Los mejores sombreros del momento

Mediante el artículo de “los mejores sombreros del momento”, pretendemos hacer una oda al sombrero, ese accesorio personal que ha ido evolucionando con el curso de los años a pesar de que en algunos periodos de tiempo ha estado prácticamente en desuso.

Es cierto que en la actualidad pocas personas usan el hábito de vestirse diariamente con sombrero, o si queremos ser más puristas, diremos que son pocas las personas que acostumbran a “calarse” el sombrero a diario, pero por otro lado, también es cierto que últimamente el sombrero se ha puesto más de moda.

Por ese motivo (y por otros) queremos hacer una oda al sombrero como tributo de esta particular prenda de vestir, que aunque pueda gustarnos o no, creamos que ya está anticuado o  todo lo contrario, pienso que siempre le confiere a uno un halo de distinción, ¿no?

Lo que ocurre, es que ahora el sombrero típico, aquel arquetipo de sombrero que tenemos todos en la mente, ha dado paso a otros tipos de sombreros mucho más “modernos”, (aunque lo “retro” vuelve con fuerza), que son usados la mayoría de las veces por colectivos de humanos que se caracterizan por ser más jóvenes (más jóvenes que quién?, eh?, ups!)

No obstante, no deberíamos restar mérito a nuestros abuelos y sus típicas boinas, que más de uno desearía tener, entre otras cosas por el valor histórico de las susodichas boinas, y cómo no, por la remuneración económica que supondría poder venderlas a “people” tan moderna como los hipsters,¡ ups!

La historia del sombrero

Por otro lado, cuando deseas escribir sobre algo que te interesa te das cuenta de que ese “algo” siempre tiene una historia detrás. Y cómo no, la historia del sombrero no iba a ser una excepción. Así que, si os parece, a continuación os explico un poco sobre el pasado de este singular accesorio de vestir.

Resulta, que el sombrero se remonta a épocas muy lejanas tanto en el tiempo como en el espacio. Y es que los egipcios, hace ya unos miles de años, usaban el sombrero (o algo parecido) para cubrir sus cabezas. Después de ellos fueron los griegos, después los romanos… y así sucesivamente a través de los siglos y siglos -pasando primero por los franceses (o mejor dicho sus reyes, cuando los tenían), que siempre han sido muy vanguardistas en cuanto a la moda-, los sombreros y toda su extensa variedad han llegado hasta nuestros tiempos.

Los sombreros, como ya hemos comentado, existen casi desde los inicios de la humanidad, y además poseen diferentes funcionalidades. Esto es debido a que en la mayoría de los casos los sombreros esconden un significado (al margen de esconder nuestra mata de pelo o luciente calva, jaja!)

En muchos casos, en función del rol que ocupemos en la sociedad, será de obligado cumplimiento vestirse con un sombrero, por ejemplo piénsese en: agentes de la autoridad (policías, soldados…), personal sanitario (médicos, enfermeras…), personal que manipula alimentos (por motivos de higiene), trabajadores de la construcción…, etc. Si te pones a pensar en ello seguro que descubrirás otros oficios o personas que por las características que sean necesitan llevar puesto encima un sombrero (o un gorro).

Sea como fuere, ¿a qué no sabías que uno de los primeros gorros de la humanidad fue originario de Grecia, y se conocía con el nombre del “gorro frigio”,? Además,  también era un símbolo de libertad para todo aquel que lo utilizaba; significaba que todos aquellos que lo llevaban puesto habían sido liberados previamente de su condición de esclavos. Para que tú veas, es lo que te he dicho, todo tiene un significado.

Del mismo modo que todo tiene un significado, es más que obvio que otras funcionalidades que pueden derivarse del uso del sombrero son las protecciones que ofrecen ante las inclemencias climáticas procedentes del exceso de sol o de lluvia. Básicamente, y en términos generales, éstas son las principales causas del uso de este accesorio personal, aunque también existen otros motivos para su uso, cómo no, ya lo sabemos, me estoy refiriendo, por ejemplo, al poderoso influjo que posee la moda sobre el ser humano.

Y es que con el paso del tiempo, el sombrero, el gorro, la gorra, la boina y demás apelativos, han  ido dando paso progresivamente desde el sombrero funcional al sombrero ornamental. Desde luego existen un montón de tipos de sombreros.

Para muestra un botón, aunque son muchísimos más los que podréis encontrar en el mercado. Aquí sólo os mostramos unos pocos que seguro la mayoría de vosotros ya conocéis, y si no es así, pues nunca está de más saber qué nombre recibe ese gorro tan chulo que has visto no sabes dónde (ahora no te acuerdas…), pero que tiene la forma de…

 

Y si  aún así quieres más gorros o sombreros, échale un ojo a estos otros a ver qué te parecen, a ver si “calzan” bien en tu cabeza…