Ventajas e inconvenientes de viajar en tren

Aparece una vía de tren que se extiende hasta el horizonte con un cielo azul y nubes blancas en la lejanía

Ventajas e inconvenientes de viajar en tren

Pues en realidad, hay que admitir que viajar en tren tiene sus pros y sus contras, o, dicho de otra manera, sus ventajas e inconvenientes; por eso mismo, debo confesar que, viajar en tren, a veces, puede resultar toda una aventura, ¡sí!, pero no precisamente de las buenas, ¿me entendéis, verdad?

También he de reconocer qué, la mayoría de las veces, viajar en tren suele ser bastante tranquilo e incluso puede ser algo aburrido (sobre todo si son desplazamientos rutinarios). Día tras día haciendo el mismo trayecto puede resultarte un poco (cómo decirlo), un poco repetitivo, pesado, tedioso …, en fin, algo cansino, ¿verdad?

Por otro lado, también hay que señalar qué, una de las medidas para combatir el aburrimiento del viaje diario, podría ser, pues recrearse, visualmente hablando, mirando y disfrutando del paisaje que va desdibujándose por la ventanilla al ritmo del vaivén del tren. Todo esto en el caso que tengas esa oportunidad, ¡claro!, porque a veces el paisaje es tan insulso, que lo mejor sería cerrar los ojos y aprovechar para echar un sueñecito. 

Y, hablando de sueños, esa es otra de las mejores opciones que te ofrece el poder viajar en tren. Sobre todo, cuando te toca madrugar a horas intempestivas, cuando «las calles todavía no están puestas», como dirían algunos. En estos casos, viajar en tren es perfecto, porque puedes aprovechar el movimiento acompasado del tren para acurrucarte, aunque sea solo un rato, en brazos de Morfeo. De esa manera quizás recuperes el sueño que te han «robado» esa mañana, ¿no? 😉

Cosas que hacer en un tren

Pues puedes leerte un libro, o una revista, o escuchar música, o darte un paseo por el vagón (aunque te miren raro), o fijar la vista a través de la ventanilla mirando el mundo exterior pasar delante de ti, o dormir un rato, o… simplemente dejar pasar el tiempo que transcurra a su ritmo mientras no paras de viajar, ¿no?, ¿por qué no? Aunque, ¡ya sé!, lo que también puedes hacer es coger tu móvil y navegar y navegar y navegar por ahí, como seguramente estarán haciendo la mayoría de los pasajeros que se encuentran en tu misma situación.

Leerse un libro

Como te habíamos comentado un poquito antes, una de las cosas que puedes hacer en un tren mientras vas viajando camino a tu trabajo o haciendo turismo es, por ejemplo, leerte un buen libro. Seguro que con esta actividad matarás dos pájaros de un tiro. Por un lado te «culturizarás» mientras que por el otro te sumergirás (seguro) en una apasionante historia de amor, o de guerra, o de acción, o una narración histórica o una biografía…

Escuchar música

Escuchar música es otra de las opciones que tienes para pasar un buen rato mientras viajas en tren. Puedes hacerlo escuchando música a través de cualquier dispositivo móvil que lleves encima. Bien desde un reproductor, una tablet o un móvil, cualquier aparato electrónico de este tipo o similar, será tu mejor compañero de viaje.

Usar un móvil

¿Qué podemos decir sobre un móvil que no sepáis ya? ¿Qué es el mejor amigo del ser humano? (con permiso de nuestros queridos perritos) ¿Qué es nuestro mejor libro? ¿Qué es nuestra mejor consola de juegos? ¿Qué es nuestro mejor reproductor de música?… (Si sigo así no acabo) 😉

Por otro lado, en cuanto a móviles, comentaros que tenemos un montón de artículos que hablan de ellos. Si os parece os linko unos cuantos y así los conocéis, ¿vale?

¿Cuál es mejor Xiaomi o Huawei? o Prueba del Honor 10 o ¿Qué es mejor un móvil Huawei P10 o un móvil Honor 9? o Móviles todoterreno reforzados

Pero, como íbamos comentando al inicio, en ocasiones (las menos, ¡todo hay que decirlo!), viajar en tren puede ser toda una aventura. Sobre todo cuando hay retrasos y el tren viene repleto de gente que ha ido recogiendo por las diferentes paradas. En esos casos no te queda otro remedio que resoplar y empujar (en ese orden) mientras accedes al vagón, sabiendo que no tienes ni la menor esperanza de encontrar un asiento libre.

Además, como suele suceder en estos casos (en los que el tren llega tarde), una vez llegas a tu destino acabas corriendo para poder mitigar, en la medida de lo posible, la falta de puntualidad que vas acumulando poco a poco, ¡a tu pesar, claro!

Conclusión

imagen en blanco y negro de un trozo de unas vías de tren en forma de curvaEn definitiva, viajar en tren tiene sus ventajas e inconvenientes, no es un secreto, así precisamente titulamos este post. Ejem!, lo que quiero decir es, que a pesar de los «contras» que nos encontremos en el camino, viajar en tren también tiene sus «pros».

Viajar en tren puede ser una «aventura», o un viaje tranquilo o incluso algo aburrido, pero al margen de los aspectos inevitables como: los retrasos, los vagones llenos de personas, la calefacción o el aire acondicionado a tope, viajar en tren también tiene sus ratos buenos, como: desconectar del «mundanal» ruido (sobre todo si dispones de unos buenos auriculares), la posibilidad de leerse un buen libro, escuchar música, ver en tu dispositivo móvil a tus «youtubers e influencers» preferidos…

En fin, podríamos decir que viajar en tren tiene la característica de convertir nuestros trayectos diarios en pequeñas parcelas de libertad con las que poder evadirnos, aunque sea solo un poco, de nuestras pequeñas y, a veces, grandes obligaciones y compromisos varios, ¿verdad qué sí? 🙂

No te pierdas: