La primera fotógrafa de la agencia Magnum, Eve Arnold

Eve Arnold nace en Filadelfia en 1913, descendiente de inmigrantes rusos. Su trabajo es presentado en numerosas exposiciones, personales y colectivas.

A lo largo de su vida recibe numerosos reconocimientos. En 1995 es proclamada “Master Photographer” por el International Center of Photography.

Arnold fue la primera corresponsal femenina de la célebre agencia fotoperiodística Magnum. Gracias a su personalidad fuerte y determinada pudo moverse entre los extremos fotográficos de la documentación social y el mundo glamuroso de las estrellas de Hollywood.

La primera fotógrafa “Magnum”

Precio: EUR 36,21
Precio recomendado: EUR 50,00
Eve Arnold a menudo frecuentaba los platós cinematográficos donde se rodeaba de las divas del cine y se caracterizaba por el tipo de relaciones que mantenía con estas estrellas del celuloide. Y es que a Arnold lo que más le interesaba era indagar el trasfondo humano que subyacía a la fama de estos personajes, ella intentaba desvelar el lado más humano de cada uno de ellos.

Arnold fotografía a ilustres actores y actrices como Marlene Dietrich y Marilyn Monroe, por citar algunas de ellas, sabiendo transmitir en la fotografía algo más que la sinuosa imagen estereotipada de las famosas divas.

La grandeza de Eve Arnold fue saber ir más allá de la apariencia del mito reluciente y frívolo encarnado por la estrella cinematogáfica porque quería captar la personalidad, lo auténtico, aquello que nos hace ser únicos.

Por ese motivo, cuando Eve Arnold fotografía a las estrellas del celuloide americano, huye del retrato convencional que tenemos idealizado del artista, no le interesa resaltar la mejor pose, o aquel encuadre que favorece al personaje, más bien todo lo contrario.

Arnold no se anuncia, sino que inesperadamente sorprende a las actrices cuando están desprevenidas, captando aquello que considera más real de sus personajes.

Por otro lado, técnicamente, ya sea en blanco y negro o en color, es una maestra en el uso que hace del volumen y los tonos.

Habilidad innegable para resaltar a los protagonistas de sus imágenes, cosa que se aprecia, sobre todo, en los encuadres de los retratos donde incluye aquel detalle necesario para componer el entorno sin que ello estorbe a los personajes de sus fotografías.

Si eres un amante del cine clásico, pero sobre todo, si añoras las divas de antaño, te recomiendo que conozcas a Eve Arnold. Seguro que no te defraudará. Ánimo!