La calidad de un logo

Todos nosotros vemos logos a todas horas, desde que nos levantamos y desayunamos, empezando por los logos presentes en los envoltorios de los cereales, de las mantequillas, seguidos de los del gel de ducha, champús, cremas de afeitar, dentífricos, y más tarde los presentes transporte público camino al trabajo, además de aquellos que vemos mientras nos desplazamos en las pantallas de nuestros móviles. Más tarde trabajando los veremos  en las herramientas y utensilios, taladros, botes de pintura, estanterías, en los PCs de la oficina, en el volante de los coches y furgonetas, no hay lugar sin logos. Paramos al mediodía y aparecerán en las bebidas que tomaremos durante la comida, en los azucarillos de los cafés, para luego repetir mientras volvemos en metro, bus o autocar a nuestras casas fijándonos en las camisetas de otros, plagadas de logos, en sus gafas, algunos acudimos entonces al gimnasio donde bambas, pantalones y todo luce un logotipo. Finalmente llegamos a casa y tras encender la TV, en los anuncios, más logos.

Son tantos y tantos los logos que inundan nuestras vidas que diseñadores de todo el mundo hacen verdaderos esfuerzos para crear logos que se diferencien del resto, logos que recuerdes.

La memorabilidad de un logo

Siempre he dicho que el máximo valor de un logo es su memorabilidad, es decir, la mayor o menor capacidad para que el mismo y sus asociaciones perduren en el tiempo. Y sigo creyendo que esto es inmutable y muy por encima de toda tendencia en cuanto al diseño de identidades. Porque un logo no deja de ser la identidad de una marca, empresa o concepto.

¿Qué factores inciden en que un logo sea más o menos memorable que otro?

Pueden ser muchos pero yo destacaría entre muchos aspectos la originalidad ¿cómo no? ya que es la fuente de la que bebe la diferenciación y la sencillez, lo simple es más memorable y por ende su cotidianeidad, lo cotidiano es más fácil de recordar, más aún cuando rompemos mínimamente su normalidad.

¿Romper la normalidad?

Apple es un ejemplo de memorabilidad, utiliza una manzana, “objeto” cotidiano con una normalidad rota por un mordisco, ¿el pecado original?

La simpleza, nuestro aliado

Un logo será más óptimo que otro es aquel más simple, volviendo a Apple, su mordida manzana tiene los trazos mínimos en su logo para que veamos en él una manzana mordida, no sobra ninguno.

La correlatividad entre forma y uso logo

La correlatividad entre forma y el uso es otro factor que valoro al decidir si un logo es bueno o no, si bien dicha correlatividad no es de lejos indispensable. Existen logos memorables cuya forma poco o nada tiene que ver con su uso y sin embargo los recordamos. -¿Piensa en uno de esos logos?-

Apple, no tiene, no existe aparente correlatividad, ¿una manzana y un ordenador? ummm… no… aunque esto no le hace perder un ápice de calidad ya que sigue siendo memorable. La correlatividad es menos importante que la memorabilidad.

¿Nike?  el logo de Nike si que disfruta de correlatividad, parece un pie, o un boomerang y eso es fácil correlacionarlo con los usos de sus productos, el deporte. Además tiene simpleza, es memorables y es que realmente Nike es un diseño de 10.

¿Amazon? también, también, el logo de Amazon disfruta de cierta correlatividad, su forma es una sonrisa amplía, de satisfacción, la misma que despierta en el usuario al recibir su pedido de Amazon. ¡Ya está aquí!

McDonald’s… simple, correlativo y memorable no hace falta desir nada más

Casos especiales

El caso de la Coca Cola, aunque no vale, ya que se encuentra fuera de mis criterios, ni es sencillo ni correlativo, triunfó pero por otro tipo de motivos. En su tiempo, Coca-cola lo tenía más fácil para destacar que ahora, apenas existían logos y por lo tanto el cerebro necesita menos cálculos para diferenciarlo y eso lo convertía en más memorable

Quiero evaluar un logo

Existen sistemas de valoración de la calidad de logotipos totalmente anónimos y automatizados, como brandmark.io que comparará cualquier logo que le envíes contra una base de datos de más de 1.000.000 logos e iconos para darte una nota.

Puedes probar el logotipo de tu empresa o el de cualquier otra de forma totalmente gratuita en: http://brandmark.io/logo-rank/

Deberás de contar con el logo a evaluar en formato jpg o png, seleccionar el archivo, arrastrarlo y soltarlo sobre el rectángulo de “Drop here or click to upload logo” y esperar unos segundos para ver su valoración.

Como diseñador gráfico he diseñado numerosas identidades de forma más o menos acertada, si bien considero que cada persona, empresa, entidad y momento tienen mayor o menor afinidad con unas determinadas formas. Por este motivo, entre otros muchos, la valoración resultante de este servicio de Brandmark es bastante vaga y aleatoria, aunque curiosa y puede servirnos en algo, eso sí, como una herramienta inicial para quienes creamos logos, sobretodo en grafismos sencillos y primeros bocetos ya que los va a comparar contra infinidad de logos existentes y de esa forma sabremos si nuestra memoria se está inspirando en exceso ya en las etapas iniciales de la concepción de una nueva identidad.