.

En él te hablaré del merengue más bueno del mundo, el mejor de todos los que posiblemente puedas llegar a probar a lo largo y ancho de tu vida.

Aunque seguro que en este mismo momento, cuando afirmo que este merengue es el mejor del mundo, seguro que algún que otro lector, pastelero o no, me puede llegar a recriminar que el suyo, su merengue, ese que se come en la pastelería de toda la vida de su barrio, es sobradamente más bueno que el que yo alabo en este artículo, pero siendo sinceros yo creo que no, que esto no es posible, porque eso es poco menos que imposible.

El mejor merengue de todos está en Barcelona. Y lo hemos comido en tiroriro.com

Llegados a este punto y tras esta afirmación anterior a algunos de nuestros lectores les saltará la vena futbolística con un pensamiento del estilo:

– ¿cómo que el mejor merengue está en Barcelona? esto es como decir que el mejor merengue es un culé…

bufff… para ellos les diré que el fútbol es fútbol, y los pasteles pasteles son.

Pero bueno, pongamos un poco al lector en contesto de tan rico merengue porque lo sirven en una pastelería que tiene historia, pero que mucha historia.

El mejor merengue del mundo

Escaparate de La Colmena

Volviendo al dulce eje de este artículo y alejándonos un poco de las rivalidades futbolísticas os contaré que el pasado sábado probé por segunda vez el mejor merengue del mundo que hacen en la pastelería La Colmena, recalco lo de segunda vez para no dejar la afirmación de “el mejor merengue del mundo” en una posible casualidad y con mucha suerte, no. La primera y la segunda vez estaba igual de bueno.

Este delicioso merengue que yo elevo al mejor del mundo lo hacen en una pastelería barcelonesa que funciona desde hace más de 150 años.

Es un merengue generoso en su ración, de gran tamaño y figura esbelta, no es rechoncho si no fornido, se eleva hasta tres veces el tamaño de la tarrina de papel que lo contiene, firme, sin tener que hacer grandes equilibrios, su exterior perfectamente horneado en su parte superior lo convierte en aparentemente rígido, pero en cuanto lo pruebas… ummm deliciosamente se deshace en tu paladar.

A destacar su parte alta, la que corona al mejor merengue del mundo, está enroscada y muy crujiente, contando con una textura y sabor sin parangón… ya cuento los días hasta el sábado para volver hasta allí y hacerme con otro merengue.

Su precio, de 2,60 eur en febrero de 2019 es un precio que pagas a gusto porque amigo, con ese merengue haces un postre, un postre abundante y si me apuras te diré, que cunde hasta para dos personas.

Pastelerías de Barcelona: La Colmena

La fachada de la pastelería La Colmena

Este comercio es quizá una de las pastelerías más antiguas de la ciudad de Barcelona, y es que como he comentado anteriormente son ya más de 150 años desde que se encuentra abierta.

El edificio es un edificio de los de antes, el local hace esquina y sus escaparates son como los de hace mucho tiempo y es que cuando entras en el local, en su interior es como si se hubiese detenido el “pasar del tiempo”, cuenta con un suelo, unos techos, unos armarios y una decoración como de antaño.

Los dependientes, muy simpáticos las dos veces que estuvimos, van todos con batas de color verde, con el verde de su logotipo y acaban de completar esa foto vintage y esa sensación en la que parece que te sumerjas en un episodio de “Cuéntame”.

Los ojos se me van de lado a lado entre los diferentes mostradores acristalados que componen el largo y cuadrado mostrador que te rodea en su interior, tras esos cristales se aprecian muchos y muy diferentes dulces artesanos de todos los tipos, tamaños, colores y sabores que te puedas imaginar.

Un sueño dulce me embriaga y para mi mayor satisfacción cada uno de estos dulces está marcado con su nombre y precio para que no tengas que andar molestando preguntando ese siempre incómodo

“¿Qué es esto? ¿Y aquello? y ¿Cuánto vale esto?”

Además en dicha pastelería en el aire flota un fino y apetecible aroma a dulce recién hecho que me transporta a los años de mi más tierna infancia.

La pastelería La Colmena está ubicada en la “Plaça de l’Angel” en una de las zonas más céntricas de la ciudad. Desde esta plaza puedes ir caminando en menos de 5 minutos hasta la Plaça de Sant Jaume, donde encontrarás los edificios del Ayuntamiento de Barcelona y la sede central de la Generalitat de Cataluya, un poco más arriba podrás continuar tu ruta para llegar a la Catedral de Barcelona, y todo en escaso tiempo y siempre andando por calles peatonales repletas de historia, y es que Barcelona es una de las ciudades que tiene más por contar a lo largo de sus callejuelas y de sus años,

Historia de la pastelería La Colmena

Escaparate de la colmena con un montón de diferentes dulces artesanos
El mejor merengue del mundo

Si bien anteriormente a La Colmena el negocio pastelero comenzó justo en el inmueble de delante, en la calle “Baixada de la Llibreteria” aunque por aquel entonces la pastelería regentada por la familia apellidada Costa se llamaba “Ca l’Abella” que en castellano significa “La casa de La Abeja” siendo un negocio que data incluso de un ya muy lejano año 1849.

Tras unos años al otro lado de la calle, justo en 1868 la familia Costa se traslada al local actual y cambia el nombre por el de “Dolceria de La Colmena”. Siendo un lugar muy reconocido de la ciudad donde se vendía azúcar, galletas, bombones y turrones entre otros muchos dulces.

En 1911 La Colmena pasa a otras manos, siendo ahora Morató i Santpere sus nuevos propietarios, hasta el año 1921.

En 1921 el chococolatero Joan Camps se hace cargo del establecimiento durante unos pocos años más, justo hasta el 1927

Es ya en 1927 cuando la pastelería fue adquirida por la familia Roig, familia que lo mantienen hasta día de hoy.

Esta familia Roig ya tenía una previa tradición pastelera, contaban con un establecimiento especializado en la venta de turrones de crema y caramelos que estaba ubicado en el barrio el barcelonés barrio de Gracia desde 1907 concretamente en la calle “Gran de Gràcia, 15”.

Esta pastelería gozaba de un lugar privilegiado, situada en la planta baja de un edificio modernista llamado “Casa Cama i Escurra” del arquitecto Joan Baptista Feu, aunque erróneamente muchos atribuían dicho edificio al discípulo de Gaudí,Franscesc Berenguer.

Mucho más recientemente la familia Roig tuvo que cerrar el local del barrio de Gràcia el del edificio “Casa Cama i Escurra” tras haber sido regentado por hasta cuatro generaciones de pasteleros en la familia, debido a la inminente extinción del contrato de alquiler antiguo y la correspondiente subida astronómica de su renta, además de una imposición del ayuntamiento que le obligaba a realizar enormes y costosas reformas en el local.

Otros merengues de excelente sabor

Aunque cierto es que en la población de Masnou existe otro merengue que está rozando la perfección, si bien su dosis es la mitad o menos que los merengues de la colmena. Otro día si os parece os hablo de este otro campeón merengue. 😛