¿Qué es el Spinning?

El spinning es un deporte que se practica en una bicicleta estática, cuyo procedimiento consiste en alternar una serie de ejercicios aeróbicos al ritmo de la música (aunque ésta puede ser opcional).

Normalmente el spinning suele practicarse en gimnasios o espacios cerrados, en compañía de más personas, mientras un instructor o monitor va indicando el ritmo y la frecuencia de pedaleo más adecuada para cada momento concreto. O sea, que además de ser beneficioso para la salud, también posee un componente social, ya que mediante la práctica del spinning puedes “socializarte” mientras te pones en forma.

Por otro lado, tanto la frecuencia como la intensidad de pedaleo suelen estar coordinadas con el ritmo musical. Pensad que la música es un elemento importante en el ejercicio de este deporte. La música sería ese plus motivador que nos impulsa a seguir pedaleando a pesar de nuestro cansancio. Aunque, cómo supongo ya sabréis, el principal elemento motivador apunta directamente al deseo de perder, por fin, de vista esa grasa corporal adherida a nuestro cuerpo que tanto nos molesta, ¿verdad? 😉

Uno de los aspectos positivos que tiene el ejercicio aeróbico del spinning es que es ideal para la práctica de todo tipo de personas. Desde los más jóvenes hasta los más mayores, todo el mundo puede subirse a una bicicleta y pedalear. Puedes “rodar” como mejor te parezca, ya sea en modo paseo o en modo acelerado, tú escoges, tú decides. Por ese motivo es ideal para la práctica de toda la familia.

En cuanto al tiempo de duración diaria es relativo; se aconseja hacer spinning durante una media hora diaria, aunque este tiempo puede variar en función de la resistencia y propósito de la persona que lo practica. Pero vamos, la rutina suele ser de una media hora diaria.

Los beneficios del spinning

Practicar spinning posee múltiples beneficios para nuestra salud. El spinning es beneficioso para nuestro corazón, porque bombeamos mucha sangre que se reparte por todo el cuerpo; es beneficioso para nuestros músculos; alivia dolores y lesiones corporales; y, además, hacer spinning contrarresta los síntomas del estrés, o al menos, podemos “desfogarnos” liberando estrés por todos nuestros poros (además de sudor, claro!) 😉

Hacer spinning es bueno para el corazón

Porque mientras pedaleamos bombeamos más sangre por todo el organismo y esto se traduce en: una mejor frecuencia cardiaca y fortalecimiento del corazón. Significa que mediante el ejercicio aeróbico el corazón se hace más fuerte, reparte más sangre por todo el cuerpo, aumenta el calibre de las arterias coronarias con lo que la sangre circula mejor y se reduce la tensión arterial.

Hacer spinning es bueno para los músculos

Porque mediante el ejercicio aeróbico fortalecemos piernas y caderas, con lo que conseguimos además de endurecer músculo, perder grasa corporal y pon ende, peso. Ya sabéis, si queréis quitaros la celulitis (o que se note menos) tenéis que pedalear y pedalear y pedalear…

Por otro lado, el spinning es un buen aliado para corregir las varices e incluso eliminarlas. Dependiendo del tipo de spinning que se practique las varices pueden llegar a desaparecer.

Hacer spinning es bueno para los dolores y lesiones

Porque en términos generales endurecemos nuestro cuerpo y mitigamos dolores “residuales”. Es decir, mediante el ejercicio aeróbico conseguimos aumentar nuestra capacidad física, con lo que resistimos mejor la presencia de dolores “varios” que nuestro organismo puede estar generando.

Por otro lado, con el spinning fortalecemos tanto los músculos como los huesos, lo cual nos favorece a la hora de contrarrestar mejor las posibles caídas o accidentes cotidianos, y nos recuperamos con mayor facilidad.

Hacer spinning es bueno contra el estrés

Porque nos ayuda a liberarnos de tensiones. Porque además de producirse una reacción en nuestro cuerpo como es la secreción de hormonas conocidas como “glucocorticoides”, -que son necesarias para que el organismo resista situaciones de estrés y nos permita tolerar mejor las situaciones estresantes-, con el spinning también podemos socializarnos.

El hecho de practicar este ejercicio en compañía de más personas nos posibilita el conocer más gente y ampliar nuestro círculo de amistades o conocidos. Interactuamos con los demás, y disfrutamos “ocupando” sanamente nuestro tiempo libre. ¡Y es que el spinning podría convertirse hasta en un hobby!

Pero, si tú eres de esas personas que “lo social” no es lo tuyo, ya sabes, que prefieres estar solo que en (mala/buena) compañía, pues no pasa nada porque podrás practicar spinning, si así lo deseas, en tu propia casa. Actualmente venden unas bicicletas estáticas de lo más portables y llevables  para que puedas instalarlas en cualquier rincón de tu casa, y de ese modo podrás practicar este movido deporte sin salir de tu hogar. ¿Qué te parece? Es que para gustos, colores.

Conclusión

En definitiva, ya sabéis, si lo que queréis es perder peso, quitaros la celulitis y las cartucheras, estar en forma, fortalecer vuestro organismo (piernas, caderas, barriga, corazón…), desestresaros, conocer gente y tener tiempo libre para hacer lo que os venga en gana, el spinning podría ser vuestro mejor aliado.

Además, practicar spinning es divertido aunque te canses haciéndolo. Ya sabes lo que dicen, “para estar guap@ hay que sufrir”. Pero, tampoco hay que pasarse, como todo en la vida sólo hay que buscar el equilibrio.

De la misma manera, también tienes que saber que existen diversas formas de realizar este ejercicio aeróbico, partiendo de diferentes tipos de entrenamiento y también de intensidades.

La práctica diaria te irá marcando progresivamente el camino. En un inicio empezarás poco a poco con intensidades bajas, pero conforme vayan pasando los días verás que el cuerpo te pedirá más, porque habrá aumentado tu resistencia corporal. Entonces ya estarás preparad@ para enfrentarte a resistencias y tipos de entrenamientos más duros.

Pues hala, venga, si estáis dispuestos a sudar, allá vosotros. ¡A “spinnear” se ha dicho!