Portada » bits&bytes » Prueba Asus Vivobook Flip Ryzen 5500U
Prueba Asus Vivobook Flip Ryzen 5500U

Prueba Asus Vivobook Flip Ryzen 5500U

Sometemos a nuestras duras pruebas a este portátil convertible de Asus, el VivoBook Flip de 14″ con procesador AMD de la serie 5000.

Un portátil muy pero que muy bonito

El Asus VivoBook Flip es un 2 en 1 en toda regla y es que con su compra, además de portátil, tendrás un tablet, de nada más y nada menos que 14″, y sí, es compatible con lápiz ópticos, aunque como lamentablemente deciden en Asus, no lo lleva de serie y deberás adquirirlo a parte.

A modo de resumen puedo decirte que me ha gustado y mucho, tanto que me voy a quedar la unidad probada pagando su precio de mercado y es que el Asus VivoBook me está encantando y me resulta ideal para reemplazar a mi ya demasiado vieja Surface Pro 3.

Ya había tenido en prueba la generación anterior, un Ryzen 7 4800 U con 16 Gb de RAM que ya me dejó muy buen sabor de boca, pero es que este Ryzen 5 5500 U es incluso más potente que aquel.

Primeras impresiones del Asus VivoBook Flip

Un diseño minimalista

Llevo ya una de semana con este portátil como si fuese mi ordenador principal, trabajando con el en modo 100% portátil por las mañanas, usándolo como tablet al mediodía para ver algún capítulo de alguna serie y conectándolo por las tardes a un monitor de 34″ con resolución 3..440 x 1440 píxeles, así como a un teclado y ratón inalámbricos y debo decir que me está agradando en todos y cada uno de los aspectos.

Su rendimiento es ejemplar, su portabilidad también, no es el mejor ordenador portátil que he probado en ninguno de los aspectos, aunque probablemente si que sea el que consigue sacar la mejor nota media de todos los probados.

En otras palabras, te podría decir que es de aquellos equipos que no destacan especialmente en nada pero que todo lo realizan de forma notable e incluso alguna cosa con verdadera excelencia.

No necesito más potencia, no necesito unos acabados superiores, no necesito una mayor autonomía, y es que en el aspecto meramente funcional es intachable.

Sin embargo, y como no podría ser de otro modo, en todos y cada uno de los aspectos tiene algo margen de mejora así que podría afirmar que Asus, al igual que Apple o Huawei, podrían lanzar el equipo perfecto, y creo que ellos no lo saben o no quieres reconocer que lo saben.

El consumo es consumo y hay que mantenerlo.

Los acabados del VivoBook Flip

Bonitos acabados

Casi premium. En su exterior, y cuando está cerrado se aprecia como combina el metal de la carcasa externa en un color negro cuarzo con cierto tinte azul muy bonito con unas bisagras en tono azulado metalizado.

La carcasa protege la base donde tendremos el teclado y que lamentablemente es de plástico, como el resto del equipo, un plástico que sin estar mal del todo ya que imita de forma acierta el acabado exterior, de haber conservado el material de metal de la tapa de la pantalla también en esta base hubiera resultado en un portátil 100% premium.

Aunque en este punto debo decir que el material metálico empleado tras varios día de uso resulta tan bonito como sucio y es que atrapa la grasa que todo tenemos en las huellas de los dedos de una forma excesiva y que hará que el portátil siempre se vea sucio, además limpiarlo no será tan sencillo y deberás utilizar algún tipo de producto con algo de contenido en alcohol, como un limpiacristales.

Una vez abrimos el portátil observamos que la pantalla cuenta con unos bordes muy finos en los laterales, algo más gruesos en la parte superior e inferior.

En la parte superior tenemos la cámara, cámara que no está nada mal en cuanto a calidad, y en la parte inferior de la pantalla es donde encontraremos la parte del marco más ancha.

El teclado no incorpora el numérico y es del tipo isla, con teclas negras y una tipografía serif de gran tamaño y estrecho palo.

Terminando con el acabado, hablaremos del empaquetado en el que viene embalado el portátil, de aspecto barato, cartón del malo, y es que en este aspecto deberían cuidar más la experiencia de compra, no hace falta un nivel a lo Apple o Huawei, pero si algo intermedio.

El hardware del Asus VivoBook Flip

El modo tablet del Asus VivoBook Flip 14″ AMD Ryzen Series 5000

Se trata de un ultra portátil con un hardware muy solvente. Pequeño y ligero para ser un 14″.

Su característica principal es que se trata de un convertible así que podrás utilizarlo como un portátil normal, como un tablet gracias a su pantalla táctil y a la posibilidad de girar su pantalla hasta 360 grados y como un PC de escritorio solvente si lo conectas a un monitor, teclado y ratón externo.

Es un equipo bastante potente, aunque muy ligero en peso y en dimensiones, bajo su carcasa equipa un procesador AMD Ryzen 5 5500 U que cuenta con 6 núcleos y 12 hilos de ejecución, la memoria RAM es 8 Gb, si bien es ampliable, la unidad interna es una Intel NVMe de 512 Gb. y que puedes cambiar por otra de mayor tamaño en el futuro.

No dispone de gráfica dedicada, así que nada de NVIDIAs por aquí dentro, una integrada Vega 7 con la que podrás jugar a títulos no del todo modernos y algunos de este año aunque siempre bajando bastante las pretensiones, 720p y con los settings abajo, no es un equipo gaming ni lo pretende.

La pantalla es la típica en resolución FullHD, y sinceramente, para estos tamaños de hasta 14″ para mi es suficiente resolución.

El teclado tiene un tacto que no me acaba de convencer, pero funciona bastante bien, justo lo contrario me pasa con el touchpad, que aunque es pequeño para los tiempos que corren, funciona de maravilla y desliza muy bien por el tipo de su superficie.

La pantalla del Asus VivoBook Flip

Esta pantalla de 14″ son muchas cosas a la vez, casi todas buenas, aunque alguno no tanto, merece un gran párrafo, primero porque es abatible 360º, segundo y no menos importante porque es táctil, además de ser compatible con stylus, aunque no todo en ello es bueno, así que vamos primero a por lo malo.

Su flexibilidad es total

250 nits equivalen a una pantalla deficiente, se mire por donde se mire y es que yo prohibiría el uso de pantallas de tan poco brillo y es que te limitan a trabajar únicamente en entornos bien iluminados, algo que no siempre podrás o querrás hacer.

Trabajar a primera hora de la mañana sin encender las luces, con tan sólo la luz del despuntar del día, o hacer lo propio en una terraza al aire, será incómodo lo primero e imposible lo segundo con esta pantalla. La luz del sol, aunque sea indirecta se comerá el escaso brillo de este display.

El acabado es brillante, aunque no exceso, pero refleja bastante sobre todo cuando tenemos presencia de tonos negros, en este sentido, el de los tonos oscuros y los negros puros debo confesar que me gusta, y es que sin llegar a ser un panel Amoled, los mismos resultan bastante oscuros.

Por otro lado, los ángulos de visión que ofrece el Asus VivoBook Flip no están en absoluto mal

Sus marcos, que creo que Asus los llama nano edge o no se que patrañas de márquetin, están francamente bien aprovechados, sobre todo los laterales que son verdaderamente finos.

El sonido del Asus VivoBook Flip

Estos chasis vienen firmados por un tal harman/kardon, algo que me dejaría quizá indiferente si no hubiese sido durante unos cuantos años de mi ya dilatada vida un audiófilo de pro, y claro uno que ya se conoce el mundillo y tras ver esa firma en la base del teclado, pues se espera lo mejor

Así que instalamos Spotify y pusimos, algo así como un grupo de música funk que se llama Incognito, un grupo que tiene una dinámica de sonido muy rica en matices, bajos proveniente de bombos, de voces negras que vuelan entre una gran escala de octavas y escobillas y platillos endulzando todo el espectro.

El resultado es muy bueno, al 60% tienes suficiente presencia musical totalmente ausente de distorsiones y con una sensación de estéreo más que notable. Una buena ecualización por parte de harman/kardon que han sabido extraer un genial sonido de este pequeño y compacto portátil.

Cabe destacar que tiene licencia DTS, es decir que hace un procesado del audio antes de emanar su dinámico rango por esos altavoces que están francamente bien colocados, la experiencia sonora con este portátil está siendo de wow! Y es que al final casi, casi, está al nivel de los MacBook Air M1 que tan y tan bien suenan.

En este sentido en la redacción tenemos un HP Pavilion del cual en el artículo que escribí con su prueba hace unos días había destacado su sonido, pero al que tras compararlo con el de este VivoBook le salen los colores, y es que… punto y a parte. Un 9 alto para este Asus en el aspecto sonoro. Algo tan díficil de oír hoy en día.

El teclado del Asus VivoBook Flip

Adopta cualquier posición

Es un teclado con teclas espaciadas y con la tecla Intro o Enter con un reborde amarillo que le da cierta personalidad, el problema de este teclado es que no es retroiluminado.

En cuanto a su tacto, lamentablemente es excesivamente plástico, tiene cierta textura que si bien ofrece algo más de agarre cuando escribes a alta velocidad, no te da un feeling de calidad, si no más plástico, el recorrido de las teclas es algo justo, pero soy capaz de escribir a gran velocidad aunque no sea de la forma más cómoda posible.

La ausencia, abre comillas, de teclado numérico en este portátil, me encanta, cierra comillas y explica ese entrecomillado: pues bien, lo de encantarme es porque nunca fui amigo del teclado numérico, su implementación en un equipo portátil siempre me ha causado enfado, son teclas duplicadas en unos equipos que deberían estar lo más optimizado en cuanto a espacio posible para favorecer su portabilidad, además yo que escribo muchísimo con el ordenador, soy redactor en tiroriro.com la presencia del bloque numérico, que no uso nunca, hace que el resto del teclado se encuentre desplazado hacia la izquierda con relación a tu posición en pantalla, algo que me irrita.

El teclado numérico en un portátil, e incluso en un escritorio, a mi me sobra, jamás lo utilizo, pero en este equipo no podrá nadie reprocharles su ausencia pues estar, está ahí, me explico, aunque quizá mejor dejamos esa explicación para el siguiente apartado.

El touchpad del Asus VivoBook Flip

Líneas finas para un portátil muy capaz

De nuevo tenemos otro de esos elementos que destacan en este portátil, y es que si bien hablar de teclado numérico al hablar de touchpad es algo que dejo para unos párrafos más adelante, lo primero es comentar que nos referimos al pequeño panel táctil ubicado antes del teclado, ya que si hablamos de panel táctil, en este caso también podríamos hacer referencia a la propia pantalla, que como he comentado anteriormente también es táctil.

Así que quedándonos con el concepto más de touchpad, que hace referencia al apuntador del ratón bajo el teclado, comentar que se trata de un touchpad de tamaño mediano, no es especialmente pequeño pero tampoco es grande ni aprovecha todo el espacio que podría.

En diferentes aspectos es mejor que la media de los touchpad que he probado en el rango de precio de los 300 a los 700 euros.

Tan sólo queda por debajo de los que implementa Huawei y por supuesto Apple, quien es el rey de los touchpad sin posibilidad de debate ni discusión al respecto.

En la semana que llevo trabajando he registrado escasos falsos clics, dos o tres a lo sumo, con lo que mejora lo visto en equipos como los HP Pavilion que cuestan unos 250 euros más, claro que también pertenecen a un rango superior enfocado al gaming, y quizá ese incremento de precio HP lo dedica exclusivamente a la inclusión de más memoria RAM, una cpu más potente y una gráfica dedicada.

Lo que lo hace especial a este touchpad, y ahora si que voy a hablar de teclados, es que tiene un botón ubicado en la parte superior derecha del propio touchpad con un serigrafiado de calculadora y que tras pulsarlo convierte dicha superficie en un teclado numérico, retroilumina unos números que sin esa retroiluminación no se ven en absoluto, además de los números también dispone de las teclas operadoras típicas del teclado numérico.

Cuando el teclado numérico del touchpad está encendido, el touchpad también sigue funcionando como tal, así que la implementación del mismo es prácticamente perfecta, no lo es porque justo en el lado opuesto dispone de otro botón con un icono de átomo, que lo único que hace es adaptar el brillo de la retroiluminación del touchpad en dos niveles, algo que considero del todo innecesario.

El lápiz o stylus que no lleva

El uso del stylus es un auténtico placer en el VivoBook

Suerte que por la oficina corre un lápiz óptico fabricado por Samsung y que es compatible con nuestra vieja Surface Pro 3 que aún se utiliza por aquí muy de vez en cuando, ya que fue acercarlo al VivoBook Flip y comenzar a trabajar con él.

La velocidad de dibujo, el tacto, el tamaño del portátil, la posición una vez plegado me hace destacar como positivo este punto y es que funciona francamente bien el stylus con cualquier tipo de programa para este tipo de entrada táctil, desde los que son para tomar simples notas a los que son de boceteado como Whiteboard, e incluso probamos con mucho algunos de dibujo como el Krita y el Zbrush.

En este aspecto, en esa convertibilidad que le otorga esta pantalla y el sistema Windows 11 es donde no encuentra rival en otros equipos portátiles que o bien pueden estar más destinados al gaming o que son ultraportátiles más o menos potentes pero que no son un 2 en 1.

La conectividad del VivoBook Flip

A nivel de conectividad tenemos unas opciones correctas, la conectividad inalámbrica cuenta con Wifi 6 lo que le da un plus de velocidad.

A nivel de puertos USB cuenta con dos de tamaño completo uno 2.0 y el otro 3.0 SuperSpeed, uno a cada lado, así como un USB del tipo C en el lateral derecho.

Cuenta con toma de auriculares estándar, y un lector de tarjetas microSD.

Donde no nos ha gustado es en el uso de un puerto HDMi de tamaño completo pero que se queda en la versión 1.4 soportando de esa forma sólo 30 Hz en resoluciones 4K, algo que sin lugar a dudas será insuficiente para conectarlo a un monitor externo 4K.

La autonomía del Asus ViboBook Flip

La autonomía del equipo permite cerca de las 5 horas de trabajo duro, lo que para mi es el mínimo exigible para un portátil, ya que si lo que vas a hacer son tareas livianas como navegar por la red, ver vídeos y películas, fácilmente conseguirás una autonomía entre seis y seis horas y media.

En este sentido destaco también el reducido tamaño del cargador de este equipo que permite llevarlo consigo sin problema y es que no es mucho mayor que el cargador de un teléfono móvil.

Podrías pensar que debido al tamaño reducido de su transformador el equipo tarda una eternidad en cargar el equipo, pues no, al menos por el momento y es que tenía el equipo al 18% cuando hace escasos 10 minutos he conectado el transformador y ya veo que ha cargado hasta el 36%, por lo que calculo que a lo sumo en 60 minutos podría completarse la carga total del equipo.

La refrigeración térmica del Asus VivoBook Flip

Pues por el momento me parece correcta, más aún cuando vengo de un caluroso HP Pavilion que ya me tenía algo frito con el sonido de su sistema de ventilación.

El equipo dispone de una «gran rejilla» en el lateral izquierdo que extrae el calor interno generado.

He estado haciendo renders para las pruebas de rendimiento durante esta mañana y si bien si que he escuchado sonidos de ventilación, estos en ningún momento han resultado molestos.

Con el equipo desconectado de corriente y con la opción de Windows de rendimiento equilibrado es raro escucharlos girar.

Lo mismo me sucede cuando durante las tardes, momento en que lo utilizo en modo desktop, conectado a corriente, monitor externo ultra panorámico, teclado y ratón bluetooth, y dispongo los settings en máximo rendimiento, sólo de vez en cuando oigo la ventilación, esta vez si que de una forma más audible aunque no al nivel del HP Pavilion que era un torbellino.

En este momento, que estoy escribiendo esta sección del artículo, mientras simultáneamente instalo Unreal Engine y Node.js además de descargar Flutter simultáneamente, todo paquetes de los diferentes entornos de desarrollo con los que suelo trabajar, el sonido del ventilador se hace suficientemente patente.

De alguna forma la eficiencia térmica y energética es donde Apple está rompiendo el mercado con sus excelentes procesadores M1, si bien me centro exclusivamente en el M1 original, pues no puedo decir lo mismo de los M1 Pro y M1 Max, que a pesar de su revuelo y a falta de probar el M1 Max se me antojan un apaño para conseguir ponerse en un empate en cuanto a rendimiento con los portátiles más potentes bajo Windows. A mi el M1 Pro que probé en el MacBook Pro de 14″ me dejó muy desilusionado, a diferencia del M1 a secas que he tenido la suerte de probar durante meses en 2 MacBook Air y en 1 MacBook Pro.

Este Asus VivoBook Flip está un par de escalones por debajo del MacBook Air M1 en cuanto a refrigeración térmica, aunque la misma no llega a resultar excesivamente molesta.

La portabilidad del Asus VivoBook Flip

Abierto en posición totalmente plana

La portabilidad de este equipo es excelente, son 14″ muy contenidas, y eso que este chasis, pantalla y teclado lleva ya con nosotros no menos de dos o tres años, lo hemos visto y probado en diferentes equipos.

Sin embargo resulta todavía muy actual, quizá gracias a sus estrechos marcos laterales y la delgadez del equipo, factores que junto a su peso lo convierten en un equipo muy pero que muy portable.

Pesa 1,5 Kg lo que lo sitúa en lo que yo diría un peso razonable, sin llegar a poderse considerar un peso pluma como los LG Gram que pensan 500 gramos menos, se siente muy ligero.

Y es que a partir de ahí, de ese kilo y medio, los equipos me pesan, tanto como para no decidir sacarlos de caso en muchas ocasiones, este portátil Asus VivoBook Flip sin embargo, será un placer hacerlo viajar a tu lado. Lo puedes meter en cualquier bolsillo acolchado de cualquier mochila actual y pasará totalmente desapercibido y protegido de pequeños golpes.

El rendimiento del Asus VivoBook Flip

Realizamos unas primeras pruebas de rendimiento con el equipo desconectado de la toma de corriente eléctrica y con una carga de la batería de aproximadamente el 50% de batería.

Pruebas sintéticas del VivoBook Flip con Ryzen 5 5500U

Unos resultados muy buenos

En GeekBench 5 y con el equipo conectado a corriente y configurado en máximo rendimiento, obtenemos una puntuación de 1117 punto para un único núcleo que se eleva hasta los 5425 en multinúcleo.

Unas cifras que tras desconectar el equipo de la corriente y funcionar con la batería descienden hasta los 676 y 3849 respectivamente, lo que vendría a ser una caída de entorno al 40% del rendimiento entre estar conectado o no a la toma de 220V.

Puedes consultar todos los detalles de la prueba realizada a través de la siguiente >dirección online<

Resultado Cinebench conectado a corriente

En cuanto a las pruebas de computación gráfica que puedes llevar a cabo con el mismo test de Geekbench 5 el resultado fue de 12702 para la versión OpenCL por 14462 para la librería Vulkan.

Sometimos al portátil al Cinebench R23 obteniendo puntuaciones de 7443 puntos para multi núcleo y 946 para la prueba mononúcleo.

La unidad de almacenamiento del portátil es una INTEL SSDPEKNU512GZ de 512 GB

Gran velocidad de lectura

Ejecutamos CrystalDiskMark, la que es nuestra aplicación favorita para medir el rendimiento de las unidades de disco de portátiles bajo Windows.

El resultado obtenido tras la prueba fue tal y como lo esperábamos, magnífico.

Destaca la velocidad de lectura de este disco, la cual superó las 3000 Mb/s, un velocidad tremenda.

Si bien la velocidad en la escritura se quedaba a la mitad de la de lectura, también seguía siendo una más que respetable velocidad de lectura.

Otro punto más para el VivoBook.

Pruebas reales del VivoBook Flip con Ryzen 5 5500U

No me hartaré de decir y repetir en cada artículo de prueba sobre un PC que el rendimiento sintético puede distar mucho del real, el cual es más percibido que medido y es que al final es el día a día, las pruebas reales, las que me determinan a señalar un equipo como realmente capaz o no.

Así que vamos someter a duras pruebas a nuestro equipo convertible y que te resumo con un simple «wow» cómo rinde este pequeñín.

Pruebas reales de creación 3D

Para la prueba real de creación 3D utilizamos Blender, con el que recurrimos a las tres pruebas de rigor a las que solemos someter a todos los equipos que pasan por la redacción de tiroriro.com

Empezamos con la renderización de la pantalla de carga de Blender 2.83, una escena que incluye algunos efectos de iluminación y reflejo en el agua así como de partículas de vapor que sumadas resultan en una escena 3D algo compleja.

La referencia que tenemos es la de los 31 segundos que empleó el MacBook Air M1 para su renderizado a igualdad de condiciones que este Asus VivoBook Flip, es decir, desconectado de corriente y con 8 Gb de RAM, además de no contar en ambos casos con gráficas dedicadas que ayuden al proceso.

Con el equipo desconectado obtuvimos un tiempo de renderizado de 68 segundos, lo que es más del doble que el MacBook Air M1, pero cabe mencionar que esta imagen siempre se la ha atragantado a los equipos Ryzen con especificación U, unos equipos que de alguna forma tienen dos modos de trabajo por un lado conectados a corriente donde sacan todo su músculo y otro con baterías donde preservan un 25% o más de su rendimiento en pro a alargar la autonomía.

Tras conectarlo se fundió al MacBook Air M1. Fueron tan sólo 29 segundos necesarios para renderizar esta imagen, vale que el que parece que se está convirtiendo en su rival dejó el crono en unos increíbles 8 segundos para este mismo render.

Aquel era un portátil HP Pavilio, otro AMD Serie 5000, pero de dos escalones por encima, el primer escalón por ser un Ryzen 7 en lugar de un 5, lo que equivale a llevar dos núcleos físicos más, 8 en lugar de 6 y cuatro núcleos lógicos más 16 en lugar de 12, y por ser especificación H en lugar de U, es decir, dado al rendimiento y no a la autonomía, como es el caso de este Ryzen 5 5500 U.

El tiempo de renderizado de esta imagen fue incluso algo mejor que el obtenido por un MacBook Air con procesador M1

Vamos con la prueba de Nishita en el fotograma 120, nuevamente y con el equipo desconectado y una carga entorno al 20% ejecutamos el render y obtuvimos un tiempo de 02:07.

Puedes descargar el fichero de blender aquí y así poder realizar las pruebas con tu propio equipo.

Con el equipo conectado y Nishita el render fue finalizado en 01:36, poco más de minuto y medio lo que lo ubica en una excelente posición ya que supera a un MacBook de 14″ dotado de un procesador M1 Pro, a un Dell G15 con un i5 10500H y una RTX 3050 Ti dedicada.

El salto en potencia de la generación anterior es patente

En Nishita el MacBook Air con procesador M1 Pro completó el render en 02:15 segundos, por su parte el Huawei Matebook D14 con procesador de especificación H pero de generación anterior, un Ryzen 5 4600 H que además llevaba el doble de RAM marcó 02:23, el Dell G15 con un Intel Core i5 10500 H apoyado por una gráfica RTX 3050 Ti lo dejó en un minuto y medio.

El Ryzen 7 5800 H con 16 gb y gráfica dedicada GTX 1650 obtuvo el mismo resultado pero OJO desconectado de corriente, tras conecta dicho Ryzen 7 a la toma de 220 dejó el crono en 01:05 lo que equivale a ser un 33% más rápido que este Ryzen 5 5500U. Un 33% más rápido no es tanto, a menos que dediques gran parte de tu día a día al renderizado de imágenes 3D.

Llegamos a la prueba más dura de nuestra batería bajo Blender, se trata de renderizar el fotograma número 5 de la animación de Andy y Nacho.

Primero lo realizamos con el VivoBook desconectado de la corriente, obtuvimos un tiempo de renderizado de 16 minutos 50 segundos, casi a la altura de un Ryzen 5 4600 H que lo hizo en 14 minutos, claro que en aquella ocasión era con el equipo conectado además de contar con el doble de RAM y un procesador con especificación H.

Y es que en este sentido vemos que ha renderizado la compleja escena de Andy y Nacho en un minuto menos que un Ryzen 7 4700 U conectado, es decir, que el cambio de generación le ha sentado fenomenal a los Ryzen, sobre todo en cuanto a rendimiento desconectado.

Si lo comparamos con procesadores de Intel, como los que obtuvimos con un HP 15S que llevaba un Intel i7 de generación 11, concretamente un Intel Core i7-1165G7 y con 12 Gb de RAM, este Ryzen 5 renderizó la imagen en la mitad de tiempo.

Pero claro, nos falta conectarlo a corriente para comprobar el férreo músculo que atesora este Ryzen 5 5500U y que dejó el crono en unos espectaculares 09:04 y que directamente lo colocan como el segundo mejor registro conseguido hasta la fecha, eso sí la diferencia en este caso si que es abultada con el HP Pavilion con Ryzen 7 bajo especificación H, gráfica dedicada y el doble de RAM, fueron 05:44 para el HP

Andy y Nacho corrían a gran nivel por los circuitos de este Asus VivoBook Flip

Ryzen desde luego es mejor plataforma con el software de creación 3D Blender que Intel.

El Ryzen 5 5500 U destroza al Intel Core i7-1165G7 con una contundencia y rendimiento térmico incontestables y es que este chip de AMD deberíamos compararlo con los M1 de Apple.

Pruebas reales de programación y desarrollo web

Siguiendo con las pruebas reales ahora en desarrollo web, durante estos días he tenido que avanzar en el desarrollo de un motor específico para el renderizado de una web y he utilizado el VivoBook para ello, entre los diferentes procesos realizados he tenido que importar varias bases de datos en formato MySQL algunas de ellas superan más de 500.000 registros.

La importación ha sido exitosa tras tocar, como en todos los equipos con los que trabajo el desarrollo web, algunos de los valores limitantes al respecto y referentes a tamaños de archivo y tiempo de importación de archivos.

En cuanto a compilación bajo Android Studio los resultados también han sido muy satisfactorios, estos días andaba probando Flutter para el desarrollo de aplicaciones para plataformas Android, iOS y Windows y el resultado, siguiendo algunos tutoriales ha sido el esperado.

Con Unreal Engine y Unity, ambos entornos de desarrollo de videojuegos, y sin entrar en proyectos complejos, los tiempos de render, cálculo de sombreados y demás han demostrado que con este portátil se puede comenzar el desarrollo de pequeños proyectos. Obviamente no será apto para el desarrollo de grandes videojuegos con complejos entornos tridimensionales ya que para ello necesitas siempre acudir a la gama más alta de ordenadores de escritorio, equipados con cantidades ingentes de memoria RAM del orden de 32 Gb hacia arriba, así como con gráficas dedicadas con 6 Gb mínimo de memoria para la GPU.

Pruebas reales con videojuegos

No esperaba demasiado de una gráfica integrada en una carcasa tan pequeña, sin embargo volvió a dar la talla, eso sí, a 720 p y con juegos no muy exigentes.

Además jugando el sonido de ventilación se hace patente durante la sesión, aunque nada que no quede oculto si subes un poco el volumen, más allá del nivel 20 sobre 100 de audio no se apreciará el bufar del equipo.

Esta Vega 7 desde luego que planta cara a las Intel Xe e incluso a las dedicadas de Nvidia del estilo GTX 1050

A continuación te cito con más detalle algunas pruebas reales realizadas con videojuegos, yendo de menos a más en cuanto a carga gráfica, ah, y todas están realizadas con el portátil conectado a la corriente, para evitar que el thermal throttling convierta lo jugable en injugable.

Comenzamos con un retro allá donde los haya, Ghosts ‘n Goblins traído a nuestros tiempos con el apellido de Resurrection. En este juego a resolución nativa de la pantalla es capaz de funcionar a unos super estables 60 fps, claro que este juego también lo mueve una nintendo switch, aunque obviamente a una resolución bastante inferior.

En Circuit Superstars, un juego de carreras de coches con perspectiva cenital, muy divertido y bien difícil, bajo la resolución nativa del monitor de 1080p conseguí unos 50 fps bastante estables, otro muy jugable en el VivoBook.

Con el divertidísimo Crash Bandicoot 4 y a la resolución que el mismo nos proponía de 1280 x 720 píxeles los fps estaban entre los 44 y los 50 fps, una experiencia fenomenal y con una calidad en pantalla que dudabas si no estabas en la resolución nativa, y es que el re-escalado que hace esta pantalla me está pareciendo también un punto más a favor del pequeñín.

Subimos el listón de la carga gráfica ahora bajo Gears of Wars 5, en resolución de 1600 x 900, la que nos propuso sin avisar en el tutorial del juego, estuvimos jugando con una tasa entre los 47 y los 51 fps, la experiencia fue bastante buena, sin lagueos ni tirones.

En MXGP 2020 The Official Motocross Videogame bajo resolución nativa se quedaba entre los 22 y los 30 fps, tras bajarlo a 720p se mantuvo en unos muy jugables 35-40 fps y eso que la carrera que disputamos era bajo la lluvia y con abundante barro, lo que hace que el número de partículas en pantalla sea mayor y por ende más difícil de mover para la Vega 7. De nuevo la pantalla hacía un trabajo de reescalado hacia abajo con mucha calidad.

Con Days Gone tuvimos que bajar también a 720 p y tocar algunos parámetros para llegar a unos 37 fps de media, se mostraba jugable pero con la imagen no excesivamente definida, algo que es también habitual en este juego ya que fue uno de los primeros ports de PS4 a PC que recientemente ha comenzado a llevar Sony a los compatibles para suerte y disfrute de todos.

Llegó God of War, en nativa a 10 fps y bajando a 1280 x 720 píxeles se quedaba en unos también injugables 18 fps, así que bye bye Kratos.

En resumen, a 720p juegos no muy exigentes serán jugables.

La relación calidad precio de este portátil de Asus

El balance de este portátil es más que destacable, y es que de aquellas compran que atesoran una gran relación calidad precio, con su compra probablemente pensarás que has realizado una de las mejores compras realizadas en tiempo y es que este equipo da la talla en casi cualquier situación por un precio más que ajustado.

Los rivales del Asus VivoBook Flip

Tiene muchas posibilidades en cuanto a posición, algunas curiosas para ver pelis en la cama

Pues a sí a bote pronto podrían ser algunos equipos como los Lenovo Yoga, los Acer convertibles, las Surface y poca cosa más, porque del resto, va a ser difícil compararlo ya que carecen de esa «convertibilidad».

Enfrentado contra los Yoga la elección será más por gustos personales en lo relativo a lo estético y por las ofertas del momento que por temas estrictamente funcionales, ambos ofrecen unas prestaciones y funcionalidades muy parecidas, a mi a nivel estético los Asus VivoBook me resultan más agradables a la vista y es que Lenovo suele hacer unos equipos demasiado pesados en lo visual.

Con los Acer, pues también dependerá un poco del precio y que te agrade más un modelo que otro, aunque creo que no estoy siendo del todo sincero, ya que creo que por todos es reconocido que Asus siempre se encuentra un escalón por encima en cuanto a robustez, y habiendo probado algunos equipos de Acer, pues bueno, están ahí, algo por debajo.

En un tú a tú contra los Microsoft Surface es díficil, por no decir imposible encontrar un rival para este Asus, y es que sólo en precio les da un somero repaso a estos, que valen mucho más y ofrecen mucho menos, por ejemplo y en relación a un equipo que probamos no hace mucho timepo, una Surface Laptop Go que nos dejó muy buen sabor de boca, el precio comparado con este VivoBook Flip está más o menos empatado todo dependerá de la oferta en el momento de la compra, la calidad de construcción es, en uso, no en apariencia, superior la del equipo de Microsoft, el tacto del teclado, el de la carcasa, la resolución de su pantalla, el brillo de la misma, peroe n cuanto a su funcionalidad táctil el Surface Laptop queda absolutamente cojo, ya que aún siendo táctil no permite el doblado 360º lo que es absolutamente necesario para convertir el portátil en una tablet y poder trabajar con el stylus cómodamente.

Además, si bien aquel equipo que probamos con un i5 de décima generación rendía francamente bien, lo de este Asus con Ryzen 5500 U es un punto y a parte, rinde tanto que permite usarlo como máquina principal incluso para el modelado y renderizado en 3D, donde el Laptop Go no llegaba y ofrecía unos tiempos de render ridículamente largos.

Claro que entre estos rivales yeste modelo en concreto, a igualdad de prestaciones, tamaños y pesos la estética, portabilidad y sobre todo la gran calidad de sonido que tiene me hace decantarme por este Asus.

Tanta es la potencia que atesora este compacto Asus que mi experiencia de uso, bajo la que he probado portátiles hasta la infinidad, te diría que lo pondría al nivel prestacional del MacBook Air con el todopoderoso chip M1.

Probablemente estarás extrañado ante tal afirmación, pero es que la sensación mientras «setupeaba» la máquina, ha sido parecida, incluso te diría que ha ido algo mejor en este equipo, y es que tras unos problemas iniciales con el adaptador de red Wifi, el resto ha funcionado de forma ejemplar, la instalación de los programas necesarios para convertirse en mi equipo principal para la redacción de tiroriro.com así como para la programación e incluso el uso de videojuegos ha sido increíblemente rauda.

Después han ido pasando los días, donde he ido ejecutando prueba tras prueba, algunas sintéticas y otras reales de mi trabajo diario, instalando mi entorno de trabajo para programación, y el portátil Asus VivoBook Flip parece no querer bajar los brazos en ningún momento, siempre pide más, aguanta hasta la infinidad a pesar de contar con únicamente 8 gigabytes de memoria.

Por supuesto, las medidas y peso del equipo se asemejan mucho a las de ese MacBook, que no me importa confesar que el de la manzana es uno de mis equipos favoritos de la actualidad y que sin lugar a dudas, algún día me compraré, a pesar de sentirme algo más cómodo con Windows que con macOS en las últimas versiones de ambos sistemas.

Podría alinear este VivoBook también con los Huawei Matebook, aunque esos equipos son algo más premium en cuanto a calidades percibidas y es que para mi esos si que están a nivel de los MacBook en cuanto a materiales. Pero sin lugar a dudas los Huawei perderían en no disponer de esa convertibilidad, ese 2 en 1 que a mi me va bien para usarlo como tablet y bocetear con el stylus.

No sería justo tampoco obviar que vengo de probar durante unas semanas un HP Pavilion de 15,6″ con un procesador Ryzen 7 5800 H y el doble de memoria RAM que este Asus, además de llevar una gráfica integrada, y hasta el momento, que no he realizado prueba de juegos alguna, debo decir que no noto diferencias prestacionales. Y venga, me lanzo a la piscina, te diría que noto más rápido este equipo, que cuenta con un procesador de gama inferior, un Ryzen 5, y con terminación en «U» de ultrabajo consumo.

Ya se que esto puede resultar imposible, pero esa es mi sensación. Quizá sea la unidad de almacenamiento, quizá sea un efecto infundado, pero como mínimo eso me dice que está ahí mismo y que en el trabajo normal, en el día a día, más allá de pruebas sintéticas y renders 3D, andan a la par.

Conclusiones sobre el VivoBook Flip AMD Ryzen 5 5500 U

Excelente equipo todoterreno, esto es un 3 en 1 y no un 2 en 1, ultraportátil, tablet y yo añadiría un perfecto sobremesa.

Y es que una vez le conectas los periféricos oportunos, monitor, teclado y ratón, rinde de forma silenciosa y con gran prestancia, y es que en resumen me ha convencido en todos los terrenos su desempeño, en este aspecto es de olé.

Así que si en sensaciones de rendimiento, portabilidad y uso hemos tenido cierto Déjà Vu con el MacBook Air M1, el poderlo pasar con este Asus a un modo tablet para incluso además del dedo poder utilizarlo con el stylus y así poder esquematizar, bocetear, e incluso corregir documentos lápiz en mano hace que la experiencia de uso de un gran salto hacia adelante hasta el punto de que lo prefiero por encima del MacBook.

Obviamente y enfrentado a un tablet Android o iPad al uso que sea compatible con stylus este Asus lo va a destrozar sin contemplaciones, esto es un PC y puedes hacer literalmente lo que te propongas con él, sin las absurdas limitaciones que te ofrecen los tablets.

Contra los Yoga, Surface, Spin y todos los convertibles de otras marcas, pues bueno, el diseño y la calidad de sonido lo ponen también por delante, al menos desde mi punto de vista.

Si lo enfrentamos cara a cara con un equipo portátil enfocado al gaming con una CPU de especificación H en lugar de U, sea de la propia AMD o Intel y le sumamos una gráfica dedicada de gama media o alta, a nivel de potencia este equipo se quedará en un rendimiento entre un 25 y un 40% inferior en tareas de renderizado 3D, y por supuesto en videojuegos existirá una gran brecha entre ambos, es normal.

Claro que por contra este VivoBook Flip te ofrece una mayor portabilidad al ser más ligero y reducido, una menor rumorosidad en el trabajo diario normal, una mayor autonomía de baterías y lo comentado de su convertibilidad a tablet.

Si no vas a jugar, o los juegos que vas a utilizar son de hace unos 3 años o más con este Asus vas a tener un gran aliado.

El servicio técnico del Asus vivoBook Flip

En resumen, si bien deben mejorar y mucho algunos aspectos de su web y de su propio márketing, la atención al cliente humana es ejemplar, perfecta.

Me explico, resulta que durante el proceso de instalación de Windows 11 que llevé a cabo desde cero con un pendrive generado por el MediaKit de Windows 11 tuve serios problemas con el reconocimiento de la tarjeta de red inalámbrica y el bluetooth, a pesar de utilizar los drivers que habían dejado los técnicos de Asus en una partición de la unidad interna, no funcionaba.

Finalmente recurrí a la caótica página web de Asus y presencié el gran desconcierto que reina en la web y que probablemente emana en el bautizo de los mismos productos.

No puede ser que al buscar mi ordenador y dar con la página de soporte, la página no me diga de una forma más que evidente un «Asegúrate del modelo exacto» o «Introduce primero tu número de serie», ya que existen multitud de submodelos y especificaciones, muchos de ellos que van más allá del simple cambio en cuanto a memoria RAM y capacidad de disco y que influye a la arquitectura interna del mismo, ya que los hay con procesadores Intel y AMD, y dentro de estos últimos con Ryzen series 5000 y series 4000, todos con la misma especificación TM420, después dentro de los mismos tendremos tres posibilidades de adaptador inalámbrico, unos fabricado por Intel, otros por Realtek y otros por Mediatek.

Perdí unas buenas horas en intentar solucionar el problema sin éxito por mi parte, probando drivers de todo tipo sin éxito, hasta que finalmente vi en la web un servicio de asistencia telefónica con un número nacional de tarificación normal, y que me costaría 0 euros a tenor de la tarifa que tengo contratada de llamadas ilimitadas.

Pues bien, la atención recibida fue de 10, pero de 10 absoluto, no sólo me solucionaron el problema tras proporcionarles el número de serie de mi equipo, si no que me atendieron de una forma verdaderamente ejemplar, ni en Apple, a quienes tengo como referencia en cuanto a servicio técnico derrochan tan buen hacer, simpatía, predisposición y humanidad, no pierdan esta gran lanza señores de Asus.

¿Dónde han ahorrado los de Asus con este Vivobook Flip?

En la pantalla, que sin ser horrible, como lo son algunos equipos de gama media de HP, como los HP Pavilion que hemos probado anteriormente en tiroriro.com en este caso peca de escasez de brillo, son sólo 250 nits por lo que tendremos que tener el portátil al máximo para poder ver correctamente, y aún con esas los blancos seguirán con cierto amarilleado y es que es imperdonable que en las épocas en las que estamos los fabricantes opten por estos displays de gama baja en ordenadores de gama media.

Por otro lado se han ahorrado dinero quitando la retroiluminación del teclado, algo que también considero del todo imprescindible en la actualidad y que me molesta sobremanera su exclusión ya que soy dado a trabajar en condiciones de escasa luz, como ahora, a las 07:30 de la mañana cuando todavía cuesta adivinar las serigrafías del teclado al no tener esa parte iluminada.

La ausencia del sistema operativo es otro de esos puntos donde han decidido ahorrar dinero.