Probamos Asus VivoBook Ryzen 7

Subimos el listón en cuanto a rendimiento en las pruebas de ordenadores portátiles ultrabook con este Asus VivoBook de 14″.

Un portátil de Asus equipado con un potente procesador Ryzen 7 4700U y 16 Gb de memoria RAM.

Se trata de un equipo que a primera vista puede parecer muy atractivo, pues resulta muy compacto, delgado y con una tapa de acertado diseño. Sin embargo es de aquellos dispositivos que una vez abierto y por su combinación de materiales y color puede polarizar algo esta afirmación.

Como puedes ver, por mi comentario anterior, a nivel estético es un portátil que me ha enfrentado . Cuenta con detalles que me gustan mucho y otros que no tanto, así que si te parece comenzamos hablando sobre este aspecto.

Estética del Asus VivoBook

El color de su tapa es precioso con las letras grabadas en cromado

El VivoBook de Asus es un portátil que podría pasar por un ordenador corporativo, de una gran empresa, de aspecto sobrio y elegante.

Es tremendamente compacto, parece un equipo con una pantalla menor. Tras abrirlo puedes comprobar que no, tenemos toda una pantalla de 14″. Panel que se beneficia de unos marcos laterales bastante delgados para poder ser tan compacto. Este marco es de color negro, diferente al de la tapa y al de la carcasa.

El Asus VivoBook es un portátil elegante

Su tapa, la parte posterior de la pantalla está acabada en una especie de metal parecido al titanio con un color obscuro que me encanta. Aunque adolece del problema de este tipo de materiales metálicos, es un atrapa-huellas. Aunque desde luego no es ni mucho menos de las más sucias que nos hemos encontrado.

La apertura del Asus VivoBook se debe realizar con las dos manos. Cuenta con una única bisagra de gran tamaño que una vez abierta, resulta totalmente estable. Aguantando la inclinación deseada sin vibrar aunque escribamos a gran velocidad.

Apertura máxima de la pantalla del Asus VivoBook

La inclinación máxima es de unos 45º respecto a su verticalidad, y de unos 140 respecto a su posición cerrada. Resultando suficiente, pero sin alcanzar los 180º del Acer Swift 3, que nos parecieron innecesarios.

Su teclado y carcasa interna es de plástico imitando el metal, aunque de un color titanio más claro que el de la tapa. Ya van tres colores combinados, tapa, pantalla y carcasa interior. La figura exterior de dicha carcasa queda recorrida por un pequeño bisel de casi 2mm cromado y brillante que contrasta con el color titanio mate de la carcasa. Y ya van cuatro colores.

Tiene algunos detalles que no nos acaban de gustar, como el diseño de la tipografía escogida para las teclas del teclado. Donde algunas letras como la O parecen en exceso redondas, dando un aspecto un tanto infantil.

Su touchpad es algo pequeño para lo que se acostumbra en la actualidad. Además este se encuentra descentrado.

El peso del conjunto se queda en 1,4 Kg. algo lejos de los equipos más ligeros de su categoría. Como los Acer Swift que consiguen 200 gramos menos, pero dentro de lo que es normal para equipos ultrabook de 13 y 14″

La pantalla del Asus VivoBook

Asus VivoBook Ryzen 7

Se trata según el propio fabricante de una pantalla NanoEdge, ofreciendo según Asus una imagen inmersiva debido a sus estrechos marcos.

Pues bien, a mi modo de ver esto no es así. Llamarla NanoEdge, para mi es pretencioso. Cierto es que no son excesivamente grandes, pero es que estamos en el año 2021 y este ancho para mi es el mínimo exigible.

Las medidas de los marcos son de 7 milímetros para los marcos laterales, de 12 mm para el superior y 15 para el inferior.

Sin ir más lejos por la redacción han pasado portátiles que sin llegar a resultar tan rimbombantes en cuanto a su marketing, disponían de unos marcos similares.

A la pantalla le falta un pelín de brillo en cuanto la giramos.

En cuanto a la calidad de imagen, es alta, cuenta con una resolución de 1920 x 1080 píxeles. Resolución que resulta ideal para estos tamaños de pantalla. Aunque adolece algo de falta de brillo ya que esta no supera los 250 nits.

El sonido del Asus VivoBook S14

Sonido harman / kardon

Este portátil de Asus, del que había leído en alguna review conforme no disfrutaba de un buen sonido, se reivindica ante mis orejas. Y de que manera lo hace.

Suena brutal, no dejaros convencer por los que escriben y opinan sin probar.

Ahora mismo lo estoy escuchando con música melódica, a un volumen del 65% y suena espectacular.

El sonido cuenta con una gran presencia en toda la gama de frecuencias, en especial medios y altos. En los bajos obvio, no podemos exigir mucho a estos equipos que resultan francamente delgados. Sin caja de resonancia, no hay bajos.

El audio viene ecualizado por Harman/Kardon, quienes para mi son de lo mejorcito en audio, y oye, nunca mejor dicho, aquí se nota.

Su sistema de altavoces dobles suenan excelentes. Aún estando en la posición cercana al touchpad, el sonido parece fluir desde la misma pantalla. No importará que nos acerquemos al 100% de su volumen, no distorsionan.

Un sonido cristalino que supera a mi referencia en cuanto a sonido en portátiles, los nuevos MacBook Air M1.

El teclado y touchpad del Asus VivoBook

Teclado bueno pero con lagunas. Touchpad pequeño.

Se trata de un teclado compacto, como el resto del portátil. El teclado incluye una fila extra a tu derecha, en esta fila tenemos las teclas de encendido, inicio, retroceso de página, avance de página, Fin y una tecla Fn extra.

No cuenta con lector ni sensor de huella digital, en un equipo supuestamente premium poco costaría incorporarlo.

El teclado, es español, e incluye la tecla con los símbolos mayor que y menor que en su correcto lugar. Los cursores no comparten otras funciones y están también ubicados donde debe ser.

El tacto de las teclas es excelente, sin llegar al nivel del Acer Swift 3 o el MacBook Air M1 que probamos simultáneamente hace unos días pero realmente se escribe rápido y seguro.

Es retroiluminado, sin RGB, cuenta con tres niveles de intensidad que puedes establecer desde la tecla física F7. El accionamiento es directo, sin tener que utilizar la habitual tecla Fn. Tecla que deberás utilizar para hacer funcionar a dicha tecla como tecla de función F7.

De hecho este teclado nos ha gustado bastante, sin embargo, dista de ser perfecto ya que tenemos algunas pegas.

Como la comentada inclusión de esa columna extra de teclas. Que hace que cuando vamos a usa el cursor ocasionalmente no acertemos con la tecla correcta.

Después tenemos la tecla Intro o Enter, que a pesar de bonita con su ribete amarillo que la hace distintiva, no tiene su forma habitual. Es decir no tiene forma de L invertida, ya que ha perdido «el palito superior». Siendo ahora una tecla casi normal como la del bloqueo de mayúsculas. Esto hace que a veces erremos en su pulsación pulsando en lugar del salto de línea, la tecla superior, la de la ce cedilla, es decir el caracter «ç».

Por último y aquí siendo algo quisquillosos, la tipografía empleada en las teclas es quizá demasiado «rounded». Resultando a mi modo de ver excesivamente grande y danto un aspecto algo infantil, aunque diferente. Si bien esto deberías cogerlo con pinzas ya que en la redacción a más de uno le ha gustado.

El touchpad del Asus VivoBook funciona bien, pero quizá es más pequeño de lo habitual, y es que son tan sólo 10,5 cm x 6 cm de tamaño.

Además de encontrarse descentrado respecto al teclado y el chasis, puestá desplazado hacia tu izquierda al menos un centímetro.

Refrigeración del Asus VivoBook

Al contrario que el equipo que probamos recientemente, el Acer Swift 3, con el que comparte prácticamente todo, medidas, pantalla, tipo de chasis e incluso fabricante de procesador, este Asus VivoBook se muestra especialmente más ruidoso. Es habitual escuchar la ventilación inclusive cuando no estamos sometiéndolo a un trabajo excesivamente duro.

La base se calienta bastante por lo que este Asus VivoBook será uno de esos portátiles que en verano no podremos tener sobre nuestras piernas. A menos que vayamos equipado con un buen traje ignífugo. Broma a parte, es un equipo que es bastante caliente cuando procedemos a exigirle rendimiento.

La batería del Asus VivoBook con Ryzen 7

Consumo tras 01:12H de uso

Este portátil de Asus cuenta con uno de esos procesadores de bajo voltaje, por lo que a priori debería de proporcionarnos una gran duración de batería. Sin embargo, esta va a ser más bien discreta.

En condiciones de trabajo medias, esto es navegador Google Chrome abierto y uso ocasional de otroas aplicaciones para la redacción de artículos, como Gimp, escuchando música, calculamos que va tener una autonomía que rondará las 5 horas.

Esto desde luego es realmente una autonomía algo escasa a día de hoy. Más aún teniendo en cuenta que estamos ante un procesador de la gama U, es decir de ultrabajo consumo. Un autonomía de entre 7 y 8 horas de trabajo real sería lo aconsejable. De forma que pudiésemos desarrollar toda una jornada de trabajo sin tener que depender de llevar el cargador de batería con nosotros.

Tras un par de ciclos de carga y descarga del portátil, sumando ya 3 ciclos completados. Volvemos a comprobar la autonomía del portátil, ahora además lo supervisaremos con el software gratuito Batterymon.

Quizá esa primera carga, pudo llevarnos a engaño pues el sistema operativo quizá aún no estaría totalmente asentado y completamente actualizado.

Iniciamos BatteryMon a las 08:30 de la mañana

Si quieres realizar las pruebas por ti mismo en tu portátil puedes descargarte este programa para la comprobación de baterías llamados BatteryMon desde el siguiente enlace: >aquí<

Settings de la prueba

Señalo que la nueva prueba la realicé con el teclado retroiluminado en su máximo nivel, y con el brillo de pantalla casi al 100%.

Además de un setting entre duración y rendimiento de 3/4 tal y como puedes apreciar en la captura.

Bajar este setting para conseguir una mayor autonomía supondría una caída en el rendimiento del portátil que no queremos en absoluto.

Durante la prueba tenía abiertas más de 25 pestañas en Chrome y otras 5 pestañas en Edge, además de los programas de captura de pantalla y el propio BatteryMon.

Transcurridos 30 minutos de uso, ya a las 09:00 inicié Spotify para seguir escribiendo artículos a ritmo de la música, el volumen los oscilaba dependiendo de la canción y la hora entre el 50 y el 70%.

Estado transcurrida la primera media hora

En esos 30 minutos, y según BatteryMon, restaba todavía un 93% de la batería y la autonomía podía llegar hasta unos 5:45H.

Aunque en este punto quiero comentar que el indicador de batería del sistema Windows se mostraba algo menos optimista, ofreciendo 4:56H de autonomía restante.

Transcurrida aproximadamente hora y media de la prueba dejamos el equipo en reposo, con la pantalla bajada durante más de una hora para realizar otras gestiones.

Tras volver y reanudar el conteo de Batterymon nos pusimos a ver varios vídeos en YouTube. Consideremos que combinar momentos con el PC en reposo, otros escribiendo, navegando y visionando vídeos convierten la prueba en una prueba lo más real posible y cercana al uso que le van a dar la mayoría de usuarios.

Finalmente conseguimos una autonomía de 04:48 horas.

El transformador del Asus VivoBook es francamente pequeño, parecido al de un móvil, si bien en este punto cabe destacar que el puerto USB Type-C que incorpora no admite cargar el dispositivo, como si lo permiten otros portátiles que lo incorporan.

Conectividad del VivoBook

La conectividad que nos ofrece este portátil de Asus es más que correcta.

A nivel inalámbrico incorpora conectividad Bluetooth y Wifi, ambas de última generación Wifi.

Destacamos la Wifi en su versión 6, que rinde fenomenal, resultando hasta un 30% más rápida que la de un equipo que use versiones anteriores.

En cuanto a la conectividad mediante puertos físicos, no disponemos de conector RJ45 por lo que de querernos conectar a una red corporativa lo deberemos hacer mediante Wifi o bien acarreando algún adaptador.

No nos gusta que tenga el puerto de carga en el mismo lado que el puerto de conexión HDMi, ya que por la configuración de nuestro escritorio esto hace que ambos cables queden pisados entre ellos. Colocar uno de estos conectores a cada lado para mi siempre es la mejor opción.

Por otro lado comentar que tienes en ese mismo lateral, que te queda a tu izquierda, un conector USB del tipo A. Un conector de auriculares y un conector USB Type-C capado, perdona la expresión, pero es que es así. Este puerto tan sólo sirve para conectar discos duros cuando en otros portátiles sirve para efectuar la carga con cualquier transformador compatible. Me refiero a transformadores de teléfonos móviles de hoy en día. Por último ese USB type-c tampoco nos permite extraer la señal de vídeo con unas resoluciones y unas tasas de refresco muy superior a los 60Hz que permite el conector HDMi.

En tu lado derecho encontraremos dos conectores USB normales además de un lector de tarjetas microSD y los leds indicadores de encendido y carga. Una ubicación desafortunada pues no se ven en ese lugar a menos que fuerces el gesto para ello.

Pruebas de rendimiento VivoBook

Separamos las pruebas entre dos bandos, las sintéticas y las de escenarios de trabajo real.

Pruebas reales del Asus VivoBook

Este equipo por sus características sobre el papel debería poder reemplazar a prácticamente cualquier equipo de escritorio.

Y es que tanto, su procesador Ryzen 7, que aunque sea de la serie U, siendo esta U la que lo define como de bajo consumo, dispone de 8 núcleos. Y estos trabajan a una buena frecuencia de trabajo, como de su alta capacidad de RAM, de 16 Mb. y su disco interno NVMe de 512 Gb debería llegar al nivel prestacional de la mayoría de equipos de escritorio. E incluso si lo destinamos a juegos, su gráfica integrada la AMD Radeon Vega 7 puede llegar a dar la talla.

Veamos pues, que tal se comporta en el día a día bajo diferentes entornos.

El arranque de Windows 10 desde el pulsado del botón de inicio se completa en 11,80 segundos.

Un tiempo de arranque que está muy bien, sin llegar al que alcanzamos con el Acer Swift 3, cuyo disco duro WDC es claramente superior al Intel que lleva esta unidad de ASUS y que se quedaba a poco más de un segundo de tiempo de arranque.

Ryzen 7 4700U en navegación y ofimática

Bajo tareas de navegación por internet y oficina el equipo es muy resuelto hemos podido estar instalando aplicaciones como LibreOffice, mientras por otro lado instalábamos videojuegos con el cliente de Epic y Steam simultáneamente.

Ryzen 7 4700U para desarrollo web

En cuanto a un uso del VivoBook como máquina para el desarrollo de páginas web, software y juegos también hemos obtenido unos resultados más que convincentes.

Instalamos un entorno de desarrollo web habitual, basado en Apache + PHP + MySQL. Tras retocar algunos parámetros de configuración para poder importar grandes bases de datos en él pasamos a tratar de importar un fichero SQL que comprimido tenía un tamaño de 213 Mb.

Rendimiento del Ryzen 7 4700U en renderizado 3D

Iniciamos las pruebas de creación y renderizado de entornos 3D con el Asus ViboBook, primero renderizamos una imagen de prueba de un fichero 3D de 44,3 Mb que se corresponde a la imagen de carga de la versión de Blender 2.83, aunque el renderizado lo hicimos con Blender 2.91

Si quieres realizar la prueba por ti mismo para que puedas establecer una comparativa de este mismo portátil con tu equipo, puedes descargar el fichero de forma gratuita aquí el renderizado llevó 1 minuto con 13 décimas de segundo.

En una segunda prueba tomamos la animación de Nishita Sky Demo, y renderizamos el fotograma 120. El tiempo de render bajó por debajo de los 3 minutos, exactamente 02:51 minutos. Mientras que en otro equipo de la oficina el tiempo se acercaba peligrosamente a los 7 minutos.

Escena de prueba

Por último renderizamos el fotograma 5 de la escena de carga o splash screen que veíamos en la antigua versión de Blender 2.80 donde salen Andy y Nacho corriendo por el campo con un estilo muy cartoon. Una escena que puedes descargar >aquí<.

Tardó en renderizarla 18 minutos y 26 segundos a una resolución de 2004 x 1000 píxeles, otro equipo, con la mitad de memoria RAM y procesador Ryzen 5 4600H tardó 4 minutos y 1 segundo menos que el Vibook hoy analizado.

Ryzen 7 4700U con videojuegos

Probamos el VivoBook con videojuegos, tanto con monitor externo en resoluciones ultrawide como con el panel integrado.

Primero probamos con el videojuego de motos MGXP con los settings en alto y con monitor externo a una resolución de 1920 x 1200, injugable. Desconectamos nuestro gran monitor externo panorámico y con el panel del propio portátil tuvimos que bajar a 1280 x 720 píxeles, con esa resolución se podía jugar, pero la experiencia no resulta ser del todo agradable. Para Project Cars 3, la Vega 7 integrada se queda claramente corta.

En cuanto a FPS jugamos con Metro Last Light Redux, a la misma resolución de 1920 x 1200 y funcionaba bien aunque acostumbrados a jugar con una RTX2060 a la resolución nativa del monitor externo nos parecía francamente poco, subimos a esa resolución con los settings en calidad media, y aguantaba bastante bien, faltaban algo de velocidad pero era perfectamente jugable.

Con Assasin’s Creed Origins nos sorprendió su rendimiento, bajando algunos settings a calidad baja, como las sombras, el antiasing y desactivando vsync pudimos jugar sin problemas en la resolución nativa del monitor a 1920 x 1080 píxeles.

Jugando a Hitman 3 con 1280 x 720 píxeles, vsync se nota una falta de frames demasiado evidente, lo que hace el juego injugable.

Probamos el videojuego de coches Project Cars 3, un juego que analizamos anteriormente en este mismo blog. Y los resultados fueron especialmente malos a 1920 x 1080, se notaba mucho lag en el juego, tan sólo al bajar la resolución a 1280 x 720 píxeles se volvió realmente jugable.

Probamos el videojuego Medium a resolución nativa del monitor y tampoco, pese a no ser un juego claramente de acción su rendimiento era tan bajo que decidimos obviar la prueba a menor resolución.

Con Valfaris, un juego a lo pixel art francamente bueno pudimos disfrutar a la resolución nativa del ordenador sin pérdida de fotogramas, finalmente creo que este tipo de equipos con gráficas integradas nos facilitan este tipo de juegos, que sin ser complejos entornos 3D con iluminaciones espectaculares resultan la mar de entretenidos para hacernos pasar un buen rato ocasional con el VivoBook.

Durante las pruebas de videojuegos, e incluso descargando e instalando juegos desde Epic noté demasiada presencia del sonido de ventilación, cierto es que tenía el portátil con la tapa cerrada, cosa que no creo que favorezca mucho la ventilación del mismo, pero se notaba más ruido que por ejemplo en el Acer Swift 3 que probamos.

Pruebas sintéticas del Asus VivoBook

En las pruebas sintéticas los resultados se obtienen desde programas que ejecutan pruebas preprogramadas intentando emular algunos escenarios reales, si bien en la práctican deben tomarse siempre como unos resultados relativos y no determinantes.

GeekBench 5 obtenemos unos resultados buenos, aunque después de haber probado los nuevos MacBook Air con procesador M1, vemos que en estas pruebas sintéticas quedan francamente lejos.

El Asus VivoBook con procesador AMD Ryzen 7 obtiene 1161 puntos en la prueba mononúcleo y 5387 en la multinúcleo. Unos resultados muy cerca de un Ryzen 5 4600H, un procesador de portátil pero que a diferencia de este Ryzen 7 4700U, no es de ultra-bajo voltaje y tiene el SMT activado, por lo que son 6 núcleos físicos y 12 lógicos contra los 8 núcleos físicos y lógicos del Asus que estamos probando.

Puedes ver los resultados de las pruebas >aquí<

En las pruebas de velocidad de disco, se ha mostrado relativamente rápido en lectura pero muy lento en escritura, se trata de un NVMe de Intel con velocidades algo discretas, pero con una buena velocidad en cuanto a lectura.

Rendimiento del disco SSD NVme del Asus VivoBook

Conclusión sobre el Asus VivoBook con Ryzen 7

El Asus VivoBook con procesador Ryzen 7 es un equipo muy compacto, con unas prestaciones más que aceptables y una autonomía de su batería algo justa para lo que se demanda hoy en día.

Si bien si no es tu problema tener que disponer de la 8 horas sin conectarlo a la corriente, este portátil de Asus se trata de un equipo muy capaz.

Cuenta con un rendimiento excelente en tareas de creación de contenido, más aún teniendo presente su ligereza y portabilidad, permite jugar de forma bastante solvente a muchos juegos y cuenta con unos acabados bastante premium.

No te pierdas los siguientes artículos de tiroriro

Author: El editor

Share This Post On