Viajar al Algarve

Este año he tenido la gran suerte de poder disfrutar de unas vacaciones en el país vecino, Portugal, concretamente en la parte más al sur, en las impresionantes playas del Algarve.

El Algarve es una zona costera que cuenta con unas playas de ensueño, arenales y playas muy diferentes a las que el mediterráneo nos acostumbra.

Este artículo en principio iba a ser un artículo con toda la información referente al viaje, pero finalmente me convencieron por su extensión, en dividirlo en tres o cuatro artículos de menor longitud pero apoyándolos con más fotografías que realicé durante el viaje y así conseguir un mayor detalle sobre la zona.

En el primero de estos artículos, me refiero a este mismo que estás leyendo, te voy  hablar de las generalidades del Algarve, de sus gentes y de cómo puedes planear tu viaje hasta allí.

Así que si estás planeando tu destino vacacional por el país luso, el Algarve, léeme te sorprenderás.

En trazos generales y dejando de abarcar para el resto de artículos los pueblos y playas concretos que visitamos durante nuestro viaje te hablaré un poquito de Portugal y el portugués.

El Algarve portugués, playas y pueblos


Los pueblos costeros del Algarve que visitamos difieren de los españoles, digamos que en general pueden resultar algo más insulsos, no encontré la belleza y el cuidado que encontramos por ejemplo en los pueblos costeros de la costa brava mediterránea. Tampoco se presenta el mismo ambiente festivo, la costa portuguesa no es un ir y venir de gente ni se encuentra repleto de chiringuitos y terrazas como la costa andaluza. La belleza del Algarve está más en sus costas, en la caprichosa geografía de su litoral.

Las playas del Algarve son espectacularmente bonitas, muchas de ellas, las que no son grandes arenales donde se puede practicar el surf, el kite y otros deportes, que son la mayoría de las playas que visitamos, no tienen mucho oleaje aún estando bañadas por el océano Atlántico. La gran multitud de pequeñas calas y playas que encontrarás en el Algarve tienen elementos comunes como grandes rocas aisladas cerca de la orilla, siendo este un elemento identificador del Algarve junto con sus aguas cristalinas. Quizá comparando con nuestro país, el litoral cantábrico seria el que más se le parece, aunque a decir verdad, tanto la cantidad como la espectacularidad de las playas y calas del Algarve son sin lugar a dudas más reseñables que las cantábricas.

Portugal, un país económico

Como mucho sabrán, Portugal ha sido recientemente intervenida por la Unión Europea tras años de crisis y ha logrado en pocos años reducir el paro hasta la mitad, esto ha provocado de forma obvia que los precios se contengan, en Portugal casi todo es más barato, un café o cortado lo tomarás por escasos 0,80 eur. cuando aquí ya vamos por el 1,20 eur. un desayuno bastante completo te costará escasos 2 eur. Los menús, en primera línea de mar tienen un precio que oscilará entre los 10 y los 13 eur. cuando en Cataluña se está pagando de 15 a 20 eur. además de que la calidad y oferta de platos de Portugal es claremente superior. Será fácil encontrar sabrosos menús con excelentes arroces, parrilladas de pescado, salmón o bacalao.

Dormir en Portugal es también más económico, tienes muchas opciones desde las ofertas de Booking a opciones de apartamentos de AirBnB.

El combustible es bastante más caro que en nuestro país, cuando aquí rondábamos los 1,20 eur por litro allí era difícil bajar del 1,40 eur. incluso llegué a pagar a 1,50 eur. Hablando de movilidad, te diré que las carreteras son buenas, anchas, pero el asfalto está viejo, en algunas zonas muy viejo, no con baches pero si muy gastado.

El IVA de Portugal es del 23%, dos puntos por encima del nuestro pero los precios por norma general son más económicos.

El portugués discreto y sencillo

Realmente en portugués se me ha presentado como una persona fundamentalmente práctica, agradable pero sin excesos, en su justa medida, que no cuida en exceso su imagen o la imagen de sus propiedades, podrás ver multitud de casas de veraneo o casas de vivienda habitual con los jardines descuidados. Quizá es la falta de dinero o quizá es que no dan la importancia que se da en España a la imagen personal y a la de sus propiedades donde si recorres algún pueblo pesquero verás como los habitantes miman, quizá en exceso, los jardines de sus casas y chalets.

Llegado a este punto no puedo parar de pensar en el chulesco Cristiano Ronaldo, aunque sea un apunte algo fuera de lugar, es quizá el portugués más reconocido en la actualidad, “un ídolo de pelotas”… pero a decir verdad, su imagen, su presunción, su enorme ego no tienen absolutamente nada que ver con los discretos portugueses que nos encontramos en el Algarve.

La gente en Portugal es bastante menos ruidosa que en España. Esto me resultó peculiar ya que podrás estar tomándote algo en la terraza de un concurrido bar que no escucharás ni de lejos el algarabío que escuchas en las terrazas españolas. El portugués es cortés y paciente, en el día a día te verás comprando en un supermercado y la gente estará haciendo cola pacientemente, a diferencia de España, donde por desgracia a veces la cola del supermercado parece la recta final de una carrera de Fórmula 1.

Viajar desde España

Dependiendo de la comunidad autónoma desde donde partas, es decir, del origen de tu viaje, este será más o menos largo, nosotros partimos de la que posiblemente es una de las partes más alejadas del Algarve, desde Barcelona.

Es tal la distancia que decidimos trazar una ruta con un par de paradas, tardando tres días en llegar. Si bien este es un viaje que se puede hacer en un único día, esto requeriría pasarse todo el día conduciendo y eso desde hace tiempo dejó de interesarme ya que ganarás un día a lo sumo pero te perderás pueblos y ubicaciones que te encontrarás en el camino y que son también de interés así que tras analizar diferentes lugares de paso, o más o menos de paso, nuestra ruta definitiva fue:

Barcelona – Medinaceli – Toledo – Cáceres – Sagrés

Una vez en Sagrés, la parte más alejada del Algarve, nos fuimos moviendo a diario entre las diferentes playas y calas, a cada cual mejor. Estas playas las comentaremos en un posterior artículo.

Para volver a Barcelona la ruta la planeé pasando por pueblos diferentes.

Sagrés – Ronda – Córdoba – Cuenca – Teruel – Barcelona

¿Preparado/a?

Sin más generalidades te voy a enseñar algunos de los pueblos y sus playas, pero eso ya será en otros artículos que prometo en breve estarán publicados, dadme unos días, quizá me dará tiempo a publicar uno a la semana.