Portada » Juegos » El metaverso de Zuckerberg
El metaverso de Zuckerberg

El metaverso de Zuckerberg

Vaya por delante que este artículo comenzó siendo algo mitad sátira mitad ensayo, y que de alguna forma lo sacaba algo de contexto a la misma vez que intento entender lo que quiere hacer Zuckerberg con su particular metaverso, así como lo que es en realidad y las fuerzas que alimentan el que podría ser este nuevo paradigma económico y social.

El metaverso de Zuckerberg

Finalmente se ha convertido en lo que creo que puede ser un análisis con cierta concreción y basado en la experiencia personal del estado inicial que me he encontrado en meta.

Antes de entrar en los torrentes del discurrir, te adelanto que en todo aquello parcial o netamente nuevo y con cierto nivel de complejidad, el pensamiento y su aceptación evolucionan con el paso de los días, y en este caso especial, sobre el metaverso lo he hecho de una forma bastante pronunciada.

Y es que tras el estudio del metaverso hay cosas que a medida que lo asimilas y sobre todo en la medida que lo experimentas te convencerá más o menos, depende de tus gustos y necesidades.

Lo que si debe quedarnos claro es que discurrir con tiempo de por medio, dudar y contradecirse te ayuda a romper los incómodos prejuicios que nos agarran piernas al andar y que nos impenden avanzar en ese mencionado discurrir de nuestros pensamientos.

La visión de Facebook del metaverso con Meta

Si bien Mark Zuckerberg cita en su presentación como elementos de su metaverso, la presencia, los avatares, el hogar, el teletransporte, la interoperatividad, la privacidad, los bienes virtuales y las inferfaces naturales, yo prefiero hacer mi propia síntesis tras haber estado en su supuesto metaverso viviendo durante mes y medio.

Usuarios, contenidos, inmersión, interactuación y economía

Eso definiría al metaverso que nos presenta Facebook con su «metaverso» particular, y que no difiere mucho de lo que podría ser la idea genérica de metaverso, aunque quizá ahora mismo, ese metaverso de Facebook viva en un incipiente caos que precisan reordenar antes de que el caos sepulte a la idea.

Los usuarios, sin lugar a dudas son el elemento indispensable de un evento social continuado o red social, como pretende ser el metaverso, ahí meta lo tiene fácil al partir de la base de usuarios de Facebook. En meta podrás crear tu propio avatar, el cual erróneamente no tiene piernas, son medio troncos.

Tu avatar, una vez puesto en el metaverso serás tú el que te muevas, aunque sin piernas, e interactúes a través del él, cosas que a priori te da la personalidad, como tus gestos con las manos al hablar, todo eso, menos tus andares quedará reflejado ante el resto de avatares, creando unos usuarios mucho más auténticos que los actuales avatares.

Los contenidos, que inicialmente son generados por la propia plataforma además de por empresas que pueden vender dichos contenidos a los usuarios videojuegos y experiencias. Quizá es en este punto donde todavía le falta conseguir el ingrediente que permita a cualquier usuario de la red de meta crear su propios contenidos virtuales, como por ejemplo lo hace actualmente en Facebook e Instagram con contenidos basados en simples textos y fotos.

Dentro del detalle sobre «los contenidos» que encontraremos en meta podríamos hablar de las experiencias, las cuales pueden ir desde ir a ver un concierto virtual donde convives «lado a lado» con otros usuarios y amigos de la red de meta, a reuniones en cualquier tipo de entorno.

La inmersión, en el metaverso de Facebook está más que iniciada y altamente encarrilada, lo certifico tras haber utilizado unas Oculus Quest 2 durante un par de meses. Quizá falte un mayor énfasis en el tracking de manos, para poder prescindir del uso habitual de los mandos, o unos guantes, pero la experiencia con los visores es bastante buena, aunque con margen de mejora, en cuanto a calidad y comodidad.

La interactuación con otros usuarios como medio de socialización viene con el componente del tiempo real, donde podemos coincidir con otros escenarios dentro de las mismas «estancias» virtuales, además al tener micrófonos y altavoces podremos interactuar con amigos y otros avatares de una forma mucho más natural que con el teclado y la no presencialidad al unísono, y es que en este aspecto mejora y mucho a Facebook, aunque todo sea desde virtual la socialización adquiere nuevos y mejores niveles.

La economía es un aspecto tan evidente en meta como desagradable, y es que es ponerse las gafas y recibir ofertas a cada cosa que hagas con el interfaz, de alguna forma es como si entrases en una tienda de contenidos donde te intentan colocar aquellas experiencias, vídeos, juegos de pago que se adecuan a tu histórico de experiencias, suponemos que bajo un sistema de inteligencia artificial.

El avatar de los usuarios de meta

¿Porque los avatares no tienen piernas?

Me parece increíble y un error de bulto que el avatar acabe justo en la cintura. En otras palabras, que el mismo no disponga de sexo y culo y todavía más que carezca de piernas y pies, son como una especie de muñones corpóreos y flotantes que si bien pueden tener su gracia y su personalidad me parecen un tanto aberrantes.

Aunque posteriormente, en vídeos vistos en la presentación, pero ya tirando de dibujos animados es fácil ver que ahí, cuando se trata de vender el producto ponen lo que haga falta para que no exista disrupción entre lo físico y virtual.

El motivo, pues quizá vencer una de las mayores pegas, el desplazamiento, para el cual o bien tienes una casa gigante o deberás evitarlo bajo riesgo de golpearte con las paredes, y ya te digo que es bien fácil hacerlo, en mi experiencia me he dado todo tipo de golpes mientras me movía mínimamente por mi pequeña zona de juego.

Una cosa que no quiero dejar pasar es el componente artístico tanto de avatares como del mundo en sí, que si bien puede convencer al principio me recuerda sobremanera a lo visto años atrás con Wii y otras consolas de Nintendo, ese diseño a lo Mii, a lo plaza virtual, demasiado cartoon para los tiempos que corren, a mi me gustaría algo más realista, no un diseño a lo CyrberPunk 2077 pero por ahí irán los tiros, y no algo tan infantil e inocente como lo visto.

Meta no parte de cero

De alguna forma la inmensa base de usuarios existentes en el Facebook 2.0. es un ingrediente indispensable para conseguir la fórmula del éxito del actual Facebook, en adelante Meta, para su metaverso particular. Sin usuarios la interactuación decae y con ello la fidelidad a la plataforma.

Meta tiene en su poder personas, empresas y grupos que crean contenidos para su universo actual en dos dimensiones a diario, y a los que Meta ya les saca un rendimiento, bien sea por la inclusión de publicidad o por la venta de servicios a través de sus diferentes plataformas.

Y es que partir con una parroquia tan gigantesca de usuarios en el universo inicial es claramente una ventaja para la promoción del nuevo universo metafísico.

Meta no está pero se le espera

Si bien el metaverso de Facebook se ha anunciado a bombo y platillo, como meta u Horizon Home, Horizon World o como se llame, ahora dudo, y es que todo es un tanto caótico.

Y es que durante el mes y medio que he disfrutado de unos visores de realidad virtual debo decir que «meta» como entorno, como aplicación, no existe, no he podido experimentar con ella, si con trozos y porciones de experiencias aisladas e incompletas de lo que parece ha acabado configurando la intención de meta para su metaverso.

La verdad es que estamos ya algo cansados de estos anuncios que crean el hype y en el que tanto tiempo invierten sin que podamos probarlo al día siguiente.

Ahí es donde a veces destacan las sencillas fórmulas como las que aplica Apple a veces en sus presentaciones, esos «disponible a partir de hoy mismo», pues bien en Facebook, aka meta, esto no es así.

El sistema operativo del metaverso de Zuckerberg

Si bien los dispositivos actuales de Facebook tienen sistema operativo, este toma la base de Android, y por ello en Facebook estaban desarrollando el suyo propio.

De alguna forma podemos decir, y existen rumores en cuanto a ello, Facebook evolucionaba ambos sistemas de forma paralela para acabar decidiendo en cual de ellos centraba.

El sistema operativo actual de los visores cuenta con Oculus OS, una sistema operativo basado en Android,.

Oculus OS aún siendo excelente a nivel gráfico y con un gran efecto inmersivo visual, tiene todavía demasiados visos de sistema operativo de PC, donde el avatar no juega por el momento un papel crucial e indisociable de la experiencia.

Sobre ese aspecto, también existía en marcha un proyecto dentro de Facebook, aka meta, denominado XROS que sería el sistema operativo que hubiera sustituido al actual basado en Android en unos visores actualizados que en principio estarían por venir en los próximos años.

Sin embargo en este inicio de 2022 salió a la luz conforme Facebook cancelaba sus planes respecto a XROS, un proyecto que comenzó por allá el 2017 y que contaba con 300 trabajadores de Meta Platforms implicados en su desarrollo.

Así que parece que la propuesta de metaverso de Zuckerberg va a continuar desarrollándose bajo Android.

El hardware para acceder al metaverso de Zuckerberg

Es de suponer que con este 2022 ya iniciados aparezcan en el mercado nuevos visores, más baratos y accesibles para los usuarios y una experiencia que emane desde el yo hasta el metaverso, de una forma más homogénea e integrada.

Si bien, lo que menos me ha gustado del metaverso de Meta es que de alguna forma parece una tienda virtual en exceso, y es que sólo acceder a él y estar viendo ofertas, de videojuegos, de experiencias, y claro, eso a uno le tira un poco para atrás, crea una «fricción» con el usuario, quien ha invertido un dinero en unos visores para disfrutar y no para seguir invirtiendo infinitamente.

No se la solución que debería tomar Meta al respecto, pero está claro que falta por pulir, aunque a nivel general y tras esas primeras impresiones la experiencia es más que buena.

Aunque vamos a recapitular.

Impresiones iniciales sobre el metaverso

Inicialmente, y sólo con lo que había leído hasta el momento de iniciar el artículo, sin experimentarlo en primera persona, pensaba que este metaverso de Zuckerberg iba directo a lo que vendría a llamarse una metahostia, consiguiendo no sólo pérdidas millonarias para el grupo Facebook, ahora llamado Meta, si no también para el orgullo de su creador.

Claro que luego, tentado por probarlo de primera persona, me refiero a esta virtualidad del metaverso, me decidí a adquirir unos visores de realidad virtual, a ver que tal y bueno, pude ver mi evolución de pensamiento al respecto.

Si bien antes de la prueba con el visor de realidad virtual me planteaba la ardida posibilidad de que esto del metaverso de Facebook fuese un juego del despiste o un llamamiento a nuevos inversores cansados ya de la lateralidad de los medios digitales como en sí lo son las redes sociales.

Esta sensación se acrecentaba por el simple hecho de las dudas respecto a la integridad de la persona que lidera el proyecto, me refiero a Mark Zuckerberg, ya que anteriormente se le acusó de robar la idea de Facebook y ahora parece hacer lo propio con el concepto del metaverso.

Las sensaciones ya os las describí en otro artículo anterior y bueno, comentar que la experiencia fue bárbara si bien creo que le queda mucho pero que mucho por hacer y corregir, y es ahí, en ese campo todavía por recorrer donde me asaltan las ideas y donde veo que aquí hay negocio.

He leído a expertos mundiales en economía, grandes gestores de fondos, como Stanley Morgan y Cathie Woods entre otros y todos coinciden en que tras el metaverso existe un volumen de negocio bárbaro.

Si algo triunfa en conceptos económicos también lo hará en realidades prácticas, y si no que se lo pregunten a las criptomonedas a los NFTs y a otros elementos esenciales de la ahora sí, nueva economía digital.

Así que si te animas, y no te aburres con mis pesquisas y devenir de ideas, acompáñame en el resto del artículo para que así pueda compartir al menos contigo mis pensamientos sobre esto del metaverso.

Cortina de humo o hiperrealidad tras la cortina

Si bien, conforme he ido avanzado en mi experimentación la idea del metaverso, como concepto, más allá de lo que sugiere Facebook o cualquier otra empresa me parece más que buena.

Es aquí donde quiero dejar claro, una vez, que esto no es una idea de Zuckerberg, ya estaba ahí y fueron otros los pioneros, si no que ahora parece ser él, o su empresa Facebook, el que quiere abanderar su expansión y su conversión a la cotidianeidad.

Por un lado tenemos el metaverso visto como un movimiento para el despiste, como una cortina de humo y por el otro como un avance lógico del concepto de la red social.

Y es que parece que algunos esto del «Meta» lo tachan de una huida hacia delante del concepto Facebook, concepto que últimamente ha sido muy machacado por muchos, y es que hay noticias de que se pasan nuestra privacidad por donde más les conviene , y no una vez ni dos ni tres, si no que parece que es la premisa de Facebook, vender publicidad a toda costa, independientemente de que sus contenidos vayan en contra de la moralidad y la ética y que los mismos usen nuestros datos de formas ilícitas y retorcidas.

En el otro lado, el relativo al avance lógico de su plataforma actual, pues sí, así sería, es lógico pensar que una red social donde interactuamos quiera ir más allá, literalmente haciéndonos levantar de nuestro asientos para así explotar una interacción más rica con el resto de componentes de la red.

Ahora en Facebook la interacción suele quedarse en la escritura, en escribir cosas, exponiendo o respondiendo los comentarios de otras personas, generando noticias, pero sin compartir en el mismo momento experiencias audiovisuales en tiempo real más allá de unos cuantos streamings en vídeo comentados mediante texto, y en ese aspecto el rey no es Facebook, si no Twitch.

Con el metaverso conseguiremos una inmersión mucho mayor en la red social y la interacción se eleva a un nivel muy por encima del que conseguimos en el actual Facebook.

Si ese extra de interacción puede devenir en nuevas experiencias que me «atraigan» a entrar a dicha «nueva red social», pues debo confesar que tras experimentar y meditar al respecto, sí, lo hará.

Zuckerberg, el ladrón de ideas


Tiene clara de panfleto de supermercado, ¿no te parece?

Parece que Mark, sigue con las andadas, ahora le toca el turno al metaverso, algo que posiblemente está copiado de Second Life o incluso de la más reciente película Ready Player One, basada en el libro del mismo nombre.

Además no deberemos olvidarnos de que el pelirrojo tras Meta es por muchos considerados todo un ladrón de ideas.

Sin más comentar que a Zuckerberg no son pocos los que le tachan de copión universitario y es que supuestamente robó la idea de la «red social» a los hermanos Winklevoss y Divya Narendra mientras estudiaban en la universidad de Harvard.

Estos tres «amigos» de Mark formaron una empresa denominada ConnectU, que traducido sería un literal es «Conéctate», la base, el embrión del proyecto paralelo que Mark se sacó de la manga.

Por dichos incidentes recibió una denuncia en 2004 donde se le acusba de una violación de contrato y apropiación de secretos comerciales y derechos intelectuales, e incluso el robo de partes del código de ConnectU.

Dicha demanda fue desestimada a principios del año 2007, aunque no se tomó sentencia al respecto y posteriormente fue retomada a mediados del mismo año 2007, donde el juez sentenció que la demanda no se aguantaba.

Claro que para ese 2007 el éxito de la red social supuestamente copiada, Facebook, era tal que atesoraba una gran cantidad de dinero, que digo yo que esas increíbles sumas deben servir para comprar todo tipo de cosas, sustanciales y insustanciales, tangibles y no tangibles, palabras, bocas enteras, argumentos, pensamientos e incluso juicios.