Portada » Gaming » Prueba de la Miyoo Mini Plus
Prueba de la Miyoo Mini Plus

Prueba de la Miyoo Mini Plus

La consola retro china Miyoo Mini+, es… ¡vaya! lo dije antes de casi empezar, pues sí, es una consola retro china. Bueno añadiremos que es una auténtica cucada muy pero que muy apetecible, por su diseño, por su fama y por los vídeos de pruebas y comparativas que podemos ver en la red.

A nosotros nos tiene enamorados.

Amor por lo retro

image 4
Amor por lo retro

Nosotros, como muchos otros retrogamers hemos acabado sucumbiendo ante tanta belleza videojueguil en un formato tan pequeño y portátil.

Y es que esta consola es poco menos que un icono visual, ahora mismo me encuentro escribiendo este artículo en mi portátil, sentado en una mesa de comedor y a mi izquierda, a escaso palmo de mi pantalla tengo la Miyoo Mini+ inspirándome en este artículo y bueno, debo confesar que me tiene loquito su diseño.

Jamás tuve una consola portátil Nintendo Game Boy y es que por aquellos tiempos tras haber quemado muchos años con ordenadores de 8 y 16 bits no me interesaban tanto las consolas de videojuegos, más que nada porque estaban limitadas a eso, a jugar.

Además, era una época donde tenía mucho más interés por temas de diseño maquetación y otras tareas relacionadas con la creatividad que me mantenían algo apartado de los videojuegos, pero de forma inevitable luego volví a ellos.

El amor por esas icónicas consolas de antaño reapareció con fuerza, al principio todo era coleccionar hardware original, buscar por eBay, por tiendas como CEX, Cash&Converters, anuncios en MilAnuncios y otros precursores de Wallapop para hacerme con aquel modelo de consola Nintendo.

Recopilé varias, a precios realmente buenos, pero el espacio que disponía para ellas era ridículo, tanto que al final acababan apiladas consola sobre consola, muchas de ellas sin caja y jamás las conectaba a una TV para jugar, inclusive alguna SuperNintendo y alguna GameCube no las había llegado ni a probar, en cambio, las portátiles sí, incluso jugaba con ellas de forma asidua y es que la comodidad era tal, sin tener que andar buscando cables, mandos, adaptadores, para que luego se viese mal en las TV planas de hoy en día, que al final me di cuenta que esto de coleccionar tampoco era lo mío.

Lo vendí todo, recuperando la inversión y ganándome un poco de pasta para poderme agenciar consolas de generaciones más nuevas, pero siempre pensando en clave portátil, se acabó eso de inundar el comedor de cables y sobre todo de agenciarme la TV durante horas por la noche, la conciliación familiar es lo que tiene.

Y claro en consolas portátiles modernas la oferta había ido disminuyendo con el paso de los años, Sony se quedó en su excelentísima PS Vita, porque lo de la nueva PS Portable es de juzgado de guardia, Sega desapareció, al igual que el resto, dejando el terreno sólo para Nintendo. Suerte de ellos que han lanzado siempre al mercado productos diferentes, con una personalidad arrolladora y con una cantidad de diversión y entretenimiento indiscutible.

Así que conmigo siempre habrá una consola Nintendo portátil, pero claro, y el resto de consolas de antaño que incluso ofrecen a día de hoy una jugabilidad envidiable, pues nada, existe una solución perfecta, las consolas retro chinas como la que te analizamos en este artículo y que, seguro que habrás visto en más de una ocasión en tu pantalla, sea en tiendas chinas, en publicidades, en grupos de Telegram, de Facebook o en vídeos de YouTube.

Yo me la he comprado y te cuento mi experiencia con un análisis en profundidad sobre esta consola.

La Miyoo Mini Plus

La Miyoo Mini Plus o Miyoo Mini+ o la Miyoo+ a secas, y es que con estos nombres tan desacertados uno al final la acaba llamando como le apetece, la imyoo, la peque o lo que tercie, es una consola con formato vertical que está claramente inspirada en la consola portátil Game Boy Original.

El formato vertical es siempre peor a la hora de jugar, a lo que sea, que cualquier consola con los mandos ubicados en los laterales, sobre todo en la edad adulta con unas manos no precisamente pequeñas, y si te parece vamos ya a comentar lo que nos está pareciendo en el día a día la Miyoo+.

Esta consola es un modelo un poquito más grande que su predecesora, la Miyoo Mini a secas, sin el plus o el signo +.

El tamaño importa

image 24
La Miyoo Mini+

Sí, este titular del tamaño importa no podría ser más verdad y en una consola portátil incluso un poquito más, ya que tenemos una doble forma de juzgar el tamaño en una portátil que son totalmente contrarios, la portabilidad y la ergonomía.

Una consola portátil, a más pequeña más portátil, y a más pequeña lamentablemente menos ergonómica.

La consola Miyoo Plus es tremendamente portátil, algo más grande que su hermana menor, la Miyoo original, pero nada que te vaya a molestar relativo a su tamaño.

La misma cabe en un bolsillo de una chaqueta o incluso en el pantalón si no es demasiado «fit», sin funda claro, algo que no te recomiendo pues podrías manchar e incluso rayar su preciosa pantalla de marcos ten finos.

También desde el punto de vista de la portabilidad su autonomía pues cumple, sin ser una pasada, aunque la ventaja es que la podremo scargar on the go, allá donde tengamos un cargador de portátil.

Luego tenemos el tema de la ergonomía, muy importante sobre todo si tu plan es pasarte largas horas jugando con ella, pero ahí debo decirte que la Miyoo+ cumple justita, sin destacar, pues dependerá de tus manos.

En mi caso, soy bastante grandote y mis manos son grandes y aunque me apaño muy bien durante una media hora o un poco más, luego ya se me hace pequeña, tanto los botones como la pantalla.

Al final todo es un equilibrio y aquí con la Miyoo Mini+ parece que lo han conseguido.

Carcasa colores y botones

image 28
Preciosa se mire por donde se mire

La consola Miyoo Mini+ se encuentra disponible en diferentes colores que combinan la carcasa con diferentes esquemas de colores par los botones XABY.

La que tenemos en la redacción y que aparece en las fotos para mí, aunque esto es algo personal, es la más bonita, 😛 sin posible discusión al respecto, se trata del esquema de la Super Nintendo europea.

Es decir, consola con el cuerpo en color blanco con los botones en colores SNES. Esto es botón x azul, botón A verde, botón B amarillo y botón Y verde.

También la tienes con los botones lilas y el cuerpo gris, al más puro estilo Nintendo USA, y otra versión que es la que más se ve en vídeos de YouTube que es negra traslúcida, la cual es también muy bonita, pero oye… no resulta tan icónica como la blanca con esquema Super Nintendo.

Hablando de botones, tienen todo, comenzando por una gran calidad al tacto, tanto la cruceta como los XABY que es como me gusta a mi llamarlos, y punto. Los Select y Start, además del botón «especial» o hotkey, tienen un tacto más de clic, algo normal ya que no serán pulsados velozmente durante la sesión de juego.

Tenemos otros dos botones, más, en la parte superior el de encendido y en la lateral izquierdo dos botones para subir y bajar el volumen.

Los gatillos traseros, los R, R2, L, L2 están muy bien ubicados

La pantalla de la Miyoo+

image 25
Preciosa e icónica carcasa

La pantalla de la Miyoo se ve de fábula, incluso apagada, contribuye a ello que sus marcos son muy estrechitos y quedan perfectos con el color blanco.

Luego una vez la enciendes, todo luce con una resolución perfecta en un formato perfecto, es una pantalla con tecnología IPS, la buena, en un tamaño de 3,5″, suficiente, aunque no demasiado generoso.

Lo más importante es el hecho de que cuenta con una acertada proporción de 4:3, a la vieja usanza, tal y como debe ser para el retrogaming.

En cuanto a la calidad y nitidez de imagen, que es IPS, resulta sobresaliente sobre todo en los menús de stock, los negros son bastante intensos, no llegan a ser OLED es decir negros puros, pero bueno, no está nada mal.

No tiene fugas de luz y la resolución de 640 x 480 hace que se vea todo de forma impecable.

Luego en los juegos todo dependerá un poco del emulador en uso y de si tiene o no activadas marquesinas y filtros de efectos. Por ejemplo, Neo-Geo Pocket tiene marquesinas.

Con el sistema de stock, la imagen desluce en algunas consolas donde se aprecia unas interlíneas negras horizontales, muy a lo pantalla antigua retro, pero que no me acaban de convencer.

Lo que tampoco me ha gustado de la pantalla es que atrapa mucho las manchas, las huellas dactilares, algo que es casi inevitable si no te fijas en el momento de cogerla y es que sus bellos pero estrechos marcos hacen que al cogerla por la parte superior media huella de tus dedos vaya a parar a la pantalla.

Almacenamiento para juegos y partidas

image 30
Que retro más bonita!

La consola Miyoo Plus guarda toda la información, incluido el propio sistema operativo de la consola, seal este el de stock u otro que le instalemos a posterior, junto con los juegos y los salvados de partida en una tarjeta microSD.

La tarjeta microSD que viene con la consola tiene una capacidad de 64 Gb. y además dentro de la caja encontraremos un adaptador de USB a tarjeta microSD con lo que podremos utilizarla en nuestros PCs si no tenemos lectores de MicroSD.

La velocidad máxima de escritura que he tenido la oportunidad de comprobar ha sido la de una tarjeta de microSD de 256 Gb de fabricante Kingston, una Canvas Select Plus XCI del tipo 3 v30 A1 cuya velocidad máxima oscila entre los 24 y los 27 Mb/s conectada a un puerto USB SuperSpeed, los 3.2

La extracción de la micro SD en la Miyoo+ es la típica, tremendamente fácil, presionas hacia dentro un poquito con la uña del dedo índice o el pulgar y esta será escupida hacia fuera por un pequeño muelle. Por cierto, va colocada hacia abajo, es decir, con los conectores metálicos hacia arriba.

Lo que no me ha gustado tanto es su posición, en la base de la consola ya que en mi escritorio de trabajo suelo tener la Miyoo+ en vertical gracias a su sólida base, más ancha que la zona de la pantalla se siente muy natural en esa posición además de quedar mejor y ocupar menos.

Si quieres sacarle el mayor partido posible a esta consola puedes utilizar memorias de hasta 256 Gb de capacidad, quizá incluso de más, pero no he tenido la oportunidad de probar otras.

Eso sí son tarjetas que deberás comprar por separado, a modo de referencia yo he comprado una en oferta por escasos 14 euros, estando las de 128 Gb que ya doblarían en capacidad a la que viene de serie entre los 10 y los 15 euros de precio.

Deberás de utilizar tarjetas de marca reconocida, huye con todas tus fuerzas de tarjetas de memoria MicroSD chinas, en Aliexpress tienes ofertas increíbles pero que son falsas a más no poder.

El sonido de la Miyoo+

Cuenta con un único altavoz el cual tiene una sonoridad más que suficiente incluso con algunos emuladores que pueden sonar algo bajos.

Lo que no me ha gustado tanto en relación al sonido son ciertos chasquidos a través de su altavoz que produce la consola en diferentes ocasiones, como al encenderse, al salir de un videojuego, al entrar en modo hibernación. Esto es algo que se produce tanto con el sistema operativo de stock como con otros probados por lo que podría tratarse de un problema menor de hardware.

En otras consolas retro chinas este problema no existe.

Conectividad

La Wifi es a priori lo que más destaca si bien será una prestación que para algunos puede pasar desapercibida, entre los que me incluyo.

Puede estar bien para jugar en modos cooperativos con otros que tengan la Miyoo+ y estén en la misma Wifi, pero que yo considero que está de más pues en los tiempos de los juegos de la consola el modo campaña si no era el único era el que importa, no como en los videojuegos de ahora.

Algunos de los sistemas operativos disponibles no de stock para esta consola son capaces de levantar mediante una app un servicio FTP para que podamos transferir ficheros entre nuestro PC y nuestra consola sin tener que ir expulsando y extrayendo la tarjeta micro SD de un dispositivo al otro. Un inconveniente menor.

Lo que sí que es achacable para michos es que no dispone de salida HDMi ni microHDMi, no podremos conectarla a una pantalla externa como sí que permiten otras consolas retro chinas. Podrías pensar que esto no importa, pero imagina que tienes a esta consola como un auténtico museo retro, con una microSD de 128 o 256 Gb repleta de todo lo bueno de todos los sistemas, no te gustaría de vez en cuando poder disfrutar a pantalla grande en la TV de tu salón, a mí sí desde luego.

Obviamente cuenta con ranura de tarjetas microSD, sin embargo, es un único lector cuando otras consolas retro, como muchas Anbernic tienen dos, uno para el sistema operativo y otro para la tarjeta con las ROMs. Es una ventaja en parte pues un buen sistema operativo suele ocupar entre 1 Gb y 2,5 Gb a lo sumo por lo que tampoco resta tanto a la microSD si esta es de un tamaño de 64 Gb en adelante.

La Miyoo+ también dispone de un único conector USB del Tipo C que nos servirá para cargar la consola y eso sí, en la estricta conectividad podemos decir que tiene Wifi, esto último debería permitirnos jugar con amigos que tengas otras Miyoo+ a diferentes juegos.

La batería de la Miyoo Mini Plus

image 27
Batería extraíble

La consola tiene una batería recargable extraíble en caso de reparación a través de una compuerta típica de pilas, otro guiño más a la consola en la que se inspira, la Game Boy.

Como dato positivo es que esto significa que si utilizamos la consola mucho tiempo y en algún momento la capacidad de la batería comienza a mermar siempre podremos adquirir una batería recargable a través de Aliexpress o Amazon para sustituirla fácilmente por nosotros mismos.

image 26
Botón de encendido y leds indicadores de batería

Cabe destacar que cuenta con una gran capacidad de 3000 mAh lo que hará que la consola disfrute de una buena autonomía entre carga y carga.

En las pruebas no la he llevado todavía hasta el límite en una única sesión de juego, para mí eso es literalmente imposible, por su ergonomía y porque no dispongo de tanto tiempo como para dedicarle tres o cuatro horas, que es lo que calculo que puede durar la batería de la Miyoo, de un sólo tirón.

Si que puedo realizar sesiones de 20 o 30 minutos de juego una o dos veces al día antes de tener que dedicarme a otra cosa, y bueno, aguanta prácticamente de tres a cinco días sin pasar por el cargador, por lo que creo que su autonomía estará entre las 3 y 4 horas, algo que se puede extender limitando el brillo de la pantalla y utilizando auriculares en lugar del altavoz interno.

La batería es recargable mediante su único puerto USB del tipo C ubicado en la parte inferior, la podrás cargar con cualquier cargador de teléfono móvil, y es que debes tener presente que la consola no trae consigo cargador, pero si un pequeño cable USB de tipo A a tipo C para que la puedas cargar con el PC.

En cuanto al tiempo de carga, sin ser carga rápida son sólo 3000 mAh por lo que en hora y media estará cargada.

Si bien el sistema operativo muestra un icono con la batería restante, sin información de tanto por ciento, eso sí, también tienes otro indicador a nivel de hardware, justo en el borde de la parte superior de la consola, cercano al botón de encendido dispone de un conjunto de 3 leds indicadores del estado de la batería.

El sistema operativo de stock de Miyoo+

Esto es algo que, si bien cumple, no está a la altura de lo que uno espera en un tipo de producto que lleva años en el mercado, no me refiero a la Miyoo+ en concreto, sino a las consolas de emulación.

Aunque tranquilo es algo que podemos solucionar, más adelante te informaré sobre cómo mejorar el sistema operativo de la Miyoo+.

Arranque y menú

Arranca de cero bastante rápido, en 20 segundos ya estaremos en el menú principal.

image 32
Miyoo Mini + en color blanco

Conviene cambiar el idioma de la consola a español, algo que podremos hacer desde el menú de ajustes de la consola, ubicado como la última opción del menú, por cierto, el apagado de la consola también deberemos realizarlo desde ajustes, así que acuérdate si tienes una ya que apagar forzando durante unos segundos el botón de apagado no es una opción recomendable, podríamos corromper los datos de la tarjeta de memoria microSD.

El menú de stock de la Miyoo+ funciona de forma muy rápida y suave, sin ningún tipo de delay, encontraremos las opciones de:

Historial, Favoritos, Juegos, RetroArch, Aplicación y Ajustes.

En la primera, Historial, tendremos acceso directo a los últimos videojuegos que has jugado, donde nos mostrará la carátula del mismo sólo en algunos casos, por ejemplo, cuando se trate de un juego arcade.

En «Favoritos» es donde podemos añadir juegos de diferentes sistemas que sean nuestros preferidos y así tenerlos más accesibles en lugar de tener que buscarlos uno a uno en cada uno de sus sistemas emulados.

Si bien la forma de añadirlos a favorito es bastante ortopédica, debes de ir al juego, pulsar el botón especial central de la consola, y seleccionar «Unirse a la colección».

En el apartado «Juegos» es donde tenemos toda la chicha de la consola, los videojuegos están ordenados por sistema, disponiendo la Miyoo+ de serie de los emuladores de:

FC, GB, GBA, MD, SFC, PS, MS, WSC, PCE, NGP, 2600, 7800, ARCADE, FBN, FFPlay, MAME2010, MAMEPlus, NEOGEO, PicoDrive y SMSplus

Aclaro, FFPlay no es un emulador, es un reproductor de vídeo, FC es el emulador de Nintendo Family Computer, la primera consola de Nintendo.

SFC es la SuperNintendo, las GB fácil no, GameBoys.

WSC es la Wonder Share Color, PCE PC Game Engine, 2600 y 7800 las Atari.

ARCADE y MAME son las arcade de los salones recreativos, aquellos entrañables muebles de madera mucho más alto s que todos nosotros, al menos en nuestra niñez.

Faltan algunos emuladores de sistemas que en España son bastante apreciados, como los de ordenadores ZX Spectrum, Amstrad CPC, Commodore 64, MSX.

Si conseguimos salir hacia atrás del menú de «Juegos», no porque sea difícil, sino porque es fácil engancharse con alguna de las joyitas que encontraremos en su interior, tendremos el menú «RetroArch»

Dentro de RetroArch tenemos emuladores «a pelo», como ARCADE, DOSBox, EASYRPG, FBAlpha2012, FBneo, FCEumm, Gambate, Genesis Plus GX, GBsp, MAME 2003, PCE Fast, SuperGRAFX, MGBA, neoCD, neogeo, nestopia, PCSX, PicoDrive, PRBoom, SNEX9x y SNEX9x 2018.

El siguiente menú es el menú de «Aplicación» donde destaca la presencia de un explorador de ficheros, además de varios Ports de juegos hacia el hardware nativo de la consola, pero que ojo, están en chino.

Llegamos al último de los menús, el de «Ajustes», en este menú encontraremos la opción de apagado, de ajuste de brillo y color de la consola, de configuración de la Wifi, la hibernación, volumen de sonido y cambio de tema.

En esa configuración general de la consola quizá la opción más destacable es la opción de selección de idioma, estando incluido el español, aunque si eres quisquilloso podrás observar que la traducción no es perfecta, pero no está mal.

Con «Hibernación» puedes ajustar que la consola apague la consola no de forma total, transcurrido cierto tiempo de inactividad y así alargar la autonomía de la consola.

El botón especial o hotkey

Entre las cosas que más me han gustado del sistema operativo de stock es que se ha realizado un esfuerzo en buscar la homogeneidad de funciones extra, me refiero a esas funciones que la consola original a la que emula en cada momento la Miyoo+ no disponía, tales como el poder guardar partida en cualquier momento, poderlas cargar, activar juego en red, salir del juego o modificar aspectos gráficos, remapear controles.

Para acceder a estas funciones se debe pulsar el botón extra que tiene la consola entre el botón subir de la cruceta o Dpad y el botón X.

Tras apretarla aparece un menú que ocupa 1/4 de pantalla con escasas opciones, pero que luego se pueden convertir en más.

Las diferentes acciones son bastante claras, a excepción de la opción «Menu viejo», menuda traducción, sin embargo, es una opción muy potente, pues es la que nos da entrada a la configuración más extensa pero también mucho más compleja.

Desde dicho menú podremos toquetear las superposiciones, que son las marquesinas que a veces restan espacio a la pantalla de juego, modificar los controles, las latencias, etc.

La más recurridas de todas esas funciones probablemente serán las de Grabar partida y Cargar partida, para ello dispone de 10 slots por juego

Estética del sistema operativo de la Miyoo Mini+

El sistema de stock no es feo, no, incluso tiene varios temas con los que cambiar algo, no mucho, el aspecto del sistema, alguno con sonido de fondo, música me refiero, y los iconos de los emuladores de consolas y sistema que lleva están bien dibujados, tienen un estilo correcto y simpático que nos será fácil de diferenciar.

Lo que no resulta tan vistoso en este sistema operativo en comparación con el de otras consolas es la ausencia casi total de carátulas y pantallazos de los juegos, esto es quizá para conseguir mayor espacio para las roms y así en los 64 Gb con los que viene de serie poder meter una grandísima cantidad de juegos.

Sólo tienen carátulas algunos juegos Arcade.

Lo que no me gusta del sistema operativo de la Miyoo+

Lo que no me acaba de gustar son varias cosas, comenzando por cómo debes apagar la consola, deberás salir de donde estés e ir hacia atrás hasta tres veces, entrar en los ajustes y desde ahí apagar la consola.

Luego está las marquesinas o superposiciones que aplica el sistema de stock en algunos emuladores por defecto, algo que a mi modo de ver queda en un intento vago de darle un aspecto verdaderamente retro a base de disminuir esas ya de por sí pequeñas 3,5″ a menos.

Otra cosa son los denominados ports, me refiero a los juegos que han sido portados hacia la máquina para que corran de forma nativa aprovechando el hardware al máximo y que siempre están a mejor nivel que los juegos emulados, pues bien, a mí los ports no me gustan, están de más y en todo caso deberían tener un tratamiento como el de cualquier consola, pero aquí en el software de stock no es así, los cuales están en la carpeta «Aplicaciones», cuando realmente son juegos.

Por si esto fuese poco, esos juegos o ports en su mayoría están en idioma chino, es entrar en uno de ellos y no saber salir del mismo, al final tienes que acabar forzando un apagado manteniendo el botón power durante unos cuantos segundos.

El acceso a los juegos en sí pasa primero por la selección de la consola concreta en la que queremos jugar el juego, cada consola cuenta con una cantidad determinada de juegos, son muchos para una memoria de 64 Gb. lo que no vas a poder ver son las carátulas y/o pantallazos del juego, los menús son únicamente textuales.

Esta selección de consola se hace desde la opción «Juegos» del menú principal, si bien también existe otra denominada «Retroarch» desde donde podrás acceder a otros juegos o quizá son los mismos, no se no me queda claro, este doble acceso es algo que considero que confunde al usuario.

Potencia y emulación de la Miyoo+

Con máquinas de 8 y 16 bits la Miyoo ni pestañea, luego seguro que habrás leído que soporta hasta PSX, es decir hasta la PlayStation original, y en principio así es, aunque con el propio software de stock en alguno de los 24 juegos.

Son jugables, aunque sinceramente yo noto algo de delay con los controles y el movimiento que resulta algo más pesado de lo que debería ser en pantalla.

Luego si cambias el sistema de stock por otro como Koriki, con una memoria micro SD de 256 Gb es fácil aumentar el número de juegos de todas las consolas.

En una distribución que corre por la red, se aumenta considerablemente el número de juegos de PSX hasta los 376 juegos bajo Koriki.

Luego está el Romset de Nintendo DS, que no se incluye con el software de stock y donde en Koriki te encuentras con 33 juegos de la famosa portátil de doble pantalla de la gran N y muchos de los juegos que he probado van bien al 95%, claro que no podremos disfrutar de la misma manera al no disponer de doble pantalla, pero Drastic, que es el nombre del emulador, bueno, se las apaña bastante bien para echarse unas partidas al Mario Kart, al New Super Mario Bros o al Geometry Wars entre otros.

¿Qué juegos lleva la Miyoo+?

Pues llegamos a lo que muchos demandan, la cantidad de juegos que tiene esta consola, casi 30.000, según mis cuentas 29.072 juegos, pero puedo equivocarme pues algunos emuladores tiran de las mismas ROMS.

Por supuesto encontraremos juegos repetidos, en versiones de diferentes idiomas, o el mismo juego para dos sistemas diferentes, que pueden diferir en gráficos o incluso en sus modos de juegos.

Alguno de los juegos, pocos por suerte, pueden no funcionar, así que con tal cantidad de juegos disponibles seguro que de serie están si no todos, la mayoría de los juegos más destacados de cada sistema emulado.

Puede que coincidan o no con tus juegos más soñados, pero nos es imposible listarlos todos sin extenderse de forma excesiva, lo bueno es que la utilices con el sistema operativo de stock o cualquier otro, siempre vas a poder añadir tus juegos favoritos, para ello podrás hacerlo descargándote completos romset de internet, o si no buscar las roms de tus videojuegos preferidos de cada consola por internet y añadirlos en la carpeta correspondiente de dicha consola en la carpeta «Roms».

Debes tener presente que son pocos los juegos que encontrarás en idioma español, así que si eso te afecta te tocará cambiar las ROMs por las correspondientes versiones europeas o directamente cambiar el sistema operativo, solución que la mayoría adoptan debido a las excelentes opciones que hay.

De Nintendo son más de 16.000 juegos, comenzando por la FC, es decir de la Nintendo a secas, o Classic, como prefieras llamarla, lleva 6786 juegos. Con su predecesora, la increíble SuperNintendo te trae casi los mismos, contando con 6339, del resto de consolas de Nintendo, las portátiles también va bien servida con GameBoy con un total de 1845, de GameBoy Advanced 1457.

Las consolas de Sega no iban a ser menos que Nintendo aunque al final Sega se queda como siempre a años luz de nintendo, la que más tiene es la Sega MegaDrive y sus 3819, la MasterSystem con 1210 y Sega Master System Plus los mismos 1210, así que quizá sean las mismas roms.

Sony, pierde mucho en cuanto a cantidad de ROMs disponibles en la Miyoo+ de serie, y es que són únicamente 24 juegos, el motivo no es otro que su tamaño ya que son con diferencia, muchísima diferencia, las roms que más espacio ocupan en la memoria micro SD y que de tener más mermarían y mucho la numerosa cantidad de videojuegos para otras consolas.

Con la consola más cara de la historia durante su lanzamiento, al menos comparativamente con lo que por aquellos tiempos teníamos en el mercado, me refiero a la Neo-Geo, tenemos dos emuladores, el de la Neo-Geo normal, la de sobremesa, con 152 juegos y el de la portátil o NeoGeo Pocket con 38 juegos, sumando 190 títulos, para unos sistemas que creo que no llegaron a superar en su conjunto los 500 títulos lanzados y es que esa fue y sigue siendo una consola muy minoritaria.

Viajando más hacia atrás en el tiempos, llegamos a Atari son algo menos de 1000 juegos, sumando los de la Atari 2600 y sus 699 juegos y los más escasos 125 de la Atari 7800.

En cuanto a las entrañables máquinas arcade tenemos 75 para el formato Arcade y 39 para MAME 2010 y 410 en MAME Plus.

Otras consolas menos populares en España son la WonderShare con sus 89, la PCE o PCengine con casi mil, siendo exactamente 936 los títulso que nos trae, para FBN tendremos 75, y para PicoDrive 3819.

En RetroArch, aún disponiendo de diversos emuladores muchos están vacíos de ROMs o como me supongo, cogen las mismas ROMs que los emuladores/sistemas accesibles desde el menú «Juego».