Ouka Leele y la fotografía coloreada

Ouka Leele es el nombre artístico de Bárbara Allende Gil de Biedma. Nacida en Madrid en 1957, está considerada como una artista polifacética, experta en conjugar la pintura y la fotografía en todas sus imágenes; por ese motivo se la conoce como la artista de la fotografía coloreada.

El original nombre que adoptó, Ouka Leele, procede de la obra de su gran amigo El Hortelano. Mientras residía en Barcelona, allá a finales de los años 70 del siglo pasado, descubrió un dibujo de El Hortelano, en el que en un mapa de estrellas figuraba una con el nombre de Ouka Leele, y en ese momento decidió apropiárselo como mote artístico.

Ouka Leele desde que era jovencita siempre tuvo una clara vocación artística por la pintura. Inició sus estudios en Bellas Artes, pero al poco tiempo los abandonó para dedicarse a la fotografía. Fue entonces cuando empezó a estudiar en el Photocentro de Madrid, y entre su aprendizaje y una buena dosis autodidacta, supo crear un sello propio y reconocible en toda su obra.

Por supuesto esta fotógrafa cuenta en su haber con un conjunto de premios y galardones varios. Quizás deberíamos destacar el Premio Nacional de Fotografía que le fue otorgado en el 2005, por la importancia que posee el haber obtenido un reconocimiento de este tipo.

¿Por qué pinta las fotos Ouka Leele?

Aunque todas las fotografías que podemos ver de esta artista poseen elevados tonos cromáticos, curiosamente las fotografías iniciales están hechas en blanco y negro, para luego ser tratadas con color.

Ouka Leele afirma que no le gustan las fotografías en color porque no se asemejan a la realidad, y  ese es uno de los motivos por los que prefiere crear sus propias imágenes, para plasmar de esa manera la forma en la que ella prefiere ver el mundo, o su mundo.

Lo que hace esta fotógrafa-pintora es coger una imagen en blanco y negro y colorearla con pintura (normalmente acuarela), obteniendo unas imágenes con colores muy vividos y fuertes, cuyo resultado son escenas que podrían calificarse algo artificiales e incluso irreales. Aunque con el tiempo, la acuarela ha dejado paso al omnipresente Photoshop, herramienta práctica y creativa allí donde las haya.

¿Cuáles son los rasgos principales de su obra?

Pues podríamos considerar que los rasgos principales de su obra son el color y el retrato. O mejor dicho: el color aplicado al retrato.

Aunque también trabaja otros ámbitos como el paisaje y los bodegones. Eso sí, siempre fiel a sí misma, con ello quiero decir que su personalidad se refleja en toda su obra. Posee un estilo inconfundible, fácil de reconocer, sobre todo por los elementos que introduce en la mayoría de sus fotografías.

Posee una serie de imágenes muy conocidas bajo el nombre de Peluquería, donde se dedica a retratar a personas que llevan puestos objetos variopintos sobre sus cabezas. Dicho esto, no te extrañe ver objetos como pulpos o limones decorando cabezas varias.

Por otro lado, se nota que el surrealismo ha sido una gran influencia en la vida de esta artista, ya que muchas fotografías retratan realidades oníricas y surrealistas, pero a la vez muy sugerentes y atractivas.

Pues lo dicho, mundos irreales, oníricos, surrealistas, compuestos por personas  y objetos comunes habitan en el universo “policromartístico” de esta gran fotógrafa. Y color, mucho color, es lo que te encontrarás cuando te sumerjas en el mundo iconográfico  que Ouka Leele quiere mostrarte.

Así que, déjate llevar y contempla, disfruta y admira lo que tus ojos te ofrecen en este momento.

Anécdota

Ouka Leele vivió la “movida” madrileña y todo lo que ello significaba. Fue una época espléndida para desarrollar todo tipo de creatividad. Disciplinas como la música, el cine, la fotografía y el arte en todas sus manifestaciones estuvieron presentes durante la “movida”.

Grupos como Radio Futura, personajes como Alaska o cineastas de la altura de Almodóvar emergieron en esta época. Estos son sólo algunos de los ejemplos que he querido destacar, sobre todo por el impacto que tuvieron en aquel entonces y que, algunos más que otros, siguen manteniendo en la actualidad.

Por supuesto que me dejo muchos artistas en el tintero, pero así mejor porque podremos hablar de ellos más adelante.

De momento os dejo con esta singular artista para que vayáis “haciendo boca” de lo que representó los 80 del siglo XX (visto con perspectiva da miedo, estamos hablando del siglo pasado, a pesar de que sigue sintiéndose igual de actual!)

Disfruten (o no) de su obra!