Lee Friedlander, el fotógrafo del paisaje social

Lee Friedlander es un fotógrafo americano nacido en 1934 en Aberdeen (Washington), empezó fotografiando la América social en 1948.

Por ese motivo es conocido por muchos fotógrafos como el fotógrafo del “paisaje social”.

El hecho de que se le considere como el fotógrafo por excelencia del paisaje social americano, es porque en la mayoría de su extenso trabajo gráfico queda retratada la vida cotidiana de su país natal.

Personas, edificios, escaparates, ciudades…, todos estos “inputs” figuran en la mayoría de las imágenes que ha sabido captar este gran fotógrafo.

Aunque lo más curioso de todo es la forma en las que están compuestas dichas imágenes, da la sensación de que cualquier persona podría haberlas hecho de igual forma.

La vida urbana tal cual es

Realmente cuando uno mira la obra de este artista se percata que está viendo imágenes algo caóticas, repletas de elementos, sin ningún centro concreto de atención sobre el que descansar la mirada y centrarla. Más bien al contrario, cualquier componente de la imagen parece tener su propia “historia”, o su propia significación.  Aunque también podrían describirse como “fotografías de lo que no pasa”, ya que aparentemente así lo parece. La verdad es que es un fotógrafo algo desconcertante.

Lee Friedlander estuvo bastante influenciado por otro de los grandes maestros de la fotografía americana llamado Robert Frank, el cual también pretendía captar la vida urbana tal cual se presentaba a la mirada, sin grandes ornamentos o puestas en escena.

Friedlander también se caracteriza porque actúa como un espectador, y de igual manera que Henri Cartier-Bresson captaba el “instante decisivo” donde todos los componentes de la imagen concordaban en un momento único, en el caso de Friedlander lo que interesa es más bien el carácter imprevisto o incluso “accidental” de los hechos cotidianos de la vida de las personas.

Aunque por otro lado,  al igual que Cartier-Bresson o el irónico fotógrafo Elliot Erwitt, Friedlander también sabe captar y extraer el lado cómico y humorístico de la vida cotidiana de sus contemporáneos.

Muchas de sus imágenes poseen ese punto de humor que nos sorprende cuando las contemplamos y, que a menudo nos pasarían desapercibidas sino supiéramos ver ese guiño que el autor ha querido provocarnos.

No obstante,  aunque las fotografías de Lee Friedlander han sido consideradas como imágenes sin mensaje, bastante neutrales e incluso “accidentales”, si uno se fija bien en su obra podrá comprobar que es un fotógrafo que aplica a sus imágenes las reglas clásicas de la composición fotográfica.

Aunque podemos pensar que solo vemos caos allí donde miramos, en realidad existe una intencionalidad “intuitiva” que consigue armonizar los elementos dispersos que figuran en sus fotografías.

¿Y qué tipo de elementos suelen figurar en las composiciones de este gran fotógrafo?

Pues todos aquellos que podemos encontrarnos mientras estamos paseando por nuestros pueblos o ciudades.

Todo tipo de elementos urbanos aparecen fotografiados, pero con la peculiaridad de no destacar ninguno de ellos en particular. Es decir, todos los planos de la imagen están confundidos; por lo general, tanto el fondo como el primer plano se nos presenta con igual protagonismo.

Por otro lado, las personas son el otro gran polo de atracción, aunque éstas acostumbran a ser fotografiadas de cualquier manera. Normalmente son personas “despersonalizadas”, es decir, no hay una visión directa que las interpele, sino que aparecen a veces captadas por detrás, semi-cortadas, a menudo como reflejos proyectados en cristales o bien como sombras negras.

Incluso los propios autorretratos del autor aparecen de esta manera, rostros semi-cortados por los bordes de la foto, o bien reflejados en superficies especulares.

Esta forma de fotografiar es muy significativa, ya que en ella aparecen los rasgos distintivos que configuran el estilo y la forma de hacer de este gran profesional y artista de la imagen.

Por otro lado, Lee Friedlander también es conocido por sus famosas fotografías de “portadas” de discos musicales de la empresa de Atlantic Records, o también por su serie de imágenes de plantas o de “tallos” de plantas.

Pero esas historias ya las contaremos más adelante. Por ahora les aconsejo que si quieren disfrutar un poco más de sus imágenes, mejor serán que las miren, las comparen y si encuentran algo mejor…